VOD

Has filtrado por categoría: Página de inicio | Monstruos

Orcs!

Rebajas en la tienda de disfraces

Orcs! Poster

Ver ficha completa

  • Título original: Orcs!
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2011
  • Director: James MacPherson
  • Guión: Jason Faller, Anne K. Black
  • Intérpretes: Adam Johnson, Maclain Nelson, Brad Johnson
  • Argumento: Dos estúpidos guardabosques y una manifestante ecologista se enfrentan a una tribu de sanguinarios orcos, despertados de las profundidades de la mina de un parque nacional.

35 |100

Estrellas: 2

Orcs! grande

Cal es un guardabosques amargado y cínico, pero de orgulloso bigote, cuyo único sueño es poder retirarse a Hawaii y pasar el resto de su existencia bebiendo piñas coladas a la par que contempla las exóticas danzas de las bailarinas nativas. Mientras tanto, en el Parque Nacional de la Roca Columpio – eficazmente derribada hace varias décadas para seguridad de los visitantes -, los días pasan despacio para Cal, sin ser valorado siquiera por sus hoscos compañeros.

Pero como si de cuento fantástico se tratase, todo cambia radicalmente cuando una mañana de verano se presenta el guarda novato Hebie, el cual es asignado a Cal como aprendiz. Cuando las fuerzas de la amistad y el compañerismo colisionan no muy aparentemente, en ese preciso instante, una tribu de orcos decide salir de sus cuevas para aterrorizar el humilde parque. Las masas de acero y músculo surgen de las entrañas de una mina, donde se habían dedicado años y años a preparar la aniquilación de los habitantes de la superficie.

Por suerte para la humanidad, esa malvada tribu de caóticos y salvajes orcos se las tendrá que ver con nuestra pareja de guardabosques preferida; acompañados por una eficaz activista antisistema experta en el uso de arcos – y antiguo ligue de Cal -, lucharan por y para el código ético de los guardabosques. Así pues, tres valientes héroes emprenden la gloriosa gesta de destruir a un ejercito de bestias sanguinarias tan solo con su inteligencia y una exigua provisión de armas y… y… y bueno, ya os imaginaréis como acaba la historia.

Orcs! es una comedia de acción, con toques de terror, directa a DVD. Sirva este breve estamento para resumir el alcance, limitaciones y – escasas – bondades de un producto yankie cuya razón para existir cuesta percibir. Orcs! viene de la mano de un director absolutamente desconocido, James MacPherson, y de unos guionistas, Jason Faller, Anne K. Black, que en su haber solo pueden presumir de otras obras, para el mercado doméstico, con remedos de dragones creados por ordenador como mayor atractivo (¿). El único rostro ligeramente “popular” es el de su protagonista: Adam Jonson, participe en Frozen o The Maze entre otras.

Si a nivel de rostros conocidos estamos de capa caída… imaginaos el envoltorio que adorna el paquete: banda sonora repetitiva – y que suena inquietantemente a la de otras producciones –, montaje defectuoso, lagunas arguméntales lo suficientemente profundas para convertir el desierto de Los Monegros en un vergel, planos más cerrados que las piernas de una monja, maquillajes y vestuarios traídos por los pelos, diálogos realizados al azar por una máquina de combinar palabras… sin ser especialmente cruel, lo dejaremos en un “bajo nivel general”, mucho más políticamente correcto.

Con todo lo dicho, poca defensa se puede hacer de una película ideal en caso de buscar la siesta veraniega perfecta; a lo sumo se puede reconocer que resulta “simpática”. ¿Por qué? A pesar de la poca química que existe entre Cal y Hebie, los interpretes consiguen mantener el tipo un punto por encima de lo habitual para este tipo de producciones; así que enfundados en sus uniformes y luciendo bigotitos es imposible no tomarles algo de cariño – aunque solo sea por pensar: “pobrecillos, ¿cómo se habrán metido en este despropósito? –.

Pero el factor más importante para la sonrisa cómplice es el concepto que subyace detrás de esta, recordemos, humilde cinta: plantar una tribu de orcos en un entorno moderno para realizar el enésimo Feast de los últimos años.

No quiero entrar en el camino de desgranar lo que significan los orcos dentro de la fantasía occidental, pero apuntando a ciertas escenas, que podemos contemplar a lo largo del reducido (menos mal) metraje de Orcs!, parodias directas (en absoluto graciosas) de otras pertenecientes a El Señor de los Anillos; la intención de bromear cariñosamente con una figura muy querida para los amantes del fantástico parece ser el “leitmotiv” de esta cinta. Desgraciadamente, y por mucho que sea loable, el resultado final es más un insulto para los seguidores de la fantasía épica antes que otra cosa.
Seré escueto para variar: la caracterización de los orcos es mala, además bien podrían haber sido cualquier otra figura clásica de la fantasía o del horror (vampiros, zombies o bomberos psicópatas).
A efectos de guión o narrativa, no importa su procedencia lo más mínimo, y el que vayan casi todos con casco (para ahorrar en maquillaje) tampoco debe importar mucho por lo visto. A este último respecto os pediría que observaseis la primera imagen de la reseña. Bien, es un orco, ¿cómo se os queda el cuerpo?
También es cierto que estos defectos no deberían evitar que alabemos, al menos, las intenciones del equipo detrás de esta película, recordemos “one more time”, independiente.

Resumiendo:

1.- La comedia no funciona, en todo caso pueden resultar simpáticos ciertos momentos aislados – el blandísimo final y los guardabosques -. Amén de que es difícil sonreír cuando los fallos arguméntales se multiplican tal que fuesen “gremlins” en un parque acuático. Un guionista que se digna, sin estar hasta las cejas de amanitas, a mostrar unos orcos a plena luz del día para acabar, media hora más tarde, usando la debilidad a la luz – natural o artificial – como excusa para quitarse a los orcos de en medio… en fin, o es un chaval de doce años o nos está tomando el pelo descaradamente.

2.- La acción resulta difícil llamarla de tal forma. Sin ser una aberración de proporciones bíblicas como lo visto en La Sombra Prohibida (J. L. Alemán has conseguido que Cthulhu se revuelva en su sueño acuático, ¡con la fe que teníamos en ti!), la épica batalla final es la antitesis de la planificación. Pero fijaos que aquí la comedia involuntaria hace acto de presencia para deleitarnos merced del *abuso de la cámara lenta, algunos momentos de cámara rápida – os juro que no me lo estoy inventando – y de los disparos sin ton ni son (todo un reto contar los orcos acribillados). Que tal ridículo esté perpetrado a posta, cuesta creerlo… más bien parece una consecuencia directa del escaso presupuesto.

3.- El terror… el terror… ¿¡¡¡qué terror!!??

Avisados estáis, aunque seamos justos… ¿alguien esperaba algo apoteósico?

Lo mejor: El concepto orco

Lo peor: El bajo nivel general

The Tunnel

Bajo las grandes ciudades habitan monstruos

The Tunnel Poster

Ver ficha completa

  • Título original: The Tunnel
  • Nacionalidad: Australia | Año: 2011
  • Director: Carlo Ledesma
  • Guión: Enzo Tedeschi, Julian Harvey
  • Intérpretes: Bel Deliá, Andy Rodoreda, Steve Davis
  • Argumento: Un equipo de televisión se sumerge en los túneles subterráneos de Sydney en busca de una historia, sin saber que la historia también le busca a ellos.

78 |100

Estrellas: 4

Photobucket

1.-HECHOS:

PhotobucketHace ya un tiempo que me había prometido a mi mismo que no iba a volver a ver ninguna película que estuviera rodada en formato semi-documental o mockumentary o “supuestas” historias reales estrenadas con la excusa de “metraje encontrado por la Policía de…”, en vez de currarse un guión de película y rodarlo como tal. Hace poco caí en la trampa de RE-CUT, y me cabree un rato (aunque no es tan horrible como “alguien” me dijo, las he visto mucho peores). Pero es que THE TUNNEL es diferente, de hecho ha sido diferente desde un principio.

Digo desde un principio porqué tal vez sea esta la primera película estrenada bajo el brumoso concepto del crowfunding, o financiación en grupo; lo que viene a significar que una película (o proyecto, o Fundación…pero relacionado con Internet) basa su producción y desarrollo en la ayuda de aficionados entusiastas que decidan colaborar con unos eurillos para llevar a buen puerto un fin común. Desde que se dió a conocer THE TUNNEL dejó bien claro que esa era su principal fuente para poder terminar la película. A cambió ofrecía uno de los 135.000 fotogramas de la película, aparecer en un póster especial (el que hemos subido) y sentirse partícipes de “algo especial”. Una vez visto la película tengo que decir, honestamente, que me hubiera gustado formar parte de este proyecto…Otra de las recompensas de la película, pero esta para todos, ha sido el lanzamiento legal del torrent para que todos la pudiéramos ver al mismo tiempo. No sé, tal vez el asunto merezca un debate más sesudo acerca de la propuesta, pero a mi me parece un acierto tremendo por parte de la productora; sobre todo teniendo en cuenta que se va a estrenar en cines (por ahora solo en Australia) y saldrá a la venta en edición especial de 2 DVD’s.

PhotobucketHablemos de HECHOS….Un hecho es que bajo el suelo de Sydney yace una de las redes subterráneas de ferrocarril más grandes del mundo, tan grande que cuenta con su propio lago de 1 kilómetro de largo y 10 metros de ancho;otro hecho es que los túneles datan desde mediados de los años 20 del siglo pasado, y que han servido desde como granja para cultivar setas hasta como refugio durante la II Guerra Mundial; y otro hecho es que desde principios de los 90 hasta hoy en día el Gobierno de Nueva Gales del Sur ha considerado varias maneras para aprovechar ese agua y los enormes túneles abandonados como recipientes para contener agua reciclada, pero por una razón u otra los planes siempre se han quedado en agua de borrajas. (FUENTE: http://en.wikipedia.org/wiki/St_James_railway_station,_Sydney). Ahora nos movemos a la ficción….

2.-FICCIÓN:

PhotobucketFicción es, eso es evidente, por mucho que nos digan que la policia no ha querido pronunciarse sobre el suceso de la desaparición….bueno, espera, que me adelanto. Los principales protagonistas de la película son un equipo de televisión que, sin mucho convencimiento, se pone tras la intuición de una presentadora que ha olido algo turbio tras el cierre de la última intentona del Gobierno de Sydney para convertir los túneles abandonados en plantas para reciclar el agua. La noticia va tomando más interés cuando van apareciendo indicios de “sin techo” desaparecidos (escalofriante la entrevista con uno de ellos), cuando representantes del Ayuntamiento se hacen los orejas de forma poco usual, y, que demonios, sólo es bajar a los túneles media hora, grabar un poco, editarlo y darle a conocer a la gente algo que no conocen.

Pero no es así. Para empezar no consiguen el preceptivo permiso y se tienen que colar por un tunel abandonado, es decir, tirar de mapas y perderse un poco. Luego el técnico de sonido comienza a escuchar ruidos extraños que no deberían estar ahí, encuentran restos evidentes de que ha habido gente viviendo hace poco en los túneles, pero ni rastro de ellos. Y entonces desaparece el citado técnico de sonido, en una secuencia tremenda, y el “sencillo” reportaje adquiere tintes de juego de supervivencia contra algo desconocido, grande, y cruel….

3.-RESULTADO:

PhotobucketEl resultado podría haber sido una más, sino fuera por el planteamiento técnico y narrativo que el director y los guionistas utilizan. Alternando entrevistas con los reporteros con partes del metraje del reportaje, añadiendo escenas supuestamente intrascendentes de los momentos previos y, lo más novedoso desde mi punto de vista, el punto de vista externo de cámaras que están cerca de los hechos (de tráfico, del Metro, de la Policía…) que consiguen que, sin apenas darte cuenta estés tan metido en la historia que realmente te creas que estás viendo un reportaje del Canal Historia, eso sí, con bicho. De hecho, los actores lo hacen de forma tan creible que me recuerda a la protagonista de REC, con la diferencia de que la actriz española venía de presentar los 40 y se le notaba a kilómetros, y los que vemos aquí son actores, no muy conocidos, pero actores y marcan una diferencia.

PhotobucketParadójicamente, lo mismo que le da ese matiz de autenticidad y genuino terror, hace que se resienta, especialmente en el ritmo, que no esté muy compensado. Comenzamos conociendo cuales fueron los pasos que llevaron al grupo de periodistas a meterse en la boca del lobo, de forma cronológica, y eso tal vez lleve a más de uno a cansarse a la media hora cuando piense: “¿cuándo coños comienza la chicha?”, y en el momiento que comienza es como si le metieran el óxido nitroso de las pelis esas de coches: que todo comienza a pasar un poco demasiado deprisa. En el momento es lo que corresponde, y para claustrofóbicos como yo hay momentos realmente angustiosos: baterías que se acaban, cámaras que se caen y dejan entreveer “algo” que merodea cerca de los protagonistas sin que ellos lo sepan, pasillos angostos que desembocan en callejones sin salida, agujeros en los que no entrarias ni por un trio con Taylor Momsen y Kelli Scarlet, y todos los recursos necesarios como para que se te encoja el corazón y te sorprendas a ti mismo diciendo: “Por ahí no, por ahí no, por diosss!!!”. Ese contraste tan marcado entre la primera mitad de la película y la segunda hace que quede algo descompensada, pero lo importante es que la espera merece la pena, es decir, a-co-jo-na.

Parte de la culpa, que no se me olvide, la tiene la excelente fotografía (a pesar de ser cámara al hombro no llega a agobiar), y la BSO que alterna ruidos cuasi-industriales con largos momentos en los que solo se escuchan jadeos, pasos a la carrera y algo siniestro que se va acercando…

Por lo tanto, en lo que a película de tensión con bicho, cumple con creces (mucho más de lo que honestamente esperaba); como “falso documental” sale mejor parado que la mayoría de lo que estamos acostumbrados a ver, de hecho llega a ser muy, pero que muy verosimil. Resumiendo: un triunfo por parte de la productora y los crowfunders que confiaron en la idea.

Lo mejor: La credibilidad, la ambientación y la tensión de la última media hora.

Lo peor: Cierta lentitud en la primera mitad de la película.

Hypothermia

hace un frio que te mueres....

Photobucket

PhotobucketHipotermia (del griego hypo que significa debajo y therme que significa calor) es el descenso involuntario de la temperatura corporal por debajo de 35º C (-30 F) medida con termómetro en el recto o el esófago. O dicho en otras palabras, que hace un frío que te mueres, y nunca mejor dicho, ya que si no acudes rapidamente a la UCI lo más probable es que mueras, y aún así, está casi garantizado que pierdas algún dedo por congelación. Y uno de los lugares del mundo civilizado (no incluyo los 2 Polos ni las zonas más remotas de Alaska o Siberia) es el estado de Connecticut, concretamente en la zona de Maine (lugar favorito del gran STEPHEN KING o de mi adorado JOHN CONNOLLY) y alrededores. Es precisamente en mitad de un crudísimo invierno cuando transcurre esta nueva aportación al género de Monstruos ignotos, que, por cierto, está causando una cierta “alegría” en los foros de terror donde ya se puede ir viendo el teaser.

PhotobucketRay Pelletier y su mujer Helen llevan toda la vida practicando la “pesca sobre hielo” en el mismo lago, pero este año las cosas no están siguiendo su patrón habitual. No hay peces. Y el problema es que no saben si es por el cambio climático, la llegada de dos nuevos vecinos o algo diferente. Los dos vecinos nuevos han llegado con un arsenal de alta tecnología, así que en un principio las iras se dirijirán hacia ellos, pero pronto podrán comprobar que hay algo bajo la helada superficie que va a cambiar los roles en el deporte de quién pesca a quién

Destacar la presencia del ubicuo Michael Rooker y que detrás de la película se encuentra uno de los estudios de moda: GLASS EYE PIX, responsable de la magnífica The Last Winter o la esperada Stake Land. Así que desde mi punto de vista, esta película promete bastante.

Siren

Cabreado. ¿Qué se puede decir de una peli que no dice nada?

Siren

Ver ficha completa

  • Título original: Siren
  • Nacionalidad: Gran Bretaña | Año: 2010
  • Director: Andrew Hull
  • Guión: Andrew Hull y Geoffrey Gunn
  • Intérpretes: Anna Skellern, Eoin MacKen, Athony Jabre y Tereza Sbrova
  • Argumento: Tres jóvenes emprenden una travesía en yate cuando encuentran a Silka, una atractiva y misteriosa joven que parece ser la única persona con vida en una isla apartada...

30 |100

Estrellas: 2

Siren

“Siren” juega su carta principal desde el principio, quizás a sabiendas que es la única forma de que te quedes a verla entera. Anna Skellern (The Descent 2) interpreta a Rachel, una atractiva joven con un vestido corto que hace autoestop y que consigue que la pare Ken (Eoin Macken, “Centurion”), un chico también bien parecido. Los dos se detienen en una caseta abandonada junto a la carretera y deciden montárselo. Un plano después, descubrimos que en realidad se trata de una pareja haciendo un jueguecito para alegrarse su vida sexual. Desde el primer momento, “Siren”, como se ha dicho, ofrece su mejor carta: el sexo. Ni siquiera es demasiado explícito, ni demasiado real, y ni siquiera demasiado sugerente. Pero es el único motivo por el que se aguanta la cinta entera (bajezas de espectador: dos chicos y dos chicas, todos guapos, la expectativa es cuál es el siguiente en mostrar algo).

Después de su jueguecito, Rachel y Ken llegan al puerto, donde les espera Marco (Anthony Jabre), ex de Rachel, y los tres se embarcan en un yate, no sin que antes el hombre que les alquila la embarcación les cuente cómo se encuentran en la costa donde las sirenas sedujeron a Ulises en La Odisea (por si alguien tenía alguna duda sobre de qué podía ir una película llamada “Siren”). Comienza la travesía, y Ken, celoso de que Marco esté allí, se tira a Rachel.

Como mandan los manuales de cine, a los quince minutos tiene que pasar algo, así que irrumpe en escena un naúfrago extranjero al que los protagonistas rescatan. No entienden su idioma, sangra por las orejas y acaba muriendo en su yate. Están en el extranjero, así que lo más normal es pensar lo que piensan ellos: que les van a culpar de la muerte de ese hombre. Como hay una isla cerca, se deciden a ir hasta allí y enterrarlo, como si nada. Al acercarse, el yate choca con rocas de aguas poco profundas y se avería el motor. Sin embargo, lo primero es lo primero: quitarse al muerto de en medio. En mitad de la ejecución de su plan, en tierra firme, descubren que alguien les ha visto: una chica llamada Silka (Tereza Sbrova), que no habla mucho pero… sí, está buena. Así que, ¿por qué no?: sacan las botellas de vino y hacen un fuego en la orilla. A pasar la noche y a ver cuál de los dos hombres consigue seducirla: ya sabemos que Ken y Rachel son una pareja muuuuy sexual, porque la película empezaba así. Sin embargo, la enigmática Silka parece más interesada en Rachel… (hay que darle variedad al rollo sexual). Así que, cuando uno debería estar sufriendo por cómo morirá cada uno de ellos o quien sobrevivirá, en realida se está preguntando: ¿quién tendrá sexo con Silka?

Ya en serio: lamento el tono desconsiderado de esta reseña.

Mi primera intención fue vender humo (película sexy, trama apasionante…) para revelar al final el fraude, pero no he sido capaz. El problema de “Siren”, más allá de un guión inconsistente, un erotismo chusco de anuncio de medias de los ochenta y una ausencia total de cualquier emoción oscura (sangre, violencia, clima, sustos… nada de nada), es la inanidad de la propuesta. Ver “Siren” no sirve para nada de nada. La sirena como icono fantástico/terrorífico es potente y da de sí. Cuatro jóvenes guapos en alta mar o en una isla paradisíaca tienen garra. Los dos elementos juntos podían haber dado lugar o a un divertimento salvaje y oscuro o a algo más profundo y atroz, pero lo que aquí vemos es puro vacío y, encima, indisimulado: no hay ninguna coartada, ninguna declaración de principios, ninguna voluntad de interesar al respetable. La película de Andrew Hull (fallecido el año pasado, según IMDB, y cuyo único largometraje es este) no está mal en el apartado técnico, pero naufraga en todos los demás. Conforme avanza la trama, los personajes empiezan a dudar sobre sus percepciones, sobre si es real o no lo que ven: este asunto confunde y despista, pero no añade interés y se queda sin resolución. Y las muertes – porque, no nos olvidemos, se supone que es una película de terror-… bueno, a ver, todos conocemos la mitología de las sirenas, y sabemos cómo seducen a los navegantes… Pues exactamente así es como sucede aquí. Y mucho miedo no da, la verdad.

Lo mejor: Técnicamente, es barata pero salva el tipo.

Lo peor: En una hora y media se pueden hacer tantas otras cosas...

The Pack

Mis vecinos pastorean vacas...yo pastoreo monstruos

The Pack - La Meute

Ver ficha completa

  • Título original: La Meute
  • Nacionalidad: Francia-Bélgica | Año: 2010
  • Director: Franck Richard
  • Guión: Franck Richard
  • Intérpretes: Yolande Moreau, Émilie Dequenne, Benjamin Biolay, Philippe Nahon
  • Argumento: Una chica que recoge un autostopista pronto se dará cuenta que pararse en un restaurante de carretera para comer no es la mejor manera de pasar una velada agradable… si se tiene en cuenta que ella misma puede convertirse en la comida.

40 |100

Estrellas: 2

The Pack - La Meute

Antes de empezar quisiera darle las gracias a Missterror por intentar aclararme un poco una parte que no entendí muy bien del film. Al principio achaqué la culpa a que no presté toda la atención que se merecía a la película, ya que tardé tres largos días en poder terminarla; pero luego, hablando con más gente, llegamos a una misma conclusión: ¡Vaya chorrada!

Hubo un tiempo en el que al tener la opotunidad de ver una novedad procedente de Francia uno ya se afilaba los dientes y le temblaban las manos, a sabiendas, eso sí, de que tanta lujuria no podía durar para siempre. De aquellos tiempos no quedan más que recuerdos y, muy de tanto en tanto, la sensación de que lo lograrán de nuevo, de que volverán a sorprendernos. Casi lo consiguen el año pasado con La Horde… pero se quedaron a medio camino.

Este año le tocaba demostrar al director novel Franck Richard que Francia volvería a su época de oro con la cinta La meute (conocida como The Pack, y que viene a significar La manada). ¿Lo habrá conseguido? Si os pica la curiosidad seguid leyendo, pero tened en cuenta que desvelaré algunos detalles transcendentes sobre la trama de la película.

Charlotte es una chica sin rumbo que con su coche y sus cd’s de música tiene más que suficiente para emprender un nuevo viaje. En dicho viaje conocerá a Max, un autostopista guapetón, y entre ambos surgen las chispas de inmediato. Haciendo un alto en el camino en un restaurante que lleva por nombre La Spack trabaran enemistad con tres motoristas busca problemas. Pero ese no es el único dolor de cabeza para la guapa Charlotte, ya que Max, su nuevo amigo, desaparece misteriosamente dentro del baño, y por si fuera poco la dueña del local esconde un tenebroso y sangriento secreto.

Es un secreto que Charlotte descubre muy pronto y de mala manera. Golpeada, torturada y servida en bandeja para que sirva de comida a las “mascotas” de la dueña, los seres-monstruos de turno.

Nos encontramos ante una película muy parecida a Shadow en lo que a intenciones se refiere; ya que The Pack también navega entre subgéneros, incluyendo un poco de humor en su tramo final. Si bien en la cinta de Zampaglione me gustó la idea, la propuesta - no así su manera de llevarla a cabo -, en esta ocasión lo aborrezco. Estas son mis razones:

La primera razón por la que aborrezco La meute es porque es de esas películas, y ya llevamos un montón, que intentan venderte una cosa muy concreta para que, al final, acabes sintiéndote como si te hubieran tomado el pelo.
El inicio es prometedor. Clónico, pero bien ambientado. Visualmente merece mucho la pena, y no lo digo solo por ver a la señorita Moreau. Su color sucio y oscuro respira un aire malsano que me hizo recordar la llegada a la posada de Yasmine y su troupe en Frontière(s), así que, ¡qué más da si es otra pieza del mismo molde que se está utilizando actualmente! Pues da que entre la cinta de Xavier Gens (Frontière(s)) y la del señor Richard (The Pack) media un abismo cósmico.

Pronto descubres que los primeros minutos eran tan sólo la cola para que te enganches a la pantalla y te tragues todo lo que viene después. Y lo que viene a continuación – y ahí va mi segunda razón – son unos personajes tan estereotípicos que los llegas a odiar por sus actos de infinita estupidez, empezando por los motoristas hasta terminar por el sheriff. ¿Todavía hay gente que le da la espalda al malo pensando que éste está muerto? ¿Todavía no han aprendido que los malos nunca mueren a la primera?, y ¿Tan difícil es buscar recursos para hacer funcionar un guión sin recaer en el recurso fácil, o incluso, no insultar al espectador con este tipo de patrañas? ¿Tan tontos somos? ¿Por qué tengo que cabrearme tanto al ver estas películas?.

Y esto es únicamente la primera parte de la película, en la que lenta e inexorablemente vamos entrando en los confines del torture-porn para que, una vez creamos que empieza lo bueno, asistamos un un giro de los acontecimientos, otra vez de forma muuuuy lenta, hacia el cine de monstruos, o seres, o zombies… como he leído por ahí.

Es en ese instante donde la película decae por completo. Aquí, a los responsable de la cinta se les va la olla, o más bien se les esfuman las ideas, ya que una vez la chica descubre todo el tinglado se refugia junto al hijo de la dueña y los motoristas (parece ser que todas la putadas que le han hecho antes se han olvidado) para hacer frente a la manada de monstruos. Toda esta secuencia es absurda, empezando por los comportamientos de dichos personajes (¿que coño hace un motorista leyendo un libro durante todo el desenlace, ajeno a lo que esta sucediendo a su alrededor?), pasando por los toques de humor que intentan inyectarle a la trama, sin demasiado éxito (spoiler-la mano de un ser abriendo la puerta de la cabaña a través del cuerpo de un motorista es realmente inverosímil-spoiler) y, para terminar, y valga la redundancia, una de las peores maneras de poner fin a una película que se ha podido ver en muchísimo tiempo. Y es en ese final donde ya se me escapó toda esperanza de lógica en todo lo que estaba viendo..

Si lo que queréis es que os pase el mono de ver buen cine francés os recomiendo leer un post que hace tiempo redactó nuestro querido compañero Joan: Nouvelle Horreur Vague. Una gran alternativa para ahorraros un gran disgusto.

Lo mejor: La ambientación y los primeros minutos.

Lo peor: La manera de resolver determinadas situaciones que tienen todos los personajes y otro cambio de estilo muy, pero que muy mal llevado a cabo.

Hisss

Serpientes, indios, bailes y una hija a punto de ser desheredada

Hisss

Ver ficha completa

  • Título original: Hisss
  • Nacionalidad: India, USA | Año: 2010
  • Director: Jennifer Chambers Lynch
  • Guión: Jennifer Chambers Lynch
  • Intérpretes: Irrfan Khan, Mallika Sherawat, Divya Dutta
  • Argumento: Un guiri con cáncer cerebral viaja a la India para capturar a la legendaria diosa serpiente buscando un remedio contra su enfermedad. Una vez allí, secuestra a otra serpiente, el amante de la diosa, para que ésta vaya en su búsqueda.

25 |100

Estrellas: 2

Hisss

Antes de nada quería aclarar unas cosas. Que nadie se crea que esto de escribir reseñas es sencillo. Se te puede dar mejor o peor escribir y/o expresar lo que ves, pero antes de escribirlo hay que verlo. Al menos, si quieres escribir con criterio y no con suposiciones o prejuicios. Esto, que suena muy bonito, a veces desemboca en un suicidio cerebral de hora y media. Y todo por el noble arte de escribir la reseña con criterio. Es por ello que el que suscribe se traga algo como Hisss. Los lectores asiduos de Almas Oscuras se habrán dado cuenta que en la barra derecha de la página, en la sección de “Próximamente”, lleva anunciada esta película alrededor de dos meses. Ingenuo de mí, antes de visionar un trocito del despropósito que nos ocupa, tenía ciertas expectativas. Una vez prometida la reseña para Almas, y como hombre de palabra que soy, no hubo marcha atrás. Así que, si sois de los que disfrutáis con el sufrimiento ajeno, os describiré mi pesadilla en las próximas líneas.

Mis expectativas ante Hisss venían por varias razones. La principal, su directora. Por si alguien lo dudaba, Jennifer Chambers Lynch es la hija del mismísimo David Lynch. Aprovechando en enchufe se inició bien jovencita como directora con una tontería como Mi obsesión por Helena (Boxing Helena, 1993), y luego, supongo, fumo algunas sustancias alucinógenas de las caras que la mantuvieron ausente hasta que despertó, hace tres años, con la más interesante Vigilancia (Surveillance). No piensen que aquella fue la gran cosa, pero desde luego apuntaba unas maneras en el manejo de suspense, la atmosfera y la narración que permitían a la muchacha subir el escalón pendiente. No sin polémica, Vigilancia venció en el Festival de Sitges de aquel año. El nuevo paso de Lynch estaría, definitivamente, enmarcado en el género fantástico y el terror propiamente dichos: la puesta en imágenes de la leyenda india de la diosa serpiente, rodada en Bollywood con actores y equipo técnico de allá, pero un presupuesto más holgado (tampoco mucho) debido a la colaboración con Estados Unidos.

La maldición señala que cada vez que un hombre profana o viola a una cobra (¿?), son condenados a sufrir la ira de la mujer serpiente, de la muerte y la infertilidad. De generación en generación viajaron estas leyendas, y existen numerosas esculturas de dichas deidades mitad mujer y mitad cobra.

Jennifer Lynch se vale de dicha historia para dar comienzo al sufrimiento del espectador. Así, y pese a que en los primeros, digamos, treinta minutos, la cosa parece que no irá tan mal (la presentación de la diosa serpiente, el primer ataque, su erótica coreografía en una farola), acto seguido se va perdiendo en la oscuridad de las cloacas más pestilentes. Es entonces cuando toca explicarse el porqué el primer ataque es explicito y brutal, mientras que todos los demás (tampoco muchos) están rodados con el truco de las sombras, el del primer plano y fundido en negro o el acercamiento de la cámara por detrás de la victima y su grito al girarse. También podríamos preguntar porqué los efectos de maquillaje están trabajados ( y ya de paso, qué narices hace alguien como Robert Kurtzman metido en estas mierdas) y los efectos digitales cantan hasta desgañitarse (atención al clímax final). O, y ya termino, porqué tienen que salir bailando siempre los indios. Coño, incluso la tipa esta (la directora) se permite rodar una persecución salchichera con chunda chunda por los barrios mugrientos de alguna ciudad de allá y meter (¿cómo crítica social dirá ella?) a un niño defecando en el suelo mientras, cual escena “chistosa” de Michael Bay, los implicados saltan por encima y éste los mira con asombro.

Hacia el final se hace tan desesperadamente aburrida que ni el despiporre de lo que vemos resulta agradable con sustancias alucinógenas.

Las interpretaciones son terribles, salvando (un poco) al protagonista masculino, la estrella de Bollywood Irrfan Khan. Respecto a la mujer serpiente, decir que está “interpretada” por la espectacular modelo Mallika Sherawat. Contemplando sus cualidades interpretativas, lo más probable es que, de no ser por su físico, estaría haciendo carrera profesional detrás de la caja en algún supermercado hindú. Lo del villano guiri sobreactuado y doblado es de traca.

A todo esto Jennifer Lynch, pese a que Hisss ha recibido críticas y opiniones negativas y no ha sido vista en la mayor parte del mundo, tiene dos nuevos proyectos para dirigir. Vale que gracias a su padre pueda dirigir películas, pero de seguir por este camino el pobre David hará valido aquello de “cría cuervos…”.

Lo mejor: Algunos efectos de maquillaje y un comienzo relativamente prometedor.

Lo peor: Interpretaciones surrealistas, efectos digitales bochornosos, guión tedioso y dirección plana a la vez que pretenciosa.

Outcast

La maldición de ser un monstruo suburbano

Outcast Poster

Ver ficha completa

  • Título original: Outcast
  • Nacionalidad: Inglaterra/Irlanda | Año: 2010
  • Director: Colm McCarthy
  • Guión: Colm McCarthy, Tom K. McCarthy
  • Intérpretes: James Cosmo, Kate Dickie, Karen Gillan
  • Argumento: Esta es la historia de amor entre Petronella y Fergal. Lamentablemente su romance esta maldito...
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

Outcast Grande

Outcast (“descastado”) es la opera prima del escocés Colm McCarthy, director con amplia experiencia en la televisión británica; eso sí, en series que no conozco mucho, a excepción de Los Tudor. Esta película, rodada en unos atmosféricos suburbios de Edimburgo, es una coproducción británico-irlandesa de bajo presupuesto y bastante arriesgada en cuanto a los conceptos que maneja. Tal vez demasiada ambición haya podido lastrar el resultado final, dando lugar a una cinta sobrenatural que cojea, principalmente, debido a la descompensada presentación de diferentes géneros: una mezcla un tanto dispar de drama suburbano, brujería celta, romance prohibido y terror sobre “cambiaformas”. Tampoco el desarrollo de personajes ayuda a involucrarnos con ellos, convirtiéndose en otro vulgar intento de terror intelectual; aunque no por ello deje de contener interesantes ideas y secuencias, como el tratamiento realista de la fotografía o los rituales mágicos practicados.

Quiero hacer una puntualización y es que el uso del termino “cambiaformas” no es algo casual. Podríamos decir que Outcast trata sobre licántropos, pero de la misma manera en que lo hacía Con la Bestia Dentro (1982), película de culto que me parece la principal referencia de ésta que nos ocupa. Muchos seguramente os acerquéis a Outcast pensando que los hombre-lobos serán las estrellas de la función… nada más lejos de la realidad. Seguir leyendo…

Lo mejor: El encomiable intento de mezclar varios estilos: el drama suburbano, el cuento mágico, el romance y el terror.

Lo peor: Las partes puramente terroríficas y las apariciones del monstruo “devorachicas” carecen de cualquier pulso.

The Troll Hunter

El Troll, una especie en peligro de extinción

The Troll Hunter

Ver ficha completa

  • Título original: Trolljegeren
  • Nacionalidad: Noruega | Año: 2010
  • Director: André Øvredal
  • Guión: André Øvredal
  • Intérpretes: Otto Jespersen, Hans Morten Hansen, Tomas Alf Larsen
  • Argumento: Un grupo de universitarios siguen con su cámara a un presunto cazador furtivo de osos. Pronto descubrirán que el tipo es un cazador... pero lo osos no son su presa predilecta.

72 |100

Estrellas: 4

The Troll Hunter

Si alguien me pregunta por un troll mi respuesta será concisa a la par que escueta: unas bestias peludas, patizambas, algo estúpidas, con grandes pies y una enorme nariz de formas redondeadas en mitad de su cara; que dedicaban la mayor parte de sus esfuerzos a hacerle la vida imposible a David el gnomo y los suyos (me hago mayor…).

Como mucho me acordaré de un gigantón de piedra que aparecía en la adaptación cinematográfica de La Historia Interminable, popular novela homónima de Michael Ende, que, si no me equivoco, también pasaba por ser un troll. O quizás de aquel sacrosanto despropósito fílmico que hace muy poquito nos trajo a la memoria nuestro estimado tio Bob y que respondía al título de Troll 2.

Y por supuesto todo ello pone de manifiesto mi rotunda ignorancia sobre todo lo que acontece en el universo de JRR Tolkien y su saga de enanos senderistas y anillos mágicos. Pero por suerte esta nueva delicia noruega titulada The Troll Hunter (Trolljegeren en el original) llega dispuesta a poner fin a mi total desconocimiento sobre la vida y milagros de lo que podríamos denominar como el troll común.

Un equipo de filmación compuesto por tres jóvenes universitarios investiga a un tipo sospechoso de cazar osos, de manera furtiva, en las altas montañas noruegas.
Lo que no alcanzan ni siquiera a sospechar, es que el mencionado cazador no alberga interés alguno por los plantigrados. Su objetivo real son Trolls, unas bestias mitológicas recluídas, bajo supervisión del gobierno noruego, en las profundidades de los bosques y que, en los últimos días y por razones desconocidas, han empezado a mostrar comportamiento extraños.

Bajo el ya nada innovador (¿y cansino?) formato del falso documental, The Troll Hunter se nos presenta como un “manual para torpes” capaz de instruirnos en los más recónditos secretos acerca de la verdadera naturaleza de los trolls, su vida y sus costumbres; haciendo siempre gala de un sanísimo y disfrutable sentido del humor, espíritu aventurero (muy cercano a experiencias que forman parte de nuestra infancia) y capacidad para sorprendernos en todos y cada uno de los momentos en los que estos seres mitológicos aparecen en pantalla, y demostrándonos, a su vez, que nuestras ideas preconcebidas sobre lo que era un troll (de nuevos quizás algo infantiles) no iban tan mal encaminadas.

Una trama sencilla pero altamente efectiva (a la que intenta dotar de realismo el mencionado recurso del falso documental) es más que suficiente para trasladar todo el protagonismo a los auténticos reyes de la función: los Trolls.
Recuerdo que cuando empezaron a circular por la red las primeras imágenes y teasers de The Troll Hunter surgieron serias dudas acerca de si el material pertenecía realmente a una película o se trataba de algún tipo de campaña viral. Y es que los Trolls de The Troll Hunter sorprenden, impresionan. Quizás no tanto por su acabado final o por su excelencia técnica (aunque hay que señalar que los efectos digitales no están nada mal), si no más bien por saber mezclar a la perfección los aspectos más fantásticos o mitológcios de los Trolls con las pretensiones realistas de la propia trama de la película. Me explico… o al menos lo intento. Cuando uno tiene delante de sí a las criaturas de The Troll Hunter, el componente fantástico se hace patente. Identificamos a los Trolls con esas mismas criaturas que poblaban nuestros cuentos infantiles y que la tenían tomada con los simpáticos gnomos. Y sin embargo el relato también funciona a la perfección enmarcado en la trama realista que persigue The Troll Hunter. Los Trolls, al margen de su carácter mitológico o mágico, también funcionan en su faceta de especie animal en peligro de extinción protegida por el gobierno.

Resulta “sencillo” crerse la delirante teoría conspirativa de un gobierno Noruego preocupado, desde sus más altas instancias, en mantener a buen recaudo el secreto de la existencia de los trolls; y esta trama, de corte realista, congenia perfectamente con la presencia fantástica de los monstruos en cuestión. ¿El resultado? Toda una delicia. Una historia fresca, original y muy bien contada. Un plato distinto a los que estamos habituados. ¿Se echa algo en falta? Quizás sí. Quizás algo más de mordiente, algo más de acción, de fuerza (la única secuencia que me provocó escalofríos fue la que tiene lugar en el interior de la cueva). Un defecto que, en cierta manera, comparte con la reciente (y muy recomendable) coproducción finlandesa-noruega Rare Exports. A Christmas Tale. Pero en cualquier caso sigo pensando que es un defecto menor y absolutamente superado por una propuesta capacitada para sorprendernos y cautivarnos a partes iguales. Lo dicho… The Troll Hunter es una pequeña y muy apetitosa delicia. Muy recomendable.

Lo mejor: Los trolls, la historia y la manera de contarla.

Lo peor: Se echa de menos algo más de acción y un plantel de trolls más numeroso.