VOD

Has filtrado por categoría: Página de inicio | Zombies

Renaissance

La caída de los hombres

RenaissanceEn el año 2023 un terrible virus conocido como “Verónica” pone en serio peligro la supervivencia de la raza humana. El virus actúa con una rapidez inusitada, convirtiendo a los afectados en bestias salvajes dotadas de una fuerza y agilidad sobrehumanas… y, por supuesto, con un hambre voraz de carne humana.

Un reducido destacamento militar, bajo el mando del coronel Newseth, son los impulsores de Reinassance, una fortaleza situada en las inmediaciones de New York que alberga a un grupo de supervivientes, entre los cuáles se encuentra la doctora Phoebe, especialista en el campo de la microbiología y última esperanza de encontrar un antiviral que resulte efectivo; y también un reducido grupo de niños que se postula como el único futuro posible de una diezmada raza humana.

Un panorama literario devorado, literalmente, por una horda inacabable de zombis y un ejército de vampiros con inquietudes adolescentes, se prevé como el escenario idóneo para que un arriesgado debut literario como el de J.J. Lucas, con más de 400 páginas a sus espaldas, una historia de apocalipsis zombi de corte clásico y una portada terrible (en el peor y en el mejor de los sentidos); haya logrado hacerse un hueco en las librerías especializadas a través de Ediciones Atlantis (el libro se publicó el pasado septiembre de 2010).

La originalidad no sería la cualidad más destacable de “Renaissance, La caída de los hombres”. La mera lectura de la sinopsis de la novela nos revela – inevitablemente – una serie de referencias de corte cinematográfico que irían desde las primeras obras de Romero (en especial Day of the Dead), hasta llegar a piezas mucho más contemporáneas como pueden ser 28 días después, la saga de Resident Evil, o la adaptación/transgresión que Francis Lawrence realizó en 2007 de la mítica novela de Richard Matheson, “Soy Leyenda” (la concepción de unos infectados con capacidades sobrehumanas y fotosensibles –no soportan la luz solar- me recordó a los monstruos que se dan cita en la mencionada película de Lawrence).

Pero que nadie saque conclusiones precipitadas. Una vez asumimos que pisamos terreno conocido, el debut de J.J. Lucas irrumpe con toda su fuerza para acabar ofreciéndonos unos de las novelas de zombis/infectados más intensas y recomendables de los últimos tiempos.

El principal valor o fuerza de “Renaissance, La caída de los hombres” reside en sus personajes. J.J. Lucas se esfuerza lo indecible para ofrecernos un completo perfil de cada uno de los protagonistas a través de una serie de flashbacks que explican sus historias, sus orígenes, y que aportan rasgos decisivos de su personalidad que influirán en la toma de posteriores decisiones a lo largo de la novela. Y si bien es cierto que, en momentos muy puntuales, ese esfuerzo de J.J. Lucas por aportarle al lector la máxima información acerca de los protagonistas de la novela puede entorpecer el desarrollo de la trama (me estoy refiriendo a algún que otro flashback mal ubicado); la tónica general es que el lector agradece enormemente este acercamiento exhaustivo a los personajes. Es fácil identificar a los personajes (en una novela coral es algo que se agradece) y también es sumamente sencillo identificarnos con cada uno de ellos. Entendemos sus motivaciones, sus reacciones y sus decisiones en situaciones extremas porque les conocemos, porque J.J. Lucas ha tenido la deferencia de no convertirlos en personajes planos y arquetípicos, en simples comparsas que esperan su turno para ser devorados.

Junto a la excelente presentación de los personajes destacar la caracterización de los monstruos. Zombis y/o infectados (en la novela se les denomina Whiteeyes) dotados de una fuerza y una agilidad sobrehumanas y que rehúyen la luz solar. Pero lo que les hace realmente temibles es su capacidad para adaptarse, para aprender y para evolucionar; siempre con un único objetivo en sus mentes: devorar humanos… y solamente humanos (el resto de especies no les interesan). En este sentido me pareció realmente interesantísimo el pasaje de la novela que sigue la evolución de un grupo de infectados que han permanecido durante años confinados en el interior de una gruta.

En definitiva “Renaissance, La caída de los hombres” supone un debut sorprendente que pone de manifiesto la capacidad de su autor a la hora de crear personajes consistentes y situarlos en un contexto de horror puro y duro (hay pasajes realmente terroríficos) y acción trepidante. A pesar de algunos defectos sin duda imputable a la falta de experiencia de su autor, “Renaissance, La caída de los hombres” es una muy recomendable novela de horror que te atrapa desde el capítulo 1 y no te deja hasta llegar a una conclusión abierta que promete una segunda novela a modo de secuela en la que seguro que J.J. Lucas ya estará inmerso. Un servidor la espera con ganas…

Quarantine 2: Terminal

El vuelo de los infectados sosainas

Quarantine 2: Terminal

Ver ficha completa

  • Título original: Quarantine 2. Terminal
  • Nacionalidad: USA | Año: 2011
  • Director: John Pogue
  • Guión: John Pogue
  • Intérpretes: Mercedes Masohn, Josh Cooke, Bre Blair
  • Argumento: Un vuelo interestatal se convierte en una pesadilla cuando un pasajero, afectado por un extraño virus, se vuelve terriblemente violento.

25 |100

Estrellas: 1

Quarantine 2: Terminal

No he visto Quarantine. En ningún momento sentí la necesidad de tragarme la fotocopia yankee del REC de Plaza y Balagueró. De la misma forma que prescindí también del remake de Déjame Entrar a cargo de Matt Reeves, o del duplicado USA del Funny Games de Haneke de la mano… del propio Haneke. Los cromos repetidos no me atraen, no me motivan.

Pero con Quarantine 2: Terminal la cosa, a priori, era distinta. Responde a una fórmula también habitual en el hollywood actual: aprovechar de forma rápida y barata (sinónimo de mercado doméstico: DVD y Blu-Ray) el moderado éxito de su antecesora en las salas de cine. Me vienen a la mente los títulos de Mirrors 2 o 30 days of night: Dark Days.

Quarantine 2 nada tenía que ver con REC 2, la discutida (al menos por estos lares) secuela de REC, perpetrada nuevamente por el tándem Plaza/Balagueró. Los norteamericanos adquirieron los derechos de la saga, los responsables de REC se lucraron con el acuerdo, y los norteamericanos se han sentido con pleno derecho de hacer con la saga lo que les venga en gana (por mi parte nada que discutir al respecto). Y lo que “les ha venido en gana” no es otra cosa que la mediocridad (ooops… se me escapó) que hoy nos ocupa: Quarantine 2: Terminal.

Un aparentemente tranquilo vuelo nacional se convierte en una auténtica pesadilla cuando un orondo pasajero se vuelve peligrosamente violento por lo visto a causa de un terrible virus que campa a sus anchas por el avión. Tras ser obligados a aterrizar en el aeropuerto metropolitano más cercano, los pasajeros y la tripulación del vuelo se encuentran con la desagradable sorpresa de estar encerrados en el interior de las instalaciones. A causa del virus están sometidos a una cuarentena que pondrá en grave peligro sus vidas.

No acostumbro a dar consejos. Suelo considerarme la persona menos adecuada para darlos… pero en esta ocasión voy a ofreceros un par de ellos. Ahí va el primero y fundamental: si alguno de vosotros decidís darle a una oportunidad a Quarantine 2: Terminal, por vuestro propio bien, olvidaos cuanto antes de REC. Sobre todo si os consideráis fans de la saga de Plaza y Balagueró. Si el primer Quarantine recibió no pocas críticas por tratarse de una versión innecesaria y defectuosa de REC (repito que yo no he visto Quarantine), Quarantine 2 destaca por importarle un pepino el devenir tanto de REC, como de su secuela, como incluso del propio Quarantine.

Olvidad la cámara en mano. Olvidad el estilo de falso documental. Olvidad la rabia, la acción, el ritmo, la sensación de realismo, el horror, los sustos… olvidadlo todo. No hay absolutamente nada, ninguno de los ingredientes que hicieron grande a REC, en Quarantine 2: Terminal. Pero el verdadero pecado de esta anódina secuela firmada por John Pogue no es que se desvincule, en todos los aspectos que uno pueda llegar a imaginar, de la saga REC y del listón de calidad que nos dejó, al menos, su primera entrega (como dije antes, los yankees pusieron la pasta, los interesados aceptaron el trato, y por lo tanto los primeros están en su derecho de cagarse en la saga). El verdadero problema de Quarantine 2: Terminal es su condición de simple, gris y prescindible muestra de cine de zombis/infectados que ni siquiera reúne los alicientes imprescindibles para ganarse la confianza de los más acérrimos seguidores del subgénero. No hay apenas sangre, los ataques de los zombis/infectados son lamentables, el horror brilla por su ausencia, la historia es nefasta, y los personajes son incapaces de despertar el menor interés en el espectador. Quarantine 2: Terminal aburre. Aburre cuando nos hartamos de esperar la presencia de los infectados y, lo peor de todo; aburre cuando por fin los infectados hacen acto de presencia. Y cuando John Pogue, en un alarde de originalidad y creatividad, le da por utilizar la cámara nocturna en el tramo final de la película (igual que ocurría en REC), la cosa ya se pone de vergüenza ajena. En definitiva, Quarantine 2: Terminal es una mala película de zombis/infectados.

¿Cuáles fueron los motivos por los que un servidor se decidió a verla? Básicamente dos: el primero, ya mencionado, el hecho de que no tuviera nada que ver con REC2. El segundo, más discutible: la posibilidad, nada original, de poder ver a una caterva de zombis/infectados en el interior de un avión con la esperanza de que la experiencia fuera, como mínimo, entretenida. Y de aquí se deriva mi segundo consejo del día: si tenéis ganas de ver zombis/infectados a bordo de un avión, echadle un vistazo a Flight of the Living Dead… no es una gran película, pero es infinitamente más divertida que Quarantine 2: Terminal.

Para todos aquellos que seáis sabios y estéis dispuestos a ignorar mis consejos, informaros que el próximo 3 de agosto se distribuye en el mercado domestico de España Quarantine 2: Terminal bajo el título de Cuarentena Terminal.

Lo mejor: La súbita irrupción de algún que otro infectado... por decir algo

Lo peor: Que se la relacione, de un modo u otro, con la genial REC

Rec 3 Genesis: El Rodaje

En las entrañas de la Génesis

Photobucket

Elniniodecristal: SAMDRA, nuestra reportera más dicharachera y pizpireta, pergeñada con su camuflaje zombie ha tenido el privilegio de asistir a la penúltima semana del rodaje de REC 3: Génesis, y ha tenido a bien (más bien habría que decir que se ha pasado toda la noche currando, redactando y trasquilando) compartir con todos nosotros imágenes EXCLUSIVAS de lo que se esconde tras el nuevo capítulo de REC. Todo lo que sigue a continuación es mérito único y exclusivo de ella, un servidor se ha limitado a adaptar sus ímprobos esfuerzos al formato de ALMASOSCURAS. Gracias Samdra.

1.- Visita al rodaje:

REC3 Paco PlazaEl pasado 12 de mayo, la productora catalana Filmax organizó una convocatoria de prensa para asistir al rodaje de [REC] 3, precuela de la exitosa [REC], y dirigida esta vez en solitario por el valenciano Paco Plaza (El segundo nombre, Romasanta, Cuento de Navidad). Almas Oscuras no quiso dejar pasar la oportunidad de colarse en el mundo de [REC] y venir a contároslo. Pasadas la 1 de la tarde, un autocar y un minibús contratados por la compañía y llenos hasta los topes por representantes de varios medios de comunicación, partían de la Plaza España de Barcelona dirección Sant Pere de Ribes. A menos de media hora de la ciudad condal aguarda el idílico enclave escogido por el equipo de rodaje, una señorial finca de estilo renacentista rodeada de esplendidos jardines y elegantes salones. Cuesta imaginar tan bello paraje salpicado de sangre y envuelto en gritos y desesperación.

REC 3: Génesis. El RodajeUn gran número de figurantes de todas las edades ejercían su papel de invitados al enlace entre Clara (Leticia Dolera) y Koldo (Diego Martín), los protagonistas de esta nueva entrega. Elegantemente ataviados para la ocasión se paseaban entre los verdes jardines del palacete esperando órdenes del equipo. Ni rastro de infectados. Tras las fotos de rigor, accedimos a los ensayos de una de las escenas de la película en la que la novia y sus damas de honor, enfundadas en rojos vestidos, le piden entre risas y bromas a Adrian (Àlex Monner) que capture tan feliz instante con su cámara. Ni gota de sangre. En cierto modo comprensible, no iban a poner todas las cartas sobre la mesa el día de puertas abiertas. Aunque hubiera sido gratificante saborear un pequeño bocado del infierno [REC].

REC 3: Génesis. El RodajeLos novios, el director, el productor y presidente de Filmax (Julio Fernández) y los diseñadores Rosa Clará y Florentino Cacheda posaron en un photocall que se hizo de rogar bajo un sol abrasador. Afortunadamente, tras la sesión nos esperaba un delicioso catering gentileza de FILMAX en un elegante salón-comedor que bien podría ser testigo del banquete nupcial. Ya con el estómago lleno asistimos al último y más interesante evento de la jornada, la rueda de prensa protagonizada por el director Paco Plaza, Leticia Dolera, Diego Martín y Julio Fernández. A continuación encontrareis transcritas las declaraciones de los protagonistas.

2.-Rueda de Prensa:

PhotobucketSOBRE EL ARGUMENTO DE [REC]3
Paco Plaza: “Es complicado hablar de la trama de la película sin desvelar el misterio. Creo que gran parte del éxito que obtuvieron las dos primeras entregas fue debido a ese desconocimiento, al hecho de que eran películas que sorprendían y no sabías exactamente qué esperar cuando entrabas a la sala. Hay una línea muy fina entre contar cosas de la película y destriparla. Yo soy muy partidario de mantener el misterio. Cuando haces una película que sigue a algo, debes ser es muy respetuoso con el legado que heredas, mantener vivo lo que ha funcionado hasta ahora e intentar aportar algo nuevo, un giro distinto. En la segunda parte vemos cómo evoluciona desde el terror abstracto hacia la acción. El universo [REC] es una mezcla de humor negro y terror claustrofóbico. 3 recupera elementos de terror y los combina con pequeñas dosis de comedia que ya funcionaron en la primera parte, pero con un nuevo giro hacia el cine de aventuras. Si [REC]2 era a [REC] lo que Aliens fue a Alien, [REC]3 intenta ser La última cruzada”.

REC3 Paco PlazaCONSTANTES Y VARIABLES ENTRE LAS TRES ENTREGAS
Paco Plaza: “En [REC]2 nos centramos más en la cosmología de elementos satánicos, pero en realidad el tema sobrenatural ya lo tocamos en la primera [REC]. El caso de La niña Medeiros estaba arraigado al de una posesión demoníaca desde el principio. En esta tercera parte, nos movemos en el universo [REC], seguimos las mismas coordenadas. Hemos sido muy fieles a las reglas del juego de las anteriores entregas.
Pero ésta es distinta. Salimos del edificio, estamos a la luz del día. Y no solo se trata de una cuestión de iluminación, sino que argumentalmente la película va a dar unos giros brutales. Para mí es difícil hablar ahora de la película mientras la ruedo, y aun más compararla con las dos anteriores, de las cual me siento tan orgulloso. Lo que sí sé es que no quiero defraudar a la gente que ha disfrutado con nosotros en las dos películas previas. Estamos trabajando con todo nuestro amor para intentar satisfacer al público, que en el fondo, es el único objetivo de una historia que tanto nos ha comportado emocionalmente y que ha calado tan hondo en la gente. Queremos sorprender, aportar algo nuevo, y que la gente se apasione y viva una experiencia como las anteriores”.

PhotobucketTRABAJAR SIN JAUME BALAGUERÓ
Paco Plaza: “Hacer juntos [REC] fue un accidente, no sabemos cómo pero ocurrió. Nos preguntaron si habría una segunda parte y si seguiríamos juntos y dijimos que no. Y al año siguiente hicimos [REC]2 juntos. Y cuando terminamos [REC]2 dijimos que ni hablar, que esto no era una trilogía y que era imposible una siguiente entrega, y aquí estamos. Con lo cual, nuestra credibilidad quedó en entredicho. Yo ya no me atrevo a decir nada a estas alturas (risas).
La verdad es que el cine es como el amor. Es inesperado, llega cuando menos te lo esperas y te pilla con la guardia baja. De repente te encuentras con el amor de tu vida o con una idea genial para una película. No fue algo premeditado, teníamos en el tintero desde hace tiempo un par de ideas que creímos que merecía la pena darles vida, y pensamos en esta fórmula: dos películas muy distintas que continuaran la trayectoria de [REC] pero llevándola a territorios insospechados. Decidimos pactar una custodia compartida y cuidar cada uno a nuestro niño. De hecho, Jaume forma parte de esta película como productor creativo y yo haré lo mismo en la suya.
Lo mejor de dirigir solo es que cobras el doble (risas). Cuando hicimos [REC] y [REC]2 no sentíamos que la película fuera 50% Jaume y 50% mía, sino que creíamos que era 100% de cada uno”.

DOSIS DE HUMOR
Paco Plaza: “Es cierto que [REC]3 recupera un humor más en la línea de la primera. Pero el humor es algo muy relativo, porque cuando haces tú la película, es muy difícil marcar la frontera entre lo que es gracioso y lo que no. Lo que sí puedo decir es que no queríamos llevar la película a un terreno del tipo “Zombies Party”, son películas que pertenecen a otro género. Lo peculiar del universo [REC] es esa mezcla entre Berlanga y Rob Zombie, entre el disparate nacional o esperpento y una violencia muy cruda”.

SOBRE LOS ACTORES
Paco Plaza: “[REC]3 transcurre durante una boda, lo que a mí me interesaba era mostrar el horror máximo en un día de supuesta felicidad. Siempre he pensado que, en el cine de terror, lo que marca que una película funcione o no es la implicación emocional con los personajes. Cuando realmente te importa lo que les ocurra y cuando sientes que eres parte de ellos. Yo quería dos protagonistas a quien el espectador amase, y Leticia y Diego representan a la perfección esa cercanía porque hay un punto de identificación muy frágil entre ellos. Son dos personas que transmiten una calidez y una humanidad que les permite ser los héroes de esta película”.

REC 3 Leticia DoleraLeticia Dolera: “Yo interpreto a Clara, una chica que en el día más feliz de su vida se va a tener que enfrentar a la peor de sus pesadillas. Ha sido un regalo como actriz porque es un personaje muy intenso, que vive muchas cosas, y eso me da mucho juego. Paco nos ha dado la libertad de sentir los personajes como nuestros y darles lo que queramos, lo cual es muy estimulante como artista. Venir a rodar cada día es como un juego.
La inspiración del personaje la he encontrado en el guión. Es un guión brillante, divertido, sorprendente y original. La he encontrado también en Diego, mi compañero, porque cuando interpretas un personaje no lo haces solo tú, también lo hace el que te mira y en él he encontrado mucha parte de lo que es Clara. Y por otro lado ha ocurrido algo muy mágico en esta película, se ha creado un ambiente de boda real con 150 figurantes a los que realmente veía como mi familia y amigos. Por primera vez he sentido una libertad creativa que no había tenido jamás.
Siento predilección total por el género fantástico, es el cristal a través de cual veo el mundo. Lo que conlleva fantasía me resulta mucho más real que la propia realidad, está muy dentro de mí”.

Diego Martín: “Yo interpreto a Koldo, el novio. Vamos a vivir una epopeya interesante. Creo que va a ser una película sorprendente. A nivel personal, estoy haciendo cosas que jamás había hecho antes delante de una pantalla. Estamos disfrutando mucho”.

Paco Plaza: “A mí me da miedo que baje el índice de matrimonios en España. Es la película ideal para aquellos que se vean obligados a casarse. Pueden llevar a su pareja al cine para mostrarles que no es una buena idea (risas). Cuando se casan son encantadores pero luego la cosa cambia. Un poco como todos los matrimonios, al principio todo es genial pero después se puede desatar en infierno en cualquier momento. Yo creo que la película es realmente una metáfora del matrimonio condensada en hora y media”. (risas)

PhotobucketSOBRE EL GUIÓN
Paco Plaza: “Luis Berdejo es el co-guionista con quien llevábamos ya mucho tiempo hablando sobre cuál sería la mejor secuela posible para [REC]. Luis ya colaboró en el guión de [REC] con Jaume y conmigo. Hubo un proceso de búsqueda de aquello que fuera nuevo y sorprendente. Hasta que no tuvimos una idea lo suficientemente fuerte y arraigada no empezó todo a fluir con más rapidez”. (Interviene el propio Berdejo en los límites de la sala para puntualizar que la idea se gestó “un poquito antes del Mundial”).

SOBRE LA DISTRIBUCIÓN DE LA PELÍCULA
Julio Fernández: “La película en estos momentos se está cerrando en algunos países que quedan pendientes, pero prácticamente ya está vendida en todo el mundo, incluso Estados Unidos. Y eso nos da un soporte para poder trabajar tanto en el rodaje actual de [REC]3 como en el de [REC]4”.

PhotobucketSITUACIÓN DEL GÉNERO EN ESPAÑA
Paco Plaza: “Creo que vivimos un momento extraordinario. Hay un interés muy grande a nivel internacional por lo que se hace en España, lo noto cuando viajamos de promoción. En los últimos años ha habido una serie de películas con mucha repercusión en festivales internacionales: El Orfanato, la misma [REC], Los Ojos de Júlia, Los cronocrímenes de Vigalondo. Es un género que viaja bien, quizás porque, a diferencia de la comedia que es mucho más local, el miedo es común en todos.

En los años 90 hubo una ola de terror oriental que parecía que era lo único que podía imperar en el mundo, pero hoy en día tienen los ojos puestos en el terror español. Parece que es una garantía, como un sello de calidad, muy justamente. Vivimos una edad de oro que proviene de toda esa gente que fue abriendo camino a machetazos en su momento: Chico Ibáñez Serrador, Eugenio Martín, Amando de Osorio, Paul Naschy… Ellos fueron francotiradores cuando no había un eje industrial que los sostuviera. Nosotros somos herederos de toda esa tradición y estamos muy orgullosos de ser la semilla que ha germinado.

Hay un momento clave en la historia del cine español: el estreno del Día de la bestia, que abre de una patada la puerta al espectador a un cine comercial de género que no pierde las señas de identidad propias. No hace falta que parezca que estamos rodando en Boston, puedes ir a la calle Preciados de Madrid o a Rambla Catalunya en Barcelona. Siendo tan locales estamos consiguiendo llegar a ser universales y logrando que estas películas sean éxitos en países como Francia, México o Japón. Vivimos un gran momento de reivindicación del género”.

3.-Algunos apuntes a modo de anexo:

PD1: Antes de partir, tuve la suerte de encontrarme con el único infectado que se dejó ver por el set.

PD2: Paco no se atrevió a llevar el CHÁNDAL, ya famoso en Twitter, y tampoco vimos su querido “cubito del miedo”.

PD3: A título personal, como seguidora de la saga, les deseo lo mejor a Paco y a todo el equipo con esta nueva entrega.

PD4: Gracias a Filmax por la oportunidad y el trato recibido en el rodaje.

Quarantine 2: Terminal

Nada de posesiones demoníacas... un virus en toda regla y de altos vuelos

Quarantine 2: Terminal

¿Os acordais de Quarantine? Sí… el remake-literal que Hollywood le dedicó al REC de Jaume Balagueró y Paco Plaza. Yo no me acuerdo, porque simplemente nunca llegué a verla. Jamás me entraron ganas de ver una película prácticamente idéntica a otra que había visto poco tiempo atrás.

Pero todo apunta a que a Quarantine tampoco le fue tan mal en taquilla, al menos en los USA. De otra manera no se explica el advenimiento de una secuela, Quarantine 2: Terminal que, en esta ocasión, no tendrá nada que ver con el REC 2 español. En lugar de seguir el camino marcado por la discutida secuela de Balagueró y Plaza, el director y guionista norteamericano John Pogue se acoge a un nuevo escenario que también nos resulta familiar, el de la divertida serie B Flight of the Living Dead.

Un vuelo nocturno se dirige de Los Ángeles a Nashville. La cosa se complica cuando un pasajero enferma gravemente a causa de un virus misterioso parecido a la rabia y el avión ha de realizar un aterrizaje de emergencia en un aeropuerto metropolitano de gran tamaño. La auxiliar de vuelo sin experiencia Jenny se hace cargo de la seguridad de los pasajeros, que no tardan en descubrir que están en cuarentena cuando llegan un grupo de vehículos de emergencia, unidades de policía y de CDC. Desesperada por huir, Jenny se alista para ayudar a otro de los supervivientes, Henry, e idear un plan para sobrevivir…

Por el camino - a raiz de lo visto en el trailer – hemos perdido todo el tema del falso documental y la filmación cámara al hombro, en mi opinión uno de los grandes aciertos de la saga REC.

Quarantine 2: Terminal se estrenará en el mercado doméstico USA durante el año en curso. Y al tratarse de una secuela supongo que no tendrá excesivos problemas en llegar a España, tal y como ocurrió con las pésimas secuelas de Mirrors y Jóvenes Ocultos.

Evil in the Time of Heroes

Splatteropoulus

To Kako II Poster

Ver ficha completa

  • Título original: To Kako II
  • Nacionalidad: Grecia | Año: 2009
  • Director: Yorgos Noussias
  • Guión: Yorgos Noussias
  • Intérpretes: Argiris Thanasoulas, Dinos Avgoustidis, Billy Zane
  • Argumento: Las desventuras de nuestros amigos griegos continúa bajo el asedio zombie de Atenas, pero ahora descubriremos que lazos unen al siglo XXI con la Grecia clásica: los héroes inmortales

67 |100

Estrellas: 3

To Kako II Grande

Atenas define el paisaje al fondo, el siglo XXI, las entrañas de la tierra han vomitado algo que convierte a los amigables griegos en bestias sedientas de sangre, las cuáles propagan la infección espiritual con el mínimo roce de sus voraces dientes: el fin del mundo, el Apocalipsis, ¡la repanocha! Un pequeño grupo de supervivientes encara las hordas tambaleantes desde el círculo central de un campo de fútbol; mientras, las vísceras dibujan caóticas formas carmesíes en el aire…

Atenas define el paisaje al fondo, la Grecia clásica, la ciudad y sus alrededores se han visto tomados por una temible maldición de los dioses oscuros que transforma en demonios caníbales a todo hombre y mujer que se interponga entre sus castañeantes dientes. Un pequeño grupo de guerreros tocados por la mano de Zeus luchan espalda contra espalda en un desesperado intento de frenar la hecatombe; mientras, las vísceras dibujan caóticas formas carmesíes en el aire…

Y en las sombras, un místico espadachín disfrazado de guerrero Jedi, luciendo la sonrisa de Billy Zane, observa el devenir de los humanos y los zombies, con el único objetivo de despertar la conciencia del héroe que salve al mundo de escurrirse por el sumidero cual aborto clandestino…

Añadámosle a este remedo de argumento épico carcasas andantes tan despedazas como abundantes, punkis románticos, videoadictos a las películas de zombies, taxistas salidos, soldados con aparentes superpoderes, terroristas sadomasoquistas, cincuentones ligones, atractivas mujeres de armas tomar y decenas y decenas y decenas de extras.

Bien, estamos ante el punto y seguido de Evil, cuatro años después, el mismo equipo saca de nuevo del armario el sirope y el látex e intenta dar un paso de gigante en el siempre embarrado camino de la comedia splatter y así nace Evil in the Time of Heroes, cuyo evocador título refleja la ambición de sus responsables… ahora, los actores siguen sin cobrar. ¿Qué diablos les ofrecerá Yorgos Noussias para convencerlos? Seguro que diversión a raudales. Lamentablemente en esta segunda parte, el público no puede hacerse tan participe de dicho jolgorio debido, precisamente, a un exceso de ambición que convierte To Kako II en un ente algo confuso y bastante desmandado. Además de jugar con el handicap de la falta de sorpresa en la parte relativa a los muertos vivientes y en la comedia absurda que se gasta, ¡ojo! sigue habiendo “gags” e imaginativas matanzas pero ya no caen tan en gracia al estar extremadamente pasadas de tuerca. Si en la reseña de la primera parte comentaba que es difícil cansarse de un buen splatter no os mentía, lo que ocurre que éste no es tan bueno ni está tan bien narrado. Como diría aquel: “se les ha escapado de las manos”.

Lo primero que llama la atención es la considerable mejora en el apartado técnico con respecto a su predecesora, no se trata de una diferencia abismal que lleve el proyecto a cotas de superproducción, pero detalles como la música están más conseguidos y la inyección presupuestaria extra permite presentar geniales efectos especiales, donde sigue primando el plasma y la carne por encima de todo. Esta primera impresión positiva pronto se ve empañada ante la nueva forma (o aspecto avanzado frente a la primera parte) de narrar la acción: constantes saltos temporales de la trama nos llevan atrás varios siglos, hacía delante por unos minutos, la juventud/infancia de algún personaje, etc. Todo un despliegue que no está del todo bien aprovechado porque la mayoría de estos saltos solo provocan confusión, amen de no aportar más que una justificación banal sobre la que sustentan varios chistes, que además de largos llevan a To Kako II demasiado cerca de la parodia pura y dura. Sirva como ejemplo comentar la escena donde nuestro buen supersoldado de la primera parte tiene que aguantar el ligoteo de su madre con un gordo y obeso degenerado, ¡y es que el mismo actor interpreta a la caliente MILF!
Creo que en el aspecto cómico más no siempre significa mejor, el sentido del humor puede convertirse en un arma de doble filo, y eso que los guionistas (Noussias y unos cuantos amigos) se han esforzado por añadir personajes carismáticos, también se quitan algunos de forma expeditiva, y presentar algunas sorpresas que conecten con el espectador. En concreto, al siempre elegante “cocinero” (del cuál tenéis una espectacular instantánea al principio de la reseña) cuesta no tomarle cariño con ese aspecto amenazador y, a la par, unas suaves maneras que lo convierten en una figura entrañable. También se agradece la introducción de una especie de aburridos terroristas, interesante contrapunto al de los héroes que llevamos acompañando ya tiempo; desgraciadamente no se usa la presencia de la amenaza humana como pieza clave de lo que podrían haber sido buenos momentos de tensión (esos donde se ve la deleznable pasta que compone a la humanidad).
Como veis contamos con no pocos detalles curiosos en Evil in the Time of Heroes, ¡hasta la amenaza de una intervención norteamericana que marca parte de la atmósfera catastrófica de la cinta!; sin embargo son tantos los secundarios pasando por pantalla, de nuevo el exceso ya sea en la época actual o en la Grecia clásica, tantos los elementos dispares introducidos en hora y media que resulta imposible no montarse un buen “cacao” en la cabeza y, por si fuera poco… Billy Zane.

Hay que reconocer que el cabroncete de Zane siempre me ha parecido un redomado cachondo desde su magnífica actuación en El caballero del Diablo… ahora, ¿qué narices pinta aquí, hablando en Griego antiguo, poseedor de misteriosos poderes místicos y soltando enigmáticas profecías mientras aniquila zombies sin parpadear? ¡¡Sobre todo teniendo en cuenta que se supone no cobró nada!! ¿Estaba de vacaciones por Atenas? ¿Se tiraba a todo el elenco femenino del reparto (que envidia Billy)? Menos mal que tuve la ocasión de contemplarlo en todo su esplendor en The Mad (2007), cuyos puntos de unión con To Kako como entretenida Zombedy pueden aportar cierta idea de la forma de funcionar que tiene este curioso (y devaluado actor).

Siguiendo con la película en sí llegamos a un final, porque tampoco me parece que exista nada más destacable en los nuevos “ires” y “venires” de los supervivientes, que termina de redondear el tremendo sin sentido de esta producción. A un nivel mucho más bajo que su predecesora (y es que aquella ganaba muchos puntos dejando las cosas en el aire fastuosamente), el desenlace intenta deslumbrar en pantalla y cerrar definitivamente la saga aportando una conclusión a la amenaza zombie un tanto inocua. En particular no me agradó en absoluto dicho colofón, quizás si no hubiésemos asistido a una parodia, que si bien divierte también aleja al espectador de la verdadera trama, me hubiese epatado la sucesión de rayos y la gran cantidad de extras zombificados acumulándose en escena. Mis comentarios pueden parecer excesivamente duros, ciertamente To Kako II es un buen splatter: gracioso, ágil, con un equipo entregado y tocado por buenas dosis de originalidad. No obstante, ante la comparación obligada con su primera parte me queda un sabor agridulce muy parecido al que se presenta al equiparar Feast – Atrapados – con Feast 2 – Sloopy Seconds – ; ambas son películas disfrutables en todos los sentidos, pero el abuso de los elementos absurdos resta, desde mi punto de vista, profundidad a estas segundas partes que comentamos. Ya no funciona tan bien el estilo Tarantiniano de edición al enfrentarse con una línea temporal demasiado compleja y, desgraciadamente, no por lo que cuenta si no por el como.

A pesar de centrarme en esta sentida perdida de pegada, no me resta más que recomendaros encarecidamente el visionado de ambos films puesto que, y en este aspecto todo un acierto de Noussias, uno no podría existir sin el otro, creándose así una paradoja temporal que casa muy bien con el espíritu juguetón, ambicioso y falto de prejuicios que estas dos joyitas griegas nos han regalado. Toda una lección a la que me gustaría acudiesen más cineastas norteamericanos, siendo el país de origen de la mitología zombie habitualmente asociada al cine, me parece que se están quedando muy atrás con respecto a cintas capaces de demostrar que “lo de siempre” funciona mientras se aborde con entusiasmo y todo el amor cinéfago, que siempre ha caracterizado a los aficionados del cine de terror como los que aquí nos reunimos.

¿PROXIMAMENTE TO KAKO III?…

Lo mejor: La mejora técnica con respecto a su predecesora, así como el esfuerzo y locura depositados en la redacción de un guión atrevido plagado de más hemoglobina si cabe

Lo peor: El atrevimiento del guión, mal resuelto con sus bruscos cambios temporales y efectismos, convierte el desarrollo de la cinta en un caos algo mareante

¿Dónde conseguirla?
Gore Nation: “To Kako I y To Kako II” en VOSE.

Evil

Mi gran splatter griego

To Kako Poster

Ver ficha completa

  • Título original: To Kako
  • Nacionalidad: Grecia | Año: 2005
  • Director: Yorgos Noussias
  • Guión: Yorgos Noussias
  • Intérpretes: Meletis Georgiadis, Argiris Thanasoulas, Pepi Moschovakou
  • Argumento: En Atenas un antiguo mal surge de las entrañas de la tierra para convertir en muertos vivientes a sus habitantes... un fin del mundo diferente

76 |100

Estrellas: 4

To Kako Grande

Bienvenidos al espectáculo splatter-zombie aunque visto, está vez, desde la perspectiva helénica. Lenta pero inexorablemente, como nuestros queridos redivivos, otros países van soltando pequeños barcos de papel en el vasto océano del imaginario cinematográfico zombie, navegando orgullosos entre los escasos resquicios que deja la flota anglosajona; fletada, en su forma definitiva, allá por 1968 por el capitán Romero. No obstante, Grecia fue una de las cunas de la navegación y en algo se nota cuando visionamos esta humilde pero firme chalupa llamada To Kako o, si preferís su denominación internacional: Evil.
Sirvan estas frases rimbombantes para presentaros una de las cintas de zombies más entretenidas que he tenido la oportunidad de ver en años: parte comedia gran guiñolesca, parte drama terrorífico con grandes dosis de acción y proyecto de bajo presupuesto a jornada completa. No estamos ante una versión mediterránea de Shaun of the Dead (como he podido leer en algún comentario bienintencionado) ni por asomo, más bien estamos ante una cinta rodada con acierto y que da en la diana haciendo gala de desparpajo, atrevimiento y ración doble de humor. Una pequeña muestra de que los obstáculos económicos se pueden sortear a base de echarle “muchas gónadas”.

Con respecto a las, más que obvias, referencias externas de To Kako se me ocurren al menos una decena de películas; y aunque esto, sin duda, haga mella en la impresión general que nos deja la cinta de marras, únicamente en lo que respecta a la originalidad, los resultados son tan satisfactorios que el espectador ávido de sangre, chascarrillos procaces, acción continua y masacres imaginativas de muertos vivientes (cuesta cansarse, ¿verdad?) terminará por dejarse llevar con un interés que aumenta a medida que avanza el metraje; justamente igual que sucede con muchas de esas referencias evidentes, como por ejemplo la saga Plaga Zombie o, sin ir más lejos, Evil Dead.

¿Estamos ante una serie B? Sin lugar a dudas, hasta Z diría yo. Entonces, ¿veremos un despliegue de actores aficionados, efectos especiales de andar por casa, tópicos facilotes y una manufactura técnica pillada por los pelos? Es ante esta pregunta que uno se plantea el por qué fallan otras tantas películas acerca de muertos vivientes. De buenas intenciones están pavimentadas las autopistas al infierno –referencia gratuita al gran clásico de AC/DC–, pero si tan solo otras cintas pusieran la mitad de empeño que To Kako en utilizar los elementos que funcionan del buen splatter y ponerlos a rodar con el mero interés de entretener, estaríamos ante un sub-género (la “comedia con muertos viviente” o “zombedy”) menos denostado y al que podríamos acudir, irónicamente, sin miedo. Sinceramente, últimamente rehúyo la etiqueta de “zombedy” como si de un cacho de carne podrida se tratase; son ya demasiadas las producciones que me provocan suficientes bostezos como para desencajar las mandíbulas a un cocodrilo: Undead or Alive, Big Tits Zombies o Evilution. Con estas reflexiones puede parecer que esquivo la anterior pregunta sobre los valores de producción de To Tako, pero de verdad, nunca he creído que se trate hacer sangre de las escasez de recursos en estos tipo de proyectos, más bien al contrario. Por otro lado, es tal el “show” en pantalla ,que directamente la mente se obstina en pasar por alto los pequeños fallos (y los hay), todo sea con la excusa de divertirnos y sonreír abundantemente ante la pantalla. Sí, los actores son amateurs (al fin y al cabo se supone que ninguno cobró nada), los tópicos inundarán nuestras retinas y algún efecto especial nos provocará una carcajada, sin embargo vaya si importa eso un pepino cuando el ritmo es endiablado y los personajes no parecen de cartón piedra (acordaos de estas palabras cuando conozcáis al genial taxista Argyris, un tipo salido y baboso que da mucho de sí). Además, el director se obstina en usar montaje y situaciones rebuscadas, aunque advierto resulten fantasiosas, como dos herramientas más para evitar el aburrimiento en el que otras cintas, como las anteriormente nombradas, caen irremisiblemente. Se nota que Noussias buscaba pasar un buen rato rodando y postproduciendo (durante mucho tiempo) su película, pero en ningún momento se olvida de nosotros, indefensos cinéfagos…

Atenas se ve asolada por una plaga zombie despertada desde las profundidades de una simple obra. Poco tiempo tarda en esparcirse la epidemia cuando solo un mordisquito basta para que, en pocos segundos, un ser humano se convierta en un truculento ser hambriento de la carne de sus, anteriormente, congéneres. En definitiva, el MAL campa a sus anchas por Atenas y nada ni nadie puede detenerlo.
Los escasos supervivientes buscan rincones apacibles donde esconderse de sus veloces acosadores no-muertos e, incluso, algunos de ellos forman grupos para defenderse mejor de las lívidas hordas. ¿Queréis acompañar a uno de esos grupos en su vagar por una ciudad tomada por la muerte? Adelante, ¡esta es vuestra ocasión de empaparos de sangre hasta las cejas!

Obviamente no existe originalidad en el guión. Incluso diría que coquetea con los números negativos a este respecto; y sin embargo desprende un tufillo propio el devenir de estos griegos chalados, que pasan de la tragedia al festín gore del despedazamiento de muertos andantes en una fracción de segundo… digamos que To Kako luce personalidad propia. Hay mucho de la cultura mediterránea en el ajustadito metraje (gracias al cual no se vuelve repetitiva), sobre todo en relación al sexo y a la familia, todo desde una perspectiva bastante humorística y usando el rojo telón de fondo de los chorros de sangre y las amputaciones que se suceden sin ton ni son. Lo que no quita para que se produzcan momentos muy agradecidos de verdadera tensión al más puro estilo 28 días después.

Insisto en que nadie se lleve a engaño, estamos ante más de lo mismo con respecto a la temática zombie cómica, clásica y casera, pero muy disfrutable y, con vuestro permiso, más acertada que la para mí sobre-hinchada Zombieland: Si no es por las “tarantinianas” divisiones de pantalla y planos risiblemente rebuscados, los personajes que navegan entre lo políticamente incorrecto y lo exageradamente ridículo, por los excesos sangrientos, la hermosa y sucia Atenas de fondo, los momentos dramáticos que dan pie a cierta evolución de los personajes… si no es por todo eso, dadle al menos una oportunidad por esa espectacular escena final rodada en y sobre un estadio de fútbol (vale, puede que metida con calzador e ilógica a todas luces) que bien puede justificar toda la película.

Claro que todo no pueden ser parabienes; To Kako presenta inevitables grietas: la ambición es el riesgo que tiene, y tan ambicioso es el señor Noussias que, algunos escasos minutos, la película se pierde en si misma con continuos cortes que van situando la acción aquí, allá, “aculló”… lamentablemente, fijarse en la filmografía de Tarantino a la hora de editar puede llevar a las mismas pedanterías que chorrean del tremendo cabezón del director norteamericano. También la música (malilla a nivel compositivo) comete excesos (como oírse más que los diálogos) que empeñan el resultado final de varias escenas dramáticas, que por otro lado se ven descompensadas ante la acción desenfrenada y cínica que se va alternado. Entiendo que se buscaba impactar al espectador con este tremendo contraste y música estridente, pero a veces hay que levantar el pie del acelerador si no te quieres meter una buena…

Creo que no hace falta decir nada más, se trata de un perfecto divertimento echo por y para los que llevamos mucho tiempo en esto del cine fantástico sangriento (esos “carcas” que añoramos Sitges como reducto del terror y nos la trae floja la última película de James Cameron). Una película que tal vez no pase a la historia del séptimo arte al vivir bajo la (buscada) sombra de tantos pesos pesados (léase desde luminarias como Brain Dead hasta experimentos como Premutos) pero que me ha hecho revivir esas sensaciones excitantes, y un tanto culpables, que sentí cuando conseguí en su día mi copia de Darkness (1993) o Mortal Zombie (1993) y encima con mucho mejor resultado a la hora de entretener y divertir.
Solo pediría que aceptaséis la nota con cierta perspectiva, como ya comentamos en la citada Plaga Zombie 2 solo es justo valorar estos productos realmente independientes desde la diversión que provocan; y como todos sabemos, eso es algo subjetivo…

¡¡Todo sea por tener los mismos sueños húmedos que Argyris!! ¡¡Viva Grecia y vivan las mujeres griegas!! ¡¡Opa!!

…PROXIMAMENTE “TO KAKO II: EVIL IN THE TIME OF HEROES”

Lo mejor: El fantástico partido que se saca del limitado presupuesto (usando atrevimiento e imaginación) y las tremendas dosis de casquería. Grandiosa escena de cierre...

Lo peor: Se la puede tachar de "poco original"

¿Dónde conseguirla?
Gore Nation: “To Kako I y To Kako II” en VOSE.

Big Tits Zombies

Nunca matar zombis fue tan sexy

Big Tits Zombies

Ver ficha completa

  • Título original: Kyonyû doragon
  • Nacionalidad: Japón | Año: 2010
  • Director: Takao Nakano
  • Guión: Rei Mikamoto y Takao Nakano
  • Intérpretes: : Io Aikawa, Saori Andô, Sola Aoi
  • Argumento: Unas bailarinas de streaptease se convertirán en mata zombies cuando una de ellas lea unos hechizos para resucitar a los muertos y ella misma sea la líder que les llevara a….vete tu a saber.

40 |100

Estrellas: 2

Big Tits Zombies

¡Señores y caballeros, sin olvidar a las damas, pasen y contemplen a nuestras nuevas bailarinas! ¡Bailan, saltan, ríen, gozan, nos enseñarán las tetas y lo más importante, nos enseñarán a… matar zombies!
¿Ya estáis preparados? Pues ala, a aburrirse un poco… y sed bienvenidos a mi mundo.

Hay películas que se quieren tomar en serio a sí mismas y llegan a ser auténticos bodrios (léase Legión – le tengo una especial manía -), y sus malas críticas son perfectamente justificables ya sea por el dinero destinado a su realización, por los actores conocidos que toman parte en ellas, sus argumentos, a priori, interesantes, etc. Ahora bien, un servidor opina que criticar y descuartizar una cinta como Big Tits Zombies estaría mal. Una película con falta de recursos, actrices con más pecho que dotes interpretativas y muchos amigos dispuestos a ayudar – y disfrutar de su minutito de gloria -, nunca, repito, nunca, te puede defraudar. Aburrirte, quizás, pero defraudarte seguro que no (como uno ya va avisado de antemano, uno ya sabe a qué se enfrenta y no se crea expectativas de ningún tipo).

Estrenada en 3D en Japón, dudo mucho que se estrene en nuestro querido y “abierto a todo” país, y ya me extrañaría si tan solo la editaran en DVD; Big Tits Zombies nos cuenta la historia de Rena, una chica que de regreso de su viaje a México y sin un centavo en sus bolsillos, se apunta a hacer streaptease en un sucio local donde entablará amistad con sus nuevas compañeras, a cada cual más macizorra.

Las chicas, aburridas por la falta de trabajo, pasan sus horas en una mini habitación mostrando sus fabulosos cuerpos y teniendo conversaciones rematadamente tontas, hasta que encuentran una puerta escondida bastante misteriosa. Detrás de esa puerta lo que hallarán será algo más que polvo… concretamente un pozo que no parece tener fin y un libro. ¿Y qué haces cuando encuentras un libro al más puro estilo Necronomicón con un montón de hechizos para resucitar muertos? Pues eso, leerlos en voz alta para ver que pasa…y esta vez los bienvenidos son los zombies.

Big Tits Zombies tiene momentos muy divertidos, personajes muy especiales (el trío que sale en la posada es impagable, al igual que la zombi que escupe fuego por el coño – ¿que demonios tiene que ver eso con los muertos vivientes?, sea como sea todavía me estoy riendo- ), e incluso los zombies son graciosos. Aunque salen muchos muertos vivientes, la mayor parte de ellos son siempre los mismos y con idénticos atuendos – incluso hay un imitador a Slash – Pero como toda película de esta índole al final, cansa. El metraje se hace eterno al ver tantas tonterías juntas y sin el más mínimo argumento.

Solo la recomendaría para ver la escena mencionada del dragón de fuego (¿es a eso a lo que hace referencia el título japonés, Kyonyû Doragon? –perdonad el chiste fácil-) y para contemplar a las bellísimas protagonistas con tan poca ropa, entre las cuáles se encuentran las actrices porno e ídolos niponas Risa Kasumi y Sola Aoi.

Lo mejor: Da lo que promete, risas y aburrimiento a partes iguales.

Lo peor: La sangre digital, la odio.

Children shouldn't play...

Los niños no deben jugar con cosas muertas

Los niños no deben jugar con cosas muertas

Ver ficha completa

  • Título original: Children shouldn't play with dead things
  • Nacionalidad: USA | Año: 1972
  • Director: Bob Clark
  • Guión: Bob Clark, Alan Ormsby
  • Intérpretes: Alan Ormsby, Valerie Mamches, Jeff Gillen
  • Argumento: Un cineasta venido a menos lleva a su particular troupe de intérpretes de segunda fila hasta un cementerio. Una vez allí le da por hacer un ritual de magia negra para que cobre vida un cadáver robado de su tumba.

40 |100

Estrellas: 2

Los niños no deben jugar con cosas muertas

Quisiera darle la bienvenida a nuestro buen amigo John Trent, un cinéfago emperdenido en cuya cabecera de su blog, Ser Cinéfago, según John Trent, puede leerse la siguiente leyenda: El cine, como las demás artes, incluye poder apreciar todo tipo de obras. Esto quiere decir, desde el mayor clásico jamás filmado, hasta la serie Z más cutre y desoladora”. Lo dicho, bienvenido John.

Un cineasta venido a menos lleva a su particular troupe de intérpretes de segunda fila hasta un cementerio. Una vez allí le da por hacer un ritual de magia negra para que cobre vida un cadáver robado de su tumba. Aparentemente la cosa no funciona, y la situación es tomada a broma por la mayoría de los implicados, pero los muertos han oído el mensaje y tienen ganas de salir a comer.

Habían pasado cuatro años desde que George A. Romero revolucionara el cine de terror, y concretamente el subgénero de zombis, con su obra maestra La noche de los muertos vivientes (Night of the Living Dead, 1968). Todo gran éxito dentro de un tema suele llevar a la explotación del mismo. El director Bob Clark fue uno de los que vio el filón en los nuevos zombis caníbales. Consiguió setenta mil dólares, un puñado de actrices y actores de talento cero y se puso manos a la obra con esta pequeña película que, cosas de la vida, terminó siendo de culto.

Los comienzos de Bob Clark fueron fuente de películas de culto. No solo pasó con la que nos ocupa, sino también con las superiores Black Christmas (1974), que no hace mucho contó con un mediocre remake, o Crimen en la noche (Dead of Night, 1974).

En su estreno, quisieron vender Los niños no deben jugar con cosas muertas como una secuela de legendaria obra de Romero. Tanto, que también fue conocida como La noche de los muertos vivientes 2. En realidad no tiene mucho que ver con aquella, salvo porque en el clímax final aparecen muertos vivientes y los protagonistas se encierran en una cabaña.

La primera hora es una especie de comedia de terror con personajes y diálogos irritantes que provocan sopor y diarrea por igual. Pero, a partir de ahí, concretamente después de una ceremonia satánica cutre, se empieza a comprender porque ha llegado a ser más o menos recordada en la actualidad;* la comedia insulsa se convierte en un eficaz suspense.* Siempre estamos expectantes en el juego al que los protagonistas “someten” a sus intereses a un cadáver secuestrado de su tumba. Estamos a la espera, deseosos de que por fin cobre vida y devoré la yugular que le pille más cerca. Sin embargo, Clark opta por alargar ese suspense de forma coherente, y es en los últimos quince minutos en los que los muertos caminan definitivamente.

Cierto es que para llegar a ver cosas interesantes tenemos que tragarnos un bodrio de sesenta minutos, pero la espera vale la pena; el asedio de los zombis a la cabaña consigue momentos magníficos. Todo pasa rápido, creando el mayor impacto (pensemos que se estrenó en 1972) en un espacio de tiempo reducido. Algo similar a un premio al espectador paciente que ha sabido aguantar hasta el final. El problema (o no) se encuentra en que, a diferencia, ya que estamos, de La noche de los muertos vivientes, aquí no hay ningún personaje bien trazado con el que hayamos conectado. Más bien son seres anodinos de los que esperamos una merecida defunción.

Pese al mal rollo de los últimos minutos, se echa en falta algo de gore. Resulta chocante una película de zombis, ya sea de los setenta o actual, en la que el liquido rojo y los desmembramientos a penas muestren unas pinceladas. En*Los niños no deben jugar con cosas muertas* todo esto se intuye más que se muestra. Tal vez les salieron demasiado casposos los efectos y prefirieron la opción de dejarlo a nuestra imaginación, o tal vez se gastaron el dinero en decenas de litros de alcohol para contentar a los extras.

Bob Clark falleció en 2007. Un marco amplio de su carrera posterior la desarrolló en televisión, pero antes de eso también dirigió la no menos de culto Porky´s (1982), que dio el pistoletazo de salida a la marabunta de títulos de adolescentes salidos que, en su mayoría, dan bastante más miedo que los comienzos de Clark.

Lo mejor: Los últimos veinte minutos.

Lo peor: Que para llegar a ellos tengamos que tragarnos un bodrio de una hora.