VOD

Has filtrado por categoría: Página de inicio | Experimentos médicos

The Human Centipede 3

100% basura

The Human Centipede 3 Poster

Ver ficha completa

  • Título original: The Human Centipede 3
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2015
  • Director: Tom Six
  • Guión: Tom Six
  • Intérpretes: Eric Roberts, Laurence R. Harvey, Dieter Laser
  • Argumento: En una prisión estadounidense planean crear el mayor ciempiés humano posible: 500 presos unidos cara a culo.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1.5/5

 photo THC3_Exterior_zpssrznx7y6.jpg

En la prisión federal Geoge W. Bush, el alcalde Billy Boss está desesperado. Ni siquiera los abusos sexuales a los que somete a su secretaria terminan por relejarlo. El gobernador está de mal humor porque la penitenciaria es un agujero económico inasumible y amenaza con despedir a su director, Boss. Afortunadamente, su fiel contable ha tenido una brillante idea tras ver las películas de “The Human Centipede”: crear un ciempiés humano con todos los presos recluidos para ahorrar una perrillas al estado y, de paso, explorar los límites de la conciencia humana.

Si quedáis con buenos amigos, encendéis unos cigarros de la risa, sacáis el Jagermeister a pasear y os ponéis a decir burradas, sin mucho esfuerzo, probablemente podríais imaginar un guión para “The Human Centipede 3” varias veces superior al ideado por Tom Six. Así acaba, en principio, una de las sagas más controvertidas del género de terror moderno: sumida en la parodia más infecta que únicamente funciona si ponéis el cerebro a cero. Si buscáis la parodia chusca, y lo dice un aficionado a la comedia “barata” (pondré como tímido ejemplo “Casa de mi padre”), quizás encontréis una suma de absurdos que bien merezca cuatro carcajadas por las locuras expuestas. Si buscáis una continuación lógica a las dos partes previas, claramente defendidas por Almas Oscuras (ya no tanto por un servidor), os tiraréis de los pelos por la hora y media larga que habréis perdido. Emulando a Uwe Boll, Tom Six intenta darle la vuelta a la tortilla en cuanto a la controversia generada por su saga, y así hace suyo un nuevo lema que ridiculiza el de las anteriores películas: 100% políticamente incorrecta, frente a 100% precisa medicamente (o algo así). Seguir leyendo…

Lo mejor: El grado de locura que alcanza en algunos momentos, aunque todo es bastante inocuo, hay ideas que son divertidas... si las comentas fumado con tus amigos, claro está.

Lo peor: La incontinencia verbal de Laser y la actuación de Tom Six.

The Lazarus Effect

Resucitar para esto...

Lazarus Effect Poster

Ver ficha completa

  • Título original: The Lazarus Effect
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2015
  • Director: David Gelb
  • Guión: Luke Dawson, Jeremy Slater
  • Intérpretes: Olivia Wilde, Mark Duplass, Evan Peters
  • Argumento: Un grupo de científicos experimenta con un suero capaz de revivir a los muertos. La consecuencias son más que obvias.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

 photo TLE_Exterior_zpsqlifpx5w.jpg

Una pareja de científicos, pareja también fuera del trabajo, reclutan a unos jóvenes ayudantes para cumplir el sueño de su vida: un descubrimiento que las haga merecedores de un premio Nobel. Merced a tan altruistas motivaciones consiguen desarrollar un suero que regresa de la muerte a seres fallecidos durante horas. Con un éxito inesperado en un perro, aunque la vuelta del animal ha tenido extraños efectos secundarios, todo se desmorona para nuestro equipo cuando la corporación que les ofrecía los laboratorios se vuelve en contra de ellos. Es hora de tomar un paso más arriesgado: la experimentación en humanos.

“The Lazarus Effect” es una película más simple que el mecanismo de un palillo. La quintaesencia del cine comercial de terror: actores guapos de moda, en concreto el principal reclamo de la presente es Olivia Wilde (“In Time”, “Rush”); una historia fácil de seguir para el público de todas las edades, pero especialmente para los jóvenes; un director y guionista sin experiencia y manipulables (no incidiré en sus nombres por serme desconocidos a excepción de uno de sus guionistas, que redactó el libreto de la adaptación norteamericana de “Shutter”); y unos valores de producción asequibles pero con el ojo puesto en su estreno cinematográfico. Quitad de la ecuación al espectador, porque realmente eso no le importa a los productores de “The Lazarus Effect”. Como resultado inmediato tenemos una película que si bien se puede ver, transita múltiples lugares comunes y presenta una falta de profundidad alarmante. Las definiciones de los personajes son planas, lo justo para que la cinta tenga un mínimo de sentido. A su vez, los diálogos quedan de nuevo del lado de la intrascendencia, sin ser vergonzosos, agudizan esa sensación genérica; especialmente cuando se trata de conversaciones girando alrededor de temas científicos: ni un ápice de rigurosidad desde un lado fantasioso más propio de series de televisión de los 90. Por su puesto, el terror es completamente blanco, inocuo, basado en pequeños sustos que pecan de predecibles. Seguir leyendo…

Lo mejor: Está bien producida.

Lo peor: Es muy aburrida.

Bedlam

Hay que estar loco para verla

Bedlam Review

Ver ficha completa

  • Título original: Bedlam
  • Nacionalidad: Australia | Año: 2014
  • Director: Chew Barker
  • Guión: Chew Barker
  • Intérpretes: Guy Edmonds, John Boxer, Peter McAllum
  • Argumento: Admitiendo su locura, un pobre hombre accede a internarse en el infame Bedlam. Allí, la locura será el menor de sus problemas.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 0.5/5

 photo bedlam_Exterior_zpsbe461118.jpg

George Kilner acepta ser internado cuando le es diagnosticada esquizofrenia. Cargado de culpa, pues su madre se suicidó víctima de la misma enfermedad y su padre lo abandonó a los abusos de un tío degenerando, se adentra entre los muros de Bedlam, una institución sometida al férreo control del doctor Black y sus matones; un psiquiátrico donde la locura es la primera fase de la superviviencia.

No sabría ni por dónde empezar. “Bedlam” es todo lo que una película, independientemente del género, nunca debería ser. Tediosa y aburrida son los primeros adjetivos que nos vienen a la mente cuando arranca la cinta, desde el primer minuto exhibe sus flaquezas técnicas y presupuestarias sin ningún tipo de rubor, lo cual provoca aun más desinterés, ¿pues quién quiere ver una película barata sin gracia alguna? Entonces, llegar a reseñar esta obra del sopor debe tener una razón de ser; en mi caso, seguir avanzando cueste lo que cueste con la nueva hornada del After Dark, infame distribución de cintas de terror independiente, la cual nació con buenas ínfulas para acabar convirtiéndose en marca registrada del peor cine realizado a lo largo y ancho del mundo.

No obstante, en ediciones pasadas siempre se podían rescatar una o dos cintas dignas del paquete de ocho que acaban siendo editadas; por ejemplo, “Seconds Apart”, perteneciente a la hornada producida durante 2011/2012, se erige como una película notable por sí sola. Una pena que en lo que llevamos de este año solo hayamos encontrados absolutos bodrios (“Red Clover” o “Mischief Night”) y obvias decepciones (“Ritual” o “Children of Sorrow”), pero os invito a visitar nuestra reseña de la anterior cinta de la dichosa productora (”Sanitarium”) para conocer nuestro periplo masoquista: ¡al fin y al cabo Almas Oscuras es la web en castellano que más tiempo ha dedicado al maldito After Dark! Seguir leyendo…

Lo mejor: Los insertos como anuncios. Desconcertantes.

Lo peor: Hay tanto malo que no sabría por donde empezar.

American Mary

A golpe de bisturí...

American Mary

Ver ficha completa

  • Título original: American Mary
  • Nacionalidad: Canadá | Año: 2012
  • Director: Jen Soska, Sylvia Soska
  • Guión: Jen Soska, Sylvia Soska
  • Intérpretes: Katharine Isabell, Tristan Risk, Paula Lindberg
  • Argumento: Mary es una estudiante de medicina que, acuciada por sus problemas económicos, se sumerge en el escabroso mundo de la cirugía ilegal.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

American Mary

Mary Mason es una prometedora aspirante a cirujana que, abrumada por las deudas, comienza a hacer sus pinitos en el intrincado mundo de las intervenciones ilegales. Poco a poco, se irá forjando un renombre, promovido por el contacto con diversas personalidades procedentes del mundo de la performance. Personajes dispuestos a pagar desorbitadas sumas a cambio de extremas modificaciones en su anatomía. Un buen día, Mary es víctima de un brutal acontecimiento que marcará su vida de manera irreversible…

American Mary es el segundo largometraje de Jen y Silvia Soska, más conocidas como “Twisted Twins”, que debutaron con Dead Hooker in a Trunk (2009), a través de su propia productora Twisted Twins Productions y que, después de este visionado, me atrevería a sospechar, van a darnos muchas alegrías en un futuro, esperemos, no demasiado lejano.

La cinta ha creado una expectación total en el festival de Sitges aun habiendo sido, de forma injusta, ignorada y descartada en algún que otro festival. Y ahora, vamos con el análisis de ésta maravilloso film que, desde un primer instante, sedujo y atrapó a una servidora. Seguir leyendo…

Lo mejor: Katharine Isabelle, la estética, el plantel de rocambolescos personajes… casi todo.

Lo peor: Ciertos detalles quirúrgicos que no quedan muy claros y lo corta que resulta...

Viaje alucinante al fondo de la mente

En ocasiones veo simios

Viaje alucinante al fondo de la mente

Ver ficha completa

  • Título original: Altered States
  • Nacionalidad: USA | Año: 1980
  • Director: Ken Russell
  • Guión: Paddy Chayefsky
  • Intérpretes: William Hurt, Blair Brown, Bob Balaban
  • Argumento: Eddie Jessup es un científico obsesionado con los misterios de la mente humana. Está convencido de que nos comportamos de forma distinta según nuestro estado de consciencia.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Viaje alucinante al fondo de la mente

El doctor Eddie Jessup (William Hurt) vive obsesionado por la estructura de la mente humana, por descubrir qué se esconde bajo las capas de personalidad y ego que creamos. En sus pesquisas no duda en emplear todo tipo de drogas y técnicas para alcanzar estados alterados de conciencia. Conocer a la que será su esposa, Emily (Blair Brown), y formar una familia, logra paliar en parte sus inquietudes; pero pasados los años decide retomar sus investigaciones con una droga chamánica desconocida. Poco a poco irá viviendo experiencias regresivas más intensas hasta conectar con una naturaleza incontrolable y peligrosa.

A finales de los 70 la novela Altered States era todo un éxito de público y crítica. Su autor, Paddy Chayefsky (con tres oscars como guionista), se basó en las investigaciones psicológicas de la época para llevarla a cabo. Desde el principio tenía muy clara su adaptación a la gran pantalla. La dirección pasó por varias manos, desde Kubrick a Steven Spielberg, pero finalmente fue el británico Ken Russell, que gozaba de gran éxito tras dirigir el musical de los Who, Tommy, el que se hizo con las riendas del proyecto. Seguir leyendo…

Lo mejor: La potencia de sus imágenes oníricas. Su efectos especiales pre-digitales.

Lo peor: La conclusión es un tanto inocente para lo que actualmente acostumbramos a ver.

Tus Gritos Me Dan Risa

¡Je, je, je, je!

Tus Gritos Me Dan Ja já Póster

Ver ficha completa

  • Título original: Tus Gritos Me Dan Risa
  • Nacionalidad: España | Año: 2012
  • Director: Sergio Morcillo
  • Guión: Pablo Rodríguez, Sergio Morcillo
  • Intérpretes: Flora López, Rafa Casette, Diego Dominguez, Zida Marin e Ignacio Martinez
  • Argumento: Una familia pasa sus vacaciones de navidad en una casa de campo, alguien llama a la puerta. ¡No puede ser! Un payaso carnívoro inaugura la fiesta.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

TGMDR Ext

Tus Gritos Me Dan Risa será estrenado el próximo 6 de Octubre en Sitges, Espacio Brigadoon, a las 16:00.

Suenan los villancicos en plenas navidades del 96’. En una casa de campo solitaria un matrimonio y sus dos hijos pasan la noche frente a la tele. Todo podría ser idílico si no fuese por el timbre de la puerta. Suena con insistencia y al otro lado… al otro lado una figure deformada por el dolor muestra sus afilados dientes. Una dentadura macabra que luce incongruente en el rostro de un payaso. Esta Navidad vendrá pasada por sangre para nuestra familia protagonista.

Por fin he podido tener el placer de ver con mis propios ojos el resultado final del proyecto que nuestro amigo Sergio Morcillo se llevaba entre manos. A saber, un cortometraje de quince minutos muy bien aprovechado, “made in aquí”, y cuyas mejores referencias eran la tenacidad de su director por recrear el terror sobrenatural de la vieja escuela, concretamente la escuela ochentera, sin prejuicio alguno y, sobre todo, mucha sangre, como viene siendo marca de la casa a juzgar por su anterior corto Don’t Stop. Seguir leyendo…

Lo mejor: Su puesta en escena sangrienta y atmosférica; también los detalles de humor negro.

Lo peor: Le falta algo más de personalidad propia en la parte troncal, cuando todo el meollo sangriento detona.

Vile

¡Me pido primero para el rayador de queso!

Vile Póster

Ver ficha completa

  • Título original: Vile
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2011
  • Director: Taylor Sheridan
  • Guión: Eric Jay Beck, Rob Kowsaluk
  • Intérpretes: Eric Jay Beck, April Matson, Akeem Smith
  • Argumento: Un grupo de gente despierta en una casa bloqueada. En su nuca dos viales: uno que acabará con ellos en 22 horas y otro que deben llenar con los químicos que sus cerebros producen cuando sienten dolor. ¡El experimento comienza!
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Vile Ext

Cuatro amigos son secuestrados tras un fin de semana de acampada. Cuando despiertan están atrapados en una casa donde les esperan otros secuestrados y un monitor. La pantalla se enciende y una extraña mujer les informa de las reglas del experimento al que van a ser sometidos: dos viales tras la nuca, uno vacío y otro lleno con algo “peligroso”. 22 horas para llenar un porcentaje adecuado del vial vacío. ¿Cómo? Solo el dolor, la sensación cerebral de que nuestros días llegan a su fin hacen segregar las sustancias químicas que el aparato de sus nucas destila. En sus manos, en su calvario, está la llave de su propia liberación. ¿Quién será el primero en someterse a la tortura de sus compañeros para llegar al porcentaje que la mujer demanda?

Vile es una pequeña película independiente que expone sin pudor su amor por ese pseudo-género llamado Torture Porn, y que pese a su premisa inicial poco tiene que ver con Gantz, por si os lo preguntabais. Seguir leyendo…

Lo mejor: Consigue mantener la intriga y la tensión durante todo su metraje

Lo peor: La escasa evolución del argumento es demasiado forzada. El giro final no está a la altura.

Beyond the Black Rainbow

Pamplina estroboscópica

BTBR Poster

Ver ficha completa

  • Título original: Beyond the Black Rainbow
  • Nacionalidad: Canadá | Año: 2010
  • Director: Panos Cosmatos
  • Guión: Panos Cosmatos
  • Intérpretes: Michael Rogers, Eva Allan, Scott Hylands
  • Argumento: A pesar de estar bajo los efectos de una profunda sedación, Elena intenta escapar de Arboria una aislada comuna casi futurista.

40 |100

Estrellas: 2

BTBR Grande

Arboria es una empresa/comuna que proporciona felicidad con misteriosas sustancias y experimentos psíquicos. Uno de sus más reputados doctores, Barry Nyle, anda obsesionado con una de las “pacientes”, una chica muda que no ha llegado a ver nunca el exterior. Los días pasan y los poderes mentales de la bella Elena crecen a la par que el malsano deseo que embarga a Barry. Una espiral de locura y luces estroboscópicas los condenará a compartir tanto la vida como la muerte.

No recuerdo muy bien donde leí que el director de esta Beyond the Black Rainbow, Panos Cosmatos, pasó su juventud viajando por todo el mundo hasta recalar en su Canadá natal para ganarse unas perrillas realizando video-cilps y cortometrajes. ¿Y qué hizo durante su formación como persona allá por el extranjero? Si tuviese que realizar una hipótesis cruel, pero basada meramente en las sensaciones que me ha transmitido éste su debut, diría que se pegó un par de años lamiendo más cartones que Manolo Kabezabolo en los buenos viejos tiempos. Lo que vendría a significar que el bueno de Panos se lo pasó en grande probando todo tipo de ácidos, en sus garbeos por el mundo, a costa del patrimonio de su padre, el también director George P. Cosmatos.

Y como de casta le viene al galgo, ¿nadie se pregunta que producciones caracterizaron al bueno de papá Cosmatos? Pues resulta que este italiano de raíces griegas alcanzó la fama dirigiendo a Stallone en dos de sus películas más cazurras: Rambo II y Cobra. Obritas que, por otro lado, hay que analizarlas con cuidado puesto que son de un estilo “explotativo” (“¡oye, que para eso uno es italiano!”, emitió la tumba del fallecido George P.) que tira “pa’tras”. De hecho tampoco os sorprenderá si os digo que la carrera de Cosmatos paró fulminantemente en 1997 con la sosita Conspiración en la Sombra . Aunque también hay que reconocer que por esas fechas el cáncer ya estaba bien aferrado a sus pulmones; sin olvidarnos de unos inicios que fueron harto prometedores con películas épicas del corte de El puente de Casandra.

Probablemente la fama del padre abrió las puertas de la financiación a una producción que despliega todo el poderío visual de los video-clips de Panos, pero cuyo análisis en profundidad desmonta cualquier tipo de valor cinematográfico en este macro bostezo de casi dos horas de duración. Si no fuese por el peso de su apellido, me atrevo a decir que el estilo sobrecargado e intelectualoide de Panos provocaría la risa maliciosa a las puertas de cualquier productora que se precie. Como decía, nuestro director canadiense ha tenido la brillante idea de verter una serie de reflexiones lisérgicas, carentes de sentido al extrapolarlas de su ámbito alucinógeno, sobre una estética estroboscópica que destripada de la simpatía que nos provoca el nostálgico grano gordo queda en una mera aura de presuntuosidad.

Ubiquémonos, la historia transcurre en un hipotético 1983 donde las ideas hippies-futuristas de la década pasada han cristalizado en una empresa que se dedica a vender la felicidad. Más en concreto, las instalaciones de dicha empresa enmarcan la mayoría de la trama. Hasta ahí ningún problema; es más, los compases iniciales nos ponen los dientes largos con esa música de sintetizador, lo mejor con diferencia, tan acorde a la época y a la frialdad de los entornos que predominan (cristal, plástico, neón, colores básicos sobre fondos blancos). Resulta excitante esa obcecación “Kubrick” por narrar mediante el silencio antes que dialogo real, incluso los personajes son enigmáticos en su presentación. Ahora bien, pasan escasos minutos y no ocurre nada, no ocurre nada, no ocurre nada… y cuando ocurre tiene muy poco fondo y se rueda con una lentitud exasperante.

La historia es tan simple como un científico new-age que pierde los papeles por una de las “residentes”, una chica muda con dudosos poderes telequinéticos y telepáticos. Vamos acompañando a dicho científico chiflado en su degeneración mental, en loa abúlicos juegos mentales que practica cruelmente con el objeto de su deseo. Hasta terminar desvelándose una faceta “slasher” que desentona completamente y está resuelta de una forma que pone en duda el respeto de Panos para con el público. Como diría mi querido compañero Manu: “una pamplina”. Sobre el final no voy a revelar nada, pero cuando experimentas con lánguidas reflexiones filosóficas e intentas dramatizar con elementos fantásticos, un consejo: termina tu crónica con dignidad, no con un tropiezo imperdonable.

Supongo, y por ser generoso, que a Panos le ha podido la falta de experiencia, el deseo de flipar demasiado y las influencias de ese consumo de LSD que seguro ha realizado. A estas alturas de la vida intentar llevar al cine – además con una mezcla de terror y ciencia ficción mediante – los filmes psicodélicos de finales de los sesenta/principios de los setenta, me parece un riesgo que hay que asumir con algo más de veteranía. No me basta con soltar una retahíla de influencias “culturetas”: que si Cronenberg me marcó de pequeñito, que si Odisea en el Espacio, la narración a través de viñetas visuales… ¡pamplinas! Al final, Beyond the Black Rainbow resulta aburrida y algo pedante. La principal responsable de esta pedantería acaba siendo la escena que ejerce de núcleo centra de la película y base filosófica para su título. En concreto, un desvarío visual de casi quince minutos que, a mi parecer, está fuera de lugar. Si queréis un desvarío de verdad, con sentimiento, con gente involucrada en ritos peligrosos, probad con la obra de Kenneth Anger; películas que pese a su autenticidad siguen siendo un poco peñazo, todo hay que decirlo.

La cuestión es que el buen marketing de Beyond the Black Rainbow radica en el acierto sintetizando una época. Como The House of The Devil o The Sleeper, esta película no solo se ubica en la década de los ochenta, busca verse como una cinta rodada en dicha época. Y efectivamente, todo es muy coherente y vistoso, aunque el poder evocador de los colores estroboscópicos, los planos cortos y el “anti tiempo” (parece que pasen entre 0 y 100 años durante las dos horas de metraje) pierde rápidamente el interés tanto por lo excesivo como por lo repetitivo. No me extraña que Panos invirtiese tres años en terminar la cinta. Se nota muy deslavazada y con ideas que no llegan a cristalizar de ninguna forma. ¿Sabíais que hasta podemos disfrutar de androides en esta película? Robots subnormales que no pintan nada en la función. No quiero enlazar la letanía de preguntas que han caracterizado recientemente a un famoso entrenador portugués. No obstante, es lo único que podía susurrar asustado entre bostezo y bostezo.

Por supuesto que alguno dirá que estoy siendo innecesariamente cruel y hasta injusto. Muchos pensarán que no he visto el factor artístico de una película que revoluciona en cierta forma el subgénero “slasher”, vuelve a poner en boga la ciencia ficción humanista, desborda hipnotismo visual y blah, blah… Un servidor es el primero en reconocer que una película con una buena dosis experimental hay que juzgarla con parámetros únicos – he sido muy prudente no hablando de la miríada de molestas incongruencias e incoherencias narrativas –. ¡Hey! Reconozco abiertamente haber disfrutado como un enano de Rubber o Amer (donde el humor surrealista en una y la sensualidad exacerbada en otra justificaban y mucho su existencia), pero lo siento: si me aburro como con Beyond the Black Rainbow soy inflexible. Un patinazo en toda regla cuya tremenda decepción no atenúa ni la cuidada estética, el perfeccionismo técnico o los esforzados actores. Y eso que, en el caso de los actores, os aseguro que se dejan los cuernos en darles a sus personajes una dimensión que no tienen. Al fin y al cabo el guion del mismo Cosmatos los dibuja como seres antipáticos bastante planos, sin contar con esos tres años de rodaje que serían una auténtica locura para los interpretes. Una doble pena, porque estamos ante uno de esos productos que giran únicamente alrededor de dos caracteres, y no se puede dejar tan desnudos a Michael “Barry” Rogers (reputado actor de TV) y a la jovencita Eva “Elena” Allan. Al final su “historia” se torna patética y da algo de risa, así de simple.

Bueno, pues uno que se ha despachado a gusto no os recomienda verla ni evitarla. De personas educadas es admitir que una valoración objetiva sobre un producto tan experimental es cosa de broma. Aquí no hay medias tintas, estoy seguro de que levantará las pasiones de algunos y el odio de otros. Me importa un pepino quien fuese el padre de Elena: ya sabéis cual es mi bando.

Lo mejor: Su ambientación sonora junto a una magnifica fotografía.

Lo peor: El completo delirio visual de quince minutos incrustado en medio del metraje. Uno de los momentos más pedantes y bostezantes de la historia del cine.