VOD

Has filtrado por categoría: Página de inicio | Apocalipsis

Antisocial

Bórrate cuanto antes del Face... del RedRoom

Antisocial

Ver ficha completa

  • Título original: Antisocial
  • Nacionalidad: USA | Año: 2013
  • Director: Cody Calahan
  • Guión: Chad Archibald, Cody Calahan
  • Intérpretes: Michelle Mylett, Cody R. Thompson, Adam Christie
  • Argumento: Cinco amigos celebran el fin de año en una casa. Fuera, una terrible epidemia está causando disturbios en todo el mundo.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Antisocial

Tenía todos los números para ser una nueva muesca en la pared. Una más. Una de tantas. Antisocial, debut en la dirección del canadiense Cody Calahan, reúne a media docena de universitarios en una casa para celebrar una fiesta de fin de año. Una rubia con pocas luces y un muchacho de color tienen incluso el atrevimiento de protagonizar un escarceo sexual minutos antes de que el apocalipsis estalle… y lo haga a nivel global. El destino de ambos está sellado. No se puede ser rubia, algo lerda, tener a un novio negro deportista, intentar echar un polvo… y pretender salir indemne. Las reglas preestablecidas del género son rígidas en este sentido, y no hacen excepciones. ¿Novedades en Antisocial? Pocas. ¿Originalidad? Escasa. Personajes estereotipados y situaciones que te dejan cierta sensación de déjà vu. Reminiscencias de Pulse, 28 días después o la novela Cell, de Stephen King (por citar solamente algunas). Y sin embargo, a pesar de todo ello, Antisocial no es una muesca más en la pared. No es una más. No es una de tantas. Hay algo que la diferencia. Algo que la hace destacar y que hace buena la afirmación de que “la originalidad, en el terror, está sobrevalorada”: Antisocial es divertida, entretenidísima y sus 90 minutos (más o menos) transcurren a la velocidad de la luz.

Un grupo de jóvenes universitarios se disponen a celebrar la noche de fin de año en la casa de uno de ellos. Pero pronto las cosas empiezan a torcerse. A través de una popular red social llamada RedRoom empiezan a llegarles noticias de un extraño virus que provoca en los afectados un estallido irrefrenable de violencia. Nadie sabe cómo se ha originado el mal. Ni cómo se propaga. Ni a quiénes afecta… Pero quizás tengan las respuestas a todas estas preguntas mucho más cerca de lo que imaginan.

Internet es el demonio… y las redes sociales el tridente con el que imponer su castigo a la humanidad. Vivimos pendientes de nuestro smartphone, de nuestra tablet, de nuestro muro, de las peticiones de amistad que recibimos, de la cantidad de amigos que somos capaces de acumular… Era tan sólo cuestión de tiempo que toda esta alienación virtual se nos volviera en contra y amenazara con exterminarnos de la faz de la tierra. Seguir leyendo…

Lo mejor: Diversión y entretenimiento. Nada más... y nada menos.

Lo peor: Es un batiburrillo de cosas que ya hemos visto antes.

Al final todos mueren

... pero el espectador gana

Al final todos mueren

Ver ficha completa

  • Título original: Al final todos mueren
  • Nacionalidad: España | Año: 2013
  • Director: Varios
  • Guión: Varios
  • Intérpretes: Manuela Vellés, Alejandro Albarracín, Miguel Ángel Muñoz
  • Argumento: Cuatro episodios donde el fin del mundo llega según las diferentes maneras de los directores de entender el cine: con humor, o acción, desde el thriller o el drama.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

Al final todos mueren

Cada vez cobra más fuerza en el panorama actual, y en el fantástico en particular, el cine de recopilación de historias. La unión hace la fuerza y de un tiempo a esta parte cineastas de todo el mundo se asocian para dar a luz proyectos, divididos en episodios, donde dan rienda suelta a su creatividad. Las 2 partes de VHS, también las de The ABC’s of death o las coreanas Horror Stories y The doomsday book (esta última con varias similitudes con la que nos ocupa), dan muestras claras de lo diverso, vivo y actual que está el formato. Ahora el cine patrio se suma con brillantez y voz propia a esta moda con una cinta plagada de aciertos, valentía y buenas maneras.

El futuro impacto de un gran meteorito con la tierra, que terminará borrando la vida de nuestro planeta, es el hilo conductor de varias historias colocadas de manera cronológica y trenzadas unas con otras.

Javier Fesser dirige la introducción y el epílogo de esta recopilación presentando dos personajes tan absurdos como divertidos, una pareja de astronautas con butaca de primera fila para el apocalipsis. Con su habitual estilo y humor, que en esta ocasión funciona de maravilla, presenta las historias de cuatro jóvenes directores. Cuatro historias de ritmos y géneros dispares en una mezcla sumamente imperfecta e irregular, como un diamante en bruto, que es lo que en mi opinión es este título. Seguir leyendo…

Lo mejor: el último segmento y su prólogo son míticos.

Lo peor: la parte de botet supone un cambio demasiado brusco. Para muchos su irregularidad será un lastre.

Railway Children

La infancia decadente es una realidad

Railway Children

Ver ficha completa

  • Título original: Railway children
  • Nacionalidad: Irlanda | Año: 2012
  • Director: Jason Figgis
  • Guión: Jason Figgis
  • Intérpretes: Emily Forster, Jennifer Graham, Anna Elizabeth McGrath
  • Argumento: Un virus ha estado volviendo locos a los adultos hasta su inminente muerte. Ahora los niños vagan solos por el mundo.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Railway children

Railway Children es un curioso drama indie-postapocalíptico que nos llega desde Irlanda de la mano del director Jason Figgis, del que aprovecho para recordaros que su nueva película The ecstasy of Isabel Mann se encuentra aún en proceso de financiación vía Indiegogo, por si os animáis a contribuir. Lo mejor de encontrarse con una película como Railway Children es lo arriesgado de su argumento. Quizá suene algo estúpido, o incluso a simple patochada en una primera instancia; pero os aseguro que el argumento de Railway Children es lo suficientemente original como para incitarnos a darle una oportunidad. Os pongo en situación:

Dos hermanas, Evie y Fran, han perdido a sus padres tras un cataclismo viral que ha afectado a todo el planeta. Ahora lo único que les queda es vagar de aquí para allá, en busca de recursos y de un cobijo seguro. Hasta que, por fin, llegan a una casa atestada de niños y adolescentes como ellas.

Otra característica trascendental del argumento, que además da título a la película, radica en observar como, a medida que Evie y Fran se adentran en esa nueva realidad que les ha tocado vivir, irán leyendo pasajes del libro The Railway Children, de Edith Nesbit. Es evidente que lo que busca Figgis con la idea de introducir el libro de Nesbit en la vida de nuestras protagonistas es establecer una unión mucho más intimista que la sempiterna relación libro-lector, principalmente porque la obra de Nesbit servirá a Evie y Fran como vía evasiva y empática con la que hacer frente la distopía en la que se encuentran sumergidas. Lo que Evie y Fran encuentran en la novela de Nesbit es la esperanza de recuperar a sus padres, y de ahí nace su motivación por introducir el libro en sus vidas. Es más, llega a ser tal la evasión a la que les induce el libro que incluso veremos, durante el transcurso de la película, cómo priorizan su lectura a la necesidad de saciar su hambre, olvidándose por completo de la realidad. Seguir leyendo…

Lo mejor: Su originalidad

Lo peor: No arriesga lo suficiente.

Los últimos días

Fobia a la sociedad del siglo XXI

Los últimos días

Ver ficha completa

  • Título original: Los últimos días
  • Nacionalidad: España | Año: 2013
  • Director: Àlex Pastor, David Pastor
  • Guión: Àlex Pastor, David Pastor
  • Intérpretes: Quim Gutiérrez, José Coronado, Marta Etura
  • Argumento: Una misteriosa enfermedad provoca el pánico irracional a salir al exterior y la población se encierra en sus casas.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Los ultimos dias

Os recordamos que Los últimos días, de los hermanos Pastor, se estrenará en las salas de cine españolas el próximo 27 de Marzo.

La semilla que plantaron los hermanos Pastor muchos meses atrás con aquel poster promocional de una Barcelona devastada y desolada, humedecía el paladar del ávido degustador de escenarios postapocalípticos. David y Àlex ya habían flirteado con la temática pandémica en su debut de rostro americano con Carriers (Infectados), pero esto era distinto, porque estos últimos días iban a tener lugar en nuestras calles. Tan cercano que se antojaba imposible reprimir la curiosidad y la emoción de comprobar el aspecto final de disaster movie que los directores catalanes tenían previsto imprimir sobre la ciudad condal. Solo con eso ya tenían media carrera ganada. Hay que añadir a la expectativa, además, la encomiable destreza mostrada en la realización de Carriers así como la singularidad narrativa del excelente cortometraje dirigido por Àlex en el palíndromo ciclo vital de La ruta natural. Una expectación, en resumidas cuentas, ante el cultivo del fantástico y terror español, del que tanto hemos hablado ya en este portal, tan laureado y ensalzado más allá de nuestras fronteras, y cuyo registro de nombres no hace más que dilatarse.

Tres años han sido necesarios para completar un proyecto cuya máxima ambición era convertir Barcelona en un páramo de calles desiertas, comercios vacíos, humo y ceniza, vehículos abandonados y mobiliario urbano destrozado. Como una resaca de victoria azulgrana llevada al extremo de la extinción. Es en ese aspecto donde los hermanos Pastor mejor reciclan la espectacularidad del cine americano y logran con excelente resultado convertir la destrucción en algo atractivo a ojos del espectador, fascinado por lo abrumador de su estética y por los lazos que le unen a esos espacios habitualmente transitados. Aún así, quepa avisar que no estamos ante un reportaje de Callejeros Viajeros y la gran parte de su metraje se desarrolla precisamente en lo opuesto a las panorámicas que contemplan el Arc del Triomf, las torres Mapfre o la Diagonal, ya que sus personajes se ven obligados a avanzar a través de una extensa red de túneles de metro potenciando así las sensaciones de agobio, claustrofobia y aislamiento. Seguir leyendo…

Lo mejor: La Barcelona postapocalíptica. El mensaje optimista.

Lo peor: Flojo argumento.

Pontypool

Pontypool, pontypool, pontypool

Pontypool

Ver ficha completa

  • Título original: Pontypool
  • Nacionalidad: Canadá | Año: 2009
  • Director: Bruce McDonald
  • Guión: Tony Burguess
  • Intérpretes: Stephen McHattie, Lisa Houle
  • Argumento: Al experimentado locutor de radio Grant Mazzy le llega información, a través de su programa de radio, de que algo extraño está alterando el comportamiento de los pacíficos habitantes de Pontypool.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

Pontypool

Con motivo de la celebración del Festival de Terror de Sabadell volvemos a publicar la reseña de Pontypool, la extraordinaria película que esta misma tarde inaugurará el Festival.

Palabras, palabras, palabras… teléfono, armario, tienda, salón, especie, sal, libro, pulsera… ¿alguna de estas palabras será la escogida?

A través de la palabra podemos expresar nuestro estado de ánimo. Nuestros sentimientos hacia otra persona. A través de la palabra podemos transmitir una buena noticia, prestar apoyo, dar ánimos, revelar una verdad… Pero a través de la palabra también podemos mentir, humillar, herir, provocar la ira y el odio de quiénes nos escuchan, incitar a la revolución, a las armas… matar. Nuestras palabras suelen ser un fiel reflejo de quiénes somos y de cómo somos. Por todo ello deberíamos ser responsables de nuestras propias palabras, pero… ¿lo somos realmente?

¿Qué ocurriría si en plena era de la información (de la sobreinformación), cuando nuestros oídos parecen condenados (y acostumbrados) a escuchar cualquier tipo de argumento, venga de dónde venga, y por más banal o simplemente estúpido que éste resulte; de pronto esas mismas palabras de las que os hablaba se revolvieran furiosamente en nuestra contra y fueran las causantes de nuestra aniquilación?

Un panorama parecido a este es el que dibuja el canadiense Bruce McDonald en su película de bajísimo presupuesto Pontypool, basada en la novela de Tony Burguess “Pontypool changes everything”. Seguir leyendo…

Lo mejor: Sin duda su originalidad y la capacidad de crear tensión a través de la palabra.

Lo peor: Algún personaje que irrumpe en la trama de manera muy forzada.

The Birthday

Jerry Lewis meets Cthulhu

The Birthday

Ver ficha completa

  • Título original: The Birthday
  • Nacionalidad: España | Año: 2004
  • Director: Eugenio Mira
  • Guión: Mikel Alvariño, Eugenio Mira
  • Intérpretes: Corey Feldman, Erica Prior, Jack Taylor
  • Argumento: Norman acude al cumpleaños del padre de su novia que se celebra en un viejo hotel. Pronto descubrirá que una fiesta mayor, de dimensiones apocalípticas, se organiza secretamente y en paralelo en el mismo edificio.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

The Birthday

En una entrevista, Eugenio Mira, el director de The Birthday, ostenta sin reparos ni disimulos su condición de “autor” en el sentido más romántico del término, esto es, aquel artesano comprometido con su arte, hosco para con el gran público, cuyos intereses no transcienden más allá de sus propias filias y fobias. Sus palabras destilan una cierta autocomplacencia cuando nos presenta su primer largo como un claro caso de película maldita, con la satisfacción morbosa de quien, en una reunión familiar, exhibe con velado orgullo una herida profunda o una cicatriz bordada de costuras, a sabiendas de la repulsa que provocará en la gran mayoría y del interés morboso que suscitará entre los desviados.

Ejercicio de evocación – y de invocación – nostálgica, aglutinación de referencias, The Birthday procura no dejar hilo sin puntal. Es una obra que se vale de las “múltiples lecturas” como aval de un cine intelectualizado, perfeccionista y un tanto hermético. A menudo estas propuestas suelen acabar en gran fiasco (verbigracia: Intruders), en una machada del listillo de la clase. The Birthday no fracasa por un estrecho margen en este sentido. Obtiene el indulto gracias un cierto carisma ochentero, una brillante realización técnica y un punto de partida ciertamente original. No obstante, convienen no olvidar que un buen relato no se construye a base de guiños, de filigranas técnicas made in Hitchcock (¿La soga?), de homenajes y del esparcimiento de pistas a lo whodunnit. Una película memorable empieza con una cosa mucho más sencilla: una historia de los pies a la cabeza, sin puntos flacos ni puntas romas; el resto no son más que añadidos que por sí solos no dan para alcanzar la excelencia; y es precisamente ahí donde The Birthday cojea. Seguir leyendo…

Lo mejor: Sin duda, el final.

Lo peor: Que no te guste Corey Feldman.

Take Shelter

De sueños, apocalipsis, locura y buen cine

Take Shelter

Ver ficha completa

  • Título original: Take Shelter
  • Nacionalidad: USA | Año: 2012
  • Director: Jeff Nichols
  • Guión: Jeff Nichols
  • Intérpretes: Michael Shannon, Jessica Chastain
  • Argumento: Un hombre comienza a tener extraños sueños de carácter apocalíptico y decide construir un refugio contra tormentas en el patio trasero de la casa. ¿Está loco o realmente se aproxima algo?
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

Take Shelter

Hay películas que, aunque no jueguen directamente en el género de terror, tienen mucho que ver con él. Y es que el terror no contempla únicamente la posibilidad de amenazas monstruosas, paranormales, alienígenas o criminales, sino que, y muchas veces se trata del

horror más temible, explora nuestra mente. Así, una película como Take Shelter puede entenderse como un drama, como un thriller o como una de terror, siendo las tres opciones igual de validas y, vamos a decirlo ya, magnificas analizadas como tales.

En un pequeño pueblo ubicado en la ciudad de Ohio, un hombre llamado Curtis LaForche comienza a tener extraños sueños de carácter apocalíptico, pero mantiene a su esposa Samantha y a su hija Hannah al margen de los sucesos. Tras pensarlo seriamente, Curtis decide dedicarse a la construcción de un refugio para tormentas en el patio trasero de su hogar, pero sus continuas y extrañas visiones y sueños hacen cada vez más anormal su comportamiento con su familia y compañeros del trabajo. A medida que el pequeño escondite se va construyendo, Curtis teme por descubrir la verdad y el real origen de sus sueños. Éstos cuestionamientos decidirán sí fue mejor construir un refugio con motivo de proteger a su familia del advenimiento de una tormenta cercana, o de sí mismo.

Tal como comenté hace unas semanas en la reseña para Martha Marcy May Marlene (2011), el cine indie estadounidense, cuya etapa dorada fueron los noventa, lleva un tiempo desaparecido en un mar de ambigüedades. Sin embargo, de vez en cuando llegan películas, como aquella o la que nos ocupa, que hacen que la libertad creativa, los guiones originales y los medios escasos pero bien aprovechados, dignifiquen un modo de ver el cine necesario en tiempos de ausencia de riesgo e inventiva por parte de la industria cinematográfica más poderosa del mundo. Seguir leyendo…

Hell

¡Mucho sol y poca sombra!

Hell Póster

Ver ficha completa

  • Título original: Hell
  • Nacionalidad: Alemania, Suiza | Año: 2011
  • Director: Tim Fehlbaum
  • Guión: Tim Fehlbaum, Oliver Kahl
  • Intérpretes: Hannah Herzsprung, Stipe Erceg, Lars Eidinger
  • Argumento: El mundo se ha terminado como lo conocemos, extremas y continuas tormentas solares han desbaratado la civilización. Sin agua, sin alimento, un pequeño grupo de supervivientes, a este cálido Apocalipsis, intenta seguir adelante.

63 |100

Estrellas: 3

Hell Grande

Marie viaja con su hermana y con Phillip por las viejas carreteras quebradas. La temperatura del planeta fue subiendo, y las tormentas solares han acabado con la mayor parte del ganado y la agricultura. No llueve, no dan frutos los árboles y el futuro es incierto para Marie. Quizás al otro lado de las montañas puede haber agua, manantiales que los vuelvan a hacer sentir humanos. Desgraciadamente, el camino es duro y malos encuentros están esperándolos.

No sabemos el por qué, desconocemos las causas, pero la cuestión es que Hell nos presenta un mundo calcinado, donde la temperatura ha subido diez grados y la vida resulta casi imposible a plena luz del día. Un thriller postapocalíptico en toda regla que intenta tratar con dramático distanciamiento los últimos días de la humanidad. Verdadera hija de su patria, Alemania, la cinta de Tim Fehlbaum, un jovencísimo y desconocido cineasta alemán cuya filmografía anterior no merece ningún comentario especial, retrata con fría pasión unos paisajes calcinados bajo la sobresaturada iluminación del despiadado astro rey. Sobre estos tristes escenarios, un grupo de personas cuyo pasado se ha borrado y su situación actual parece difusa, van dando tumbos sin un rumbo claro. Esa falta de pasión intenta convertirse en su mejor arma, erigiéndose como directora de la función. Incluso lo pausado de su ritmo, que finalmente provoca un ligero hastío, busca reforzar esa sensación de absoluta desesperanza que acaba empapando al espectador que termina despreocupase por lo que sucede en pantalla. Una pena que el único solaz a esta falta de contenido sean las tan bellas como desérticas postales que ofrece este nuevo mundo ambarino.

Los seres humanos están agotados, desconfían unos de otros, la escasez de lluvias y alimentos frescos convierten a los protagonistas de nuestra historia en simples espectadores de un cuadro desolador. Que no exista apenas una presentación de personajes se puede entender, que las relaciones entre ellos y sus personalidades estén desdibujadas por una intensa claridad cegadora es comprensible. Lo que resulta difícil perdonar a sus guionistas, que incluyen al mismo director Fehlbaum, es la ausencia de una historia motriz con un mínimo peso. El argumento, resumido en cuatro líneas, contiene todo, absolutamente todo lo que ocurre durante la hora y media que dura Hell.

Como ya decía, su origen alemán se hace patente desde el primer minuto dado el marcado desinterés que las relaciones entre los protagonistas presentan. Supongo que sus responsables han forzado ligeramente su genuino nihilismo, para reafirmar que el mundo de Hell está muerto tanto a nivel físico como sentimental. Una jugada arriesgada que a mi entender les ha salido por la culata. Si bien el inicio de la cinta promete una intensidad post-apocalíptica digna de Mad Max, al poco metraje la falta de carisma de todos los personajes, así como su inutilidad emocional, terminan por provocar la antipatía hacia ellos. Como ya pasase en otro ejemplo postapocalíptico alemán reciente, Toxic Lullaby, es imposible que como público nos importen las aventuras y desventuras de un grupo de personas que son únicamente nombres sobre un papel. Aun más pecado tiene Hell, cuando ni siquiera se ha buscado alguna vuelta de tuerca en ese deambular de Marie, la actriz protagonista, en busca de su hermana secuestrada tras un pequeño descuido. Incluso el giro final, que considero parcialmente deudor de La Matanza de Texas, se ve venir mucho antes siquiera de empezar la película. Teniendo un escenario perfecto para el dramatismo intenso, para crear un survival descorazonador, como así lo fuese The Road, la cinta se preocupa más en no romper la estampa solar que contar un relato épico de supervivencia.

No me entendáis mal, existen pinceladas muy suaves que sitúan a Hell dentro de los parámetros del survival más despiadado, la cuestión es que dan vueltas y vueltas sobre ideas previamente destripadas hasta la saciedad, solo que más densas, estáticas y faltas de verdadera emotividad. Quizás a esta sensación de vacío se una en parte la labor de los actores. No conozco mucho a los profesionales alemanes, pero siempre me parecen actores eficaces aunque poco sensibles. El elenco de Hell cae dentro de esa idiosincrasia: ningún actor se sale de su marca, todos realizan su trabajo con una austeridad escalofriante. No es para menos, el mundo se ha ido al cuerno y el cuerpo no está para bromas; no obstante resulta cansado ver piedras, en lugar de seres humanos, durante hora y media. Gran eficacia profesional, poca cercanía con un público, como el que suscribe, más apasionado y, reconozcámoslo, poco aficionado al género survival en el cine.

Lo que brilla con luz propia – chiste fácil al que da pie el mismo título de la obra, puesto que lejos de significar “Infierno”, “Hell” en alemán viene a significar “brillo” – sería la fotografía. Se nota que el esfuerzo real de sus productores se encaminaba a la perfección estética, una pena que por el camino se haya perdido la dirección artística y el guión. Más que merecido el premio en el pasado festival de Sitges a la mejor fotografía. El dominio de la iluminación, de la sobre exposición de las lentas y del procesado de la saturación lumínica pueden presumir de ser totalmente magistrales. Además, ninguno de estos esfuerzos tendría sentido sin nada que mostrar. Aquí Hell también se muestra muy bien acabada: los escenarios nos trasladan de un plumazo al mundo devastado que Fehlbaum tenía en mente. Solo pondría una pega al manejo de cámara, y es que en ocasiones tiende a esa filmación naturalista y nerviosa que impide ver claramente lo que sucede. No llega a las cotas epilépticas de otras producciones más enfocadas a la acción, pero esa perdida de claridad incrementa el desapego del espectador por la narración.

En definitiva, una película bien planteada técnicamente, muy consciente de que otras películas del subgénero marcaron un antes y un después. A este respecto se muestra muy cauta a la hora de romper moldes, y prefiere situarse en lo tópico, ofreciendo una historia que a nadie sorprenderá por su novedad, siquiera por su profundidad o forma de narrarla. Elemento, el del tedio, que se amortigua por una fotografía capaz de mantenernos pegados a la pantalla como unos niños jugando con un calidoscopio. De noche, de día, la forma que tiene Hell de manipular la iluminación natural hará babear a más de un aficionado a la fotografía. Otra cosa es que el discurso y las palabras estén equilibrados, siendo esa falta absoluta de equilibrio una barrera para el disfrute real de una cinta que no desmerece el género, pero que no se sitúa como una imprescindible del mismo. De agradecer es el realismo que se ha conseguido – detalles como el periodo de Marie o los efectos de la deshidratación –, pero ni siquiera profundiza en los efectos de un sol desmedido sobre el ser humano (¿no deberían haber estado todos los actores exageradamente morenos por la luz ultravioleta indirecta?). Así mismo, su final resulta demasiado predecible y rápido, quizás hasta mal rodado – no parece que Fehlbaum se desenvuelva bien con las escenas de acción –, terminado por cuajar una mala sensación que solo salvan esos bosques de árboles muertos, esas montañas desérticas, esos túneles ennegrecidos, los campos agostados, la tonalidad gris y áurea de una gasolinera abandonada… paisajes evocadores para una historia muy floja.

Lo mejor: Su espectacular fotografía y postapocalípticas localizaciones.

Lo peor: Lo poco que cuenta, finalmente se vuelve algo tediosa por su falta de profundidad.