VOD

Has filtrado por categoría: Página de inicio | Posesiones

The Devil Inside

¡Exagerados!

The Devil Inside

Ver ficha completa

  • Título original: The Devil Inside
  • Nacionalidad: USA | Año: 2012
  • Director: William Brent Bell
  • Guión: William Brent Bell, Mathew Peterman
  • Intérpretes: Fernanda Andrade, S. Quaterman, E. Helmuth
  • Argumento: Isabel cree que su madre asesinó a tres personas estando clínicamente perturbada. Tras haber declarado que los asesinatos ocurrieron durante un exorcismo, viaja a Roma para averiguar qué ocurrió.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2,8/5

The Devil Inside

The Devil Inside se estrenó en los Estados Unidos recaudando unos sorprendentes 33 millones de dólares en el primer fin de semana. Sin embargo, los posteriores descensos fueron tan agudos que el total se plantó en unos, aún así excelentes, 54 millones. Hablamos de una producción de 1 mísero millón de dólares, lo que viene a ser la mitad de la media presupuestaria de, por ejemplo, nuestro cine español. En todo el mundo su total asciende a 101 millones ¿Un exitazo, verdad? Si nos ceñimos a lo económico, no cabe duda. Pero, ¿qué se ha dicho sobre ella? Aquí la suerte da un giro radical. Y es que, no pocos la han escupido, odiado e insultado. Muchos aseguraron que se trataba de la peor película de los últimos años, y muchos otros se sintieron estafados. En IMDB tiene una media de 3,9 mientras que en Filmaffinity no llega a 3,5. En Rottentomatoes únicamente se encontraron un 7% de valoraciones positivas de los críticos, mientras que en Metacritic un 18% dijeron algo bueno. Por todo esto, el aquí firmante comenzó el visionado con las peores expectativas, dispuesto a verla y, justo después, ponerla verde en la reseña que tenéis ante vuestros ojos. La cosa es que…

¿Realmente es tan mala?

Sinceramente, no. Lo que le ha ocurrido a The Devil Inside es el efecto “bola de nieve”. A veces ocurre para bien, y otras veces para mal. Aquí se da el segundo caso. Os pondré un ejemplo: cuando se estrenó El bosque (2004), muchos, entre la crítica y también entre algunos sectores del público, le tenían ganas a su director, M. Night Shyamalan. Estaban esperando que con la siguiente película la cagase y saliera derrotado de una vez por todas. El ser humano es así. Pues bien, la crítica, efectivamente, se cebó con ella. Incomprensiblemente (pues es una producción con factura impecable, buenas interpretaciones, dirección llena de detalles de calidad, banda sonora que pone los pelos como escarpias y guión, no sobresaliente, pero sí interesante) muchos afirmaron sin rubor que se trataba de la peor película del año. El público siguió la bola de nieve. Las opiniones negativas, cercanas al odio, crecían a ritmo vertiginoso. Parecía que la gente iba a verla para criticar, y si no seguías el rollo eras raro o no entendías. ¿No había ese año doscientas películas objetivamente peores que El bosque a las que nadie odiaba? Desde luego, pero eso es lo que pasó. Seguir leyendo…

Lo mejor: Los exorcismos.

Lo peor: El desenlace.

The Possession (El Origen del Mal)

Más espíritus basados en hechos reales

The Possession

Ver ficha completa

  • Título original: The Possession
  • Nacionalidad: USA | Año: 2012
  • Director: Ole Bornedal
  • Guión: Juliet Snowden, Stiles White
  • Intérpretes: Jeffrey Dean Morgan, Kira Sedgwick, Natasha Calis, Madison Davenport
  • Argumento: Una pareja separada ve cómo se añade un problema a su situación: un espíritu intenta poseer a su hija pequeña.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

The Possession

Damos un paso atrás. Regresamos a la valoración genérica de la película que reseñamos. En realidad planteamos un híbrido que incluye cuatro termómetros que serán siempre fijos (terror, diversión, originalidad y gore) y una puntuación final sobre una escala de 5. Espero que os guste.

Clyde (Jeffrey Dean Morgan) compra a su hija Em (Natasha Calis) una caja de madera en el mercadillo de un vecino que dice estar a punto de mudarse. Ignora que,en realidad, ese hombre quiere librarse cuanto antes de la caja porque, quien la abre, libera a un peligroso espíritu…

“El Origen del Mal” es otra película más de posesiones que asegura estar basada en hechos reales. También, es otra película más de posesiones, con todos los tópicos sobre el tema y pocas, o ninguna, sorpresa. Realmente, da hasta rabia que, bajo la fachada de una obra seria y con cierta dignidad, siga estrenándose, año tras año, la misma película de siempre. Apoyándose en la solvencia, y esto sí es innegable, de un elenco encabezado por el gran Jeffrey Dean Morgan y Kira Sedgwick, nos adentramos en la historia de una familia disfuncional en la que los padres, los dos actores mencionados, se alternan a sus hijas durante la semana. Ella, la madre, es estricta y obsesiva; él es un poco más dejado. La situación acaba repercutiendo en las hijas, de manera que, cuando el espíritu empieza a actuar sobre la pequeña Em, nadie le da más importancia más allá de un cambio de comportamiento motivado por su situación familiar. Seguir leyendo…

Lo mejor: Jeffrey Dean Morgan.

Lo peor: Es tópica y los sustos son de audio.

Devil Seed

Posesión de sobremesa

Devil Seed Póster

Ver ficha completa

  • Título original: Devil Seed
  • Nacionalidad: Canadá | Año: 2012
  • Director: Greg A. Sager
  • Guión: Geoff Hart, Greg A. Sager
  • Intérpretes: Michelle Argyris, Shantelle Canzanese, Vanessa Broze
  • Argumento: Alexandra y sus compañeras de piso entran medio en broma en la tienda de una médium para descubrir que no solo la realidad está llena de macho viciosos en busca de un cuerpo femenino deseable.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Devil Seed Int

Alexandra es una estudiante universitaria que inicia el semestre en una casa alquilada con otras dos compañeras. Una noche de copas, se mete por casualidad en la consulta de un médium, sin saber que la persigue un espíritu demoniaco con aviesas intenciones. El contacto con el mundo sobrenatural abre un canal para que el demonio la posea comenzando una historia de horror que llevará a Alex a luchar por su alma contras las fuerzas del más allá.

Una cinta que ha ido cambiando ostensiblemente de nombre a lo largo de su recorrido por diferentes de países ya debería escamarnos. En este caso tenemos una Devil Seed que originalmente se llamó The Darkness cuando se terminó su producción en su Canadá natal, para acabar siendo conocida en Inglaterra como The Devil in Me, donde se estrenó en DVD en primer término intentado provocar cierta confusión premeditada (¿The Devil Inside?). Precisamente esta es la versión que reseñamos, un parco DVD de bonito diseño que no viene acompañado por ningún extra, siquiera subtítulos en inglés. Ahora, el 7 de agosto, ya ha salido a la luz en Estados Unidos y, más vergonzante, en Canadá, país del que proviene esta producción. Si la edición americana lleva contenidos adicionales de interés lo desconozco. Seguir leyendo…

Playback

Rebobina pero no avanza

Playback Póster

Ver ficha completa

  • Título original: Playback
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2012
  • Director: Michael A. Nickles
  • Guión: Michael A. Nickles
  • Intérpretes: Christian Slater, Johnny Pacar, Toby Hemingway
  • Argumento: Una pequeña comunidad estadounidense se ve acosada por los fantasmas de su pasado. Un asesino sobrenatural medra entre sus jóvenes.

55 |100

Estrellas: 3

Playback Grande

Una pequeña y tranquila comunidad, un viejo crimen que conmocionó a la sociedad local, unos adolescentes empeñados en rodar su propio corto de terror, un chico antisocial con tendencias morbosas, la historia de un director de cine maldito, un policía con afición por las chicas de instituto, una espíritu con ansias de perpetuarse y muchas cintas de video encantadas para conformar la tópica historia de una maldición que va más allá de la razón: (Coros armónicos on) ¡Playback! (Coros armónicos off)

Playback viene a ser una película bastante engañosa y confusa, más incluso que las grabaciones con las que Milli y Vanilli nos deleitaban en sus conciertos (¡qué doble sentido tan bien traído!). Sobre todo porque intenta mezclar varios estilos argumentales con personajes intrascendentes y todo envuelto en un estilo narrativo bastante farragoso, que no acaba de hacer hincapié en los puntos más interesantes del guión. Resulta que cuando uno quiere ver una película sin pretensiones, su responsable (en este caso director y guionista, Michael A. Nickles, cineasta detrás de la aun peor XII) tiene la brillante idea de meter en el saco un montón de ideas distintas y hacerse la picha un lío contándonoslas. Una pena este exceso, porque como demuestran unos giros argumentales inesperados, el libreto está más trabajado que la gran mayoría de las producciones independientes que disfrutamos en la actualidad. No esperaba encontrarme tamaña complicación y deseo que así se refleje en la confusa reseña que voy a regalaros.

A saber, Playback aúna un “slasher” sobrenatural con lo que un servidor viene a llamar “fantasmas tecnológicos”, servido dentro de un gran supositorio para adolescentes. Por si fuera poco, pulula un Christian Slater bastante desmadejado y cuya presencia es injustificable, aunque su papel sea lo suficientemente descacharrante como para sacar al público continuas muecas de incredulidad. Ejerciendo de policía medio pedófilo, se marca unas escenas supeditadas a su cara plana y patética que emparentarían Playback con el loco mundo de las “caspamovies”. Eso sí, la caspa no llega al rio puesto que el trabajo de Slater se reduce al de un mero secundario que da renombre (¿?) a la cinta… el resto de la producción es bastante serio. Eso en cuanto a la presencia de una estrella en franca decadencia; porque los verdaderos protagonistas son un grupito de adolescentes que pese a esforzarse despertar nuestra empatía resultan dañinos a la vista.

La presencia de estos jóvenes creo que quiere justificar el público objetivo al que se enfoca esta producción, pero curiosamente su argumento estaría más enfocado a un público adulto capaz de saborear la miríada de tópicos robados de otras películas, sin acusar tanto la falta de criterio en cuanto a narrativa difusa.

Así tenemos al asesino, Quinn, capaz de poseer a sus víctimas mediante cámaras de vídeo y cuyo trasfondo se nos narra con estética puramente japonesa: sustos diseminados que se basan en la atención sobre una imagen fija para subir bruscamente el volumen. Un recurso facilón que podría ser efectivo si el malo de la función impresionase, pero por desgracia el personaje es un pálido reflejo del “chico rarito del instituto”, lo que no viene a ser muy rompedor. Extraña además esta interpretación tan floja, porque el actor que calza los zapatos del asesino viene a ser un joven prometedor y competente: Toby Hemingway (Cisne Negro, In Time, Bones). La causa es que la la dirección artística brilla por su ausencia; y el otro ejemplo perfecto sería el antagonista de Quinn: un joven aficionado al terror (otro guiño fácil de cara al público), que es interpretado, como bien puede, por un verdadero currante de la pequeña pantalla, Johnny Pacar (conocido en Almas Oscuras por su papel en Zombie Apocalypse).

A través de sus cámaras ocultas y televisiones, el asesino (cuál Pinker del siglo XXI) va haciendo mil y una diabluras a los chicos de su entorno. Maldades que ocultan la sana intención por descubrir donde reside su único descendiente y recipiente de su propia alma (nudo de la trama pesimamente contado). Paralelamente, otros adolescentes del mismo instituto investigan la obra y vida de un cineasta (Lui Prince) que vendría a ser la clave de toda la historia. Claro, todas estas idas y venidas resultan de una intrascendencia peligrosa debido principalmente a un par de motivos:

A.- El argumento está construido sobre los mismos tópicos encumbrados por decenas de películas anteriores y superiores. Tópicos que nacen de donde ya habréis imaginado tras leer el párrafo anterior: The Ring, Shocker y Con la Bestia Dentro. ¡Ojo! Igual que he citado estas tres cintas, podría haber citado otra docena. Playback avanza a buen ritmo, pero cada pequeño paso que da hacía delante lo podréis prever cinco minutos antes.

B.- La insulsa adimensionalidad de los personajes. Quizás sea mi edad, no lo sé, pero los jóvenes de Playback me han parecido anodinos como pocos. Su caracterización me ha recordado, salvando las distancias, a otra película que provoca la misma insatisfacción: Forget Me Not. Una pena porque el discurrir de las investigaciones sobre el pasado de Lui Prince (sí, Michael A. Nickles también ha visto/leído “El corazón del ángel”) tienen su aquel, por aquello del peligro implícito al conocimiento; y os hablo en toda la dimensión “lovecraftiana” del saber.

Ahora bien, quiero dejar claro que Playback no es una mala película. Desprende un verdadero esfuerzo por satisfacer al aficionado en su más amplio espectro, lo triste es que no haya podido usar armas más personales y complejas. Tampoco creo que sea una pérdida de tiempo, contiene la dosis suficiente de gore, sustos e incluso “chicas desnudas” para satisfacer el “espíritu de lo estándar” que todos tenemos dentro. ¿Qué no acaba de cuajar el resultado por falta de intensidad a la hora de unir las piezas del puzle? ¿Qué algunas actuaciones no son todo lo profundas que podría? ¿Qué la edición es bastante liosa y se maneja mal con la acción simultánea? ¿Qué todo está más visto que el tebeo? Sí, de acuerdo. No obstante, para lo que viene a ser una cinta directa a DVD (con estrenos limitados en salas USA el pasado 9 de Marzo), tiene un acabado técnico estupendo – quizás incluso demasiado, lo que resta algo de gracia a las apariciones de “pelele” Slater – y los ingredientes suficientes como para no aburrir. Aunque a los valientes que decidan acercarse a ella advierto: preparaos para el regusto a banalidad que dejará en vuestra boca… ¡claro que peores son otros regustos!

Lo mejor: Ciertos giros de guión, su pulido acabado y Christian Slater

Lo peor: Sus tópicos, sus personajes y Christian Slater

El Averno de Lovecraft

Una poesía de horror cósmico por Beatriz T. Sánchez

La escritora, y buena amiga de esta humilde página, Beatriz T. Sánchez, autora también de la recomendable novela lovecraftiana La Búsqueda, nos regala una poesía que solo merece halagos por lo intenso de sus versos y la fuerza de sus palabras; cuidada lírica que continua los puntos suspensivos del poemario Hongos de Yuggoth y que además rompe una barrera más en Almas Oscuras: es la primera vez que publicamos un poema. Sin más, disfrutadla

El Averno de Lovecraft

Ecos en los inmemoriales
pozos insondables, pero
¿De qué libros se extrajo
tan gulesco canto?
Magna Mater,
Celestis Pater,
son ahora máscaras macabras
Cibeles y Atis.
Resuenan los címbalos
en la noche romana
y en la cripta profunda
corre la sangre
del sacrificio innombrable.
Buscando ese manantial carmesí
llega por el bosque,
llega por el páramo,
atraído por la flauta,
atraído por el baile,
hediondo, invisible, sediento.
¿Surge de la resonante
tierra cavernosa
o cae del cielo fulminado
por un rayo agorero?
Más bien lo sabe
el hierofante semihumano,
la Puerta entreabierta
no es suficiente;
Pero Él oye,
Él escucha a
los que pleitesía le rinden
en esta madrugada
señalada por el eclipse,
iluminados apenas por
el resplandor mortecino
del antiquísimo ídolo
cuyo pedestal muestra
geometrías imposibles.
Y al fin, al pie
de la gran hoguera
súbitamente encendida,
circundada de sombras y horrores,
entre la algarabía
de pisadas y tambores,
atronan las gargantas enloquecidas:
- Regresa, Yog-Sothot,
Padre de los Abismos,
regresa Yog-Sothot,
de tus dominios infinitos.

Por Beatriz T. Sánchez

The Possession of David O'Reilly

Más espíritus de andar por casa

The Possession of David O'Reilly

Ver ficha completa

  • Título original: The Possession of David O'Reilly
  • Nacionalidad: Reino Unido | Año: 2010
  • Director: Andre Cull, Steve Isles
  • Guión: Andre Cull
  • Intérpretes: Giles Anderson, Zoe Richards, Francesa Flower
  • Argumento: David acaba de dejarlo con su novia, Sarah. Se siente muy dolido, por lo que acude a casa de sus amigos, Kate y Alex. Una vez allí empezará a tener terroríficas visiones. Unos demonios pretenden hacerse con él.

49 |100

Estrellas: 2

The Possession of David O'Reilly

El gran éxito de Paranormal Activity (2007, aunque estrenada comercialmente en 2009) ha traído las evidentes consecuencias. Además, es el tipo de película que cualquiera con mínimas nociones de usar una cámara y algunos ahorros en el bolsillo puede llevar a cabo sin que el resultado tenga mucho que envidiar a lo visto anteriormente. De ahí que, en el terreno del subproducto para video club o con intención de ser distribuido en algunos festivales especializados, estén apareciendo varias propuestas con ganas de seguir el buen camino emprendido por aquella. No obstante, un camino que ya emprendieron en 1999 los jóvenes responsables de El proyecto de la bruja de Blair (The Blair Witch Project) o una década antes el inefable Ruggero Deodato con Holocausto caníbal (Cannibal Holocaust, 1980).

Aunque en la introducción hablo de películas realizadas mediante el falso documental, la que nos ocupa, sin manejar el subgénero propiamente dicho, tiene muchos paralelismos y motivaciones similares con aquellas, sobretodo con Paranormal Activity. Lo primero que choca al comienzo de The Possesion of David O´Reilly es el uso de la cámara. Durante los primeros minutos no sabemos si se trata de un personaje grabando, siguiendo a los protagonistas y grabando zonas de la casa, o de un uso caprichoso del propio director. Pronto nos damos cuenta que se trata de lo segundo. Supongo que la intención, como se irá viendo en el desarrollo, es que la propia cámara sea un personaje más, dar la sensación de que somos nosotros los que rodamos los acontecimientos; o incluso, esto es apreciación personal, dar la sensación de que la fuerza maléfica que más tarde hará estragos se encuentra vigilando en todo momento a los personajes.

La historia tampoco es la típica, como a priori sí parece, de casa encantada con espíritu agresivo jodiendo la marrana y cámaras grabándolo. En realidad, es algo que juega un poco en su contra allá por la mitad del metraje, pues el guión peca de querer convertir en complejo lo que, de por si, es muy sencillo. Algunos personajes, como la mujer embarazada, al estar tan poco desarrollados parecen existir a modo de parche. Luego ya entraríamos en lo previsible que resulta lo que le sucede al amigo de la pareja y su historia con la ex novia.

The Possesion of David O´Reilly acierta de pleno en sus primeros cuarenta minutos. La presentación de los personajes es justita y directa al grano; lo suficiente para ofrecernos, después, dos o tres momentos muy sorprendentes en cuanto a tensión e incluso miedo. Cuando aún no conocemos el misterio y todo resulta extraño y desconocido, el miedo se mueve a sus anchas. La colocación de la cámara, pese a ser tramposa, y los trucos que se usan, igual de tramposos, consiguen inquietar y provocar sobresaltos. El problema viene en la segunda mitad. No es que los cuarenta minutos restantes sean, por entero, decepcionantes; pero se evidencia en ellos que sus directores, los novatos Andrew Cull y Steve Isles, no saben mantener los aciertos ya expuestos. Se les va la pinza, vaya.

Se juega con la confusión, con saber si el afectado por los demonios simplemente está loco y sus visiones son eso, visiones, y está sugestionando a la pareja, o por el contrario todo es cierto y tienen un serio problema sobrenatural entre las paredes.
Hay algo curioso en las interpretaciones de los tres personajes principales. Sobretodo en el caso del David O´ Reilly del titulo. Algo como si sus capacidades interpretativas fuesen en igual decadencia que el propio guión. Al principio se les ve frescos y creíbles, consiguen meterte en situación. Poco a poco da la sensación de que se aburren, no se toman en serio el proyecto o les dejaron de pagar los bocadillos para la merienda. Los grititos del tipo que interpreta a David en la escena cumbre de la embarazada son dignos de las caspas más surrealistas de la Troma.

En conjunto, The Possesion of David O´Reilly queda como un producto irregular. Tal vez demasiado. Hay buenas ideas, y en ocasiones da la sensación de estar ante una agradable sorpresa. Lástima que le cueste mantener el buen nivel y cada dos por tres caiga en estupideces y errores demasiado amateur.

Lo mejor: Por momentos, consigue inquietar e incluso provocar terror.

Lo peor: Las interpretaciones y el guión flojean en algunas partes, restando credibilidad.

Parasomnia

La Bella Durmiente

Parasomnia

Ver ficha completa

  • Título original: Parasomnia
  • Nacionalidad: USA | Año: 2008
  • Director: William Malone
  • Guión: William Malone
  • Intérpretes: Patrick Kilpatrick, Cherilyn Wilson, Dylan Purcell y Jeffrey Combs
  • Argumento: Laura sufre Parasomnia, un extraño trastorno del sueño. Internada en un hospital psiquiátrico, la habitación de al lado está ocupada por el famoso asesino Byron Volpe, quién ha logrado introducirse en los sueños de Laura.

65 |100

Estrellas: 4

Parasomnia

La joven y bella Laura Baxter sufre una extraño trastorno del sueño que se conoce bajo el nombre de parasomnia, y que se traduce en largos períodos de somnolencia tan sólo interrumpidos por breves e inesperados estados de vigilia. Laura ha pasado la mayor parte de su vida dormida y recluida en un hospital psiquiátrico, dónde la han sometido a todo tipo de pruebas.
En una habitación contigua a la suya está encerrado Byron Volpe, un célebre asesino, experto en hipnosis, que ha logrado penetrar en los sueños de Laura, estableciendo entre ambos un terrorífico vínculo de sufrimiento y muerte.
En el tercer vértice del triángulo, Danny Sloan, un joven que conoce a Laura por pura casualidad y se enamora de ella perdidamente.

Imaginad un funambulista caminando sobre el alambre, intentando mantener en todo momento el equilibrio, sin red de seguridad que pueda sujetarlo en caso de dar un paso en falso y precipitarse al vacío.

William Malone (“House on Haunted Hill”, “Fear.com”), guionista y director de esta sorprendente "Parasomnia", es ese funambulista, amante del riesgo y sin miedo a las alturas, que ha decidido mantenerse en pie sobre el alambre para acabar ofreciéndonos una película de terror de bajo presupuesto original, innovadora, extraña y, por momentos, realmente hermosa.

Pero desde luego, el destino final de este funambulista no se escribirá de igual forma por todos aquellos que vean "Parasomnia". La película de William Malone parece, por momentos, un arrebatador y apasionado melodrama romántico cuya historia se centra en el encuentro y la irresistible atracción de dos jóvenes que deberán desafiar el orden establecido para poder permanecer juntos. El terror no parece tener cabida. Muy probablemente los aficionados al género más impacientes acaben deseando que el dichoso funambulista pierda definitivamente el equilibrio y acabe con sus huesos rotos en mil pedazos.

Pero para todos aquellos que conserven un mínimo de paciencia, "Parasomnia" les tiene reservado un buen número de sorpresas que acaban convirtiéndola en una muestra del género fresca y diferente.

En primer lugar hay un villano. Y no es un villano cualquiera. En realidad es uno de los mejores y más logrados villanos que he visto en los últimos tiempos.
Se trata de Byron Volpe (magnífica la actuación de Patrick Kilpatrick), el erudito propietario de una tienda de libros antiguos y de ediciones difíciles de encontrar, cuyos poderes mentales (derivados de sus conocimientos sobre la hipnosis), le permiten controlar la voluntad de otras personas y penetrar en sus sueños. Algo así como una mezcla entre el Dr. Hanibal Lecter y Freddy Krueger.

Las apariciones de Byron Volpe, pese a su tendencia a soltar monólogos de considerable duración (repletos de citas literarias), son siempre contundentes y plenamente convincentes. Un despreciable asesino salvaje y sangriento, a la vez que inteligente y sarcástico; y que desprende carisma por los cuatro costados.

Otro punto a destacar es la estética de la película. El director apuesta fuerte por sumir "Parasomnia" en una constante atmósfera onírica y barroca que no se limita solamente a las secuencias en las que penetramos en los sueños de Laura (por cierto, siempre he odiado las secuencias que transcurren en el interior de un sueño – a no ser que vengan protagonizadas por un tipo con la cara quemada y un jersey a rayas -… Sin embargo, en "Parasomnia", esas escenas en las que viajamos al interior de los sueños de Laura, para tratarse de una película de bajo presupuesto, están resueltas con abrumadora sensibilidad y eficacia).

Los colores, las texturas, los edificios, el cielo… todo parece flotante, como sacado de un sueño (o de una pesadilla. Impresionante la secuencia de los autómatas).
Y cuando el director decide romper ese aire de fantasía lo hace a través de las muertes, de forma abrupta, sin escatimar en sangre y efectos gore (aunque las muertes no son, ni mucho menos, lo más destacable de una película como "Parasomnia").

Por si fuera poco, contamos con un par de policías que, por una vez en la vida, no son los más estúpidos e ineptos de su promoción. Dos policías de la vieja escuela que saben a qué puerta llamar y a quién preguntar (algo nada habitual en un par de policías que se pasean por una producción de terror de serie B). Y además, uno de los investigadores está interpretado, ni más ni menos, que por Jeffrey Combs (“Reanimator”), tan histriónico, exagerado y divertidísimo como nos tiene acostumbrado.

"Parasomnia" es una película distinta. Original. Folletín romántico, amor juvenil, Romeo y Julieta… sangre y terror. La transgresión de un cuento de hadas. No es fácil. El funambulista debe hacer auténticos equilibrios para mantenerse en pie sobre el fino alambre. Para algunos, seguro que el funambulista acabará cayendo y "Parasomnia" se convertirá en una experiencia ridícula y prescindible.
Para otros (un servidor) el funambulista logrará llegar, sano y salvo, al otro lado; y "Parasomnia" habrá sido, finalmente, una historia inusual, atractiva y alejada de las modas. Un cuento extraño, sentimental y terrorífico que recomiendo sin reservas.

Es, sin duda, una película arriesgada. Pero entre tanta secuela, remake, y otras tantas fórmulas vistas en infinidad de ocasiones, considero que vale la pena asumir cierto riesgo y acercarse a "Parasomnia" con la esperanza de ver algo distinto y reconfortante.

Lo mejor: la original historia y Byron Volpe, un asesino a tener muy en cuenta.

Lo peor: es también una historia de amor con un final muy azucarado. No convencerá a muchos aficionados al género de terror.

The Broken

El mal vuelve a esconderse tras los espejos

The Broken

Ver ficha completa

  • Título original: The Broken
  • Nacionalidad: USA | Año: 2009
  • Director: Sean Ellis
  • Guión: Sean Ellis
  • Intérpretes: Lena Headey, Richard Jenkins, Asier Newman
  • Argumento: Gine cree ver en la calle a una mujer que guarda un parecido exacto con ella misa. La sigue y entra en su apartamento, dónde descubrirá una fotografía de su padre. La pesadilla ha comenzado y ninguno de sus allegados estará a salvo.

40 |100

Estrellas: 2

"The Broken" es la primera película reseñada que logró formar parte del cartel del After Dark HorrorFest 2009. En breve espero tener la oportunidad de reseñar el resto de películas que participaron en el Festival (reconocereis que una película pertenede al After Dark porque incluiré, al inicio de la reseña, una pequeña imágen del póster del Festival)

The Broken

After Dark HorrorFest posterSean Ellis ha escogido con "The Broken" el camino del terror psicológico para dar forma a su segunda tentativa como realizador.
Lo cual no deja de ser sorprendente si tenemos en cuenta que el reconocido fotógrafo británico debutó como director de largometrajes en 2006 con "Cashback", una comedia romántica de toques surrealistas y cierto tufillo cool (en la peor acepción del término).

La película da comienzo con un par de espléndidos momentos que, sin llegar a ser demasiado evidentes, sí arrojan algunas posibles pistas sobre la base argumental de "The Broken".
Por un lado una cita de Edgar Allan Poe sobre el tema del doble maligno como reverse tenebroso de nuestro propio yo.
En segundo lugar una serie de placas que revelan una inusual afección coronaria en varios pacientes ingresados en el hospital en el que Gina ejerce funciones de radióloga.

Son apenas un par de instantes fugaces que incluso corren el riesgo de pasar desapercibidos, pero que a Sean Ellis le bastan para establecer los pilares argumentales de "The Broken" (el desdoblamiento de la personalidad, el doble maligno, y la existencia de universos paralelos que intentan penetrar en nuestra realidad) y centrarse, de lleno, en lo que realmente le importa: la creación de una atmósfera de sostenida angustia e intranquilidad que sobrevuele la película de principio a fin.
Y para lograr dicha atmósfera Sean Ellis (junto a su director de fotografía Angus Hudson) recurre a una magnífica y gélida fotografía de tonalidades grisáceas y azules que siempre contribuyen a aumentar el nivel de desasosiego (Sean Ellis vuelve a reivindicarse cómo un estupendo creador de imágenes).

Ese clima de inquietud se ve reforzado con una serie de elementos que se alejan del susto fácil o la violencia sin justificación. La tensión proviene de una simple mirada, de un plano fijo que aparentemente no aporta demasiada información, de un espejo que se hace añicos, de una gotera... (destacar las imágenes que nos dejan entrever la realidad al otro lado del espejo). En apenas un par de ocasiones, muy puntuales, "The Broken" recurre al efecto de sonido para espantar (algo que se agradece... y mucho).

Incluso cuando la película recorre terrenos demasiado comunes del género (el espejo que guarda medicamentos, la ducha, la escena onírica...), la fuerza, frialdad y elegancia de la puesta en escena y la fotografía, ayudan a que dichos momentos no sean todo lo molestos que podrían haber sido.

Por lo tanto, lo que tenemos hasta ahora es un encomiable ejercicio formal puesto al servicio de una lograda ambientación que transmite inquietud con sobrada efectividad.

El problema con "The Broken" aparece cuando intenta ir más allá de lo que nos ofrece esa atmósfera de inquietud en la que Sean Ellis parece haber concentrado todos sus esfuerzos.
"The Broken" es una película de terror, y toda esa tensión acumulada y sostenida debería desembocar, en un momento u otro, en diversas situaciones de horror puro y sincero. Sin embargo, cuando The Broken abandona la senda del suspense y se adentra en el camino del terror, se queda, decididamente, muy corta. A excepción de una soberbia escena que nos remite al Psicosis de Hitchcock, "The Broken" no logra sobresaltarnos. Su capacidad para el impacto directo es muy pobre, muy limitada. No conmociona. No asusta.

Esa misma frialdad y pulcritud que tan buenos resultados arrojan a la hora de crear un clima de tensión, dejan de funcionar en el instante en que el horror puro debe pasar a un primer plano.
Da la impresión de que Sean Ellis, una vez conseguida esa atmósfera de la que tanto os he hablado en la primera parte de esta reseña, no sabe dar un paso adelante y llevar la película a otro nivel.

El otro gran defecto de "The Broken" es que, argumentalmente, es rácana. Me desagradan profundamente aquellas películas de terror que nos ofrecen demasiadas explicaciones. Prefiero disfrutar de un espacio libre para la interpretación, para poder sacar mis propias conclusiones.
Pero, realmente, lo de "The Broken" es, quizás, exagerado. No tenemos prácticamente información alguna sobre lo que está ocurriendo. Sobre cual es el orígen, el destino y la naturaleza de la amenaza. No sabemos prácticamente nada.

Esto nos obliga como espectadores a buscar precedentes que logren situarnos. Para el aficionado al género de la ciencia ficción o el terror no será una tarea complicada. "The Broken" parece, por momentos, la particular revisión de Sean Ellis del clásico dirigido por Don Siegel en 1956 “La Invasión de los Ladrones de Cuerpos”.
Pero para el espectador que no esté tan avezados en el género, la cosa puede resultar bastante más fustrante. Pueden llegar a sentirse huérfanos de referencias y llegar al final de la película sin tener ni idea de lo que está ocurriendo; en cuyo caso la película acabaría siendo una experiencia terriblemente decepcionante.

En definitiva, "The Broken" es un magnífico ejercicio de estilo, dotado de una inquietante atmósfera y unas excelentes actuaciones, pero insuficiente en cuanto a su capacidad para impactar, sobresaltar o provocar miedo.

Lo mejor: la atmósfera de contenida inquietud, la excelente fotografía y el trabajo de los actores.

Lo peor: esa misma atmósfera de inquietud no acaba de culminar en auténtico terror. No impacta, no sobrecoge y, puntualmente, aburre. Además, su argumento es demasiado simple y rácano

¿Dónde conseguirla?
The Broken. DVD-Rip. Formato rmvb