VOD

Sickle

Ley y orden, sangre y visceras

Sickle_grande

Con ecos de Maniac Cop, película de culto protagonizada por Bruce Campbell en 1988, nos llega desde Estados Unidos una producción independiente que no oculta sus cartas. Robert Conway escribe y dirige Sickle, thriller violento y sicótico, donde tenemos a la incombustible Tiffany Shepis (la scream-queen asidua en las noticias de Almas Oscuras e incapaz de decir no a un proyecto que incluya buenas dosis de sangre) y al no menos “promiscuo” Kane Hodder (conocido por ¿interpretar? a Jason Voorhes en muchas entregas de la saga Viernes 13)

El sheriff Slade Sickle (Hodder) posee un insaciable apetito por aplicar implacable el peso de la ley sobre todo lo que crea delictivo. Cuándo una stripper (Shepis), un drogadicto, un DJ y un camarero, recién llegados a la ciudad de Sickle, comente el error de saltarse un stop, se convierten en el próximo objetivo del demente sheriff. Solo la sangre, las balas, y la mutilación saciaran la sed de justicia de Sickle

La verdad que Sickle no promete mucha intelectualidad, sacrificando cualquier elemento culto en pro de la sangre, los disparos salvajes, chicas en top-less (cierta parte del metraje transcurre en un típico bar de streaptease) y mucha, mucha violencia. Vamos, un divertimento descerebrado ideal para una noche insomne del abrasador verano que se va acercando. Esperemos que su estreno en el mercado DVD americano ó latinoamericano se produzca pronto y podamos visionarla mediante distribución digital, porque me extraña que llegue a editarse en España.

Como curiosidad añadir que una de las strippers del bar está interpretada por la despampanante Rena Riffel, la cual realizó un papel de las mismas características en Showgirls (Paul Verhoeven, 1995). Creo que esto lo dice todo ¿cierto?

La dulce mano de la Rosa Blanca

No podrás huir de tu destino

La dulce mano de la Rosa Blanca

Un servidor se va de vacaciones de Semana Santa. No vuelvo hasta el próximo domingo. Bob Rock seguirá por aquí manejando el timón de la nave. No vemos a la vuelta…

La dulce mano de la Rosa BlancaDavide Melini es un joven director y guionista italiano que lleva tres años viviendo en Málaga. Tras su cortometraje El Puzzle, finalista en catorce festivales internacionales y tercera clasificada en el Rome International Film Festival, ahora nos presenta su nuevo trabajo, La dulce mano de la Rosa Blanca (The sweet hand of the white rose), finalista en el Festival de Cine de Málaga.

La dulce mano de la Rosa Blanca es un cortometraje de 16 minutos de duración, rodado originalmente en inglés y posteriormente doblado al castellano y al italiano. y con un presupuesto de 2.000 euros.

Esta es su sinopsis: “¿Cuántas veces has tenido un mal día? ¿Cuántas veces has pensado huir de todo y de todos? Eso es exactamente lo que le pasa a Marcos. Para olvidar una acalorada discusión con su novia, decide coger su coche y marcharse lo más lejos posible. Pero un pequeño despiste cambiará su existencia para siempre…”.

Os dejo con el poster y el trailer oficial de La dulce mano de la Rosa Blanca.

Paternidad al palo

La felicidad de ser padre

Tras el excelente recibimiento que obtuvo en Almas Oscuras Historia Mínima, nuestra buena amiga Natalia Schiaffino nos regala ahora Paternidad al palo, su nuevo relato corto con el que Natalia supera el nivel de crueldad de su primera obra. No os lo perdais…

Robo-Geisha

Geishas transformers, katanas que salen del culo y tetas que escupen ácido

Vampire Girl Vs. Frankenstein Girl aterrizará muy pronto en Almas Oscuras. Y para hacer más llevadera la espera os traigo una película del 2009 (supongo que mucho ya habréis oído hablar de ella) titulada Robo Geisha, escrita y dirigida por Noboru Iguchi, autor de la estupenda The Machine Girl, y con efectos especiales de Yoshihiro Nishimura responsable de los efectos de Tokyo Gore Police.

Lamentablemente no he podido encontrar una sinopsis fiable de Robo Geisha, aunque por otro lado no sé hasta que punto puede resultar interesante conocer de antemano el argumento de la última locura bizarra de estos locos y maravillosos japoneses.

En cualquier caso Robo Geisha apunta a otra nueva salvajada repleta de geisers sangrientos, samurais robots, edificios que sangran, geishas transformers, katanas que salen del culo y ridículos efectos CGI. Todo un festival gore-festivo-disparatado que seguro hará las delicias de muchos.

La buena noticia es que Robo Geisha aparecerá en el mercado DVD y BRay británico, con unos estupendos subtítulos en inglés, a partir del próximo 7 de Junio.

Editado: “Dos hermanas, una geisha y la otra dependienta, son invitadas a actuar en la cena que celebra un tipo muy malote, y acaban siendo reclutadas para su ejército de asesinas profesionales vestidas como geishas. Ah, y de paso también cuentan con mejoras cibernéticas” (cortesía de elniniodecristal).

The Intervention

Los demonios del alcohol

The Intervention es el título del, a priori, interesante debut en la dirección de la actriz Shannon Hile. Un thriller sobrenatural que se reconoce deudor de títulos míticos como La Semilla del Diablo (Rosemary’s Baby, 1968) o El Resplandor (The Shining, 1980).

The Intervention cuenta la historia de ocho personas que en septiembre de 2002 se encerraron en una casa de Los Ángeles para resolver el problema de alcoholismo de su marido, hermano y amigo Matt Garret. Pero los fenómenos paranormales que se suceden durante la noche, tan sólo pueden conducirles a una única y aterradora conclusión: lo que parecía ser un problema de dependencia del alcohol acaba convirtiéndose en un tema de posesión demoníaca.

Actualmente The Intervention se encuentra en proceso de postproducción y a la búsqueda y captura de distribuidores.

Flight of the living dead

Prefiero los zombis a las serpientes

Flight of the Living Dead

Ver ficha completa

  • Título original: Flight of the living dead
  • Nacionalidad: USA | Año: 2007
  • Director: Scott Thomas
  • Guión: Sidney Iwante, Mark Onspaugh
  • Intérpretes: David Chisum, Kristen Kerr, Kevin J. O'Connor
  • Argumento: Un vuelo comercial de Los Ángeles a París se convierte en una auténtica pesadilla cuando los zombis invaden el avión.

60 |100

Estrellas: 4

En 2006, el espabilado David R. Ellis creyó que sería una genial idea combinar el género de las catástrofes aéreas con el de los animales agresivos (en este caso serpientes). Con el avión y las serpientes en el saco, lo único que le faltaba a su cóctel explosivo era encontrar a un actor con cierto carisma que se implicara en el proyecto (Samuel L. Jackson haciendo de… Samuel L. Jackson) y orquestar una campaña de marketing de tres pares de narices que pusiera la miel en los labios a miles de aficionados en todo el mundo.

Finalmente la cosa no fue para tanto, y Snakes on a Plane (Serpientes en el avión, 2006) fue poco más que un par de secuencias de acción dignas de mención y algún que otro chiste facilón con señora gruesa y serpiente urgando en su refajo.

Afortunadamente todo el esfuerzo de David R. Ellis no fue en vano, y al menos sirvió para que otro espabilado, con menos recursos, se viera iluminado por la santa providencia y decidiera que sería una idea, todavía mejor que la anterior, despegar nuevamente el avión y sustituir a las serpientes por muertos vivientes. La fórmula de explotar el exploit, o el exploit al cuadrado.
Es segundo espabilado en cuestión responde al nombre de Scott Thomas, y su Flight of the Living Dead: Outbreak on a Plane (también conocida como Plane Dead) promete un vuelo nada apacible, con una tripulación poco servicial, y un pasaje que buscará alternativas a la bazofia de comida que suelen servir en los aviones.

Durante un vuelo de Los Ángeles a París, un grupo de científicos que huyen de la CIA transporta una caja en al que viaja una colega de profesión afectada por un debastador virus alterado genéticamente. El mal tiempo y las fuertes turbulencias son la causa de que la chica logre escapar. El virus la ha convertido en un zombi hambriento, y muy pronto sembrará el caos y el terror en el interior del avión.

Flight of the Living Dead es una de esas películas en las que resulta inútil destacar las malas interpretaciones, los personajes planos y estereotipados, la demencial excusa argumental, los efectos CGI de segunda categoría o su aspecto general de telefilme para la sobremesa de un domingo.

Posiblemente Flight of the Living Dead tenga en su haber todos estos defectos… y alguno más. Y también es posible que todos estos defectos pongan a prueba la resistencia y paciencia del más pintado. Sin embargo, ¿qué es lo que realmente uno espera – o debería esperar – de una pelicula como Flight of the Living Dead? ¿Buenos actores, un gran guión, efectos de última generación?

Lo único que esperamos encontrar en Flight of the Living Dead son zombis en un avión. Y que cuando se produzca su puesta en escena, el festín de sangre y vísceras esté asegurado y logre cautivar al aficionado al género zombi.

Tras treinta minutos iniciales insufribles, en los que Scott Thomas nos ofrece abundante información acerca de unos personajes que, sencillamente, no merecen tal esfuerzo; el primero de los zombis – nervioso, ágil y de aspecto terrorífico – clava sus dientes sobre el desgraciado de turno que se cruza en su camino (curiosa la tendencia de los zombis de Flight of the Living Dead de saltar siempre a la yugular de sus víctimas, como si fueran vampiros). A partir de este preciso instante Flight of the Living Dead cumple. Se convierte en lo que todos esperábamos: un ir y venir de zombis hambrientos sembrando el caos entre la tripulación y el pasaje de un vuelo comercial a 30.000 pies de altura.

Lo único que nos queda es olvidarnos (quien pueda) de los pésimos personajes y del guión inexistente, y disfrutar del espectáculo. Flight of the Living Dead es sangre (aunque no tanta como sería deseable), gore (también se echa en falta algo más de gore), y muertos vivientes (de estos hay más que suficientes).

Y por el camino, Flight of the Living Dead nos regala un par o tres de momentos para el recuerdo: esos muertos emergiendo del suelo del avión (y que nos remite a la imágen icónica del zombi abandonando la humedad de sus tumbas), el cruel – y divertido – destino de una monja empeñada en superar el trance a golpe de oración, y el buen hacer de un golfista profesional dando su merecido a los zombis.

Flight of the Living Dead no es una buena película, pero lo mejor que se puede decir de ella es que tampoco pretende serlo. Es un simple y honesto entretenimiento zombi de bajo presupuesto hecho por y para los aficionados al subgénero de los muertos vivientes. Y cómo tal… funciona.

Lo mejor: Cuando el primer zombi hace acto de presencia la rueda empieza a girar... y ya no para.

Lo peor: Malos actores, un guión de risa, 30 minutos iniciales que sobran y falta de gore.

Zoombi a la venta...

Llega a las librerías el apocalipsis zombi más cañí

Hoy mismo sale a la venta Zoombi. El Apocalipsis zombi con denominación de orígen, publicada por Dolmen.

Su argumento: ¿Qué pasaría si te despertaras en medio de una invasión… zombi? ¿Dónde te refugiarías? ¿Cómo te enfrentarías a ellos? Ha llegado la hora del Apocalipsis. Un reducto de supervivientes queda atrapado en un pequeño y tranquilo pueblecito. Origanizado como “La Resistencia” y liderados moralmente por un excéntrico estudioso del fenómeno zombi intentarán sobrevivir a su inminente invasión.

Obra del debutante Alberto Bermúdez, quién se autoeditó la primera edición de su novela con una tirada de cien ejemplares (… se agotaron en un suspiro), Zoombi es la novela más original y divertida que he leído en los últimos tiempos en el género de los muertos vivientes.

Por cierto, de esos cien ejemplares autoeditados por el autor, no todos se agotaron. A Alberto le queda alguno en la recámara y pronto, muy pronto, una de esas autoediciones se sorteará en Almas Oscuras entre los acertantes de un nuevo concurso. Permaneced atentos…
Para más información visitad Zoombi.es.

Somos lo que hay

Ser caníbal nunca fue fácil.

El panorama que actualmente nos rodea, a los amantes del cine fantástico, de terror ó como queráis llamar a nuestros variados gustos; no deja de ser complicado y un poco engañoso.

Se estrenan al año, bien en cine ó en distribución doméstica, miles de películas de género y sabéis que pocas son las que realmente llegan a impactar en nuestros curtidos estómagos e insensibles cerebros. Este hecho tiene la cruz de obligarnos, en cierta medida, a escarbar entre la basura para encontrar algo decente que echarnos a los ojos. De esta forma, acabamos viendo al año más películas malas ó irregulares que obras de calidad intachable. Pero todo lo malo tiene su contrapartida y cuando una película de terror brilla, lo hace con una fuerza y una profundidad emocional inigualable.

Este fue el caso de, por ejemplo, Déjame Entrar. Film al que todo el mundo que lo vio se ha rendido. Como dato interesante recalcar que el origen sueco de la producción no es gratuito, parece que año tras año solo sea capaz de ofrecernos gemas del horror, el cine independiente y sobre todo el cine “no-hollywoodiense”, y entiéndase esta etiqueta como todo cine dispuesto a sacrificar tópicos comerciales en pro de una narrativa más intensa; algo que a los norteamericanos le chirría por lo general.

Estas reflexiones vienen a colación de la película: “Somos lo que hay” (disfrutad de su animado Facebook). Film mexicano rodado en Ciudad de México, sin fecha para su estreno comercial todavía. La opera prima del director Jorge Michel Grau ha sido comparada, en su preestreno en el Festival de Cine de Guadalajara celebrado este Marzo, con “Déjame entrar”; no solo en aspectos formales si no, y esto es lo más interesante, en el impacto visual y moral para el espectador.

No en vano, el argumento contiene buenas dosis de trasgresión y violencia (sin ser un festival sangriento innecesario), puesto que habla del canibalismo desde el seno de una familia convencida de su condición de consumidores de carne humana:

Una familia queda desamparada al morir su padre y líder; a partir de ese momento sus tres hijos y su viuda se enfrentan a una tempestad. Los cuatro tendrán que plantar cara a su peor pesadilla: conseguir alimento por sus propios medios. Continuar con sus ritos es vital, deben comer carne humana para sobrevivir. Ahora, por decreto, el mayor de los hermanos, un adolescente desubicado, tendrá que guiar a los suyos para conservar su tradición caníbal, sin saber que, en el intento, tendrá que sacrificar su propia vida.

Según su propio director, natal de Ciudad de México, la depravación social y la violenta estética exhibida en “Somos lo que hay”, no es más que un reflejo de lo visto en las calles donde creció. ¿Mexicanos especulando sobre el canibalismo, con una fuerte carga dramática a la vez qué anti-ética? Pues me parece un proyecto a tener en cuenta y a seguir, yo especialmente espero un equilibrio entre reflexión social y dinámico gore (según he leído, la violencia se hace esperar pero es parte integral del argumento) . Lejos de posturas “hollywoodienses”, es posible que encontremos una de esas joyas destacadas dentro de nuestro cine favorito. Ahora solo falta que las comparaciones positivas y las buenas palabras cristalicen en el metraje más que interesante para esta producción relativamente modesta (casi medio millón de Euros, con una fuerte presencia de financiación estatal)