VOD

Patient X

La amenza de los Aswangs

Yam Laranas, director filipino que allá por el 2004 triunfó en su país de orígen con Sigaw, de la que el pasado año dirigió el correspondiente remake con capital USA y rebautizado como The Echo, vuelve a la carga con una película independiente titulada Patient X.

Patient X cuenta la historia de un joven cuyo hermano fue asesinado sin que el caso llegara nunca a resolverse. Veinte años más tarde, la policía local de una pequeña localidad arresta al posible asesino, y el joven, ahora convertido en un doctor de renombre, deberá volver a enfrentarse a su pasado.

Las cosas se complican al descubrir que varios asesinatos relacionados con el de su hermano, son obra de los Aswangs, criaturas pertenecientes al folklore filipino, que son una especie de animal de rapiña con forma humana, y que comparten ciertas características de los vampiros: tan sólo pueden ser eliminados de la faz de la tierra bajo unas condiciones muy determinadas.

Patient X se ha estrenado en Filipinas este mismo mes de octubre.

La Centinela

Las puertas del infierno están abiertas

La Centinela

Ver ficha completa

  • Título original: The Sentinel
  • Nacionalidad: USA | Año: 1977
  • Director: Michael Winner
  • Guión: Jeffrey Konvitz
  • Intérpretes: Chris Sarandon, Cristina Raines, Martin Balsam
  • Argumento: La modelo Alison Parker se traslada a un viejo edificio de apartamentos. La aparición de unos extraños vecinos y las recurrentes pesadillas conducirán a Alison hacia su terrorífico destino.

73 |100

Estrellas: 4

La Centinela

Gracias a Bob Rock por la recomendación.

Hay dos momentos claves que convierten a La Centinela (The Sentinel, 1977) en una película no sólo rescatable, sino en una obra cumbre a caballo entre dos géneros, en ocasiones tan ligados, como son el satánico y el de las casas encantadas.

Uno de esos instantes es la desasosegante y extraña presencia de los vecinos del inmueble al que se traslada la protagonista de la película.
El otro es un apoteósico tramo final que eleva la cuota de horror y perversión de La Centinela hacia unos registros, hasta el momento, decididamente insospechados.

La Centinela cuenta la historia de Alison Parker (estupenda y bellísima Cristina Raines), una modelo en alza que en plena vorágine profesional y agobiada por el interés de su novio (un abogado de éxito interpretado por Chris Sarandon) por contraer matrimonio, decide mudarse a un viejo bloque de apartamentos para poder estar sola.

Una vez instalada en su nuevo piso, Alison será víctima de continuas pesadillas relacionadas con un oscuro y trágico acontecimiento perteneciente al pasado, y conocerá a sus insólitos, y cada vez más amenazadores, nuevos vecinos. Todo ello le obliga a plantearse si la recomendación de su agente inmobiliaria (una maravillosa Ava Gadner en plena madurez) no fue, quizás, la más acertada.

Michael Winner (más conocido por otorgarle a Charles Bronson el título oficial de vengador urbano en la saga Death Wish – Yo soy la Justicia), basándose en un guión de Jeffrey Konvitz (en el que adaptó su propia novela homónima), construye en La Centinela un intrigante y meritorio ejercicio de amenazas insinuadas, intangibles; de falsas y engañosas apariencias que, poco a poco, van cobrando forma hasta desembocar en un terror físico y emocional en el que el pasado es la clave para entender los horrores del presente y del futuro.

El poder de La Centinela se fundamenta en un enigmático clima de incertidumbre, en el que nada es lo que parece y en el que el terror se refugia bajo personajes y comportamientos, a simple vista, cotidianos.

Pero esa aparente cotidianidad se va transformando (al mismo ritmo en que se deteriora la salud física y psíquica de la protagonista, atormentada por unas terribles pesadillas que evocan un dramático pasaje de su vida) en algo enfermizo, sucio, depravado.
En este mismo sentido hay un par de momentos absolutamente magníficos: la fiesta de celebración del aniversario de un gato, que reúne a todos los vecinos del edificio en una secuencia en la que se respira un clima de agobiante locura; y la rompedora e incomodísima escena protagonizada por una joven e insana Beverly D’Angelo y su madura pareja (una escena que rompe todos los esquemas que nos hayamos podido crear sobre La Centinela hasta el momento y nos presenta una película mucho más tóxica y nociva de lo previsto).

De esta manera, siendo testigos del proceso de autodestrucción de la joven modelo, atormentada por un pasado que la persigue y atenaza hasta dejarla exhausta, y rodeada por las inquietantes presencias que suponen sus nuevos vecinos, La Centinela pone fin a su trayecto a través de un espeluznante tour de force en el que todo queda atado (y bien atado) y en el que se desborda (y se materializa) esa amenaza anteriormente sugerida mediante un impactante y aterrador tramo final que mezcla lo diabólico con lo monstruoso y lo deforme, lo mesiánico con lo apocalíptico; y que nos desvela un destino de la protagonista que, por más podamos intuirlo a mitad de película, no deja de ser sobrecogedor.

Visualmente sugerente (e incluso brillante, gracias sobre todo a la labor de maquillaje de Dick Smith), magníficamente interpretada (con un impresionante elenco de actores “secundarios” que incluye nombres propios de la talla de Ava Gadner, John Carradine, Eli Wallach, José Ferrer, Christopher Walken, Jeff Goldblum…), dotada de un armazón argumental sólido cómo una roca, un ritmo que apenas decae durante todo su metraje (únicamente flojean las secuencias protagonizadas en solitario por el novio de la protagonista), y un aterrador y polémico (*) tramo final; La Centinela se erige como una de las propuestas de género más sugerente, singular y desconocida de los 70. Imprescindible su recuperación.

(*) Para las secuecias del final de la película Michael Winner utilizó decenas de extras con deformidades físicas reales, lo que provocó cierta polémica en el momento de su estreno.

Lo mejor: el magnífico tránsito del terror más soterrado y sugerido al horror expreso y contundente del tramo final.

Lo peor: el personaje del novio de la protagonista.

The Revenant

Un híbrido de zombi y vampiro

Un Revenant supongo que es algó así como un zombi que necesita consumir sangre humana para no acabar descomponiéndose. Al menos eso es lo que se desprende del argumento de The Ravenant, comedia de terror independiente escrita y dirigida por Kerry Prior y protagonizada, entre otros, por David Anders (quizás os suene su cara de la serie Héroes).

The Revenant cuenta la historia del oficial Bart Gregory, muerto en Irak tras una fracasada misión de rescate. Su cuerpo sin vida es repatriado a los USA pero, justo antes de ser enterrado, Bart despierta confundido, aterrorizado y convertido en un putrefacto muerto viviente: un Revenant.

Desesperado, Bart solicita el auxilio de su mejor amigo, Joey Leubner. Tras el pánico sembrado en la sala de urgencias de un hospital, ambos descubrián que la sangre humana es el único medio de mantener a Bart con vida.

The Revenant está teniendo su primer aliento de vida en los diversos festivales especializados (incluyendo el Festival de Sitges, dónde podrá verse dentro de la sección Midnight X-Treme). Después supongo que acabará estrenándose directamente en DVD USA (todavía sin fecha).

The Crazies

Un nuevo remake que sumar a la larga lista

A la espera de que nos llegue Survival of the Dead, ya tenemos a nuestra disposición el trailer de The Crazies, remake de la película homónima filmada en 1973 por el mismísimo George A. Romero y que cuenta la historia de Pierce County, un apacible pueblo de Iowa (se anuncia como el lugar más amistoso sobre la tierra) cuyos principales suministros de agua se ven contaminados por una misteriosa toxina que lleva hasta la locura a todos aquellos vecinos que la consumen... hasta el punto de matarse entre ellos.

Del original recuerdo pocas cosas que vayan más allá de la imagen de los miembros del ejército ataviados con sus trajes blancos anti-radiación (se impone una revisión por mi parte).

La dirección del remake de The Crazies corre a cargo de Breck Eisner (cuyo nombre suena para llevar a cabo las nuevas versiones de Flash Gordon y La Mujer y el Monstruo... original el hombre), y estará protagonizada por Timothy Olyphant, conocido por dar la réplica a Bruce Willis en la última entrega de La Jungla de Cristal (Live Free or Die Hard, 2007).

El estreno en los USA de The Crazies está previsto para el próximo 26 de Febrero.

Bye Bye Sitges 2009

Almas Oscuras (un servidor) no estará en Sitges

Lo he intentado hasta el último momento, pero finalmente no ha sido posible.
Este año me quedo sin poder asistir al Festival de Sitges que, cómo muy bien sabéis, se inició el pasado día 2 de Octubre y se prolongará hasta el próximo día 12.

Lo lamento por todas esas cervezas compartidas con amigos de este blog que quedan pendientes para una próxima edición del Festival y, sobre todo, por perderme, de primera mano, el devenir de Bloody Mirrors en el concurso de cortometrajes.
Ahora me dedicaré a recuperar todos aquellos títulos que estaba dejando pendientes a la espera de si finalmente acudía al Festival (títulos importantes como Grace, Thirst, The Loved Ones o The Collector).

Para todos aquellos que deseéis estar al día sobre lo que acontece en el Festival de Sitges 2009 os recomiendo la página Más Allá de Orión, que durante estos días cambia su tónica habitual de noticias por una crónica diaria del Festival.

Editado: También los amigos de Nekrofílmicos están reseñando las películas más importantes del Festival.

La Historia de Jhon

Un nuevo relato de Bob Rock y nueva muestra de ese mundo interior de horror y fantasía, poblado de monstruos, malformidades y abominaciones, que el bueno de Bob viene compartiendo con nostros desde hace algún tiempo.

Se impone una antología de sus relatos...

La historia de Jhon está basado en una anécdota real ocurrida en una popular cadena de restaurantes y es, a su vez, un homenaje a los episodios más pasados de rosca de Tales from the Crypt.
Obsesiones, mad doctor, criaturas imposibles y algo de sexo... ¡no os lo perdais!

Spike

Un cuento de hadas terrorífico

El estadounidense Robert Beaucage dirige Spike, un cuento de hadas de medianoche en el que una bella joven debe escapar y rescatar a sus amigos de las manos de una terrorífica criatura que la idolatra, y desea, por todos los medios, conservarla a su lado.

Las primeras críticas apuntan a una excelente muestra de horror psicológico que mezcla las texturas de David Lynch con la herencia literaria de los Hermanos Grimm (casi nada...).

Veremos.

Infestation

Una plaga de insectos de lo más recomendable

Infestation

Ver ficha completa

  • Título original: Infestation
  • Nacionalidad: USA | Año: 2009
  • Director: Kyle Rankin
  • Guión: Kyle Rankin
  • Intérpretes: Chris Marquette, Diane Gaeta, Deborah Geffner
  • Argumento: Cooper despierta envuelto en un capullo de seda. Junto a unos cuanto supervivientes deberán hacer frente a una terrible plaga de monstruosos insectos.

69 |100

Estrellas: 4

Infestation

Apenas cinco minutos de metraje (suficientes para facilitarnos una escueta carta de presentación del protagonista) ¡¡¡y empieza la acción!!!

Infestation, película independiente escrita y dirigida por Kyle Rankin, se suma así a la moda imperante de no facilitar ninguna información concluyente sobre las razones que nos conducen hasta el leit motiv de su trama: una delirante (y divertida) invasión de bichos mutantes que desprende un delicioso aroma a las lejanas y añoradas monster B-movies de los cincuenta (Them, Tarántula… con permiso de revisitaciones más actuales como la estupenda Arac Attack, 2002).

Cooper es un teleoperador con muy poco apego al trabajo. A punto de ser despedido por enésima vez, Cooper despierta en la oficina débil y envuelto en una especie de fina tela de seda. La ciudad (y quién sabe si el mundo entero…) ha sido tomado por unos insectos gigantes con aspecto de cucarachas. Nuestro héroe, junto a un reducido grupo de supervivientes, deberá hacer frente a la amenaza.

Siguiendo el ejemplo de Infestation, no me andaré por las ramas: la película de Kyle Rankin es una auténtica delicia. En una reciente entrevista, el director norteamericano declaró que su única intención al afrontar un proyecto como Infestation era la de crear una película de monstruos, al estilo de la vieja escuela, y que resultara lo más fresca, divertida y “cool” que fuera posible… Os puedo asegurar que, en buena parte, ha logrado su objetivo.

Infestation es una inteligente combinación de acción, horror (en menor medida), humor (en mayor medida), y nostalgia. Todo ello ejecutado bajo los estrictos límites impuestos por una producción de bajo costo, pero con un resultado final que destaca muy por encima de sus restricciones presupuestarias.

La historia es harto sencilla y abarca a un reducido número de supervivientes luchando por salir con vida del contratiempo que les ha supuesto encontrarse en mitad de una invasión de monstruos-insectos.

A partir de aquí, todos en Infestation tienen su parcela de protagonismo. Por supuesto los monstruos, una suerte de enormes cucarachas mutantes que son una mezcla de efectos CGI y fabricación artesanal, quedando el resultado final más cercano al cartón-piedra que a la última revolución en creación digital. Y esto último no es, ni mucho menos, una recriminación. Todo lo contrario. El diseño de los monstruos es magnífico, y su aire retro encaja a la perfección con ese homenaje a las viejas monster-movies de los 50 que señalaba al principio de esta reseña. Salvando las distancias, es algo similar a lo que hizo recientemente Frank Darabont en su espectacular adaptación de La Niebla, de Stephen King; y está en las antípodas de los desastrosos mutantes del Soy Leyenda, de Francis Lawrence.

Las secuencias de acción en las que participan los monstruos, sin llegar en ningún momento a ser espectaculares, sí mantienen un acertado ritmo y ofrecen suficientes alicientes como para no desmerecer al resto de la propuesta.
Una especial mención a los impresionantes bichos-humanos, una deforme criatura que nace a consecuencia de la picadura del bicho sobre un humano y que mezcla “lo mejor” de ambas razas en un único organismo. El bicho-humano supone la nota más terrorífica de Infestation, además de traernos ecos –de nuevo salvando las enormes distancias- de esa obra maestra que es La Cosa, de John Carpenter (The Thing, 1982).

Por otro lado los supervivientes, en cuya descripción individual y lazos que se establecen entre los mismos, Kyle Ranking fundamenta gran parte de la fuerza de Infestation.

Pese a que al sobrevolar por las distintas personalidades que se dan cita en Infestation uno pueda pensar que la totalidad de los personajes de la película no hacen más que responder a gastados clichés y arquetipos incapaces de despertar el menor interés (la chica guapa pero estúpida, la chica menos guapa pero mucho más inteligente, el forzudo de buen corazón…), a poco que nos esforcemos un poquito en darles una oportunidad a cada uno de ellos, seremos recompensados con divertidísimos instantes que van desde las ansias de sexo de una de las chicas (cómo único medio a su alcance para sobrellevar el miedo) hasta un severo padre eternamente decepcionado por la actitud de su despreocupado hijo.

A destacar el trabajo del actor Christopher Marquette, quién tiene a su cargo uno de esos papeles (Cooper) susceptibles de convertirse en una auténtica carga difícil de soportar para el espectador (suyas son el 90% de las frases ocurrentes del guión de Infestation), pero que finalmente supera el trance con una naturalidad pasmosa, dibujando a un personaje que no solamente se esfuerza por parecer gracioso, sino que, en muchas ocasiones, acaba siéndolo.

Infestation es un sencillo pero ineludible ejercicio de diversión Serie B plagado de acción, humor, personajes entrañables y monstruos añejos. Cine de doble sesión de un viernes noche, acompañada de palomitas, un “refresco de cola” (un eufemismo para evitar hacerle publicidad a coca-cola… soy adicto), y buena compañía. Bienvenida sea la plaga…

Lo mejor: la sencillez de la propuesta, en este caso, juega a su favor. Simple entretenimiento de serie B con magníficos monstruos y divertidos protagonistas. Nada más… y nada menos.

Lo peor: quizás su falta de pretensiones acabe jugando en su contra. Para algún aficionado puede resultar “demasiado” simple.

¿Dónde conseguirla?
GoreNation: "Infestation" en VOSE.