VOD

La Morgue

Elige otro lugar para descansar en paz

The Morgue

Ver ficha completa

  • Título original: The Morgue
  • Nacionalidad: USA | Año: 2008
  • Director: Halder Gomes y Gerson Sanginitto
  • Guión: Najla Ann Al-Doori y Andrew Pletcher
  • Intérpretes: Bill Cobbs, Chris Devlin, Heather Donahue
  • Argumento: Un grupo de personas se encuentran atrapadas en un morgue. Una a una iran cayendo a manos de un misterioso asesino. Finalmente descubriran que nada es lo que parece.

15 |100

Estrellas: 1

Ante el inminente estreno en España de la película “The Morgue”, en formato DVD, os adelanto el comentario de la misma.

Lo cierto es que me causa muchísima pereza hablaros de una película como “The Morgue”. Posiblemente la misma pereza que experimenté viéndola.

Porque “The Morgue” es una mala película. Sin paliativos, sin atenuantes que puedan jugar a su favor. De forma que intentaré ser breve y me esforzaré para que el trago resulte lo menos amargo posible.

The Morgue

Repasemos su particular decálogo de pecados:

1| Su ritmo cansino y repetitivo. Los directores se empeñan en rellenar los puntos muertos de la película a base de contínuos travellings que recorren los pasadizos supuestamente tenebrosos de la morgue. Y cuando consiguen olvidarse de los pasadizos, recurren a insertos de estatuas mortuorias o planos de la luna llena que no aportan absolutamente nada.

2| Las horribles interpretaciones de todos los actores, del primero al último. Cierto que la historia carece de garra e interés alguno, y que los personajes difícilmente podrían salvarse de la mediocridad del conjunto, pero un poquito más de implicación por parte de unos actores, prácticamente desconocidos, no hubiese estado de más.

3| Carece por completo de la atmósfera inquietante que la trama está pidiendo a gritos.

4| El asesino con menos carisma y menos aterrador que recuerdo.

5| Un guión repetitivo y repleto de incongruencias.
Dejan a un tipo solo en una habitación y aparece muerto, sin que sepan qué le ha ocurrido. Acto seguido dejan a una niña sola en la misma habitación ¿?
Incluso uno de los personajes conoce el nombre de otro sin que nadie se lo haya dicho.

6| Unas muertes insulsas y carentes de imaginación.

7| Una historia pretendidamente original pero que, finalmente, acaba siendo demasiado previsible. Prefiero no contaros nada sobre la historia y su desenlace (si a alguno se le ocurre verla, el final es, quizás, el único aliciente que le quedará), pero si buscáis una película digna con una trama similar a "The Morgue", os recomiendo “Dead End (Atajo al infierno)” (2003).

Y eso es todo. Sí, ya sé que no he llegado a los diez pecados. Pero creo que tampoco es necesario. A estas alturas todos os hacéis una idea del despropósito al que nos enfrentamos. “The Morgue” no sirve ni para pasar el rato. Un desastre de principio a fin.

Es vergonzoso que películas como estas nos lleguen al mercado doméstico pocos meses después de su estreno, y que todavía estén pendiente de distribución películas como “Frontiere(s)” (2007) o “À l’Intérieur” (2007).

Lo mejor: El desenlace de la trama.

Lo peor: Que se haya hecho.

After Dark HorrorFest III

Ya está en marcha la tercera entrega del After Dark HorroFest (8 Films to die for), uno de los festivales que más expectación crean entre los aficionados al género.
Se celebrará del 9 al 15 de febrero del próximo año 2009.
Aquí os dejo una breve reseña de las películas que, hasta el momento, estan confirmadas.

The Broken BROKEN:
Dirigida por Sean Ellis y protagonizada por Lena Headey y Richard Jenkins, cuenta la historia de una radióloga de éxito que cree haber visto a una mujer idéntica a ella conducir un coche por una concurrida calle londinense. Sus investigaciones le llevarán a descubrir un terrible secreto en el que están envueltos familiares y amigos, llegando a la conclusión de que no hay nadie en quién confiar.

Slaughter SLAUGHTER:
Huyendo de una relación fracasada, Faith se refugia en la granja propiedad de la familia de Lola, una buena amiga. Pronto Faith sospechará que algo extraño está ocurriendo. El padre y el hermano de Lola, por lo visto, se dedican a matar algo más que animales en el interior de la granja.

Perkins 14 PERKINS 14:
Perkins 14 es la propuesta más curiosa de esta edición. Ganadora de un concurso organizado por el Alter Dark Festival y Massify.com, es la primera película cuya idea se ha gestado por completo a través de la red (mediante las aportaciones de la comunidad de Massify.com).
La historia gira entorno a Perkins, inestable mentalmente desde el asesinato de sus padres cuando tenía 6 años. Al cumplir 34, secuestra a 14 personas de su pueblo natal para crear un ejército de psychokillers.

Buterfly effect BUTTERFLY EFFECT:REVELATION:
La tercera parte de la saga que se inició con Butterfly Effect, protagonizada por Ashton Kutcher. Personalmente ni siquiera sabía que existiera una segunda parte. No me interesa.

From Within FROM WITHIN:
La pequeña y cristiana localidad de Grovetown está experimentando una serie de extraños suicidios entre sus habitantes. La joven Lindsay sospecha que ella puede ser la próxima víctima.

Dying Breed DYING BREED:
La zoóloga Nina, acompañada de su equipo habitual, está empeñada en demostrar la existencia de los dientes de sable en la isla de Tasmania. Una vez en la isla deberán enfrentarse a una amenaza todavía peor que la de los sables: los descendientes caníbales de un mítico convicto, fugado de la prisión en 1824, conocido como The Pieman.

Autopsy AUTOPSY:
Un grupo de jóvenes viajan por una solitaria carretera cuando son envestidos por otro automóvil. La ambulancia no tarda en llegar y transportar a los heridos a un misterioso y casi vacío hospital. Pronto se darán cuenta que han sido víctimas de una trampa mortal y que en el hospital se llevan a cabo inhumanos experimentos. Descrita como una mezcla entre la tensión y el horror de “La Matanza de Texas” y la cruda veracidad de “Hostel” o “Saw” (ya será menos…).

Feast 3: The Happy Finish

Cover de la portada del DVD y primera sinopsis.

Feast III: The Happy Finish Desde EE.UU nos llega el cover de la portada del DVD de la culminación a la saga iniciada con "Feast (Atrapados)", cuyo título original es el de "Feast 3: The Happy Finish" (su salida en DVD está prevista, en EE.UU, para febrero de 2009).

La película vuelve a estar dirigida por John Gulager, mientras que Patrick Melton y Marcus Dunstan repiten en el guión.

La situación nos remonta a instantes después de lo sucedido en "Feast 2: Sloopy Seconds".
Los pocos supervivientes del anterior film son rescatados por un misterioso profeta que se hace llamar Shot Bus Gus, y que, por lo visto, tiene la extraña habilidad de controlar mentalmente a las bestias.
Juntos iniciaran la travesía a la gran ciudad.
Durante el camino contarán con la inestimable ayuda de Jean-Claude Seagal (¿?), experto en kárate, y saldrán a luz algunos detalles reveladores sobre la procedencia de los monstruos. Los conocimientos que adquieran sobre la verdadera naturaleza de sus terribles enemigos será vital para salir victoriosos en la batalla final.

Esperemos que esta nueva entrega -¿y última?- de la saga Feast esté, como mínimo, a la altura de las dos anteriores. El póster y la primera sinopsis prometen más de lo mismo: monstruos, chicas, sangrientos enfrentamientos, una extravagante galería de personajes y, por si fuera poco, un experto en artes marciales de ridículo nombre.
Os seguiré informando.

Wicked Lake

Cuatro chicas y muchos despropósitos

Wicked Lake

Ver ficha completa

  • Título original: Wicked Lake
  • Nacionalidad: USA | Año: 2008
  • Director: Zack Passero
  • Guión: Adam Rockoff y Chris Sivertson
  • Intérpretes: Angela Bettis, Marc Senter, Michael Esparza y Robin Sydney
  • Argumento: Cuatro amigas con un terrorífico secreto, deciden pasar un tranquilo fin de semana a la orilla de un lago. Una família de chalados les acosarán sin conocer el peligro que les aguarda.

20 |100

Estrellas: 1

Tengo la impresión de que, en lo últimos tiempos, existe una peligrosa tendencia a creer que tan sólo la mezcla de subgéneros puede generar un resultado final original e innovador. No es cierto.
No es que tenga nada en contra de combinar géneros. Es cierto que dicha práctica ha dado, en muchas ocasiones, resultados excelentes. Lo que resulta un error es pensar que tan solo con la mezcla indiscriminada de géneros se puede lograr algo novedoso y con cierto interés.

"Wicked Lake" se suma a esta práctica, combinando dos subgéneros que, a priori, podrían hacernos pensar en un resultado exótico, fuera de lo común. Se trata del sexploitation más enfermizo (al estilo de la mítica “La violencia del sexo” -I Spit on your grave, 1978-), y el mucho más actual torture-porn, con la saga "Hostel" como principal referencia.

¿Consigue Zach Passero, director del film, con esta mixtura de subgéneros, un producto realmene fresco, original y digno de destacarse por encima de la media?. La respuesta es no. En absoluto.

Wicked Lake

"Wicked Lake" es una película de bajo presupuesto, y eso se nota en cada uno de sus fotogramas. Fotografía pésima, situaciones ridículas que ni tan siguiera pueden ser tomadas con cierto humor, actuaciones horribles, como hacía tiempo que no veía (principalmente de todo el elenco masculino), un guión incongruente y repetitivo, una ridícula pareja de policías cuya aparición causa vergüenza ajena, y lo peor de todo, un desarrollo de la trama que pierde todo su interés en los diez primeros minutos de la película, desaprovechando así un punto de partida que se presumía interesante e incluso excitante.

Porque contar con cuatro universitarias, con cuerpo de escándalo –y sin reparos a la hora de mostrarlo en todo su esplendor-, dispuestas a ofrecernos toda clase de tocamientos lésbicos; no es suficiente. Se agradece, pero no es suficiente.

Y es que "Wicked Lake" se queda corta prácticamente en todo. Como muestra del género sexploitation, que intenta sacar rendimiento del cóctel violencia-vejación sexual, no acaba siendo lo suficientemente bizarra ni provocativa.
El ultraje y maltrato al que se ven sometidas las protagonistas, en el primer tercio de la película, no llega, ni siquiera, a incomodar al espectador. Con lo cual, tenemos que contabilizarlo como un nuevo fracaso.

La segunda parte del film (producto de un estimable giro de la historia en el que las víctimas pasan a ser verdugos, y viceversa) es una nueva muestra de ese subgénero, tan de moda hoy en día, que es el torture-porn o gorno (acrónico de “gore” y “porno”), y que se fundamenta en la exhibición realista, explícita y detallada, de escenas de tortura, sadismo y violencia extrema.
En esta tesitura, "Wicked Lake" sale un poco mejor parada (aunque tampoco demasiado), gracias a un par de escenas que logran transmitir cierta sensación de desasosiego y asco.
Pero sigue sin ser suficiente. Es en esos momentos cuando su condición de cinta casi amateur, pobre tanto en recursos como en talento, se hace más evidente. Los efectos gore son un desastre. Las situaciones de tortura intentan añadir un plus de sensualidad aprovechando las aptitudes físicas de las cuatro protagonistas femeninas, pero se quedan en el intento, debido a la pobreza de la puesta en escena y a unas interpretaciones que dan lástima.

En definitiva, una buena idea de partida echada por tierra por un errático desarrollo y una película que nunca logra superar su precariedad de medios (tanto económicos como creativos y de talento).
Lástima.

Lo mejor: Siempre nos quedaran las muy dotadas –físicamente- protagonistas de la historia.

Lo peor: Casi todo lo demás.

Por fin... Guerra Mundial Z

Nuevas noticias sobre la adaptación al cine de "Guerra Mundial Z"

Guerra Mundial Z Supongo que a estas alturas todos habreis leido el artículo que publiqué un par de semanas atrás, bajo el título de “Mi particular trilogía zombie”, y por lo tanto conocereís la obra definitiva sobre el holocausto zombie, escrita por el estadounidense Max Brooks y titulada “Guerra Mundial Z” (World War Z: An Oral History of the Zombie War, 2006)… -que levanten la mano las dos personas que han leido dicho artículo-... Y para los despistados que todavía no lo hayais leido, deciros que el libro recopila el material obtenido por el autor durante las entrevistas realizadas a diversos testimonios que tomaron parte en la denominada Guerra Mundial Z (la guerra que enfrentó a la totalidad de la raza humana contra los zombies). El resultado final de las entrevistas se añadirá al actual Informe de la Comisión de Postguerra de Naciones Unidas, con el fin de dotarlo de cierto “factor humano”.

El libro es una auténtica obra maestra que entusiasmará incluso a quienes no sean seguidores del subgénero zombie. En EE.UU se convirtió en un best-seller de forma inmediata a su publicación.

Plan B, la productora propiedad de Brad Pitt, se hizo rapidamente con los derechos cinematográficos, y desde ese mismo instante, los rumores surgidos acerca de su adaptación han sido constantes.

Ahora, por fin, nos llegan las primeras noticias importantes sobre el proyecto. Ni más ni menos que el nombre de su posible director: Marc Foster, el flamante director de la última entrega de James Bond, “Quantum of Solace”.
Dando un vistazo rápido a la filmografía selecta del director suizo –“Monster’s Ball” (2001), “Más extraño que la ficción” (Stranger than fiction, 2006), “Cometas en el cielo” (The Kite Runner, 2008)- uno tiende a pensar que su elección para llevar a cabo un historia de guerra total entre hombres y zombies, no parece, ni de lejos, la más acertada.
Sin embargo, el panorama parece haber cambiado en el último año, con la entrada en escena del inefable agente secreto al servicio de su majestad. Con la rúbrica del último James Bond, Marc Foster parece haber dado un giro determinante a su carrera. Si sus aptitudes como cineasta de acción se ven reconocidas por crítica y, sobre todo, público, Foster habrá conseguido un valioso crédito para postularse como una opción a tener muy en cuenta en grandes producciones como la que, seguro, será la adaptación de "Guerra Mundial Z".

En este sentido quisiera destacar la excelente crítica que James Wallestein realiza sobre "Quantum of Solace" en su blog Dimensión Fantástica; y que, por desgracia, no invita al optimismo.

Trailer Park of Terror

Una vuelta de tuerca al slasher

Trailer Park of Terror

Ver ficha completa

  • Título original: Trailer Park of Terror
  • Nacionalidad: USA | Año: 2008
  • Director: Steven Goldmann
  • Guión: Timothy Dolan
  • Intérpretes: J.P. Manoux, Nichole Hiltz, Priscilla Barnes
  • Argumento: Un grupo de jóvenes inadaptados se ve obligado a pasar la noche en un parque de remolques habitado por zombies sureños.

60 |100

Estrellas: 3

Hay quiénes se han apresurado en vaticinar el fin del slasher o body count como subgénero del terror (película con psicópata asesino –generalmente con máscara- que da buena cuenta de un grupo de jóvenes incautos y sexualmente sobreexcitados).
Recurren, como principales argumentos, al desgaste del género y a su incapacidad para ofrecernos algo que resulte mínimamente original o novedoso - algo que no hayamos visto ya en un centenar de ocasiones-.

Y lo cierto es que razones para realizar tales afirmaciones no les faltan.
La sobreexplotación de los 80 (Halloween, Viernes 14, Maniac Cop, Prom Night,...). Kevin Williamson -autor de los guiones de “Scream” (Scream, 1996) y “Sé lo que hicisteis el último Verano” (I Know What You Did Last Summer, 1997)- empeñado en dejar al descuebierto las tripas del género durante los 90. La reiteración –hasta la extenuación- de tramas, situaciones y personajes, de forma que tienes la sensación de estar viendo siempre la misma película.
Un subgénero regido por estrictos esquemas, tanto de fondo como de forma, que apenas dejan lugar para la sorpresa.

Hemos llegado a un punto en el que el único factor a tener en cuenta para determinar la validez o no de un slasher es la inventiva del director y guionista a la hora de diseñar las distintas muertes que se suceden durante la película.

Es necesario buscar nuevas salidas. Romper los esquemas clásicos del subgénero y superar sus anquilosados vicios. Darle, en definitiva, una nueva vuelta de tuerca.

En este sentido, “Trailer Park of Terror” nos intenta aportar una solución.
Steven Goldmann ha realizado una modesta película de terror, basada en un cómic de la editorial Imperium, que se empeña en forzar los límites del slasher hasta conseguir que las fronteras del mismo género se diluyan y que el resultado final de su propuesta sea algo totalmente distinto a lo que hayamos visto antes (y que incluso nos cueste identificarlo como un auténtico slasher).

Trailer Park of Terror

¿Y cómo lo consigue? Pues a base de acumular situaciones, personajes y lugares que se sitúan en el extremo opuesto a lo que podríamos considerar como un clásico slasher.
De esta manera, en “Trailer Park of Terror” se dan cita un diablo con aspecto de cowboy, zombies paletos sureños, decapitaciones, mutilaciones, un intento de grabación de una película porno-amateur-snuff, drogas, sexo, canibalismo, humor ofensivo, y hasta una increible y nauseabunda escena de torture porn que supera en sadismo y crueldad a cualquiera de las vistas en “Hostel” (2006) o “Saw” (2004).

“Trailer Park of Terror” apuesta contínuamente por lo grotesco e incluso por lo extravagante y absurdo. Y es que escenas como la del zombie que explota en mil pedazos para, momentos después, recomponer su cuerpo a base de cinta aislante, nos obligan a no tormarnos demasiado en serio nada de lo que ocurre, por muy repulsivo y sucio que, en ocasiones, resulte.

Finalmente, los esfuerzos de Goldmann por redefinir el género del slasher obtiene resultados parciales.
La película es terriblemente entretenida desde su inicio. Las muertes son originales y vistosas (al fin y al cabo estamos ante la presencia de un slasher, por lo que las muertes son un factor importante –aunque nunca debería ser el único factor-), los maquillajes de los zombies son más que correctos, las actuaciones rozan un buen nivel, y los recursos gore son generosos y con un alto y satisfactorio grado de brutalidad.
Sin embargo tengo la sensación de que el director, en su afán de acumular un exceso tras otro y no caer, en ningún momento, en la previsibilidad; olvida darle una mayor consistencia al argumento.
Por momentos, la historia se le va de las manos. Personajes como el cowboy diablo no se sabe muy bien qué papel juega. Tampoco queda muy claro como la linda Norma pasa de inocente muchachita, vejada y vilipendiada por sus aborrecibles vecinos, a ser la líder de una pandilla de estrafalarios y hambrientos zombies sureños.

Pese a sus defectos, “Trailer Park of Terror” es una nueva y recomendable muestra de serie B norteamericana cuya principal virtud es ofrecer una versión distorsionada y original del –supuestamente desgastado- subgénero slasher.

Lo mejor: Consigue superar las estrictas limitacioes del slasher.

Lo peor: Ciertas inconsistencias del guión. Y por el amor de Dios, ¿cómo es posible que una película con abundancia de escenas brutales, sádicas y crueles; muestre a un par de jovenes follando sin quitarse la ropa interior?

El Vagón de la Muerte

Una nueva oportunidad para Clive Barker

El Vagón de la muerte

Ver ficha completa

  • Título original: Midnight meat train
  • Nacionalidad: USA | Año: 2008
  • Director: Ryuhei Kitamura
  • Guión: Jeff Buhler
  • Intérpretes: Bradley Cooper, Leslie Bibb y Vinnie Jones
  • Argumento: La necesidad de Leon por retratar con su cámara el lado más oscuro de la ciudad, le pondrá tras la pista de un temible carnicero que tiene en el metro su base de operaciones.

81 |100

Estrellas: 5

El vagón de la muerte

Las adaptaciones al cine de obras literarias siempre son complicadas y generalmente insatisfactorias para el lector que, previamente al visionado del film, ha disfrutado del relato con la mente vacía de imágenes preconcebidas.

Comparar nuestras sensaciones tras leer un relato o novela, a la personal y, probablemente, distinta visión que sobre la misma historia aportan un guionista y un director de cine, suele ser un mecanismo complicado que, en muchas ocasiones, nos lleva a distanciarnos o incluso aborrecer la película en cuestión.

“Midnight Meat Train” es la adaptación que el director Ryuhei Kitamura (Versus, 2000; Azumi, 2003 ) y el guionista Jeff Buhler han realizado del relato corto del mismo título escrito por Clive Barker, y publicado en la antología “Books of Blood” (Libros de sangre).

Intentaré evitar, en la medida de lo posible, cualquier comparación entre el magnífico texto de Clive Barker y los resultados obtenidos por Kitamura en la adaptación cinematográfica del mismo. Soy consciente de que esta decisión es susceptible de muchas críticas, sobre todo por parte de quienes –como yo- conocéis el relato original con anterioridad a la película. Sin embargo creo que es la decisión más justa para todos aquellos que desconocen el relato y esperan, únicamente, un comentario sobre los valores intrínsecos del film.

Pues bien, dicho esto, no me queda otro remedio que señalar “Midnight meat train” como una de las mejores películas de terror en lo que llevamos de año.

Desconozco la obra anterior de Kitamura, pero en “Midnight meat train” el director demuestra una fabulosa inventiva visual a la hora de recorrer los claustrofóbicos vagones de tren en los que se originan la mayor parte de las terribles y sangrientas muertes, causadas por un personaje –el carnicero- que, desde ya, debería entrar, con toda clase de honores, en el salón de la fama de los mejores asesinos de la historia del cine.

Y es que la personalidad y el carisma de ese brutal carnicero, interpretado de forma magistral por el exfutbolista Vinnie Jones (me pregunto si le hará gracia que se le siga recordando como un exfutbolista) es, sin lugar a dudas, uno de los platos fuertes de "Midnight meat train". Con una economía de gestos admirable y una descomunal presencia física, Vinnie Jones se basta para convertir su personaje del carnicero en la verdadera estrella de la función. Armado con un contundente mazo y un afilado garfio (¿un homenaje a Candyman, otro personaje salido de la mente de Barker?), el carnicero nos deleita con algunas de las mejores y más poderosas e imaginativas secuencias de asesinatos de los últimos tiempos.

Cuando el salvaje y despiadado carnicero entra en acción, la película sube muchos enteros. A ello contribuye también la excelente fotografía de aquellas secuencias que suceden en el interior de los fríos y perturbadores vagones de tren, hábitat natural del asesino. La imagen de los cuerpos colgados boca abajo, sujetos por ganchos que desgarran sus pies, y desangrándose cuan terneros en el matadero, es de aquellas que te quedan grabadas en la retina por mucho tiempo.

La trama de investigación por parte del fotógrafo, y la relación que éste mantiene con su novia son correctas, funcionales. No es que tengan nada destacable, pero al menos tampoco sucumben al tedio y el aburrimiento, un riesgo presente en todo el metraje debido a la fuerza de las escenas que hacen referencia al tren y al carnicero.

Incluso la que es, sin duda, la parte más controvertida de la película, logró convencerme. Me estoy refiriendo a la secuencia final de la misma, en la que se produce un giro sobrenatural de la historia muy ligado a la mitología creada, a lo largo de su carrera, por Clive Barker (por algo se le conoce como “el escritor de lo inhumano”).
Es cierto que el desenlace de la película difiere bastante del relato original, y que la entrada en escena de determinados personajes –no quiero desvelar nada- queda algo huérfana de explicaciones e incluso carece de la fuerza e intensidad que hubiera sido deseable.
Por suerte, la confrontación final entre el carnicero y el fotógrafo sí está a la altura de las circunstancias y nos devuelve el excelente sabor de boca de una película que, por mi parte, accede directamente al altar de los clásicos.

(Por cierto, no logro hacerme una idea del alivio que debieron sentir todos los delanteros de la Premier League inglesa al enterarse de que Vinnie Jones, el que fuera durante años jugador del Wimbledon (apodado “The hard man” – el hombre duro- o “The Axe” –el hacha-), decidiera abandonar su carrera deportiva en favor de su carrera como actor. Encontrarse a este hombre en un campo de fútbol sí tenía que ser una experiencia realmente terrorífica…).

Lo mejor: Que por fin se haga justicia al talento de Clive Barker.

Lo peor: Ciertas concesiones a la galeria que no aportan nada (p. ej. el momento en que el fotógrafo se surte de toda clase de cuchillos y machetes para hacer frente al carnicero).

"Cannibals"

Ruggero Deodato trabaja en la secuela de "Holocausto Caníbal"

Holocausto Caníbal Cannibals Antes de nada reconocer que conozco muy poco de la obra del director italiano Ruggero Deodato. En realidad soy incapaz de recordar otro título que no sea el de su obra más célebre y controvertida: la mítica Holocausto Caníbal (Cannibal Holocaust, 1980).

Por si alguien no lo recuerda (o lo que es mucho más grave, alguien todavía no la ha visto), "Holocausto Caníbal" cuenta la historia de cuatro reporteros que viajan al Amazonas para rodar un documental sobre supuestas tribus antropófagas que habitan la zona. Este primer grupo desaparece sin dejar rastro, y un segundo grupo, liderado por el antropólogo Harold Monroe, viaja al Amazonas para averiguar cual fue el destino de sus predecesores.
Lo único que encuentran en el interior de la selva son las cintas de video grabadas por el equipo de periodistas desparecido. De vuelta a Nueva York tendrán tiempo de examinar en profundidad el contenido de dichas cintas.

La película estuvo condenada al ostracismo desde un principio. Vapuleada en su momento por la crítica, censurada en más de 55 paises (cifra que forma parte de la leyenda, pero que nunca fue corroborada), y objeto de la ira de grupos defensores de los animales (el film de Deodato no escatimaba en vivisecciones animales reales); “Holocausto Caníbal” se ganó a pulso el título de película maldita (hasta el punto de que se llegó a rumorear que las escenas más duras, en las que se mutilaba, descuartizaba, y engullía a los protagonistas humanos, eran reales), siendo reivindicada por posteriores generaciones como una auténtica pieza de culto.

¿Pero por qué motivo os vengo a hablar, precisamente ahora, de una película como Holocausto Caníbal?

La razón no es otra que el anuncio de un nuevo proyecto cinematográfico por parte de Ruggero Deodato. Y no estoy hablando de un proyecto cualquiera. Ni más ni menos que la secuela de "Holocausto Caníbal", conocida, por el momento, con el nombre de "Cannibals".

Poco se sabe de este nuevo proyecto, excepto que Deodato está teniendo muchos problemas con los productores para seguir adelante con el mismo. Por lo visto, quienes ponen el dinero sobre la mesa, han decido que sería conveniente prescindir de algunas escenas en aras a preservar la viabilidad económica del proyecto. Por supuesto, Rueggero Deodato se niega a ello.

Lo que sí ha trascendido es el póster de la película, y aquí me gustaría hacer un inciso y hablaros de una anécdota que tiene que ver con el póster de la primera película. Y es que "Holocausto Caníbal" fue la única película que me provocó pesadillas nocturnas –durante mi adolescencia- antes incluso de llegar a verla.
¿La razón de ello? Un salvaje –e inolvidable- póster promocional que incluía a una chica desnuda y empalada en mitad de la selva y con el cuerpo cubierto de sangre. Recuerdo que lo vi reproducido por primera vez en un fanzine underground –cuyo nombre soy incapaz de recordar, lo siento- y que el impacto recibido fue tremendo.

Pues bien, el póster de "Cannibals", continuación de "Holocausto Caníbal", ha tenido el acierto de no olvidar la herencia de su predecesora, y ha incluido la misma imagen de la chica empalada, sustituyendo la letra "i" del título.
Os dejo los dos pósters para que podais comparar.