VOD

Walking Distance

El terror se esconde en tu propia comunidad

Walking Distance Mel House, director norteamericano que hace apenas un año sorprendió con una desquiciada adaptación del universo de H.P. Lovecraft titulada "Closet Space" (2007), nos presenta ahora "Walking Distance"; que el propio realizador describe como "enfermiza y dañina, pero especial"

La historia se desarrolla en una tranquila y apacible comunidad, que aparenta ser el vecindario perfecto pero que en realidad -y no podía ser de otra manera- oculta un terrible y sangriento secreto. Un par de agentes del FBI inician una investigación que intentará esclarecer los hechos.

Os dejo el trailer oficial de la pelícuyla por si os apetece echarle un vistazo. Si os decidís a hacerlo, no os perdais los sangrientos instantes finales. Son los que me han decidido a presentaros el proyecto...

Dejame entrar: el libro

La novela que inspiró al mejor film de la presente temporada

Hace unos días os presenté la reseña de "Déjame Entrar", la impresionante película sueca sobre vampiros adolescentes (y por Dios, que a nadie se le ocurra, ni por un instante, que tiene algo que ver con esa ñoñería titulada "Crepúsculo" -Twilight-) a la que no dudé en catalogar como la mejor película del año.

Ahora, Ana Rosa Camblor, una amiga de Almas Oscuras entusiasta tanto de la película como del libro que la inspiró, nos habla de éste último.

Déjame entrar libro "Déjame entrar es una novela de terror que, por muchas veces que lo leas, siempre te dejará sin palabras.
Su autor John Ajvide Lindqvist, narra la historia llevándola a temas de la vida real, mezclado con la ficción. Describe a los personajes de una manera especial y desencadena en el libro sus diferentes problemas y situaciones. Cada personaje tiene una particularidad especial, consiguiendo ese realismo que hace que nos metamos en la trama desde el principio, haciéndonos en algún momento sentirnos identificados con los mismos personajes.

La historia se narra desde el frío suburbio de Blackeberg, Estocolmo, Suecia, a comienzos de los años ochenta, sobre el mes de noviembre. Rodeado en un ambiente frío y invernal que hace de la historia más interesante y terrorífica. Dentro de la historia se encuentra la vida de un chico de doce años llamado Oskar, vive con su madre, al que la esconde su continuo abuso escolar por parte de sus compañeros de clase, su problema de incontinencia, el cual intenta hacer pasar desapercibido con una “bola de pis” que suele llevar encima, y su gusto por coleccionar recortes de periódico sobre asesinatos. Oskar se encuentra sobrellevando una vida sin amigos, soportando a veces problemas familiares, lo que le hace estar entre un mundo marginal y triste.

Una tarde conoce a su nueva vecina, se hace llamar “Eli”, una niña de doce años, misteriosa pero sorprendente e interesante para Oskar, el cual se da cuenta, a medida que la conoce, que no es como las demás niñas de su edad. Vive con su padre en el piso contiguo al de Oskar, por lo que el chico empieza a interesarse por la joven, pues tiende a tener una personalidad muy enigmática, desprende un olor extraño, nunca tiene frio y parece esconder tras su personalidad un ser que no tardará mucho en darse a conocer.

A medida que se narra la historia se cometen extraños asesinatos en el pueblo, que pondrán en tensión a los habitantes. ¿Es posible que se relacionen con la llegada al pueblo de la niña y su supuesto padre? Muy pronto Oskar se dará cuenta de que su nueva amistad es más especial de lo que él cree…

Una novela altamente recomendada para aquellos fans del terror y el misterio, que esperan encontrarse con una historia distinta y cautivadora, capaz de ser llevada a situaciones muy extremas.

Si piensas que el terror se esconde más allá del suspense y el miedo, entonces este es tu libro.

Mencionar que esta novela ha sido llevada a la pantalla grande, llevando consigo excelentes críticas, al igual que la novela misma, la cual ha sido muy bien criticada tanto en Suecia como en diferentes países.
Si crees haberlo leído todo, espera a encontrarte con tus mayores miedos dentro de esta fantástica novela que no tardará en engancharte y llevarte a un mundo en el que el mismo terror se esconde tras el cuerpo de una inocente niña...

¿Dejarías entrar a tu casa al amor de tu vida aunque supieras que es la muerte?"

Muchas gracias Ana...

Premios para Almas Oscuras

Premios Symbelmine y Blog Simpático

Premio Symbelmine Es un honor para mi presentaros los primeros premios blogger recogidos por Almas Oscuras.
Muchísimas gracias a los amigos de La ciudad que nunca duerme, y El diario de Darkerr por acordarse de mí.
Un magnífico estímulo para seguir adelante con renovadas ilusiones y sacando tiempo de dónde no lo tengo.

Al recibir este premio, se deben acatar unas reglas, así que las diré a continuación:

1. Elegir 7 blogs o sitios de Internet que hayas decidido premiar también y enlazarlos en el post escrito.
2. Escribir un post mostrando el premio, citar el nombre del blog o web que te lo regala y notificar a tus elegidos con un comentario.
3. Opcional: Exhibir el Premio en tu blog.

Ahí van mis favoritos (el orden es aleatorio):

La La Morgue Cinema: por su radical selección de películas gore.
La Planet Rodríguez: por su maestría al comentar películas de género.
El Blog del Sr. Pons: por su compromiso y generosidad.
La Mansión del Terror: por su punto de vista, a menudo, distinto al mio.
The Redrum Blog: por sus estupendos reviews.
Gorenation: por descubrirme nuevas películas.
Diario de una mente perturbada: por su claridad y lucidez a la hora de exponer sus ideas.

Por supuesto no están todos los que son. Quisiera aprovechar el momento para agradecer a todos aquellos que, de una forma u otra me han ayudado a emprender el camino de Almas Oscuras. Gracias a todos.
Y agradecer especialmente a Lucksaw su mención en el premio Blog Simpático.

Ratas

Nueva sección de relatos de terror en Almas Oscuras

Estreno nueva sección de relatos de terror en Almas Oscuras.
A la espera de ver si me animo (y saco tiempo...) para un par de relatos de terror que tengo en mente, me congratula presentaros "Ratas", el magnífico y aterrador relatos escrito por Andrés Pons, que tan amablemente me ha cedido para su publicación en Almas Oscuras.

Espero que os guste...
Y no os perdais "El Bloc del Sr. Pons"

Zombie Diaries

De cuando los zombies dejaron de dar miedo

Zombie Diaries

Ver ficha completa

  • Título original: De cuando los zombies dejaron de dar miedo
  • Nacionalidad: USA | Año: 2006
  • Director: Michael Bartlett y Kevin Gates
  • Guión: Michael Bartlett y Kevin Gates
  • Intérpretes: Anna Blades, James Fisher y Jonnie Hurn
  • Argumento: Una pandemia de alcance mundial está conviritiendo a los muertos en zombies hambrientos. Los supervivientes deberán ser fuertes y aprender los puntos débiles de los zombies para lograr salir adelante.

19 |100

Estrellas: 1

Hace unos meses, tras confirmarse la presencia del maestro George A. Romero (al que siempre admiraré por ser el creador del moderno zombie antropófago) en el pasado Festival de Sitges, al que acudió como invitado especial para participar en las celebración del 40 aniversario de su obra maestra “La noche de los muertos vivientes”, se me ocurrió releer una entrevista que concedió durante su anterior visita al festival, en el 2007.

Durante el transcurso de la misma Romero arremetió con las últimas tendencias que presentan al zombie como un ser ágil y rápido, lejos de la torpeza y lentitud que caracterizan a sus criaturas originales. Según el propio Romero “Eso, simplemente, no son zombies de verdad” (supongo que se refería, entre otras, al genial remake de su propia película “Dawn of the Dead”, titulada en España “El Amanecer de los muertos”, y que fue dirigida por Zack Snyder –actualmente finalizando su trabajo en “Watchmen”-).
Romero argumenta que un muerto que vuelve a la vida no puede hacerlo en unas condiciones físicas óptimas. La mayoría de sus órganos están deteriorados e inactivos. Sus músculos se han atrofiado y su piel se cae a jirones. Su cuerpo, en general, ha iniciado un imparable proceso de descomposición.
Ver a un zombie correr, saltar y sortear obstáculos con la facilidad y la gracia de un felino, carece de toda lógica según los principios naturales que rigen el universo zombie fundado por el maestro Romero.

Personalmente, el hecho de que un zombie muestre la lentitud de un caracol o que, por el contrario, sea capaz de retar al mismísimo Usain Bolt a una carrera de 100 metros lisos, me trae sin cuidado. Considero que la polémica (en caso de que realmente exista), es irrelevante.

Cuando me enfrento a una película del subgénero zombie, sólo le pido una cosa a nuestros entrañables muertos en vida: que den miedo.
Que su sola presencia haga cundir el pánico entre los pobres desgraciados que han sobrevivido al Apocalipsis y que pronto pasaran a formar parte de la monótona dieta rica en proteínas de sus congéneres zombies.

Zombie Diaries

Y tras este largo preámbulo (que me ha servido para robarle tiempo y espacio a la película que hoy nos ocupa), ya estoy en disposición de afirmar que, “Zombies Diaries”, como película adscrita al subgénero zombie, es un auténtico desastre.

La presencia de los muertos vivientes en “Zombies Diaries” es prácticamete testimonial, intrascendente. ¿Qué se puede esperar de una película de zombies en la que los susodichos no causan miedo? Cuando ni siquiera provocan una mínima sensación de intranquilidad o inseguridad.

Porque soltar a un puñado de zombies con aspecto cansado y aburrido, en mitad del bosque en el que anda perdida la Bruja de Blair, no es garantía de absolutamente nada.

“Zombies Diaries” utiliza el formato de falso documental para dar cabida a una serie de historias, pobremente hilvanadas las unas con las otras, que nos presentan las vicisitudes de varios grupos de supervivientes a una pandemia de alcance mundial que está convirtiendo a los muertos en muertos vivientes.

Michael Barlett y Kevin Gates, guionistas y directores de la película, se valen de la excusa del falso documental y la grabación cámara al hombro, para ofrecernos una constante y agotadora montaña rusa de confusas y mareantes imágenes, muy al estilo de la nombrada “El Proyecto de la Bruja de Blair”. Su único recurso para lograr una atmósfera supuestamente terrorífica es no dejar la cámara quieta ni un solo segundo.
Pero por desgracia, el experimento no funciona. ¿Y porqué razón no funciona una técnica que tan buenos resultados dio en “El Proyecto de la Bruja de Blair? Pues porque “Zombies Diaries” carece de acción, suspense, e incluso sufre una imperdonable falta de escenas gore (algo impensable para una película de este tipo).

Pronto el espectador de tamaña calamidad se da cuenta de que el verdadero peligro no proviene de los zombies, sino de las incontroladas sacudidas de imágenes que, al ritmo de unos 24 fotogramas por segundo, amenazan con afectar gravemente nuestro sentido del equilibrio y provocarnos un mareo de mil pares de narices.

Y por si todo esto fuera poco, de nuevo un giro final que señala al hombre (y no al zombie) como único epicentro de la auténtica maldad. Un recurso que ya hemos visto en infinidad de películas, la gran mayoría de ellas superiores a este decepcionante “Zombies Diaries” (y lo peor de todo es que la película parece tomarse muy en serio a sí misma).
Una pérdida de tiempo.

Lo mejor: Que salgan zombies.

Lo peor: Que salgon poco y no den miedo.

Lesbian Vampire Killers

Chicas hermosas, lesbianas y vampiros... ¿se puede pedir más?

Lesbian Vampire Killers Desde el Reino Unido nos llega otra de esas locas propuestas que de las que tanto me gusta informar en Almas Oscuras.

Por si el póster que adjunto a la noticia no es suficientemente explícito, os informo de que "Lesbian Vampire Killers" trata de un par de muchachos que deciden pasar un fin de semana en un pueblecito de la campiña londinense, en el que no tardan en descubrir que todos sus habitantes son -nada más y nada menos- mujeres hermosas, lesbianas y vampiros.
Por lo visto las vampiresas han sido víctimas de una maldición a cargo de la Vampira Reina Carmilla, y necesitan sacrificar a los dos jóvenes para recuperar su libertad.

Mezcla de horror y comedia, ya hay quienes se han apresurado en señalar que "Lesbian Vampire Killers" podría suponer para el subgénero vampírico lo mismo que "Zombies Party" (Shawn of the Dead) suposo para el de zombies.
Tan sólo nos queda esperar...

Feast 3: The Happy Finish (2)

Nuevas imágenes de Feast 3

Desde que inicié mi andadura en Almas Oscuras, la saga "Feast" ha estado presente en varias ocasiones. Hace un par de semanas os anunciaba el argumento, el cover del DVD, y la fecha de estreno en USA -febrero de 2009- de la tercera y última parte de la trilogía (ver en Feast 3: The Happy Finish).

Ahora nos llegan seis nuevas imágenes de la película.
En realidad no aportan demasiado. Algún nuevo protagonista y poco más...
En cualquier caso os iré informando de cualquier novedad que surja alrededor del proyecto. En mi opinión "Feast" va camino de convertirse en una excelente trilogía repleta de monstruos, gore, personajes estrambóticos (por lo visto, en la tercera parte, un gurú llamado Jean-Claude Seagal ¿? tiene la clave de la existencia de los monstruos), situaciones límites, y diversión a raudales.

Mi único deseo es que este sea realmente el último título de la serie. Que la cosa no se alarge innecesariamente. Me gusta "Feast", pero alargarla más allá de los tres títulos anunciados creo que sería contraproducente (en la misma línea de lo ocurrido con la saga "Saw", de la que acabé desconectando en su tercer título).

Comentario "Feast: Atrapados"
Comentario "Feast 2: Sloopy Seconds"

Feast 3: The Happy Finish

Donkey Punch

Sexo, drogas y muerte en alta mar

Donkey Punch

Ver ficha completa

  • Título original: Donkey Punch
  • Nacionalidad: Reino Unido | Año: 2008
  • Director: Oliver Blackburn
  • Guión: Oliver Blackburn y David Bloom
  • Intérpretes: Jaime Winstone, Julian Morris, Nichola Burley
  • Argumento: Tres chicas y cuatro chicos deciden pasar una jornada de sexo y drogas en un yate de lujo. La pesadilla comenzará cuando una de las chicas muera por accidente a consecuencia de una brutal prácitca sexual. Todos harán lo posible por sobrevivir.

62 |100

Estrellas: 4

“Donkey Punch” (o “golpe del burro”) es el nombre de una nefasta práctica sexual consistente en que el hombre golpee de forma seca y leve a su pareja en la parte posterior del cuello (en la nuca) para que ésta experimente un instintivo acto de contracción de su ano o vagina justo en el momento de la eyaculación, logrando –por estrangulamiento- un aumento de la sensación de placer por parte de quien ejecuta el golpe.

Combinar semejante estupidez (me niego a nombrarla de nuevo “práctica sexual”) con una orgía en alta mar, y sumarle generosas cantidades de drogas y alcohol; no puede desembocar en otra cosa que no sea la sangrienta tragedia en la que se ven involucrados los siete jóvenes de hormonas revolucionadas (cuatro chicos y tres chicas) protagonistas de la ópera prima del director británico Olly Blackburn.

El funesto golpe en cuestión acabará, de forma involuntaria, con la vida de una de las chicas. La desgracia queda registrada en una cinta de video digital que pasará a ser, por razones muy distintas, el objeto de deseo de todos los implicados.

Donkey Punch

Tras un pausado inicio en el que “Donkey Punch” dibuja un escenario de alcohol, drogas y sexo a bordo de un lujoso yate, la muerte de la chica será el detonante de una tensa e insostenible situación que pondrá a prueba la resistencia y las convicciones morales de cada uno de los protagonistas.

“Donkey Punch” pertenece a un género de películas que, particularmente, siempre me ha atraído. El de esas películas que juegan a colocar en una situación extrema a un grupo de personas, más o menos normales (ningunos de los protagonistas de “Donkey Punch” tiene, a priori, el perfil de un psicópata o un asesino, aunque algunos acaben comportándose como tales), sometidos a una presión insoportable; para que el espectador pueda contemplar hasta dónde son capaces de llegar y lo que son capaces de hacer cada uno de ellos –y sin excepción- en aras a garantizar su propia integridad y seguridad.

Bajo esta premisa hay varios puntos destacables en la propuesta de Olly Blackburn.
Por un lado la magnífica descripción de los personajes. Trabajar con un grupo de jóvenes obsesionados por la diversión sin límites y el sexo sin control, supone un gran riesgo de caer en los tópicos del personaje descerebrado, plano y sin personalidad propia (algo que acostumbra a ocurrir en las películas norteamericanas de género). Sin embargo, en “Donkey Punch” nos encontramos con unos personajes ricos en matices (cuando el muchacho que da la impresión de ser el más peligroso de todos sufre una grave herida, su única obsesión es la de poder llamar a su hermana), que actúan de forma bastante coherente y lógica ante situaciones de extrema gravedad (salvo excepciones, como la de la chica que decide poner fin a su vida de forma absurda y sin sentido); y unas protagonistas femeninas fuertes que, lejos de estar condenadas a sufrir las consecuencias de todo lo que está ocurriendo en el yate, no dudan en usar la violencia y la brutalidad en su propio beneficio, hasta límites en los que uno acaba dudando sobre quiénes son las auténticas víctimas y quiénes los verdugos.
Todo ello secundado por unas gratificantes actuaciones de todos los actores que intervienen en la película y, en especial, del elenco femenino.

Otro punto a destacar es el tratamiento del sexo durante la primera parte del film. Cabía esperar, por parte de Blackburn, una puesta en escena que realzara los aspectos más escabrosos y morbosos de la orgía que desencadena toda la posterior tragedia. Sin embargo, el director se decanta por un desarrollo mucho más realista y cercano, sin necesidad de cargar las tintas ni la pretensión de acabar siendo la escena más sexy/truculenta del año. De forma que todo transcurre dentro de la normalidad de la situación. Sin estridencias. Lentamente, tomándose todo el tiempo que sea necesario. Sexo crudo, sin añadiduras. Y todo ello contribuye, finalmente, a un impacto mayor de toda la escena y, en concreto, del momento en que se produce el fatal golpe al que hace referencia el título de la película.

También hay ciertos aspectos en la violencia mostrada en la película que merecen destacarse. “Donkey Punch” juega la baza de la violencia realista, sin demasiados adornos. Las muertes son como rápidos y rotundos puñetazos directos al estómago. Sin demasiadas concesiones a la sangre y al espectáculo gratuito.
Supongo que para los adictos al gore, la contención con la que se muestran los momentos de explícita violencia les sabrá a muy poco. Posiblemente tan solo una de las últimas muertes (la más original), en la que una de las chicas utiliza una parte importante de la embarcación como arma, acabe colmando sus expectativas.

Sin embargo, y pese a todos los valores al alza en el debut de Blackburn, “Donkey Punch” no acaba siendo todo lo satisfactoria que debería haber sido.
También hay aspectos que juegan en su contra.
El más grave de todos, un ritmo excesivamente lento y cansino. Una vez producida la muerte de la chica, Blackburn se toma demasiado tiempo en construir los diferentes focos de tensión entre los protagonistas. En ocasiones se acaba teniendo la sensación de que no ocurre nada, de que la trama no avanza y lo único que hacemos es dar vueltas y más vueltas sobre una misma y reiterativa situación.

Lo lógico era pensar que tras el accidente de la chica, la historia daría un giro radical y se dirigiría hacia una vorágine de violencia y situaciones límite. Sin descanso. Sin tregua.
Pero nada más lejos de la realidad. Tras su muerte, la película, por momentos, se hace más lenta, más pausada; hasta provocar una cierta sensación de desgana y desánimo en el espectador.

Por suerte, finalmente la historia, aunque sea a trompicones, acaba por despegar; dejándonos un film serio, bien construido, por momentos atractivo y potente, que se hace merecedor de una seria recomendación pese a ciertos defectos que repercuten de forma negativa en el resultado final.

Lo mejor: Altas dosis de tensión, violencia y sexo.

Lo peor: En ocasiones es demasiado lenta.