VOD

Terror y nada mas

Un nuevo reto para Almas Oscuras

Terror y nada más Quisiera agradecer al sr. Antonio Reverte y al resto del equipo de Terror y Nada Más, la oportunidad que me han brindado de participar en su portal a través de la sección de comentarios de películas.
Almas Oscuras es un proyecto personal con escasas horas de vida, y propuestas como las de Terror y Nada Más suponen, para quién os escribe, una inyección extra de motivación.
Asumo el reto con entusiasmo y prometo trabajo e ilusión para estar a la altura del proyecto y no defraudar a nadie.
Gracias

Visita Terror y Nada Más

Habitaciones para turistas

Auténtico horror con denominación de orígen

Habitaciones para turistas

Ver ficha completa

  • Título original: Rooms for tourists
  • Nacionalidad: Argentina | Año: 2005
  • Director: Adrián García Bogliano
  • Guión: Adrián García Bogliano y Ramiro García Bogliano
  • Intérpretes: Brenda Vera, Elena Siritto, Jimena Krouco y Mariela Mújica
  • Argumento: Cinco chicas, a las que une un dramático secreto, se ven obligadas a pasar la noche en un pueblo del interior del país.

70 |100

Estrellas: 4

Con tres años de retraso ha llegado a mis manos “Habitaciones para turistas”, pero la espera ha valida la pena.
Estamos ante la que es, simple y llanamente, la mejor sorpresa en lo que llevo de año.
No os equivoquéis… no estoy diciendo que sea la mejor película que he visto este año, sino la que más me ha asombrado.

“Habitaciones para turistas” es una película argentina, de bajo presupuesto, rodada en blanco y negro, y que bebe directamente de las fuentes del slasher y el body count norteamericano más clásico. ¿Originalidad? Está bien, no la encontraréis en “Habitaciones para turistas”.
Pero entonces, ¿es lo mismo de siempre? No, no lo es. Es mucho mejor. Es la muestra más digna y honesta de cine independiente que he visto en muchísimo tiempo (del auténtico cine independiente. No ese cine indie que acabará ganando el premio al mejor guión original en la próxima ceremonia de entrega de los Oscars –sic-).

Habitaciones para turistas

Sus puntos fuertes vienen de la mano de un guión sólido, una soberbia ambientación, unos actores en estado de gracia, unos personajes –las cinco chicas- cuyos actos y reacciones son, en todo momento, creíbles, y que definen, sin necesidad de estereotipos muy anquilosados al slasher, la complejidad de cada uno de ellos; y sobre todo, una asombrosa maestría por parte de sus creadores (sobre todo teniendo en cuenta que nos enfrentamos a una primera obra) a la hora de activar todos los resortes que tienen a su alcance para hacernos pasar un rato desagradable, angustioso y temeroso. En definitiva, manejar a la perfección los esquemas básicos del miedo.

Porque “Habitaciones para turistas” da miedo. Y eso es algo que, por desgracia, no se puede decir de demasiadas producciones actuales adscritas al género de terror.
Su impresionante ambientación, deudora de una excelente fotografía en blanco y negro (que, en ocasiones, roza con la yema de los dedos, el expresionismo alemán de principios de siglo – “El Gabinete del Dr. Caligari”, 1920-) consigue sumergirnos en un mundo de locura, a medio camino entre el horror onírico de la "Cabeza borradora" (Eraserhead, 1977) de David Lynch, y la atrocidad realista de “La Matanza de Texas” (The Texas Chainsaw Massacre, 1974) de Tobe Hopper.

El desarrollo de la historia, tanto a nivel formal como de fondo, bascula con inusitada facilidad y efectividad de lo poético a lo terrible. Es capaz de pasar de una imagen con una de las protagonistas recorriendo un largo y oscuro pasillo, alumbrada únicamente con la tenue luz de una vela, a una orgía gore de pieles arrancadas y huesos cercenados; y todo ello sin que el ritmo y la trama queden afectados.

Y es que “Habitaciones para turistas”, pese a no poder mostrar el rojo sangre, no rehuye la contundencia y excesividad del gore más radical. Las protagonistas son víctimas de un asesino cruel y despiadado que no dudará un solo instante en facilitarles una muerte brutal y repugnante. Pero, sin embargo, es en este punto donde “Habitaciones para turistas” presenta algún síntoma negativo (aunque me cueste mucho reconocerlo).
Los efectos no están al nivel de la película. Algún que otro inserto gore, que incluso se repite en más de una ocasión, nos obliga a mantener los pies en la tierra, y recordar que, al fin y al cabo, estamos ante una nueva muestra de “película de bajo presupuesto”, con las limitaciones que ello supone.

En cualquier caso, sólo nos queda celebrar con entusiasmo una película como “Habitaciones para turistas”, de modesto presupuesto, pero de ambiciosos resultados.
Una pequeña joya a descubrir.

Lo mejor: Tener la oportunidad de verla sin saber de antemano lo que vas a encontrarte.

Lo peor: Algún inserto gore que se repite.

"Of the Dead"

George A. Romero prepara la continuación de "Diary of the Dead"

Diay of the Dead Sequel Cuando todavía está pendiente de distribución en España la última película del maestro George A. Romero, “Diary of the Dead”, ya se anuncia su pronta secuela para el año 2010.

Todavía bajo el título provisional de “Of the Dead”, la trama parece ser que girará en torno a un grupo de personas atrapadas en una isla de la costa norteamericana, que ven como sus familiares vuelven a la vida convertidos en los ya clásicos zombies hambrientos de carne humana -cortesía del maestro Romero-. Entre los supervivientes surgirán disputas internas entre aquellos que desean aniquilar a cualquier zombie que se les cruce por delante, y aquellos que prefieren preservar la no vida de sus familiares con la esperanza de encontrar una cura para el mal que les afecta.

Lo cierto es que todavía no he tenido la oportunidad de ver “Diary of the Dead”. El anuncio de su exhibición en los cines españoles me animó a no adelantar acontecimientos y esperar, pacientemente, a su estreno. Por desgracia, los retrasos se han ido sucediendo uno tras otro, por lo que tengo serias dudas de que, finalmente, la película acabe proyectándose en las salas de cine.

Las críticas recibidas por “Diary of the Dead” a nivel internacional han sido muy negativas. Se dice de ella que es lo peor que ha hecho George A. Romero en mucho tiempo.
Pese a ello, un servidor sigue manteniendo la fe en los grandes maestros del género, a los que debemos algunos de los iconos del horror que han sido el sustento de nuestras inquietas mentes juveniles (y no tan juveniles…).

Los viejos roqueros nunca mueren, y en el caso de George A. Romero, son inmortales –aunque sea caminando torpemente, con la piel cayéndole a jirones, y con una insaciable hambre de carne fresca-.

The Signal

Radiografía humana del apocalipsis

The Signal

Ver ficha completa

  • Título original: The Signal
  • Nacionalidad: USA | Año: 2007
  • Director: David Bruckner, Dan Bush, Jacob Gentry
  • Guión: David Bruckner, Dan Bush, Jacob Gentry
  • Intérpretes: Anessa Ramsey, Sahr Ngaujah, AJ Bowen, Justin Welborn, Scott Poythress, Cheri Christan
  • Argumento: Una señal electromagnética, de orígen desconocido, y que se propaga a través de la televisión y el teléfono, está causando una oleada de violencia desatada y sin justificación.

75 |100

Estrellas: 4

Tras una premisa tan sencilla y bajo la labor de tres directores que se hacen cargo de las tres partes distintas que conforman la película, se esconde una extraordinaria joya que conserva intacta la capacidad de sorprender desde su primer fotograma.

The Signal

Fotografiada con un estilo sucio, enfermizo e hiperrealista en todos sus tramos, la historia de The Signal nos sumerge en un universo de violencia de masas y de terror apocalíptico, aderezado con impactantes estallidos de violencia que nos golpean con una fuerza casi olvidada y que nos transporta a los magistrales años 70 ("Perros de paja" -"Straw Dogs", 1971,- "Zombie", -"Dawn of the dead", 1978- ).

Como ya he apuntado anteriormente, The signal consta de tres partes, dirigida cada una de ellas por uno de los tres directores que figuran en los títulos de crédito.
Las tres partes tienen como nexo común tanto a los distintos personajes protagonistas que se van adueñando de la trama, como a la historia en si misma. Por lo tanto, no estamos ante una película de episodios, en la que cada parte sea independiente del resto.

Sin embargo, las tres partes sí presentan unos rasgos de identidad propios y muy distintos entre si. Y es aquí donde la película, sobre todo en su segundo tramo, sufre un ligero desequilibrio, provocando que el resultado final acabe resintiéndose.

Pero vamos por partes (y nunca mejor dicho…).
El arranque de la película es espectacular. Magistral. La protagonista femenina de la historia abandona el lecho de su amante y se dirige en busca de su marido. Rápidamente nos damos cuenta de que la civilización, tal y como la conocemos, se está desmoronando tras cada uno de sus pasos. La violencia injustificada asola calles y edificios. Las señales procedentes de televisores y teléfonos sumergen al hombre en un estado de irracionalidad absoluta, siendo la agresión, el ensañamiento y el asesinato, las únicas salidas que les quedan a los afectados.

El deambular de la protagonista a lo largo de los corredores del edificio en el que reside, con las víctimas de la violencia desatada agolpándose a un lado y a otro resulta, sencillamente, aterrador. Y lo mismo sucede con la brutal y feroz reacción de su marido ante un anecdótico desacuerdo con uno de sus mejores amigos.
En definitiva, uno de los mejores inicios de una película de terror que he visto en muchísimo tiempo.

El segundo tramo de la película (el más largo), introduce varios elementos novedosos.
Por un lado, un demencial humor negrísimo tiñe toda la trama, atenuando, en cierta forma, la sensación de terror real que nos había dejado la primera parte.
Por otro lado (y el más problemático), el director intenta hacernos partícipes, en primera persona de la locura y la irracionalidad en la que se ven inmersos los principales pesonajes de la película. ¿De qué forma? A través de una serie de imágenes que difícilmente podremos distinguir si se tratan de la cruda realidad o si, por el contrario, son fruto de esa enajenación mental sufrida por cada uno de los protagonistas de la historia. Por ejemplo el momento en que uno de los personajes charla tranquilamente con una cabeza que ha sido seccionada del cuerpo de su propietario momentos antes, argumentando que la cabeza tiene la capacidad de seguir viviendo durante unos minutos después de ser apartada del cuerpo. Por supuesto esa supuesta charla no pertence al plano de la realidad, sino al de la locura del personaje.

Lo que podía haber sido un recurso original y extraordinario, acaba relegando la trama a una cierta confusión de la que no resulta sencillo salir indemne.

En el tercer y último tramo se procede a una resolución esperada de la historia, consecuente con todo lo que hemos visto hasta entonces.

En definitiva una película totalmente recomendada pese a un ligero desequilibrio argumental en su segunda parte.

Lo mejor: Una propuesta arriesgada que, por momentos, resulta fascinante.

Lo peor: Un irregular segundo acto.

The Cottage

El difícil arte de mezclar humor y slasher.

The Cottage

Ver ficha completa

  • Título original: The Cottage
  • Nacionalidad: Reino Unido | Año: 2008
  • Director: Paul Andrew Williams
  • Guión: Paul Andrew Williams
  • Intérpretes: Andy Serkis, Reece Shearsmith, Jennifer Ellison
  • Argumento: Tres perdedores deciden solucionar sus problemas financieros secuestrando a la hija del jefe. Por desgracia, los alrededores de la cabaña en la que esconden a la víctima, no parecen ser un lugar demasiado seguro...
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5
the cottage

Mezclar humor y terror no es algo novedoso. La fórmula nos ha deparado algunas obras maestras, tales como "Terrorificamente Muertos" (Evil Dead 2, 1987), de Sam Raimi, una horror movie plagada de situaciones cercanas al slapstick; "Tu madre se ha comido a mi perror" (Braindead, 1992), de Peter Jackson, cuya comicidad derivaba de su exceso ultra-gore; o incluso la más cercana "Zombies Party" (Shawn of the Dead, 2004), de Edgar Wright, una comedia pura –y desternillante- que recorre sin prejuicios todos los elementos comunes al subgénero zombi.

The Cottage, dirigida por el británico Paul Andrew Williams, no alcanza las cotas de calidad de las anteriores, pero sí supone un vigorizante soplo de aire fresco dentro del actual panorama del cine de género.

La película consta de dos partes muy bien diferenciadas argumentalmente. En la primera se nos muestran las desventuras de tres absolutos perdedores, torpes e incompetentes hasta gritar basta, que deciden solucionar sus problemas económicos secuestrando a la hija del jefe y ocultándola en la pequeña cabaña a la que hace referencia el título de la película. Ni que decir tiene que su estrategia para sobrellevar su particular crisis económica resulta, desde el principio, condenada al desastre. A la decrepitud mental de los presuntos delincuentes, se une una durísima víctima del secuestro que opone más resistencia de la deseada.

Seguir leyendo...

Lo mejor: Su estimulante mezcla de géneros.

Lo peor: Que los aficionados al terror puro no sepan aceptarla.

Drag Me to Hell

Sam Raimi vuelve a los orígenes

Ya iba siendo hora que el bueno de Spiderman liberase de sus redes -y nunca mejor dicho- a uno de los directores con más talento de Hollywood. Me estoy refiriendo a Sam Raimi, cuyo próximo proyecto "Drag me to Hell", con estreno previsto en EE.UU para mayo del 2009, devuelve al cineasta de Michigan al género que le vió nacer como tal.

Sam Raimi estrenó en 1981 la fundacional "Posesión Infernal" (Evil Dead, 1981), a la que siguieron su demencial y salvaje lavado de cara "Terroríficamente Muertos" (Evil Dead 2, 1987), y la más aventurera y humorística "El ejército de las tinieblas" (Evil Dead 3: Army of Darkness, 1992), conformando una de las más inolvidables y extraordinarias sagas de terror-gore de la historia del cine.

Drag me to Hell, de Sam Raimi

Tras su largo y exitoso peregrinaje por las superproducciones hollywoodienses -trilogía Spiderman-, todo apunta a que Rami volverá al redil con un proyecto que aúna maldiciones, espíritus malignos, y un presumible humor negro marca de la casa.

Se espera mucho "Drag me to Hell". Pero también surgen muchas dudas. ¿Será capaz de retornar Sam Raimi a un tipo de películas tan alejadas de las reglas que rigen las grandes superproducciones de Hollywood? ¿Habrá domesticado el mainstrem hollywoodiense al 'enfant terrible' que sorprendió a medio mundo con su terrorífica "Posesión infernal"? ¿Estaremos ante una nueva y magistral muestra de terror sobrenatural, humor negro y brutal gore; o quizás nos deparará un descafeinado remedo de las locuras juveniles de su director, al estilo de la olvidable "Premonición" (Premonition, 2000)?

Veremos... Desgraciadamente, las palabras de Rob Tapert, uno de los productores de la película, no me ayudan a ser demasiado optimista: "Sam la llama un exitazo de sustos, un viaje salvaje con todas las emociones y escalofríos que proporcionaba Posesión infernal, pero sin confiar en la excesiva violencia de aquella película".

Feast 2: Sloopy Seconds

Más sangre, más vísceras, más muertes, más humor negro...

Feast 2. Sloopy Seconds

Ver ficha completa

  • Título original: Feast 2. Sloopy Seconds
  • Nacionalidad: USA | Año: 2008
  • Director: John Gulager
  • Guión: Marcus Dunstan y Patrick Melton
  • Intérpretes: Clu Gulager, Diane Goldner, Josh Zuckerman y Krista Allen.
  • Argumento: La amenaza de los monstruos se cierne ahora sobre una pequeña población cercana al "The Beer Trap Tavern".

59 |100

Estrellas: 3

Poco ha tardado el bueno de John Gulager en ofrecernos la continuación de su estupenda “Feast (Atrapados)”.
Bajo una misma base argumental (la de los monstruos salidos de no se sabe bien dónde, y dedicados a destrozar, fornicar y devorar a cualquier ser vivo –hombre o animal- que se les ponga por delante), Gulager tiene el talento y el acierto de construir una película de un tono radicalmente opuesto a su antecesora.

Feast 2. Sloopy Seconds

“Feast 2: Sloopy Seconds” esconde un inmisericorde monumento a la miseria y repulsa de la condición humana, forjado a través de una concatenación de escenas destinadas a reventar los límites de lo moral y lo políticamente correcto. Así, escenas como la del bebé o la catapulta humana, nos hacen aborrecer la estupidez y la maldad innata del hombre ante situaciones que superan su acomodado estatus en el mundo actual.
Los supervivientes de “Feast 2: Sloopy Seconds” se sienten presas, víctimas de una situación límite; y su respuesta natural es la de velar por su seguridad individual, sin que exista conciencia alguna de grupo, y dispuestos a sacrificar al prójimo para lograr su propia subsistencia.

En este sentido, Gulager baraja las cartas del exceso y la radicalidad más absoluta (más sangre, más vísceras, más muertes, más humor negro…), hasta el punto de que, en ocasiones, lo grotesco y reprobable de determinadas situaciones originan una cierta desconexión con la trama principal de la película. El devenir lógico de la historia se tambalea ante la aparición de determinados tour de force que parecen destinados únicamente a superar, con creces, el impacto del film original.

Las comparaciones entre ambas películas son inevitables, y “Feast 2: Sloopy Seconds” sale claramente perjudicada. Sin embargo, el esfuerzo del director por servirnos un producto tan distinto al original, nos empuja a considerar cualquier comparación como injusta, y a disfrutar de los excesos de “Feast 2: Sloopy Seconds” sin pensar demasiado en lo que pudo ser y finalmente no fue.

Lo mejor: Una propuesta radical y divertida repleta de crueldad y sadismo.

Lo peor: Que la historia no enganche tanto como la primera parte. Y una abusiva escena de disección salpicada de eflubios varios.

Zombie Strippers

Strippers, zombies y gore... ¿Una fórmula ganadora?

Zombie Strippers

Ver ficha completa

  • Título original: Zombie Strippers
  • Nacionalidad: USA | Año: 2008
  • Director: Jay Lee
  • Guión: Jay Lee
  • Intérpretes: Jenna Jameson, Robert Englund, Roxy Saint y Shamron Moore
  • Argumento: Un virus fabricado por el gobierno de los EE.UU con el objetivo de crear una nueva estirpe de supersoldados queda libre en un mugriento local de striptease, convirtiendo a las bailarinas infectadas en auténticas strippers-zombies con un hambre insaciable.

25 |100

Estrellas: 2

Hagamos un breve recuento: un estúpido plan del gobierno norteamericano, un virus letal protegido por unas ridículas medidas de seguridad, unas strippers contorsionistas con cuerpos de infarto, zombies apareciendo por todos los rincones, y una generosa ración de gore -bastante digno, por cierto-.

Realmente, visto así, la cosa promete… y mucho. Pero (y siempre hay un pero en este tipo de producciones) el problema lo tenemos con aquellos ingredientes que no resultan tan evidentes en un primer momento. A saber: unas pésimas actuaciones (donde destaca el triste trabajo de un Robert Englund abonado a la nostalgia), unas situaciones absurdas y pretendidamente cómicas (la batalla entre dos zombies-strippers lanzándose proyectiles con la ayuda de determinada parte de su anatomía, o la stripper leyendo constantemente a nietzsche en su camerino – aunque reconozco que aquí sí me reí-), unos diálogos que provocan vergüenza ajena y, sobre todo, algo imperdonable en una producción de serie B que se enorgullece de serlo: durante una gran parte de su metraje resulta aburrida.
Zombie Strippers debería ser una constante fuente de diversión, desmadre, e incluso carcajadas, pero, desgraciadamente, no lo es.

Zombie Strippers

Pese a todo ello, quisiera recomendarosla… no, no me he vuelto loco, ni estúpido. Os explicaré el porqué de mi recomendación bajo determinadas circunstancias.

Zombie Strippers es, como ya he apuntado antes, una serie B que asume desde el primer momento su condición de puro entretenimiento, sin más… Al margen de todos sus defectos –que no son pocos-, es una decisión final del espectador el entrar o no en el disparatado juego que nos propone. Verla solo, en casa, y sin otro ánimo que el de, sencillamente, verla –aunque sea por curiosidad-, significa concederle escasas posibilidades de éxito a una película como Zombies Strippers.
Pero si tu intención es disfrutar de ella en compañía de tus mejores amigos, con una abundante provisión de cerveza, sabiendo lo que vas a ver y predispuesto a pasar un buen rato, es posible que Zombie Strippers acabe colmando tus expectativas.

Por cierto, en la película actúa Jenna Jameson, por lo visto una leyenda viva del cine porno. Siento no poder deciros gran cosa sobre Jenna. Desconozco su carrera como actriz porno. En “Zombie Strippers” me pareció la mejor zombi-stripper del local –lo cual, no nos engañemos, tampoco tiene un mérito extraordinario-.

Lo mejor: El baile post-mortem de la primera zombi-stripper.

Lo peor: Que, por momentos, resulte aburrida.