VOD

No morire sola

La versión argentina del rape & revenge

No moriré sola

Ver ficha completa

  • Título original: No moriré sola
  • Nacionalidad: Argentina | Año: 2008
  • Director: Adrián García Bogliano
  • Guión: Adrián García Bogliano y Ramiro García Bogliano
  • Intérpretes: Marisol Tur, Gimena Besa, Andrea Duarte
  • Argumento: Cuatro chicas, de regreso a su pueblo natal, presencian en la un crimen que involucra a un grupo de lo que parecen ser cazadores furtivos. Tras ser sometidas y humilladas, clamarán venganza.

57 |100

Estrellas: 3

El argentino Adrián García Bogliano, tras sorprendernos gratamente a muchos con Habitaciones para Turistas, un sugerente retroslasher de ínfimo presupuesto pero excelentes maneras, vuelve a las andadas con su última película, No moriré sola, título plenamente adscrito al rape & revenge (violación y venganza), subgénero exploit que causó furor en la Norteamérica de los 70.

Cuatro jóvenes amigas emprenden una travesía por carreteras secundarias. Durante una aparentemente tranquila jornada de viaje encuentran tirada en la cuneta el cuerpo moribundo de una muchacha, con su vestido empapado en sangre.

Tras una breve deliberación, las cuatro amigas deciden subirla al auto y llevarla hasta la comisaría de policía más cercana. Una de las cuatro amigas identifica a lo que parece ser un grupo de cazadores furtivos muy cerca del lugar donde encontraron a la chica herida.

No Moriré Sola sigue, al pie de la letra, los esquemas más básicos y rígidos del rape & revenge, a través de un desarrollo que es un fiel reflejo de lo ofrecido por películas exponentes del subgénero como son La Última Casa a la Izquierda (Last House of the Left, 1972) o La Violencia del Sexo (I Spit on your Grave, 1978).

Degradación sexual, violencia, venganza y muerte en dos únicos actos.
Un primer acto que nos muestra la aniquilación de todo aquello que resulte bello, inocente, virginal, puro… En el caso que nos ocupa, cuatro inocentes jovencitas expuestas a una irascible combinación de sexo enfermizo y violencia gráfica.

Un segundo acto en el que los papeles se invierten. Cazadores cazados. Agresores que pasan a ser víctimas, y víctimas que emprenden una travesía de sangre y muerte empujadas por una irrefrenable sed de venganza.

Este vendría a ser el esquema básico de todo buen rape & revenge. Y esto es también todo lo que está dispuesta a ofrecernos una película como No Moriré Sola. Ni más, ni menos.

Llegados a este punto lo único que nos queda es analizar los méritos propios de la película de Adrián García Bogliano, más allá de la constatación de que cualquier aficionado que conozca mínimamente el subgénero sabrá perfectamente lo que le deparará No Moriré Sola incluso antes de que surjan en la pantalla los títulos de crédito iniciales.

Tras un arranque tituveante, lastrado por un ritmo lento y unos diálogos difíciles de percibir (las actrices, en determinados momentos, murmuran sus líneas de diálogos, complicando severamente su audición), No moriré sola se pone el mono de trabajo y nos muestra uno de los puntos álgidos de la función: cuatro chicas completamente desnudas en mitad de un bosque y a merced de una pandilla de desalmados y psicópatas dispuestos a ultrajarlas, humillarlas, golpearlas y, finalmente, violarlas. La secuencia es dura, salvaje. Me disponía a compararla con secuencias afines de películas que todos conocemos (p.ej La última casa a la izquierda), pero me parece una maniobra inncesaria (ya lo hice en su día con Chaos, de David DeFalco, y dudo mucho que fuera una decisión acertada por mi parte). Se mire por dónde se mire, y se compare con quien se la quiera comparar, se trata de una secuencia realmente incómoda, desagradable, dolorosa y explícita (aunque en un grado mucho menor que la mencionada Chaos… sic, finalmente lo he hecho). Al menos a un servidor siempre le han parecido más difíciles de sorportar este tipo de secuencias que contemplar por enésima vez al zombi de turno dándose un festín con los intestinos del pobre desgraciado que ha caído en sus manos (o en sus mandíbulas, para ser más exactos).

Tras el dolor, el sufrimiento y la deshonra, llega el turno de la rabia desatada y la necesidad vital de venganza. Y con ellas nos adentramos directamente en el segundo acto de No Moriré Sola. Un ajuste de cuentas que cumple, de nuevo, con las directrices del rape & revenge: la venganza llevada a cabo por las víctimas (o por sus familiares más cercanos) sobre sus agresores, superará (o al menos lo intentará) el nivel de brutalidad y violencia de las embestidas precedentes.

Como podéis observar no hay absolutamente nada remotamente nuevo en lo que nos cuenta No Moriré Sola. Es una revisitación casi académica del rape & revenge norteamericano. ¿Vale la pena, entonces, darle una oportunidad?
Dependerá en gran medida de vuestro interés en el subgénero en cuestión. Si os considerais unos buenos aficionados al rape & revenge (violación y venganza), la película de Adrián García Bogliano ofrece alicientes de sobras para darle una oportunidad. Unas actuaciones convincentes, una magnífica fotografía de texturas gastadas y tonalidades ocres que nos retrotrae al cine de horror USA de los 70, unas dosis más que suficientes de violencia gráfica (sin exagerar), algunas secuencias realmente salvajes (la violación) y, en definitiva, la oportunidad de recuperar un subgénero que durante el año todavía en curso parece haber recobrado nuevos bríos tras permanecer durante muchos años en el olvido.

¿Y qué ocurre con todos aquellos a los que el subgénero de violación y venganza no os resulta excesivamente atractivo?, probablemente vuestra mejor opción sea prescindir de No Moriré Sola.

Lo mejor: Es una muestra muy digna del subgénero rape & revenge.

Lo peor: no aporta absolutamente nada nuevo.

Paranormal Entity

Asylum vuelve a las andadas...

Estos chicos de Asylum son cada vez más rápidos…
La fórmula: agarrar por el pescuezo un título reciente de éxito mundial, fusilar buena parte de su argumento, fusilar alguna secuencia clave, crear con todo ello una película baratita, y obtener algún que otro beneficio en el mercado DVD USA.

En esta ocasión le ha tocado al turno a Paranormal Activity, el taquillazo independiente dirigido por Orin Peli y rebautizado para la ocasión como Paranormal Entity.

Supongo que el director o los actores de Paranormal Entity os traerán sin cuidado, así que pasaré directamente a su argumento: Parnormal Entity incluye el material audiovisual de los acontecimientos que condujeron al asesinato de Samantha Finley. Este DVD, prohibido por las autoridades, prueba que nada humano fue responsable de la muerte de Samantha.

Así que ya lo sabeis, para todos aquellos que acabasteis odiando Paranormal Activity quizás este Paranormal Entity sea una buena oportunidad para resarciros. El estreno en DVD USA de Paranormal Entity se llevará a cabo el próximo 22 de Diciembre.

TerrorVision

Monstruos ochenteros en tu antena parabólica

Terrorvision

Ver ficha completa

  • Título original: TerrorVision
  • Nacionalidad: USA | Año: 1986
  • Director: Ted Nicolau
  • Guión: Ted Nicolau
  • Intérpretes: Chad Allen, Diane Franklin, Jennifer Richards
  • Argumento: En el planeta Plutón, desintegran y convierten en un rayo de energía a un violento alienígena que cae, por error, en la antena parabólica de los Putterman, en el planeta tierra.

60 |100

Estrellas: 3

TerrorVision forma parte de esas pelis que veía de pequeño en las estanterías del videoclub y cuyas portadas me maravillaban y aterraban a partes iguales. En esta, en concreto, se advertía en la contraportada que era de terror y humor, pero ni por esas me dejaban alquilarla mis padres. Con el paso de los años, me he dado cuenta de que gran parte de esas pelis eran de Empire Pictures, la productora de Charles Band y su tropa durante la segunda mitad de los años ochenta. Tras la quiebra, la remozaron como Full Moon Entertainment, tampoco fue bien el asunto, y ahora ha sido reflotada la antigua Empire pero con una producción mucho menos prolífica que en la anterior etapa –y más cuidada, todo hay que decirlo.

No es nada desconocido, desde luego: de Empire salen películas como Re-Animator (Stuart Gordon, 1985), Re-Sonator (From Beyond, Stuart Gordon, 1986) o Dolls (Stuart Gordon, 1987), cuyas calidades varían pero tienen siempre un punto de interés, y otras como Troll (John Carl Buechler, 1986), Ghoulies (Luca Bercovici, 1985) o esta misma TerrorVision, películas que no le recomendarías a nadie que no sepa disfrutar con ellas. Porque, ¡ay!…

…decir que TerrorVision es una buena película es muy arriesgado. Está claro que no aprueba si se la somete a un examen sesudo y académico, que es cutre y que su guión avanza –o no- por una lógica caótica y contraria a cualquier interés narrativo. Pero, por esa regla de tres, nos perderíamos un divertimento tan fabuloso e irreverente. Porque, por encima de sus limitaciones, TerrorVision es entrañable, lo mismo que Troll o Ghoulies. Desde el principio dicen abiertamente qué tipo de pelicula vas a ver, no engañan a nadie. Convierten sus limitaciones en virtud, para bien y para mal.

El punto de partida es tan disparatado que, si lo aceptas, estás en sus manos. En la planta de residuos tóxicos de Plutón, un oficial alienígena convierte en rayo cósmico a un bicho parecido a un cúmulo de albóndigas en lata –más adelante descubriremos que era una adorable mascota, pero de una especie que muta violentamente de vez en cuando- y lo lanza al espacio. El rayo rebota como una pelota de pingball en varios planetas, y va a caer en la antena parabólica de la casa de los Putterman, una “típica” familia americana; a saber: Stanley (Gerrit Graham), el padre y Raquel (Mary Woronov), la madre, están a punto de salir a un club de intercambio de parejas, su hija mayor, Suzy (Diane Franklin) también está a punto de irse, pero con su novio heavy rebelde de los ochenta, y el hijo pequeño, Sherman (Chad Allen) se quedará en casa con el abuelo (sin nombre en la película, Bert Remsen), quien le da lecciones básicas de supervivencia… y tiene un arsenal armamentístico en su bunker. La llegada del rayo con el alien a la antena provoca que la televisión del hogar, que hasta ese momento no sintonizaba nada, comience a funcionar, pero convirtiéndose en el canal a través del que entra y sale el terrible alienígena cada vez que se dispone a devorar a un miembro de esta familia. Por supuesto, los primeros en verlos son el hijo pequeño y el abuelo, y nadie les creerá, ni siquiera Medusa (Jennifer Richards), la presentadora de un programa de películas de terror que pide a sus espectadores que le llamen para contarle sus pesadillas.

En TerrorVision están todos los elementos que han explotado los productos de Empire Pictures. Sí, parece ridículo calificar de “autorial” a una productora así, pero lo cierto es que han repetido algunos patrones en sus películas, y no creo que se deba a falta de imaginación, puesto que en cada proyecto han servido para una cosa distinta: familias disfuncionales, deformidades físicas –el catálogo de amputaciones y muñones de Empire es enorme- y la solidaridad entre frikis. En TerrorVision no hay ninguna crítica a la estructura familiar convencional, como si puede haberla en Dolls o Troll, pero los Putterman parecen haber sido diseñados como el único entorno en el alienígena tiene suerte de haber caído. Así, en el tramo final, se produce una escena hilarante cuando Suzy y Sherman, los dos hijos del matrimonio, intentan enseñar al monstruo algunas palabras, como sus nombres o “comida”. Por otra parte, la deformidad física del monstruo –tiene un ojo no desarrollado del todo, por lo que usa el otro y un tercer ojo en un apéndice o rabo- pudiera ser el origen de su forma de comerse a los humanos: los absorbe, de la misma manera que La Cosa de John Carpenter los sintetiza, o el Leviathan de George P. Cosmatos. Ese mismo año, Re-Sonator dio un paso de gigante en esta dirección y, tres años después, esta idea, copiada o no, fue desarrollada al máximo en Society (1989), de Brian Yuzna, otro de los integrantes de Empire Pictures. Y, finalmente, la solidaridad entre seres socialmente marginados –estamos en los ochenta, los frikis aún no estaban bien vistos-: los Putterman, como familia, no se critican a sí mismos ni se condenan más allá de los roces de la convivencia. No sólo eso: la única persona dispuesta a dar un mínimo de credibilidad a la historia del alienígena acaba siendo Medusa, la presentadora del programa. El alien albóndiga parece estar a punto de integrarse en un ambiente que siente como suyo –recordemos que era una adorable mascota hasta que su naturaleza se reveló violenta y fue desterrado de su planeta-, pero Suzy cree poder rentabilizarle, y esa “traición” a la solidaridad friki tiene que castigarse. Por encima de la película, esto parece ser una proclama de Empire Pictures: aquí estamos y así somos, unos cafres a contracorriente, pero dispuestos a seguir adelante, pese a todo.

Casual o intencionadamente, consciente o inconscientemente, hay miga detrás de TerrorVision, y eso me parece un mérito, aunque su ejecución sea errática. Y lo cierto es que no importa que se descodifiquen o no sus supuestos signficados: aquí de lo que se trata es de divertirse durante ochenta minutos. Rodada íntegramente en un plató –la casa de los Putterman– del que nunca se sale, sin camuflar demasiado en ningún momento que estamos en un decorado, es relativamente sencillo imaginarse al equipo de la película detrás de cada panel y puerta, supliendo todas las carencias económicas con una energía encomiable, y eso se percibe gratamente en cada minuto de metraje.

Lo mejor: su buen humor y su irreverencia.

Lo peor: es el tipo de película que es, para bien... y para mal.

5150 Elm's Way

Jaque mate al patoso de la bicicleta

El francocanadiense Eric Tessier es el encargado de ponerse tras las cámaras en 5150 Elm´s Way (5150, Rue des Ormes), adaptación cinematográfica de la novela homónima de Patrick Senécal.

5150 Elm´s Way cuenta la historia de Yannick, quien tras sufrir un aparatoso accidente de bicicleta, llama a la puerta de los Beaulieu para pedirles que le permitan curarse las heridas y lavar la sangre de sus manos.

Pero los Beaulieu tienen preparada una desagradable sorpresa para Yannick. Secuestrado, golpeado y encerrado en una habitación, Yannick recibe la propuesta de salvar su vida a cambio de jugar una partida de ajedrez con Jacques Beaulieu, patriarca de la familia. Ganar la partida significaría su libertad. Perderla…

5150 Elm’s Way ya ha sido estrenada en las salas canadienses y británicas, cosechando buenas críticas. Un thriller que parece mezclar conceptos como el castigo, la represión, la familia (me ha recordado por un momento a Mum & Dad), el fanatismo religioso y, por supuesto, el ajedrez.

The Thaw

Eficacia probada

The Thaw

Ver ficha completa

  • Título original: The Thaw
  • Nacionalidad: Canadá | Año: 2009
  • Director: Mark A. Lewis
  • Guión: Mark A. Lewis, Michael Lewis
  • Intérpretes: Val Kilmer, Kyle Schmid , Martha MacIsaac
  • Argumento: El Dr. Kruipen descubre el cadaver congelado de un mamut en sus investigaciones; y con el algo que podría acabar con la humanidad.

65 |100

Estrellas: 3

The Thaw (también conocida como Frozen) nos muestra como el reputado y controvertido Doctor en Biología David Kruipen, interpretado por Val Kilmer, desentierra por casualidad el cadáver de un mamut, perfectamente conservado bajo el hielo del norte canadiense, en el transcurso de sus investigaciones sobre el cambio climático. Sin embargo, dicho descubrimiento es el principio del fin de la humanidad. Una especie de insectos parasitarios aguardaba congelada la oportunidad de reclamar la tierra, devorando a toda la humanidad. La llegada, a la base de operaciones del Dr. Kruipen, de tres estudiantes y la hija de este parece que solo empeorará la extensión de la infección parasitaria. Demostrándose, una vez más, que el peor enemigo de la raza humana puede ser el propio hombre.

Desde la fría Canadá, y de la mano de un desconocido Mark A. Lewis, llega una clásica película de bichos. Cuando digo bichos me refiero a los insectos, en su concepción más asquerosa y realista: como pequeños parásitos que se arrastran debajo de la piel para depositar sus huevos el calor de las entrañas del receptor. Así que olvidaos de Arac Attack e Infestation y dad la bienvenida a la versión madura y correcta de Están Dentro.

Como se observa en su argumento, tenemos conceptos muy poco novedosos entre las manos: Un descubrimiento bajo el hielo que trae una amenaza mortal para nuestra civilización, una localización aislada con gente atrapada que empieza a sentirse acechada y contagiada por pequeños bichos escurridizos…
Pues que nadie tenga ideas esperanzadoras, porque el desarrollo de la trama se ciñe esencialmente al clasicismo de la historia. Es decir, personajes muy típicos y poco profundos, suspense predecible, pocas vueltas de tuerca, escenas visualmente correctas pero muy formales y un terror poco novedoso, aunque parcialmente efectivo.

Sí que me sorprendieron gratamente, los títulos de crédito iniciales. Estos se abren como videos descargados de Internet y declaraciones tanto reales como falsas, atestiguando el fin del mundo por alguna circunstancia relacionada con el calentamiento global y con mucha información contradictoria. Estos primeros instantes de película se rubrican con un primer plano de una herida infectada por uno de estos escarabajos del pino prehistóricos. Y es esta escena la que promete asco sin fin y escalofríos naciendo en la medula espinal, durante el resto de lo que queda de cinta. Desgraciadamente esto no es así. Las apariciones escabrosas están muy dosificadas. No digo que incorrectamente, porque es obvio que el director quería contar “una historia de gente atrapada”. Sin embargo, casi todas las escenas de sospechas, dudas y conversaciones entre los distintos protagonistas, entre los que no destaca ninguno, a excepción de Val Kilmer…y poquito; se hacen muy aburridas y poco aportan a la historia. Otro film que nos lleva del punto A al B en linea recta y despacito, con alguna escena explicita y repugnante de por medio, que dependiendo de la repulsión que el espectador sienta por los insectos elevará su tensión en mayor ó menor medida.

A mi, fueron estos momentos los que me aportaron algo de alegría. Los adecuados efectos especiales, mezclando CGI y el clásico látex; así como la planificación de tales escenas me parecieron lo más trabajado de The Thaw. Junto con algún bello paisaje canadiense, la fotografía aceptable y la sensación de aislamiento; estos cuatro elementos consiguen levantar una película que podría haberse ahogado en las aguas del telefilm olvidable. A destacar un clásico y gran momento de “amputar para sobrevivir”, sorprendentemente logrado.

Para el final me reservo dos hechos que me dejaron un poco perplejo con respecto a esta producción:

Primero, ¿por qué se vende en algunos foros y páginas, The Thaw, como un alegato en contra de las razones que han provocado el cambio climático? En concreto, el ser humano. Decir que esta película contiene un mensaje ecologista porque debido a la subida de temperatura media en el planeta se deshiela un cadáver de mamut que contiene a los parásitos definitivos…pues me parece una mezcolanza de conceptos poco valida. Me suena a ecologismo de salón que poco hacer por solucionar los problemas reales que el hombre provoca en la naturaleza. Entiendo que pueda ser una percepción personal, pero entiendo el guión de Mark A. Lewis como un divertimento y nada más. La ecología necesita un marco más profundo para invitar a la reflexión. Aunque insisto en que pueda ser mi percepción personal.

Segundo, el giro final que intenta tomar la película vía dar la vuelta a las motivaciones del personaje del Dr. Kruipen. No voy a entrar en detalles por no fastidiaros el visionado de The Thaw; pero basta decir que se trata de un giro poco creíble y de poca calidad; muy usado en los telefilms para justificar su metraje. Tal vez los personajes no daban para más y los actores tampoco permitían mucho juego; pero las situaciones de sospecha, de tensión e indefensión que la constante amenaza de los escarabajos cabroncetes provocan podrían haberse trabajado mejor en lugar de regalarnos un final tan mediocre. Quizás así hubiésemos tenido una película aceptable en lugar de pasable, pero, no nos engañemos, estamos ante una producción modesta.

En definitiva, una propuesta interesante para una tarde tonta. No exige mucho, solo dejarse llevar por los picores que sufriréis cuando los dichosos bichos correteen por la pantalla, y cierta predisposición a ignorar los numerosos fallitos propios de una producción modesta (actores flojos, guión bidimensional, tópicos a go-go).
Moviéndonos en esos parámetros tenemos una cinta eficaz y entretenida que no inventa pero se deja ver.

Lo mejor: Las escenas "protagonizadas" por los insectos

Lo peor: Lo poco que se aleja de los tópicos

La Casa Muda

El primer largometraje de horror filmado en un único plano secuencia

Desde Uruguay nos llega la producción independiente de terror La Casa Muda. Dirigida por Gustavo Hernández y protagonizada por Florencia Colucci, Abel Tripaldi y Gustavo Alonso, el guión de La Casa Muda se basa en un suceso real que transcurrió en 1944, en una vieja casa de campo donde encontraron los cuerpos de dos hombres brutalmente torturados, sin lengua. Inquietantes fotografías fueron la clave para resolver el sangriento crimen.

Hasta aquí no hay nada especialmente llamativo o sorprendente en la noticia. Pero os aseguro que el proyecto tiene su miga. La Casa Muda está filmada en su totalidad con una SLR digital, más concretamente con la cámara Canon EOS 5D Mark II, lo que hace que se convierta en el primer film latinoamericano, y el segundo film en el mundo, en grabarse con una cámara de fotos.

A su vez, la historia está narrada en un único plano secuencia de 72 minutos, sin cortes. Lo que la convierte en la primera película de terror en el mundo en ser realizada con este particular lenguaje narrativo.

Plano secuencia en términos cinematográficos se denomina a la secuencia filmada en continuidad, sin corte entre planos, en la que la cámara se desplaza de acuerdo a una meticulosa planificación.

Tan sólo por el curioso y original desafío técnico que propone La Casa Muda, un servidor está deseando tener la oportunidad de verla.

13 hrs.

Que viene el lobo

Desde Inglaterra nos llega una producción de horror puro y duro: 13 hrs. La cual promete buenas dosis de tensión y algo de sangre.

El argumento nos lleva a una casa en la campiña inglesa donde Sarah Tyler regresa con sus amigos para ver a su familia. Pero en una noche de luna llena y con la tormenta rugiendo afuera, todos los habitantes e invitados de la casa se ven acosados por “algo” que los va cazando uno por uno, matandolos sin piedad.
Atrapados dentro del caserón empiezan a sospechar los unos de los otros, aullidos, gritos y cadáveres van sembrando los pasillos de la vieja mansión. ¿Sobrevivirán 13 horas al terrible secreto que esconde la extraña familia de Sarah?

Publicitada a bombo y platillo como “de los productores de Dog Soldiers”, la verdad que después de leer la sinopsis y el ver el teaser uno no puede menos que recordar la citada película de hombres lobo (no esperarían mantener ningún secreto con el teaser, ¿verdad?). Aunque en mi particular opinión 13 hrs pinta bastante mejor, a pesar de lo clásico de su argumento.
Esperemos que este a la altura de recientes producciones de terror británicas como Tormented, Severance ó la citada Dog Soldiers.

Estad atentos a los ciclos lunares del 2010.

Legado

Os traigo un relato que recuerda por su argumento a The House of the Devil. Maria, es una niñera que en su primera noche como canguro descubre el verdadero peso del pasado. Suspense, una chica guapa, una tormenta…
Llenita de tópicos y errores para divertirnos, la historia la he escrito inspirado en todas las Almas Oscuras que visitais estas páginas. Así que va por y para vosotros.

Especialmente Joan y Missterror. Gracias.

PD: El cuento es un poco largo, leedlo con calma…