VOD

Has filtrado por categoría: Página de inicio | Independiente

The Violent Kind

La raza canibal

Violent Kind Poster

Ver ficha completa

  • Título original: The Violent Kind
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2010
  • Director: Mitchell Altieri, Phil Flores
  • Guión: Mitchell Altieri, Phil Flores
  • Intérpretes: Cory Knauf, Taylor Cole, Bret Roberts
  • Argumento: Al norte de California, en una granja asilada, un grupo de moteros ven sus celebraciones interrumpidas por posesiones demoníacas, rockabillies muertos y extraños fenómenos alienígenas.

64 |100

Estrellas: 3

the Violent Kind Grande

Cody, Q y Elroy son colegas hasta la muerte y miembros de una familia de moteros que remonta sus andanzas desde los sesenta. A estos chicos les gusta el sexo, la violencia, el crimen y las motos rápidas; pero aun les gusta más volver a casa para pasar el cumpleaños de su madre con la familia y el resto de la “crew”.

En la vieja casa perdida en el bosque, sede de tantas y tantas fiestas, los delincuentes habituales ahogan las penas en el bourbon derramado entre los senos turgentes de las strippers. Todo el mundo se relaja menos Cody, que se come los nudillos viendo como su ex-novia se lo monta delante de todos con el primer idiota que ha encontrado

Pero lo bueno se acaba tarde o temprano y todos vuelven para sus casas y caravanas como pueden. No pasa mucho tiempo en la casa familiar cuando Michelle, la ex de Cody, vuelve cubierta de sangre y en estado de shock. Algo extraño está ocurriendo en las montañas: luces anormales en el cielo, compañeros desaparecidos, ruidos siniestros entre los árboles. Cody y sus compadres ni siquiera sospechan que dejando entrar en casa a Michelle han dejado pasar algo más: la raza caníbal.

The Violent Kind es el segundo intento de The Butchers Brothers, lease Mitchell Altieri y Phil Flores, por realizar una película de terror de “casta”. Es decir, ese tipo de cintas que buscan al aficionado puro y duro, que no dejan lugar a equívocos y que se ruedan con un ojo puesto en los gustos personales de los autores, unos adictos de aupa al terror ochentero – a juzgar por su estilo – y otro en una narrativa más rápida y directa, acorde con los tiempos que corren. El primero de estos intentos fue la insatisfactoria The Hamiltons, cinta que pasó sin pena ni gloria por el año 2006 y de la que pronto tendremos una secuela llamada The Thompsons; podríamos decir que el trabajo de estos directores, ha seguido la progresión acorde con su estilo y han rodado, esta vez, una cinta más entretenida pero que no puede quitarse el sambenito de “intranscendente”; The Violent Kind supone una pequeña evolución, sobre todo a nivel técnico, con respecto a su primeriza obra, pero solo eso, puesto que sus defectos son demasiado evidentes y algunos aspectos arguméntales han sido descuidados de una forma casi incomprensible. Aunque la película se pueda seguir agradablemente, incluso contiene algunos momentos y personajes brillantes, el resultado final queda deslucido por una aparente falta de dirección.

No solo en la búsqueda del cine independiente autentico y de calidad se han embarcado The Butchers Brothers, también realizaron el insufrible remake de April Fool’s Day (el bueno de Manu seguramente aun se estará tirando de los pelos ante tamaño despropósito convertido en cinta barata y apestosa). Lo cual no habla excesivamente bien de la orientación o rumbo que estos cineastas han llevado en sus cortas carreras. Una falta de criterio, por así decirlo, que como comentábamos se ve reflejada en este, su proyecto más ambicioso.

Sinceramente, la película arranca con fuerza. Asistimos a las correrías de los protagonistas, que desde su papel de moteros salvajes nos muestran un recetario de fechorías – sobresalientes los títulos de crédito – con bastante gasto de acción y labia. Sin embargo, empiezan las primeras pegas: ¿Por qué han elegido a esos actores para los papeles protagonistas? Sin tapujos: son demasiado “guapitos” para pertenecer a una banda sanguinaria; además, si Cody hubiese pasado realmente una temporada en la trena, en el tiempo en que ocurren los hechos de la película tendría el culo como un bebedero de patos. Entendedme, no es que los muchachos (Cory Knauf – The Hamiltons – y Bret Roberts – Pearl Harbour, May – ) lo haga mal, pero carecen de cualquier credibilidad como miembros de la “crew”.
Además, resulta curioso que dada la importancia que los directores le han dado a la introducción de los personajes – todo un tercio del metraje se dedican a dibujar las personalidades y tribulaciones de la familia de moteros, como si de un remedo de Easy Rider se nos estuviese mostrando – no se hayan preocupado más por su endeble caracterización, y eso que otros elementos (banda sonora muy rockera, fotografía áspera, diálogos propios de tipos duros) han sido bastante mimados.

En definitiva, tenemos un tercio de metraje que podría corresponder con un drama o “explotation” ligero de bandas. Y entonces, en las postrimerías de la fiesta de cumpleaños de la madre de nuestros protagonistas, aparece Tiffany Shepis – viendo la filmografía de est< princesa de la serie-z uno se pregunta cuando duerme esta pequeña morenaza – cubierta de sangre cual Carrie pechugona, y la película se convierte en un remedo de Evil Dead y El exorcista; así, sin más.

Este cambio radical es bastante agradecido, cargado de tensión, y destacado dado que el acabado visual mantenido durante toda la película, se ve más explotado en los tramos de sangre e histeria – entre sexies y desquiciados – protagonizados por una excelentemente poseída Tiffany/Michelle. Ahora, no esperéis explicaciones; el nudo de la película es un vagar sin mucho sentido alrededor de la cama de la “enferma” y la cabaña súbitamente vacía; con el añadido de breves pinceladas acerca de una amenaza mayor que la hambrienta –de carne en cualquier formato, preferentemente en barra – ex-novia de Cody.

Casi diría que la parte central de The Violent Kind es lo menos interesante; pronto vemos un error que siempre me ha parecido muy molesto, y demasiadas películas de terror cometen: ¿en que queda el desarrollo inicial de los personajes? En nada. El cambio de tercio es tan brusco que Cody y sus amigos podrían ser motoristas, universitarios o, incluso, payeses. Si la intención de los “hermanos carnicero” era enfrentar a tipos duros contra una amenaza monstruosa – recordemos que hasta este punto la amenaza no son más que luces en el cielo y una mujer con instintos caníbales -, para evitar los cansinos tópicos de la yuxtaposición de “universitarios vs zombies mutantes del espacio exterior”… pues la verdad es que han conseguido todo lo contrario. Los personajes se convierten en los típicos pollos sin cabeza dando vueltas por el set de rodaje, donde las reflexiones sobre su condición de miembros de una banda de moteros quedan en un remoto plano, sin interés alguno.
Toda una pena porque la dosificación de pistas que aclaren lo que realmente ocurre en el bosque, contiene bastante misterio y una fuerza estética innegable. También Tiffany Shepis se esfuerza en crear una atmósfera malsana realizando una actuación física muy “demoniaca”, que hubiese conseguido mayor efecto de no haber sido tan tópica: a estas alturas, el concepto “jóvenes atrapados en una casa” requiere algo más eficaz que la Shepis para llevarse toda nuestra atención.

Así vamos avanzando hacía la parte final de la película, cuando hacen acto de presencia los verdaderos protagonistas de la película: personas desaparecidas en los cincuenta, que acusan un “look” decididamente “rockabilly”, el cual casa muy bien con el entorno conceptual en el que se ha desarrollado todo el metraje. No entraré en el análisis de lo que significa la presencia de estos “abducidos” porque directamente estaría destripando lo más interesante, tanto a nivel argumental como narrativo (y es que repito: la escena donde esta “troupe” de siniestros “rockeros”, “teddy-boys” y “pin-ups” despliegan todo su potencial y discurso, es el momento álgido, junto al epílogo, de la historia). Sin embargo, su presencia provoca otra cansina ruptura expositiva, que introduciendo nuevos elementos completamente distintos a las ideas propias desarrolladas tras una hora de asistir a los descubrimientos de “Cody and Cia.”, nos muestran otra película de la que creíamos estar viendo. En este caso, algo más cercano a “La Invasión de los Ultracuerpos”, aunque juro y perjuro que la información suministrada por el guión de “The Butcher Brothers”, hace esta afirmación anterior poco menos que risible. Dejamos atrás las posesiones y los muertos-vivientes – sí, aquí hay sitio para todo – para entrar de lleno en el terreno de la ciencia-ficción macabra; aunque de una forma para nada satisfactoria y profunda.

Las piezas no terminan de encajar, todo está cogido por los pelos y se hace insistente la pregunta de “si ahora la narración avanza en esta dirección, ¿qué sentido tenía lo que han contado hace veinte minutos?” Pues una razón de ser puramente estética. En ese terreno, reconozco que Mitchell Altieri y Phil Flores han trabajado bien su película – hago un inciso para remarcar unos efectos especiales espectaculares para el presupuesto de una producción independiente – ; no obstante, el error ha sido intentar llamar la atención sobre un guión nacido de la mezcla de todos los elementos que han podido incluir sin resultar pedantes, pero sin preocuparse realmente de lo que estaban contando; que al final es demasiado simple. Y eso que el epílogo, los diez últimos minutos, son donde se intentan responder atropelladamente las dudas que tantas piezas de un puzzle, aparentemente incompatibles, nos habían generado. A este respecto, no se puede poner ninguna pega: un final interesante, morboso e inquietante que logra subir enteros a un guión que parecía perder el rumbo por momentos.

The Violent Kind no es una mala película, tampoco consigue superar la intranscendencia de un producto demasiado ambicioso argumentalmente; lo que para unos es una fortaleza para otros es una debilidad; y los “hermanos carnicero” deberían dosificar mejor sus ideas para que sus cintas no fuesen un mero espectáculo visual – además limitado – y trabajar más a los personajes con un propósito claro, aprovechando los elementos obviamente destacables en detrimento de otros – a uno le cuesta entender que con el potencial que tenían el grupo de “rockabillys” de los cincuenta, se les haya olvidado, relativamente, con el objetivo de mostrar y mostrar y mostrar a una Tiffany Shepis poseida -. Una cinta recomendable para tardes aburridas, y para amantes del subgénero de “atrapados in da house”, siempre que sepáis apreciar el valor individual de las premisas fantásticas – incluso del principio puramente motero – que se nos presentan, antes que el conjunto algo confuso. El balance final es positivo pero molesta esa sensación de fuerza bruta desaprovechada y, dentro de nuestras cabezas, el guión se demuestra con una falta de cohesión hiriente que termina por aburrir al espectador con años de experiencia.

Abducidas hasta devorarnos a nosotras mismas…

Lo mejor: El mejunje de subgéneros. En el último tramo de la película todo toma buen ritmo, merced al giro argumental que traen los “rockabillies from hell”.

Lo peor: El mejunje de subgéneros. Una introducción de personajes que no llega a aportar mucho y momentos de obligada transición entre los subgéneros que aburren.

Luster

Luster

Ver ficha completa

  • Nacionalidad: USA | Año: 2010
  • Director: Adam Mason
  • Guión: Adam Mason y Simon Boyes
  • Intérpretes: Andrew Howard, Tess Panzer, Matthew Rhys, Ian Duncan
  • Argumento: La escisión en la personalidad de un hombre agobiado con su rutina

65 |100

Estrellas: 4

Photobucket

1.-Dr. Adam and Mr. Mason

PhotobucketDesde tiempos inmemoriales el concepto de la dualidad inherente a todas las personas ha estado presente en nuestra cultura, y con nuestra me refiero a la cultura global, no solo la occidental. Desde los clásicos como el Dr. Jeckyl y Mr. Hyde hasta Jano, pasando por Pangu en la mitología china, Ramgi y Papa de los maoríes, Ometecuhtli en la historia mística de los mayas o Urano y Gea de los clásicos griegos, la idea de la división de un mismo ser para representar dos cualidades distintas, generalmente oponiendo el bien y el mal. Aunque hay veces que no queda tan claro sin son dos entidades diferenciadas del mismo “ser” o un mismo ente/persona con 2 personalidades diferentes, como por ejemplo Sherlock Holmes y el Dr. Moriarty que muchos críticos señalan que es el mismo Homes el que se convierte en Moriarty para encontrar a un rival digno de su intelecto.

Tal vez sea este el caso de la película que nos ocupa. En ciertos momentos nos insinua que el protagonista se ha desdoblado en dos personas completamente diferentes, pero durante el metraje no puedes dejar de pensar que tal vez no sea así, que sea el mismo personaje con dos facetas totalmente diferentes: una benevolente y la otra completamente desquiciada. Pero como estamos ante el genio de ADAM MASON, puede que sea otra cosa completamente diferente…

2.-Desdoblamiento de Personalidad:

PhotobucketThomas Luster (el inconmensurable Andrew Howard) lleva una vida que, tal vez, vista desde fuera se podría calificar como ideal: un casoplón con unas vistas alucinantes, un curro como diseñador de interiores que le permite vivir más que bien, y una mujer preciosa (Tess Panzer, la churri de Adam Manson). Pero en el fondo no se siente a gusto. El curro es estresante y tiene que soportar los carichos de divas insoportables y sus chorradas infumables, con su mujer la magia desapareció hace tiempo y en su casa lo único que hace es vagar como un alma en velo debido a un agobiante insomnio que le tiene al borde del puro agotamiento. Un día contacta con un pirado que vive en un coche abvandonado, y que de vez en cuando le ha conseguido somníferos sin receta, y le pide algo “más” fuerte. Algo que funciona. Demasiado. Tanto que le permite dormir como un lirón, pero también permite que de su confusa mente se escinda un segundo Thomas con una visión de la vida completamente diferente a la suya. Donde él ve agobio, su doble ve oportunidades; donde él ve falta de pasión, su doble descubre un montón de sexo recompensado y donde él ve estrés su doble ve un “viva la vida” como un templo. Pero la novedad en este caso no es que el doble aparezca de la nada, sino que la ingesta de las pastillas amenaza su, hasta entonces, desconocida existencia y tratará por todos los medios convencer a su alter ego ramplón de que deje de tomarlas. Aunque haya que matar y amenazar para conseguirlo…

3.-Los Angeles no te sienta demasiado bien Mr. Mason…:

PhotobucketHay directores, como el que hoy nos ocupa, que con el paso de los años han ido incorporando una serie de elementos a sus películas que les hace perfectamente reconocibles. En LUSTER hay matices made in Mason como las “máscaras” que ocultan los aspectos más oscuros de la personalidad del protagonista (tal vez más que nunca), pero también hay detalles que a un servidor le han desconcertado bastante, y no precisamente en el buen sentido: personajes innecesarios, situaciones absurdas y mal resueltas, actores simplones….Ya, ya sé que suena raro, pero tal vez el origen de todo esto sea el (más que loable) intento de Mason de conseguir que alguna de sus películas salga del circuito “underground” en el que se suelen mover y, tal vez, tengan una distribución más rentable. Por eso se ha aliado con Epic Pictures, se ha trasladado a Los Ángeles, ha contado con un actor reconocido y reconocible (Xander Berkeley). El propio Mason me comentó que no estaba demasiado orgulloso de como había manejado ciertos aspectos de la película, uno de los cuales es sin duda todo lo relacionado con la clienta superpija y su trabajo de interiorista, y que el final le hubiera gustado reescribirlo. Yo con el final no estoy en desacuerdo, lo considero lógico y bastante prrevisible; pero en cuanto a haber pulido ciertos aspectos del guión, o haberlos tamizado bajo su habitual rasero, YES I DO!!!

Aún así es una película con escenas y situaciones sublimes (casi todas con Andrew Howard involucrado), una parte central que te mantiene más que pendiente de lo que le está pasando al pobre Thomas y que sobresale por encima de la media con creces. Pero no deja de cabrearme un poquito eso tan típico de: “lo que podría haber sido esta película si….”

A ver si con su próxima peli, Junkie vuelve por sus acostumbrados fueros.

Lo mejor: Andrew Howard

Lo peor: Lo que podía haber sido

Savage

Siembra tormentas y recogeremos tempestades...

Savage

Ver ficha completa

  • Título original: Savage
  • Nacionalidad: Irlanda | Año: 2009
  • Director: Brendan Muldowney
  • Guión: Brendan Muldowney
  • Intérpretes: Darren healy, Nora-Jane Noone, Ryan Andrews
  • Argumento: Un joven fotógrafo recibe una terrible paliza y entonces comienza su lucha por sobrevivir o convertirse en un vegetal emocional

70 |100

Estrellas: 4

Photobucket

1.-dametodoloquellevasoterajocabrón:

Photobucket La violencia crea más problemas sociales que los que resuelve. Martin Luther King. Y nunca mejor dicho, y si además dicha violencia se ha convertido en un mal endémico de nuestra sociedad, en parte alentado por ella misma y en parte provocada por unos tiempos muy confusos que nos ha tocado vivir, lo normal es que lo que pasa en esta película dentro de nada se convertirá en el pan nuestro de cada día. Decirme, ¿quién no se ha visto alguna vez acojonado/a por un grupo de canis borrachos y/o colocados? (esto no va para los armarios empotrados que con una mirada alejarían hasta a Belén Esteban), Bien en un transporte público, en un garito o en cualquier zona de botellón, o, como me pasó a mi en Córdoba en la puta parada del bus…me dejaron sin blanca y con una ligera marca de navaja en el abdomen. Y me refiero a sin provocaciones, nada de mirarles mal ni reprender sus modales, sencillamente estar en el sitio equivocado en el momento equivocado. Y puede que así dicho suene a viejuno no acostumbrado a la evolución lógica de los tiempos, pero no creo que sea así…de hecho el otro día me enseñaron un dibujo hecho por niños de 10 años!!! en el que despiezaban a una compañera de su clase “por gorda”; y lo más triste es que los profesores le dijeron a la madre que eran cosas de crios….Bonitas semillas estamos plantando.

2.-Hay días malos, y los hay peores

PhotobucketLa película podría decirse que esta dividida en 5 actos, o más concretamente un prólogo y 4 partes. En el prólogo sabemos que estamos en Dublín y conocemos a Paul (Darren Healy), un fotógrafo freelance que se gana la vida consiguiendo las fotos que nadie consigue, aunque su verdadera pasión es retratar las miserias de la ciudad/socieda donde vive: 2 borrachos jubilados pegándose por una botella de vino, menores de edad empastillados jugándose el pescuezo….los mismos menores que es el prólogo le atracan con un cutter, y le dan una paliza tan brutal que le dejan marcado (física y emocionalmente) de por vida, amén de castrarle a patadas. También sabemos que su padre yace moribundo en un hospital, y que la enfermera (la excelente Nora-Jane Noone,THE DESCENT I y II) que le cuida muestra un evidente interés por él. Tras el asalto llega el MIEDO, se aisla en su casa, cambia la cerradura, va por la calle aterrorizado, deja el trabajo…pero gracias a la ayuda de un médico (que le recomienda una sencilla operación para “sustituir” sus atributos), la visita a un pasicólogo y una primera y torpe cita llega a la fase del CONTROL. Se apunta a clases de defensa personal y a un gimnasio para no sentirse tan debil, se compra una alarma personal y, poco a poco, va recuperando la autoestima. Pero sin llegar a sentirse seguro del todo, es como si al faltarle los huevos (literalmente) fuera menos hombre, y ya sabemos que en esta sociedad androcéntrica eso es casi un pecado mortal.

Con lo que llega la RABIA. Se rapa al cero para no ser reconocido (ya que la policia ha difundido su historia por la crueldad de la misma), cambia la alarma por un cuchillo para cazar osos y el psicólogo por esteróides. La violencia que una vez fue su enemigo ahora se va convirtiendo en su aliado para recuperarse. O eso cree él, ya que sin darse cuenta se va convirtiendo en lo que más odiaba, y por el camino va dejando de lado a las pocas personas que le quieren ayudar. Lógicamente esta evolución, o regresión depende de como lo miremos, le lleva a la VENGANZA, brutal y ciega, sin sentido y claramente desproporcionada…

3.-Salvaje:

PhotobucketTengo que reconocer que si me fiara de lo que me estaba transmitiendo la película en la primera hora, a lo mejor le hubiera colocado una puntuación algo escandalosa…todo funciona a la perfección, tanto los actores como la trama, y queda clara la crítica a la sociedad machista en la que vivimos (o androcentrista si preferís), y como de forma, poco subliminal, nos transmiten a diario el terrible mensaje de que la violencia solo se combate con violencia. Lo cual no es óbice para que también haga una certera crítica del mundo, los ideales y la sociedad que le estamos legando a los más jovenes, es decir, nuestro futuro.

Pero hay un par de detalles en el tramo final que le restan cierta prestancia, y cierta credibilidad. Como la relación con la enfermera, que queda en nada, como mero recurso sentimental, y creo que se le podría haber sacado más partido; y un cierto barullo y/o paja mental con el que resuelve el, por otro lado impactante, final. Tal vez en manos de un director más experiementado hubiera resultado un peliculón de 3 pares, pero en su lugar se queda en una buena película sin más. Que ya es mucho…

Lo mejor: La (realista) crudeza de la historia y el protagonista.

Lo peor: Ciertos tropiezos que le restan la potencia necesaria

The Tortured

Mamá y Papá quieren venganza

The Tortured

Ver ficha completa

  • Título original: Mamá y Papá quieren venganza
  • Nacionalidad: USA | Año: 2010
  • Director: Robert Lieberman
  • Guión: Marek Posival
  • Intérpretes: Erika Christensen, Jesse Metcalfe, Bill Moseley
  • Argumento: Una joven pareja pierde a su hijo pequeño en manos de un pasicópata, luego él cae en manos de los padres.

40 |100

Estrellas: 2

Photobucket

1.-TE PUEDE PASAR A TÍ

PhotobucketMira por donde que este es un debate que no había visto yo por ALMASOSCURAS, y mira que tenemos una (genial) variedad… Y ese es: ¿¿qué harías si tuvieras la posibilidad de tener en tus manos a un tipo que te ha destrozado, literalmente, la vida?? ¿¿si pudieras hacer lo que quieras con él/ella??, ¿¿sin testigos ni posibilidad de que te pillen??. OK, pués ese es el leitmotiv de la película. ¿Mi opinión? Depende. Depende de si ha sido alguien que por llevar comida a su familia se ha dormido al volante del camión tras 36 horas sin parar, y se lleva por delante a mi (imaginario) mujer e (ídem) hijo, o si ha sido un psicópata enfermo e incurable que ha torturado hasta la muerte a mi hijo de 3 años. Suena mucho a la Ley del Talión , y directamente es algo que choca frontalmente con la gran mayoría de mis límites morales y éticos. Pero hace tiempo, y de otra manera, me pasó algo que probablemente hubiera acabado en rotura masiva de huesos y un baile de chotis en el escroto con un cabrón de bemoles, pero al final intervino la poli y el mierdas pasó tiempo en el trullo. Así que sé lo que es desearle mucho daño a alguien y no tener problema alguno en inflingírselo yo mismo.

En el caso que nos ocupa en esta película es muy difícil ponerse en la piel de la joven pareja protagonista. Puede que te volviera loco, puede que te dejara catatónico o puede que hicieras lo que hacen ellos….

O tal vez ponerse del lado de la ley, es decir, que se pudran en la cárcel y, con un poco de suerte, que se entere el resto de presos de que es un puto mataniños.

2.-CARI, PREPARA EL TORNO QUE HOY TOCA DESMEMBRAMIENTO

PhotobucketElise (Erika Christensen) y Craig Landry(Jesse Metcalfe) acaban de sufrir una de las pesadillas más recurrentes de las parejas jóvenes con hijo pequeño: que te lo secuestren, más acrecentado si vives en EEUU o Tailandia. A este niño en concreto le ha secuestrado un pirado del copón, de los que se divierten recreando en otros sus propios abusos, de los peores. 16 huesos rotos, asfixia, golpes… explícaselo eso a los padres. Él se queda en shock, ella se niega a aceptar la verdad. Ella quiere venganza, quiere que sufra. Él duda. Ella no. Le secuestran, le hacen mil perradas. Nos despistan, bueno, lo intentan. Se ponen a prueba ellos mismos. Ella es más fuerte, él más violento. La escena más dura: el torno. Duele. La música te atrapa y la fotografía te envuelve, te pones en su lugar. Te lo crees. Luego no tanto, y al final te mosqueas un poco. Como espectador.

2.-EL RUIDO Y LA FURIA

PhotobucketPués sí, mosqueado y decepcionado, por la oportunidad perdida (de hacer una buena película sobre el tema de la venganza) y por el cansino envoltorio de música excesivamente presente, edición errática y fotografía traicionera. Me explico: esta misma película con planos secuencia y menos parkinson sería una muy buena, pero es tal la saturación y la trampa visual que al final terminas por no creerte nada. No es que ayude mucho el último y apresurado cuarto de hora, ni el histrionismo del padre (ella es lo mejor de la película).

Personalmente creo que el director se equivocó a la hora del planteamiento, o eso o sencillamente la película está tan hueca como parece al final. Y es que odio ese regusto de si la hubiera cogido otro…, y más aún el de: esto no es un episodio de Mentes Criminales??. Porqué al final es en lo que se queda, en un episodio largo de alguna de esas series vacías y absurdas en las que prima más la crueldad del malo que la narración, el efectismo más que la honestidad.

Hacer mención a Bill Moseley, (actor fetiche del gran ROB ZOMBIE) que como es habitual clava el papel de cabrón enfermo.

Lo mejor: Bill Moseley y el planteamiento

Lo peor: La ejecución de ese planteamiento

Cherry Tree Lane

Juventud, divino tesoro

Cherry Tree Lane

Ver ficha completa

  • Título original: Juventud, divino tesoro
  • Nacionalidad: Reino Unido | Año: 2010
  • Director: Paul Andrew Willams
  • Guión: Paul Andrew Willams
  • Intérpretes: Rachel Blake, Tom Butcher, Jumayn Hunter
  • Argumento: Las vidas de una pareja de clase media se ven amenazadas cuando los amigos de su hijo irrumpen en su casa en busca de venganza.

70 |100

Estrellas: 4

Photobucket

1.-ESTOS JÓVENES DE HOY EN DÍA…

PhotobucketQue la juventud actual esta jodida, creo, es algo de lo que todos somos conscientes; y no me refiero a solamente viejunos como yo, los propios chavales reconocen que vaya mierda de sociedad les ha tocado vivir, que están asustados de lo que puede pasarles cualquier día (en clase, en el garito, en un parque…) y que conocen a alguien que, o ha sufrido, o ha recibido algún tipo de amenaza. Aquí no incluyo el innecesario término de bullying, porque me parece un cuento chino para que se forren los psicólogos, hostias en el patio todos las dimos, y las recibimos, y collejas del profe, y cuando llegabas a casa y se lo contabas a tus viejos te decían: “Algo habrás hecho”, o “defiéndete capullo”, y al día siguiente punto pelota. Hablo más bien del desencanto que sufren ahora, el que les ha llevado a ser innecesariamente agresivos, faltarle el respeto a todo lo que se mueva y contemplar la violencia como algo natural. Lo más chungo del tema es que ni siquiera es culpa suya. Entre la pasividad familiar (cuando no están viviendo en un ambiente completamente desestructurado), la ausencia de modelos y de seriedad, es normal que echen de clase a un chaval por llamar puta a la profesora y que a la susodicha le pinchen las ruedas del coche y que además los padres te pongan una denuncia. Eso si no te cruzas con picópatas de manual como el puto Rafita…

Y si en nuestro país está mal, en Italia, Francia o, especialmente, el Reino Unido las cosas se salen de madre. En el 2007 la UNICEF hizo un estudio sobre el bienestar de los jóvenes y el Reino Unido ocupa la plaza 21, por detrás de los USA, toda Europa, Polonia…está claro que más allá del glamour capitalino de Londres se esconden muchos trapos sucios que no saben, ni quieren solucionar. ¿¿Es normal que 33% de los crios de 11 años hayan visto actos de violencia, hayan participado en ellos??, ¿¿que hayan echado un polvo??, ¿¿que se coloquen como piojos con todo lo que pillan??. Para mi no, en el Reino Unido sí. Muchos hemos visto “EDEN LAKE“ o “THE CHILDREN“ (esta del mismo director de CHERRY TREE LANE), y pensamos: “Que horror, si es que parece real!!”.

Es REAL

2.-LOS PELIGROS DE LA CLASE MEDIA

PhotobucketHora de la cena en casa de Christine (Rachel Blake) y Michael (Tom Butcher), una casi-joven pareja de clase media. Mientras se cuece el brócoli ella se desahoga con una amiga sobre cierto desliz cometido hace poco. Termina la cena y llega el marido a casa. No hay besos, ni preguntas, solo rutina y una cierta tensión sobre no sabemos muy bien qué. En la mesa las cosas no cambian mucho. El quiere ver las noticias y ella no, el quiere discutir ciertos temas sobre su hijo y ella no. Es como cuando vas de cena con tu novia y te das cuenta de que el resto de parejas del restaurante comen en silencio como perfectos desconocidos. Llamémoslo el horror del tedio. El hijo no ha llegado aún, está haciendo deporte, o algo. Llaman a la puerta y es uno de los amigos del hijo. Más tensión en la cena: que si nuestro hijo se junta con drogos, que no!!!, y demás. Vuelven a llamar a la puerta. También preguntan por el hijo, pero esta vez no se van, se quedan tras darle un par de hostias a la mujer y amenazarla con un cuchillo. Y todo pasa muy rápido. Al padre le revientan a patadas y le inmovilizan con cinta americana, y a la madre algo parecido, pero peor, y ese peor se convertirá en terrorífico.

Así que la situación es la siguiente: Tres macarras con pretensiones toman como rehenes a los padres de un crio que se la ha liado parda y quieren venganza, pero se aburren… y luego llegan unas amigas, un niño pequeño, y un hacha.

3.-TERROR URBANO

PhotobucketAl igual que pasaba con otras aproximaciones al desencanto juvenil y sus violentas consecuencias (FUNNY GAMES, KIDS, TEARS…), lo más terrorífico de todo no son las situaciones violentas per se, si no el hecho de que esto nos puede pasar a cualquiera, en cualquier ciudad (¿os acordais de los dos hijoputas que le pegaron fuego a una mendiga en un cajero para echarse unas risas?) y en cualquier momento. Ese es el verdadero logro de CHERRY TREE LANE, el parecer verosímil sin caer en incongruencias de guión ni histrionismos. Los chavales quieren ajustar las cuentas con el crio que se la lió y les importa un carajo que estén o no estén los padres, no dejan de ser un obstáculo en su “misión”. Y así les tratan, hasta que se aburren y son conscientes del poder que ejercen sobre 2 adultos. Es entonces cuando se muestran esa falta de valores a la que me refería antes, no son adultos a los que deben respetar, sino un par de capullos pijos bastante molestos en su limitado espectro moral. Ahí es donde triunfa la película.

Como pega solo se me ocurre el personaje de uno de los chavales y su patético intento de justificar lo injustificable… y tal vez la presencia del menor que parece algo forzada.

Lo mejor: El escalofriante realismo

Lo peor: Ciertos detalles innecesarios

Meadowoods

El Proyecto de sus Vidas

Meadowoods

Ver ficha completa

  • Título original: Meadowoods
  • Nacionalidad: USA | Año: 2010
  • Director: Scott Phillips
  • Guión: Stuart Ball, Scott Phillips
  • Intérpretes: Connor Thorp, Michelle Roe, Michael Downey
  • Argumento: Tres jóvenes americanos sin futuro deciden construirse el suyo propio y asegurase que nadie se olvide de ellos.

80 |100

Estrellas: 4

Photobucket

1.-INTRODUCCIÓN:

Decía un señor muy ilustre llamado BERTRAND RUSSELL: “Una generación que no soporta el aburrimiento será una generación de escaso valor”, yo añadiría, “y peligrosa”. Y mayormente con una psicótica falta de ideales y con un nulo conocimiento de lo que significa la palabra ‘moral‘. Me recuerda un poco, la situación de los adolescentes en la mayoría del mundo (no solo en EEUU), a la época moderadamente nihilista de la época Grunge. Subió la tasa de suicidios, Seattle se convirtió en un vertedero de yonkos, todo te importaba un carajo…la diferencia es que ahora los chavales quieren ser recordados de alguna manera, demostrar de forma totalmente egocéntrica que ellos han echo algo importante, malo o bueno, lo que menos cueste. Y si hay que matar a alguien para hacerlo pués se hace, así sales en la tele, si te pillan, y si no te partes el eje cuando ves a la policía dando vueltas a un vertedero.

Esta es, además, una generación con padres que son o muy jóvenes y no tienen tiempo en preocuparse por ellos (algo clave en la película), o han visto desde pequeños en su propia casa que la legalidad y la moralidad son 2 cualidades muy difusas. Claramente estoy generalizando una miaja, pero día tras día vamos viendo que esto está ahí y que no tiene pinta de tener un final feliz. Y cualquier director/guionista con un poco de vista puede convertir algo tan preocupante en un filón de películas como MEADOWOODS.

De todas formas no nos podemos olvidar que ya hace 15 años nos avisó Larry Clark con KIDS, más tarde con la no tan conocida (y mucho menos hedonista y más tremenda) TEARS, o 2 de mis películas favoritas: LILJA 4 EVER y ROSETTA

2.-LOS RESPONSABLES:

PhotobucketCon un director novel y un grupo de actores que debuta en esta película, sus intenciones y resultado consiguen superar con creces las dudas lógicas (rodaje cámara en mano, flashbacks constantes y el miedo de encontrarnos con otro proyecto fallido de retratar la juventud actual), aunqué no evita ciertos fallos más propios de la posible ingenuidad de los responsables que de alguien con una cierta experiencia. Como por ejemplo la inclusión de una innecesaria y prescindible banda sonora que le resta la virtud de la inmediatez, da la sensación de que está ahí porque la compuso un colega suyo y le debía un favor, o el montaje, tan pretendidamente real que se nota que se han tirado horas dándole forma para que parezca natural. Pero son menudencias que no trascienden el mensaje y las intenciones.

3.-LA PELÍCULA:

PhotobucketTravis, un psicópata de manual, Steph, la chica que hace lo que le dicen, y Ryan, el cámara que-no-está-muy-seguro-de-lo-que-van-a-hacer) son tres amigos que se aburren horrores en el aletargado pueblo de MEADOWOODS (curioso que apenas vemos imágenes del pueblo en si), y no está dispuestos a pasar el resto de su vida como 3 adolescentes más en la maréa de medianías y seres anónimos que pululan por su ciudad; y sobre todo, no quieren que la gente se olvide de ellos, quieren pasar a la historia. Entre cerveza y cerveza, peta y peta, se les ocurre la idea de que la única forma que tienen de conseguirlo es haciendo algo tan terrible que nadie nunca les olvide. El plan se divide en 3 partes, siempre orquestado por Travis,: 1º conseguir a la víctima adecuada, 2º encontrar un lugar en el que nadie les vea y sea de muy difícil acceso y 3º idear una forma muy cruel de acabar con esa persona. Lo primero que consiguen es el lugar, una zona en mitad del bosque a la que no va nadie nunca. Encontrar la persona adecuada va a ser más difícil, y en una de las partes más desasosegantes vemos como se dedican a hacer fotos y vigilar a la gente como si de lo más normal del mundo se tratara, descartan unas, se piensan otras (como quien elige en un menú) y al final encuentran a la persona perfecta: Kayla (Ila Schactler en un debut fantástico), una chica muy hogareña que toca la guitarra. La forma….pués lo más cruel posible, secuestrándola, encerrarla en una caja bajo tierra con cámaras y sonido para poder torturarla psicológicamente y un tubo de respiración para jugar con ella hasta que se muera. Luego, por supuesto, mándarle la cinta a los padres. Pero Ryan ha sido el encargado de engañarla con una supuesta entrevista falsa, y al conocer a la persona se le aparecen dudas sobre si está haciendo lo correcto. Esta circunstancia hace que la última media hora cobre un ritmo inusitado y con un desenlace muy, pero que muy abierto a distintas interpretaciones.

4.-CONCLUSIÓN:

Sin duda una experiencia única, que, si no fuera por lo que comenté antes sobre la BSO y ciertos detalles del montaje, podría ser equiparable a la terrorifica y tal vez inspiración de esta: FUNNY GAMES. Refleja de forma muy acertada la apatía descarnada de los adolescentes de la última generción, especialmente de los que no tienen medios, ni incentivos para intentar llevar una vida normal. Hay escenas tan creíbles que se te ralentiza el pulso y te sientes como si estuvieras viendo una snuff movie. Los actores están absolutamente perfectos, especialmente Travis (Connor Thorp) que transmite una desidia vital tan patética que cuando cambia y se emociona con el “plan” se convierte en uno de los psicópatas más verosímiles que se pueden ver; el resto cumple en sus funciones de apéndice (Steph, la chica, una tal Michelle Roe) y de contrapunto moral (Ryan el cámara, Michael Downey).

Comentaros que en la página web, hay varias escenas adicionales que amplían un poco más el mundo enfermizo de Meadowoods.

Lo mejor: La creíble crudeza con la que el director nos cuenta los peligros de tener demasiado tiempo libre, y los actores.

Lo peor: La innecesaria BSO y un montaje excesivamente manipulado.

Sick Girl

¿Víctima o verdugo?

Sick Girl

Ver ficha completa

  • Título original: Sick Girl
  • Nacionalidad: USA | Año: 2007
  • Director: Eben McGarr
  • Guión: Eben McGarr
  • Intérpretes: Leslie Andrews, Charlie Trepany, Katherine Macanufo
  • Argumento: Izzy Shea, tras las pérdidas de sus padres y su hermano mayor, queda al cuidado de su hermano menor. Su vida está condicionada a unos terribles estallidos de violencia.

70 |100

Estrellas: 4

Tras la desaparición de sus padres, y la ausencia de su hermano mayor (por el que sentía algo más que un simple amor fraternal), la joven Izzy Shea se ve obligada a sacar adelante a la única familia que le queda: su hermano menor. Para ello tan sólo contará con la ayuda de un robusto y bonachón motorista amigo de su padre.

Semejante argumento podría dar tanto para una comedia sentimental protagonizada por una joven actriz emergente, especializada en este tipo de productos (no me obliguéis a dar nombres… me estanqué con Meg Ryan como reina absoluta de la comedia romántica); como para un melodrama “indie”, aderezado con un par de canciones pop resultonas y no muy comerciales, y dando la campanada en la próxima ceremonia de los Oscars, alzándose con la estatuilla al mejor guión original.

Pero nada de esto ocurre en la película que hoy nos ocupa. Si en lugar del romanticismo o el melodrama rural nos situamos en el terreno de la violencia, la escatología, las torturas, humillaciones, mutilaciones, violaciones y los asesinatos a sangre fría, el resultado final será algo parecido a Sick Girl, una de las películas independientes más extrañas e interesantes de los últimos años.

El gran acierto de Eben McGarr (director y guionista) consiste en no reducir Sick Girl a una simple sucesión o compendio de secuencias escabrosas y violentas (que las hay… y harán las delicias del aficionado), y tomar, en su lugar, la sabia decisión de presentarnos a un personaje complejo – la “chica enferma” a la que hace referencia el título de la película – cuya vida, lejos de la normalidad aparente, se encuentra decisivamente marcada por una serie de traumas familiares que, SUPUESTAMENTE, acaban definiendo una personalidad trastornada y con una insana tendencia a provocar el dolor y el sufrimiento ajeno.

Y ese “supuestamente” que establezco hace referencia a otro de los factores importantes que definen Sick Girl: su total ambigüedad en el mensaje que transmite.
Por un lado McGarr se esfuerza en hacernos creer que los actos violentos de Izzy responden a una serie de traumas sufridos por la protagonista en el pasado (la pérdida de sus padres y de su hermano mayor – del cual se desprende una presunta relación incestuosa –) y a la necesidad de sobreproteger a su hermano menor. Sin embargo, los brutales y exageradísimos estallidos de violencia a los que asistimos por parte de Izzy nos hacen pensar en una auténtica “Natural Born Killer” (una “asesina nata” a imagen y semejanza de la película de Oliver Stone), que disfruta y se relame con cada nueva tortura, cada nueva humillación, cada nuevo asesinato; y en los que muy poco tienen que ver, a modo de posible factor detonante, los problemas que haya tenido la protagonista siendo niña o los estrechos lazos que la unen a su hermano menor.

Como consecuencia de ello resultaría sencillo acusar a McGarr de manipulador, de impostor. De intentar camuflar la obscenidad y la violencia que desprenden algunas de las imágenes de Sick Girl bajo un irreal traje de denuncia social y drama familiar hecho a medida. De intentar hacernos creer que Sick Girl esconde algo más profundo cuando, en realidad, lo único que realmente tiene fuerza en la película son las secuencias de violencia. De intentar justificar el brutal comportamiento de Izzy mediante una inexistente e innecesaria coartada moral.
Sin embargo no seré yo quien vierta este tipo de acusaciones sobre Mr. McGarr, ¿por qué razón? Pues, sencillamente, porque esa contraposición entre los momentos familiares de Izzy (la relación con su hermano y con el fornido motorista) y los instantes de extrema violencia, me pareció fascinante. Acepto el presunto engaño de McGarr. Y lo acepto porque Sick Girl me atrae, me convence. Porque su ambigüedad moral me cautiva.

De ese contraste entre la vida familiar de Izzy y su apetito por consumir dolor ajeno, nace una de las películas más inclasificables que recuerdo. Por momentos un drama familiar y humano situado en un entorno rural, y por momentos un torture porn sangriento, escatológico, sexual y pasado de vueltas.

Todo ello provoca en Sick Girl la “extrañeza” a la que me refería al principio. Una extrañeza que viene resaltada por una espléndida fotografía, luminosa y gastada (deudora del cine de horror norteamericano de los setenta), una magnífica utilización del sonido (y también de la “carencia” de sonido: ver la secuencia de inicio), y la efectiva labor de todos los actores implicados, desde el niño, cuya presencia no se hace insoportable (lo cual ya de por sí es todo un logro), hasta el papel protagonista de la joven Leslie Andrews, una sick girl sobreactuada en muchos momentos, pero poseedora de un físico, y en especial un rostro, que nos empuja a plantearnos aquello de ¿ángel o demonio?

Incluso para todos aquellos a los que la historia personal y familiar de Izzy os traiga sin cuidado, apuntaros que Sick Girl tiene a su favor una secuencia final realmente perturbadora y radical en la que McGarr echa el resto.

Sick Girl es una excelente propuesta independiente. Una película atrevida y diferente. Que no pase desapercibida…

Lo mejor: esa convivencia entre drama familiar y humano y torture porn pasado de vueltas.

Lo peor: a quiénes tan sólo les interese la violencia les puede resultar aburrida. Que pase desapercibida…

Triloquist

Un muñeco y dos peleles

Triloquist

Ver ficha completa

  • Título original: Triloquist
  • Nacionalidad: USA | Año: 2008
  • Director: Mark Jones
  • Guión: Mark Jones
  • Intérpretes: Rocky Marquette, Paydin LoPachin, Katie Chonacas
  • Argumento: Una pareja de hermanos, totalmente disfuncionales, viaja por los EEUU con un muñeco más desequilibrado que ellos.

35 |100

Estrellas: 2

Corre el año 1993 en California, una decadente artista se mete el último chute de su vida. Sobredosis, salida digna al hundimiento por no poder pagar el alquiler del cuchitril donde vive, con sus dos hijos Angeline y Norbert, y ver en el retrete su carrera como ventrílocua, en un mundo que se burla de ella. En un cuartucho con olor a sudor, heroína y muerte, comienza la vida real para los dos hermanos y el espantoso muñeco de madera, con el que sus padres obtuvieron, una vez, fama y gloria.

De casa en casa de acogida, los dos muchachos son maltratados, repudiados y odiados. En todos sus hogares temporales se ven acompañados por Dummy, el muñeco vestido de vaquero, que observa el crecimiento de sus dueños rodeados por la degeneración y la miseria: Angelina se convierte en una guapa jovencita, de diecisiete años, adicta al alcohol, psicótica, violenta, mentirosa y adicta al sexo (ella recuerda con especial cariño las violaciones a las que le sometía su tío). Norbert, por otro lado, autista y totalmente ido se convierte en un clon del muñeco, vistiendo como el mismo. Un vaquero mudo portando a un muñeco pequeño y clónico, incapaz de expresarse más que a través de la ventriloquia.

Pronto, sus cerebros llegan al punto de ebullición. Y Dummy se convierte en el instrumento perfecto para descargar la ira de Angeline. Niños muertos, policías muertos, todos muertos a manos de un muñeco que parece tener una vida propia ligada mágicamente a la de sus dueños.
Angeline piensa que en Las Vegas pueden tener su oportunidad para encajar. Su hermano Norbert es el mayor ventrílocuo de todos los tiempos y sabe que en la ciudad que nunca duerme, podrán encontrar su espectáculo y con el, sus sueños.
El hecho que de camino haya robo, prostitución, incesto y muerte una y otra vez; solo supone más encanto para su viaje. Pero la rubia Angeline se da cuenta de que les falta algo. ¡Claro! Un descendiente para que pueda continuar el legado artístico de su familia. ¿Y existe alguna forma mejor para dar continuación a su saga, qué raptar a una jovencita para qué su hermano la deje preñada, tras violarla, y continuar así su mágico camino hacía Las Vegas? Dummy no está muy convencido con el plan pero al fin y al cabo solo es un muñeco y no puede hacer nada.

Este guión absurdo, bizarro, mediocre y pretendidamente divertido, es lo que nos regala Mark Jones en su última película, una supuesta comedia de horror llamada Triloquist y distribuida, con un par de narices, por Dimension Extreme. Mark Jones se encarga de escribir, producir y dirigir este largometraje directo a DVD; después de estar detrás de toda una saga de lo descacharre y absurdo, como era Leprachaun. También tuvo, hace más de diez años, la idea de rodar un bodrio bastante infumable (y de argumento paralelo a Leprachaun) llamado Rumpelstilskin. Es cierto que nuestro director no puede presumir de un gran currículo; pero yo me divertí bastante, en su momento, viendo como Jennifer Aniston era acosada por un duende irlandés interpretado (¿?) por el entrañable Warwick Davis. Esos chillidos nerviosos de “¡Quiero mi oro! ¡Mi oro!”, son un clásico chascarrillo de borrachos entre mis amigos. Entonces, ¿qué nos depara ahora esta mezcla imposible de road-movie, psychokillers, muñecos asesinos y explotation burda?

Interludio sobre los efectos del ácido
El LSD ó ácido lisérgico es un compuesto semisintético famoso por sus efectos alucinógenos, que incluyen leves alucinaciones sensoriales, así como alteraciones en la percepción general y, especialmente, de la temporal. Para que me entendáis, es lo más parecido a tener, despierto, una pesadilla provocada por un empacho ó un bonito sueño húmedo (depende de la persona y la noche).

En mi opinión, Mark Jones, intenta dar un discurso sobre la locura y la mente de un psicópata desde una perspectiva interior y amoral (Vease Asesinos Natos). Usa, como puede, elementos grotescos y desconcertantes, desde perspectivas retorcidas hasta fundidos propios de los dibujos de Bugs Bunny. Y estoy siendo benevolente en mi opinión, porque la película no se si me ha gustado, ni si quiera si me ha divertido; pero la verdad: ó pienso que era un experimento de su creador ó directamente digo que todo este tinglado ha sido montado por personas bajo los efectos del LSD (por ello creía didáctica la nota sobre el ácido).

Qué despropósito, qué actuaciones, qué efectos de sonido (lo peor que he escuchado en bastante tiempo), qué edición, qué planificación. A ratos, de lo mala que es, incluso quiere intentar seducirte. Ver a uno de los muñecotes más feos de la historia del cine (lo único que está diseñado dignamente) involucrado en unos diálogos que saltan de lo vergonzoso a lo absurdo en cuestión de milisegundos; pues tiene “su aquel”. Aunque no os preocupéis, cuando os sintáis minimamente interesados, lo cutre de lo que veis en pantalla os llevará a tierra firme.
Me niego en rotundo, a realizar dobles lecturas; por muy buena intención que tuviese su director, todas las escenas carecen de un mínimo de elegancia. No pretendería retratar la locura con bailes a cámara rápida, ¿verdad? Ni siquiera se salvan los típicos desnudos gratuitos ni los chistes sexuales.
Tanto Paydin LoPachin (Angeline) como Rocky Marquette (Norbert), dan autentica grima; siendo los actores pilares de esta producción. Mientras la primera tenía que hacer de psicópata sexy y acaba pareciendo una niña de berrinche, el otro solo tenía que hacer de autista y acaba pareciendo directamente imbécil. A lo mejor no he sabido ver la parte de comedia de la película, pero es que estaba todo tan fuera de contexto que no podía dejar de preguntarme que veían mis ojos. Especialmente hiriente el uso del blanco y negro de forma puntual que solo aportaba más odio hacía los efectismos de todo a cien por parte de Mr. Jones. Es que fijaos, ni funciona como road-movie, yo no tuve en ningún momento la sensación de que los personajes viajasen ni real ni moralmente; simplemente rellenaban los planos.

Con todo lo dicho, no creo que sea una película recomendable. Pero todos tenemos el día tonto en que nos apetece ver algo casposo y difícil de creer. Insisto, aún no entiendo la sensación que me ha dejado en el cuerpo Triloquist (y por eso aun salva su nota ligeramente) pero no quiero ver nada nuevo de este director hasta dentro de cuatro años. Sé que la película deseaba mostrar un mundo muy particular y delirante, pero yo me quedo con la sensación de poco oficio y mucho LSD.

Y no os dejéis llevar porque sea una distribución de Dimension Extreme; esto esta a años luz de un Feast ó un Automaton Transfusión.

Lo mejor: En algún momento puede hacernos dudar de lo que contenía nuestra bebida.

Lo peor: El desproposito a nivel general.