VOD

Has filtrado por categoría: Página de inicio | Sitges 2012

John Dies at the End

Un chute de serie B

Jhon Dies Grande

Erase una vez una droga que prometía una sublime experiencia fuera del cuerpo con cada dosis. Las calles la nombran en susurros avariciosos: “Salsa de soja”, la llaman. Sus adictos juran y perjuran ser capaces de atravesar las dimensiones y doblar el tiempo con su uso, pero algunos de los que vuelven de estos “viajes” ya no son humanos. Parece que, repentinamente, la humanidad se ve sometida a una invasión soterrada de seres de otro mundo, y solo un heróe puede evitarlo. ¿Son John y David estos paladines? ¿Un par de vagos, incapaces de encontrar trabajo, metidos a detectives de lo paranormal? Vale, la humanidad está jodida.

Prestad atención, especialmente los amantes de la serie B, ¡Don Coscarelli vuelve con verdadera fuerza! “¿Quién diablos es este tipo con apellido italiano?”, os preguntaréis los más jóvenes. No es de extrañar que este director de cine fantástico permanezca, actualmente, en segundo plano debido a lo intermitente de su carrera, centrada principalmente en los ochenta y noventa, y su relativo silencio en los últimos años, así como una fijación malsana por los proyectos de bajo presupuesto controlados por el mismo (una de sus características más positivas es la redacción de la mayoría de los guiones de sus cintas).

Pues bien amigos, os hablo, ni más ni menos, que del director de la saga Phantasma (1979-1998) – cuyas dos primeras entregas son imprescindibles –, El Señor de las Bestias (1982) y la entrañable Bubba Ho-Tep (2002). Todas ellas son películas que destilan algo especial, podrán gustar más o menos sus historias, pero desde luego han conseguido elevar, de forma merecida, su estatus a cineasta de culto; al menos así lo ve un servidor y otros cientos de miles de aficionados. Con respecto a su peso en la industria del fantástico creo que es un hecho reseñable el que fuese invitado a participar con un capítulo en la serie, de obligado visionado, Masters of Horrors, aunque el resultado no fuese todo lo bueno de debería (Incident on and off a Mountain Road, 2005).

Jhon Dies Libro

Así que tras siete años de espera nos llega el regreso de una leyenda y en plena forma a juzgar por lo impactante y arriesgado de un proyecto a estrenar el próximo 2012, sin fecha concreta. Ni más ni menos que se trata de la adaptación de un psicodélico libro de terror, aunque primero publicado por entregas en la web humorística Cracked, cuyo discurso está basado en la comedia más negra y cafre: John Dies at the End, y cuyo mismo título es buena muestra del caustico humor que se gasta su autor, David Wong. Sobre estas líneas podéis encontrar una de las portadas de una obra que solo he tenido el placer de catarla parcialmente, debido a no estar traducida al castellano y haber desaparecido la versión gratuita de Cracked. No obstante, puedo decir que entre retorcidas expresiones de un slang propio, la paranoia drogata, las escenas explicitas y un muestrario de personajes a cada cual más extraño, uno se pregunta por qué diablos las editoriales españolas se obstinan en no traducir esta novela.

Pero lo interesante es saber que el relato de dos colgados metidos a héroes paranormales parece tomado con bastante respeto por parte de Coscarelli y usado al servicio de su propia idiosincrasia; es decir, estamos ante una serie b, en su sentido más amplio, que gracias a su origen (adaptación de lo que está siendo un éxito parcial de ventas en Estados Unidos) se permite el lujo de lucir muy solida a nivel técnico. Algo patente en su, tal vez demasiado extenso, tráiler; donde los efectos especiales se desparraman al servicio de la escatología y la alucinación más lisérgica. No en vano como responsable de efectos especiales y maquillaje tenemos a la empresa del curtido Robert Kurtzman (el tamaño de la lista de sus trabajos asusta más que sus propios diseños de criaturas terroríficas); incluso a él mismo supervisando las aberraciones de otro mundo exhibidas aquí. Un autentico delirio al que habrá que acercarse con el mismo riesgo que ha asumido un Cosacarelli más auténtico que nunca.

No solo queda John Dies at the End en un medido despliegue de fuegos artificiales negros, Coscarelli también se ha rodeado de un elenco de actores muy profesionales y vasto bagaje: Paul Giamatti, Clancy Brown o el extraño Doug “Fauno” Jones. Pero lo que resulta un verdadero guiño al espectador acérrimo, al buen seguidor del cine de horror independiente, es volver a contar con el bueno de Angus Scrimm, el aterrado “hombre alto” que ha poblado miles de pesadillas infantiles. Probablemente su papel sea breve, ochenta y cinco años no perdonan, sin embargo emociona reencontrarse con Angus trabajando para el director que supo hacer del actor un icono del terror fantástico.

Desde luego no se trata de un proyecto para todos los públicos, muchos la tildarán de paja mental o de comedia grosera sin más – por no decir que pasará desapercibida para la mayor parte de la crítica –; sin embargo, para un servidor se trata de uno de los proyectos más esperados del próximo año y un valor seguro tanto por lo complejo, y absurdo, de su enfermizo trasfondo, como por el casting de interesantes actores y la calidad técnica… pero, sobre todo, por lo personal que me parece el retorno de uno de los autores más personales del fantástico, alguien que ha sabido mantenerse de una forma digna dentro de un sector donde es difícil no tropezar (Carpenter, Romero, Henenlotter, Gordon, etc, ect).

Dead Shadows

La alargada y tentaculada sombra de Lovecraft

Dead Shadows Grande

Dead Shadows PosterChris es un joven que no olvidará fácilmente la noche de las sombras muerta.
Sus padres fueron brutalmente asesinados hace once años, cuando el cometa Halley fue visto por última vez desde la Tierra. Los gritos de terror de sus padres marcaron el preludio de esta nueva noche, en la que el cielo ennegrecido sobre la ciudad se ve iluminado por la fugaz visita de otro cometa.
Chris intenta reflexionar sobre su pasado mientras los ruidos de fiesta llenan el edificio de apartamentos punzando sus sensibles nervios: toda la ciudad celebra el evento astronómico tal que mañana se acabase el mundo. Y así, la noche va haciéndose más profunda y de los cavernosos pozos de sus entrañas, expuestas por la estela del siniestro cuerpo celeste, surge la locura, la desorientación… lo extraño.
Los vecinos se comportan de una forma muy rara; una extrema confusión se apodera de ellos reaccionando violentamente ante cualquier estimulo. Chris es testigo de excepción del fulgurante avance de este fenómeno, lleno de malos presagios busca una salida del edificio antes de que la situación sea incontrolable, antes de que las mutaciones extraterrestres, que intuye en los cuerpos de sus vecinos, se lo lleven al “otro lado” donde aguardan sus enmohecidos padres.

Dead Shadows Artwork 2Es de dominio público mi veneración por el mundo onírico y la mitología terrorífica que crearon Lovecraft y sus coetáneos hará casi cien años. Esta admiración ha sido, es y será compartida por cientos de miles de personas y la influencia de los sueños de Cthulhu se propaga en el tiempo, el espacio e, incluso, el cine.

A pesar de existir multitud de adaptaciones de las obras pulp que narran los horrores de los humanos enfrentados a los dioses exteriores, o meras obras inspiradas en este o aquel fragmento de la cosmogonía lovecraftiana, pocas son las que están a la altura de un terror que navega cuidadosamente entre el materialismo y la mera atmósfera. Demasiado complicado plasmar un universo intangible capaz de convertir en sectarios declarados a gente tan dispar como Stephen King o Bernardo Bonezzi – reconocido compositor de bandas sonoras y artista pop -. Precisamente solo las películas “remotamente” inspiradas han sido las que se han ganado un hueco en nuestros corazoncitos de cultistas: En la Boca del Miedo, Re-animator, From Beyond, Necronomicon, Posesión Infernal, etc. De “las otras” mejor ni siquiera hablar… (¿alguno recuerda el chasco que sintió cuando visionó La Mansión de Cthulhu?)

Dead Shadows ArtReflexiones que me lleva a presentaros un nuevo proyecto que lleva tiempo rondando por la red de redes. Un proyecto de origen francés llamado Dead Shadows, una cinta que dudaba en traer hasta aquí desde hace bastante tiempo; y es que sentimientos contradictorios se despiertan al conocer más detalles de la opera prima de un tal David Cholewa, que también ejerce de guionista.

Resumiendo, esta sopa primigenia de sensaciones antagónicas nace del deseo de descubrir una nueva e interesante historia sobre las sombras de los espacios insondables, el miedo a la clásica decepción, una premisa argumental atractiva – pese a lo tópico y sencilla de la misma -, un primer artwork moderno pero perfectamente valido para una revisión de la mítica Weird Tales – observad el cartel y arte conceptual cuidadosamente diseñados -, otras cintas recientes poco satisfactorias (Altitude, El Horror de Dunwich, Cthulhu,The Last Lovecraft), reminiscencias a películas de culto como La Noche del Cometa – quizás considerada así inmerecidamente – o Fuerza Vital, un trailer deleznable más propio de una broma de aficionados que de un largometraje comercial, etc, etc.

Dead Shadows Artwork 3Ya podéis comprobar que a un servidor le ha disparado las ideas un proyecto que puede ser uno de los chascos del 2012 o una de sus gratas y grandes sorpresas; sea como sea, se augura que las reacciones tras su estreno serán extremistas, como siempre pasa cuando la mitología lovecraftiana está por medio.

Aun con todo, si he decidido traeros la noticia, después de varias dubitativas semanas, es porque quiero romper una lanza a favor de Dead Shadows. Puede que el trailer haya supuesto una profunda decepción, al menos así lo atestigua el reguero de despiadados comentarios que encontraréis en la red sobre el mismo; sin embargo, estamos hablando solo de un teaser promocional y considerando que se trata de una producción con poco presupuesto – de momento – que está buscando fondos, el beneficio de la duda se presenta como una opción bastante razonable. El trailer es sangrante, pero puede atraer la atención de algún productor avispado y convertirse en una buena cinta. Las ideas están ahí, no son malas, y conceder un poco de margen a un filme que ni siquiera se ha empezado a rodar sería lo más justo.

De momento no existe más información que decante la balanza de un lado u otro, aunque desde aquí me gustaría pedirle un favor a los cineastas que deciden realizar pactos con el mismísimo Nyarlathotep: no arrastréis el nombre de los antiguos por el barro, sed dignos de aquel que duerme en R’lyeh. Porque no está muerto lo que yace eternamente y con los extraños evos incluso la muerte puede morir.

At the End of the Day

Al final habrá que pensarse dos veces lo de disputar una partida de paintball

At the end of the day

El realizador italiano Cosimo Alemà, formado en el mundo del video-clip, nos presenta At the End of the Day, un nuevo survival cuyas primeras imágenes, trailer y argumento me han causado una cierta sensación de déjà vu. Y es que el parecido de At the End of the Day con Paintball, producción de Filmax dirigida por el barcelonés Daniel Benmayor que, finalmente, pasó sin hacer demasiado ruido, es más que evidente.

En At the End of the Day una partida de Paintball, celebrada en una misteriosa prisión abandonada, se convierte en un juego mortal cuando tres ex-soldados desquiciados lideran una sangrienta cacería en la que todos los participantes son objetivos potenciales.

La película ha sido presentada recientemente en el AFM (American Film Market) y, por lo visto, una distribuidora norteamericana ya ha comprado los derechos de la película para la distribución internacional. Os dejo con algunas imágenes y el trailer de At the End of the Day.

Atención: por lo visto en el propio trailer y en algún poster que corre por la red, es posible que At the End of the Day sea finalmente conocida, a nivel internacional, bajo el título de War Games.