Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Amnesiac

Amnesiac

Ver y olvidar

Amnesiac Review

Ver ficha completa

  • Título original: Amnesiac
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2015
  • Director: Michael Polish
  • Guión: Amy Kolquist, Mike Le
  • Intérpretes: Kate Bosworth, Wes Bentley, Olivia Rose Keegan
  • Argumento: Un hombre despierta tras un accidente sin recuerdo alguno, su mujer se encargará de hacerle recordar... ¡a ostias!
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

 photo Amnesiac_Interior_zpsegqcokko.jpg

Un hombre cualquiera se despierta amnésico en su casa tras un accidente. Por suerte, su atenta esposa está junto a él para cuidarle y satisfacer sus necesidades. Al poco tiempo todo adquiere un matiz siniestro cuando pequeños detalles le llevan a sospechar que esa mujer no es su verdadera esposa y que ha sido atrapado en esa casa para algo más que ser complacido.

Ni física ni química, “Amnesiac” falla estrepitosamente como thriller al carecer de una construcción de tensión mínima, por no hablar de la ausencia de acción durante gran parte de su metraje. Además, tampoco ofrece ese componente sensual que podría haber resucitado alegres fantasmas de los noventa, ya sabéis: un poco de caña con escenas de sexo y diálogos banales pero llenos de diversión. Es decir, su desarrollo se hace lento, porque básicamente lo es, y porque entre el dueto protagonista no existe la conexión necesaria para atrapar al espectador. Las situaciones se dan de manera un tanto forzada, a la que tampoco ayuda cierto distanciamiento formal en las interpretaciones y en la dirección artística, frías y fuera de lugar. Quizás una de las grandes culpables sea la bella y etérea Kate Bosworth, volcada en su papel pero demasiado obvia en pasajes que requerían mayor sutileza y demasiado distante en pasajes que requerían energía y mala gaita. Desde el primer minuto somos conscientes de que “algo” no cuadra con el personaje de la Bosworth, por no hablar de la alargada sombras que se proyecta sobre la joven actriz, ni más ni menos que la de Kathy bates, pues “Amnesiac” resiste malamente los paralelismos con “Misery”, ya que su trama recuerda de primeras a una de las mejores adaptaciones de Stephen King quizás deberían haber estado a la altura de su propio expolio. Entonces, ¿a qué se debe la presencia de una actriz tan poco adecuada para un personaje plagado de matices? Sin lugar a dudas al matrimonio que la enlaza con Michael Polish, el director de la cinta.

Enchufes aparte, insisto que el fracaso de la interpretación en “Amnesiac” se debe antes a un desequilibrio en sus partes que a falta de ganas o atractivo en su elenco. Por ejemplo, la contraparte de Kate la lleva Wes Bentley (“Final Girl”, “American Beauty”) con su inercia habitual: un rostro alienado en constante expresión de aturdimiento; sin embargo, cuando aquí sí casa ese amaneramiento, Bentley abusa de él para olvidarse, de nuevo, de la sensualidad subyacente en esta historia de olvidos y pasiones extrañas.

Una vez desgranado el meollo del asunto, queda destacar que “Amnesiac” se aleja de los habituales telefilmes, algo que por momentos peligra durante su lenta parte central, gracias a un presupuesto holgado (tres millones de dólares) que le permite conservar una estética atractiva, entre polvorienta y estática, apoyada sobre una fotografía impecable, una banda sonora bien introducida y otros detalles técnicos, como la brillante iluminación, a muy buen nivel. No son los aspectos formales los que hacen naufragar el proyecto, entonces, lo hace por su dirección artística y por sus laxas interpretaciones, pero no sólo por eso: un guión inconsistente, simple y sin colorido termina por aguar la experiencia al espectador. Dejando aparte esa ausencia de sensualidad a la que hacía referencia, su deriva por los aspectos del aprisionamiento de un hombre, la pérdida de memoria y la veracidad de los recuerdos no admite segundas lecturas y se dirigen hacia la conclusión más simplista y llena de agujeros. Otra vez es la predictibilidad la que afecta seriamente a su desarrollo, ¿qué más lo que suceda entre los dos personajes principales si ya sabemos que no es oro todo lo que reluce y jamás se ven cómodos en su “mentira”? Es más, cuando al final “Amnesiac” intenta tomar un rumbo perpendicular al “torture porn” (muy suave, por otro lado) y revelar la explicación que no ha sido capaz de avanzar durante la hora y pico previa, la cinta termina por revelar la triste verdad: la historia subyacente es completamente intrascendente. Un tirón de orejas para los guionistas por no saber trasladar “Amnesiac” a un terreno más peligroso, quedando en mera anécdota los elementos de terror de su obra.

En conclusión, aunque estéticamente hablemos de un producto alejado de los telefilmes de sobremesa, el resto de sus factores terminan por emparentarlo demasiado a estas soporíferas historias, haciendo de “Amnesiac” una película para olvidar una vez vista. ¿La recomendaría? No, ni siquiera por lo que podría haber sido si hubiese caído en manos de un director más canalla, como el enfermo de Verhoeven.

Imágenes de la película

 photo Amnesiac_1_zpsy29q4ktr.jpg

 photo Amnesiac_2_zpsbjew52ho.jpg

 photo Amnesiac_3_zpsqlj4ju8p.jpg

Lo mejor: La fotografia

Lo peor: Su lentitud

Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.