Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Evilution

Evilution

Infectados caníbales buscan apartamento céntrico

Evilution_Poster

Ver ficha completa

  • Título original: Evilution
  • Nacionalidad: USA | Año: 2008
  • Director: Chris Conlee
  • Guión: Brian Patrick O'Toole
  • Intérpretes: Eric Peter-Kaiser, Sandra Ramírez, Tim Colceri
  • Argumento: Un virus alienigena se esparce con velocidad por el viejo edificio de apartamentos llamado Necropolitan. Todos los infectados buscan la carne de sus vecinos. ¿Nadie podrá contener esta amenaza?

47 |100

Estrellas: 2

Evilution_Grande

Poco se puede decir sobre las fortalezas y debilidades de un film como Evilution, que no se haya dicho ya sobre otros del mismo corte. Para que me entendáis, estamos hablando de la producción humilde de un grupo de cineastas con más pasión que medios. Como cualquier otra cinta de bajo presupuesto sobre infectados (ó zombies que corren mucho), sus limitaciones giran alrededor de dos premisas: actores esforzados pero justitos de nivel interpretativo y un desarrollo técnico, tanto a nivel general como narrativo, que deja mucho que desear y, más bien, sirve solo como indicador del camino que pueden tomar los responsables del proyecto. A este último respecto ningún problema; Chris Conlee, Brian Patrick O’Toole y Eric Peter-Kaiser (director, guionista y productor/protagonista respectivamente), tienen un futuro brillante y prometedor dentro del cine de género. Y es que tienen las ideas muy claras, de hecho, la génesis de esta primera parte de una pseudo-trilogía da buena muestra de ello:

Estos tres estadounidenses, fanáticos del cine de terror desde que tenían uso de razón, decidieron un día cualquiera, embarcarse en la filmación de una película más de su género favorito. Puesto que sus gustos eran comunes pero muy amplios, les sabía a poco rodar solo un film; ellos pensaban que podían realizar ejemplos atractivos de tres terrores tipo: zombies, slasher y criaturas. Brian Patrick O’Toole, que tenía cierta experiencia como productor, destacando en títulos medianos como Dog Soldiers ó Cemetery Gates, enfocó el titánico proyecto de una trilogía de la forma más eficaz posible: Creando un nexo de unión débil entre las tres películas, podrían así dejar una marca personal como guía de una cinta a otra, dándoles libertad creativa pero auspiciando las tramas en el mismo marco. Así tenemos cierta “imagen corporativa”, no podemos negar que eso vende, y un entorno capaz de generar empatía en el espectador, les empujaría a terminar una película detrás de otra. El nexo de unión elegido resultó muy acertado. Es concreto, yo diría que es lo mejor de Evilution; tenemos ni más ni menos que un tenebroso edificio de apartamentos; sucio y mohoso a la par que decrepito. Un edificio regentado por un enigmático administrador, envuelto en frases misteriosas y una actitud excéntrica. Este edificio es el Necropolitan, y aunque su diseño artístico no es muy espectacular (un bloque abandonado de apartamentos de Los Ángeles), ofrece una ambientación perfecta para tres historias terroríficas que, pese a tópicas, despiertan nuestro interés y simpatía; al menos a los aficionados acérrimos como el que suscribe.

De momento, contamos con la amenaza de un virus alienígena que resucita a los muertos (Evilution, 2008), un asesino en serie que nunca descansa (Basement Jack, 2009) y una película cuya base argumental es tanto el propio edificio como el extraño administrador (The Necropolitan, ¿?) Pero adentrémonos en lo que se esconde tras la primera parte de esta, original en ideas, trilogía; una infección que convierte unos apartamentos en un infierno zombie a la antigua usanza, bueno para quien quiera entrar en el clásico debate sobre infectados ó zombies puedo deciros, sin entrar en detalles por no estropear el único giro argumental existente, que Evilution explicita a los devoradores de carne como infectados, aportando razones más que sobradas aunque no correctamente hiladas.

El desierto de Irak, una base militar secreta estadounidense y soldados corriendo aterrados por los pasillos. Algo extraño está ocurriendo, personal de las instalaciones ataca violentamente a sus compañeros sin un motivo aparente. Les desgarran las entrañas a mordiscos, beben su sangre, se ensañan con sus órganos internos. No queda más remedio que hacer desaparecer el problema, y para ello, el ejército usa su estilo habitual: Una bomba que borre el lugar del mapa. Cuando se suponía que nada debía sobrevivir a la explosión, comprobamos asombrados como un oficial médico consigue escapar portando una sustancia de origen desconocido entre sus pertenencias

Meses después…

En los apartamentos más paupérrimos de Los Ángeles, el Necropolitan, un huésped alquila una habitación en un sótano cochambroso y con fuerte olor a cloro. Dice ser un profesor con pocos recursos, solo quiere tranquilidad y un sitio donde vivir. Lo que el resto de huéspedes no sospecha, es que el profesor Tyler es en realidad un científico experto en amenazas bacteriológicas, cuyo único deseo es un lugar discreto donde continuar investigando los efectos de una sustancia naranja, sobre los cuerpos moribundos. Como cualquier genio chiflado que se precie, su objetivo es vencer a la muerte al precio que sea. Irak solo fue un error de cálculo.

Para sus experimentos, el Sr. Hall, que es su verdadero apellido, no contaba con la molesta fauna de ganstas, drogadictos y chismosos que se arreciman por las habitaciones del edificio. Por si fuera poco, el ejercito no se ha olvidado de el y pone tras su pista a un agente especial. Con tan desesperanzador panorama rodeando a nuestro científico, no es de extrañar que los efectos del liquido tóxico se le escapen de las manos; convirtiendo las desconchadas paredes de el Necropolitan en un collage de entrañas y sangre, servidos para el placer de unas criaturas que abandonan su humanidad en pro de una evolución caníbal donde los vivos no tiene cabida

Los primeros compases de Evilution ya muestran una escasez de presupuesto, que aun llevada con entereza y aprovechado este al máximo, limita ostensiblemente la narración de los hechos. La base militar no parece una base, el descampado que la rodea no puede pasar por Irak y el lanzamiento de la bomba por parte del ejército, está metida con calzador tanto gráficamente como argumentalmente. De hecho, ¿como narices se ha enterado tan rápidamente el gobierno de lo qué estaba sucediendo y dos guardas de la base no se enteran de nada? Una infinidad más de cabos sueltos harán su desfile por la hora y media del metraje. Resulta curioso como otros elementos de la trama son explicados con excesiva profundidad, como la superficial e inverosímil relación romántica entre los actores principales; mientras otros, como el origen alienígena de la toxina (y hasta ahí puedo leer), apenas son explotados; aun teniendo unas posibilidades obvias a la par que profundas. Solo existe una explicación evidente, el despliegue de medios coarta los elementos más movidos y fantásticos.

También es cierto que el guión bebe demasiado de otras fuentes, encontrando referencias a decenas de películas. Como Demons 2 ó El amanecer de los muertos…. Tampoco creo el guionista buscase salirse de los cánones más rígidos de las producciones que encierran a un grupo de gente en un edificio plagado de zombies. Podríamos tomar como ejemplo, The Horde, pero cuando las comparamos con objetividad vemos que aunque las dos encorsetadas en unos diálogos y personajes predecibles; la cinta francesa tiene un acabado más disfrutable, quizá incluso por olvidarse de buscar motivaciones coherentes para los personajes. No es mala idea si no cuentas con actores apabullantes.

En esta línea de actuaciones nos movemos en Evilution. Bastante malos todos, otorgando una mención especial a la pareja principal, atención a lo pobre que está Sandra Ramírez, capaces de marcarse una escena sexual digna de Steven Seagal. Podríamos rescatar a Tim Colceri interpretando a un agente especial que salva media docena de escenas, un secundario con un buen currículo. Otro personaje destacable es el ya mencionado administrador. El actor asumiendo su papel, proporciona los mejores momentos del metraje (esencialmente el inicio y epilogo al estilo Creepy), pidiendo a gritos un desarrollo más largo de su historia. Algo que creo tendrá lugar en la tercera parte de la trilogía. Pero en general mejor no fijarse en ningún actor, observad que ni funciona el típico alivio cómico presentado en forma de ganstas de medio pelo con muy poquita credibilidad. Supongo que es lo malo de usar personajes tan estereotipados.

El resto de los elementos pecan de la misma falta de dirección, tal vez sería prudente salvar la iluminación y la ambientación. Estas consiguen mantener considerable interés sobre los paisajes del interior del Necropolitan, a pesar de ser solo un edificio viejo y semiabandonado. Se recrea un aura de misterio, que junto a un ritmo bien medido para lo que suele ser habitual es estas producciones independientes, ayuda a sobrellevar otros fallos o pecados. Como la banda sonora escasa, y adornada con unos temas a cada cual peor ó un exceso del movimiento de cámara para aportar sensación de falsa tensión. Los efectos especiales tampoco merecen tirar cohetes pero ayudados por puntuales excesos de hemoglobina aprueban por lo pelos. Podríamos pasar así por la edición, la fotografía, el vestuario (¡gayumbos de todo a cien señora!), etc. Por mucha ilusión puesta en el proyecto, finalmente se comprueba que estamos viendo un producto destinado directamente al mercado del DVD.

Nota aparte merece el diseño del cartel. Muy bonito, promesas de acción y emoción a raudales al estilo del mejor Resident Evil, espectacular diseño…pero no tiene mucho que ver con el espíritu de la película. Se trata de una maniobra de marketing valida, pero que empaña todo el corazón puesto en este film; además de no ser poco. Al menos así lo atestigua la presencia casi humana del edificio como testigo de tres películas de horror. Sin duda, es más aconsejable fiarte de un cura que de un póster.

Resumiendo, una cinta que aun con sus elementos aprovechables (ambientación, destellos de ideas originales…) se ve mermada por fallos típicos de un presupuesto bajo y la necesidad final de terminar el rodaje a toda costa. Puede que los completistas del género zombie sientan interés, puesto que cuenta con laguna escena sangrienta bien desarrollada. Pero el simple aficionado verá más de lo mismo y un escalón por debajo de otras producciones del mismo tipo como Automaton Transfusion. Solo queda continuar descubriendo los secretos que encierra el Necropolitan en el resto de partes de la trilogía. Tengo en el punto de mira Basement Jack, donde la calidad parece subir de nivel. Espero poder traeros otra historia de terror californiano muy pronto…

Lo mejor: El viejo edificio donde transcurre la acción, el Necropolitan. Pese a sus defectos no llega a ser aburrida

Lo peor: Muchos de los defectos de las producciones de bajo costo se dan cita en Evilution: Actuaciones justas, agujeros en el guión, poca credibilidad, edición tosca y BSO prescindible

¿Dónde conseguirla?
Gore Nation: “Evilution” en VOSE.

Vuestros comentarios

1. jun 9, 11:06 | lady necrophage

Por curiosidad, Bob; pues que grupos forman parte de la banda sonora?? No se, a lo mejor lo que para unos es prescindible para otros puede ser bueno….

2. jun 9, 20:09 | Bob rock

Lady Necrophage.- Pues tienes Rush de Billy Morrison (que tiene un pequeño papel en la película), Chuckie Steel y Prime. Músicos desconocidos que oscilan entre el hard rock y el techno gótico guitarrero de barraca.

En serio, son un asco las cuatro canciones que se escuchan. Cualquier época (y observa que pongo énfasis en cualquier) de Christian Death es 1.000.000.000.000.000 de veces mejor.

Un saludo

3. jun 9, 20:48 | blanch

A mi me pareció bastante divertida. Como peli es muy chorra pero por lo menos no se hace pesada. Lastima que no salgan mas tetas (en films de este calibre es un pecado no enseñar mas carne humana, ojo!! mejor que no sea podrida)

4. jun 9, 21:23 | Bob rock

Blanch.- Es algo que no remarqué bien en la reseña. Efectivamente no se hace pesada.

En cuanto a carne, mejor dejamos el tema. La escenita de sexo entre el doctor y su vecina lo dice todo!!

5. jun 10, 04:08 | MaRiaNa

Con esas dos estrellas no me dan ni tantitas ganas!!! =/ Saludos!!!

6. jun 11, 22:40 | Elizabeth

Menos mal, con lo poco que hay para ver, estaaba a punto de acercarmele; pero el 47/100 me saco las pocas ganas…

7. jun 13, 17:08 | lady necrophage

No sé, por un momento se me pasó por la cabeza que existiese una bso industrialmetalera…mira que christian death me parecen aburridos, por cierto…

8. jun 14, 16:21 | Bob rock

Mariana.- No creo que te guste, con tanto por ver seguro que localizas alguna mejor ;)

Elizabeth.- Subrayo lo dicho arriba ;)

Lady Necrophage.- Nada, pocas canciones y muy malas en Evilution. Je je je, pensaba que te gustaba más el gothic rock…por eso te parecen aburridos los abuelos del género!! XD

9. jun 15, 20:34 | lady necrophage

Bueno, bob,nos deleitaras con la reseña de robogueisha, no?? Por cierto, que ya verás como no da tanto asco como dicen…

10. jun 15, 21:45 | Thanatos

Pensé que con Black Devil Doll había tocado fondo y me sentí tan mal que decidí entre mi poco orgullo y mi raro pensar no mencionarla mas… pero después de ver Evilution… esta vez si que toqué fondo!!!:> Hasta el Dr. Hall (Mejor le hubieran puesto Hell, creería que es un error de la compañía tambien!!) tiene tan mala actuación que lo único que salva es el mediocre a tirar de malo y cutre nivel de gore que tiene. Bueno un criterio de gustos es como el color: “Cada quien mira el color que le gusta!!!” Sabía que BobRock es objetivo y algunas veces sensible; pero 47/100.. fue muy muy muy sensible..XD. Sin ofender!! Saludddd!

11. jun 21, 18:57 | Bob rock

Lady necrophage.- A no mucho tardar la reseñaré. ¿Asco? Pues la verdad que no espero pasar mucho, ya he leído que tiene mucho CGI y, de momento, no creo que se pueda sustituir una buen efecto artesano con latex y sirope.

Thanatos.- La verdad que la nota tiene una importante alza porque creo que no es lo mismo juzgar una película de poco pelo que una producción con más medios. Se trata de un telefilm, pero con la rara habilidad (en los tiempos que corren) de no aburrir. Quizá tengo el corazón demasiado blando cuando se decide un guionista a mezclar sin mucho sentido conceptos como muertos vivientes, ciencia-ficción y edificios malditos. Pero te reconozco que el Dr. Hall se siente en la pantalla como una almorrana mañanera…no aprobó en el Actor´s Studio…

Un saludo

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.