Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Marianne

Marianne

¡Señoritooo, le llaman los fantamas de las suecas!

Marianne Póster

Ver ficha completa

  • Título original: Marianne
  • Nacionalidad: Suecia | Año: 2011
  • Director: Filip Tegstedt
  • Guión: Filip Tegstedt
  • Intérpretes: Thomas Hedengran, Peter Stormare, Tintin Anderzon
  • Argumento: Krister acaba de quedar viudo, al cargo de su rebelde hija de 18 años y de un pequeño bebé. Por las noches una figura femenina comienza a perturbar sus sueños. Los viejos espíritus nórdicos han entrado en la vida de Krister.

40 |100

Estrellas: 2

Marianne Grande

Krister, un profesor de secundaria, perdió a su mujer hace poco. A cargo de su pequeño bebé y su hija adolescente, intenta seguir adelante aunque se encuentra bastante solo y culpable. De repente, tras el funeral, las noches se llenan con un sonido inquietante y la presencia de una mujer que está quitándole la vitalidad a Krister. Nadie le cree, sus alumnos se burlan de él, su hija lo odia descaradamente… ¿Quién dijo que fuese fácil ser un hombre?

Ya sabía Gracita Morales de los peligros de las mujeres suecas. Lo que no quita para que el hombre sea un animal de instinto bien definido y siempre acabe olisqueando entre las aguas dulces de aquello que más peligro conlleva. Así, el protagonista de esta película de bajo presupuesto ve su vida sometida a los impulsos de su sexualidad mientras vive rodeado de mujeres a las que no consigue entender. Mujeres del norte, suecas de armas tomar que dinamitan su cordura y piden responsabilidades por el pecado de la masculinidad. ¡Sí, las mujeres despechadas pueden causar más desastres que Steve Urkel en una ferretería! Pero las naturales de Suecia traen consigo alo más: maldiciones y muerte.

Fría, distante y barata es lo primero que nos viene a la mente cuando abordamos Marianne. Un drama sobrenatural firmado por el debutante Filip Tegstedt, que dirige, escribe y produce su opera prima con un resultado aceptable pero carente de fuerza alguna más allá de su procedencia. Y es que como Suecia no se prodiga mucho en esto del terror, admitamos que Déjame Entrar ha sido una rara avis dentro del panorama terrorífico del norte de Europa, siempre se agradece que sus cineastas quieran acercar de una forma sólida tradiciones y leyendas capaces de transmitir un puñado de escalofríos.

Aquí los temblores vienen dados únicamente por ese frío del que os hablaba antes, una atmósfera gélida – tanto a nivel climatológico como emocional – que se ve reforzada por una fotografía azulada, destacando como lo mejor de la cinta junto a su ambientación musical – a pesar de que alguno de los cortes es demasiado “gothic blando” para mi gusto –. A nivel general destaca un acabado muy naturalista tanto en el tratamiento de la imagen como en la dirección, casi siempre con la cámara en mano, planos cortos/medios algo prolongados y una edición que aun siendo brusca a veces, ayuda a recrear ciertas sensaciones que acompañan al protagonista durante toda la trama – la separación entre los flashbacks y la narración moderna es casi imperceptible debido al montaje –. Para una producción barata es todo un logro ese tono directo que ayuda a sobrellevar como se puede un argumento bastante previsible y manido.

Entrando de lleno en la historia podemos ver que ofrece destellos del folclore local, merced a los conocimientos del novio de la hija del protagonista, siendo estos el motor de la faceta terrorífica de la cinta. Por lo visto, en Suecia cuando una mujer muere despechada, su espíritu sale de la tumba en busca de venganza, absorbiendo la fuerza y esencia del culpable de su desdicha. Lo que vendría a ser una “mare”, habitualmente pelirrojas y aficionadas a la ropa verde. La historia detrás de estos espectros es lo mejor argumentalmente hablando. Por lo demás, la historia nos sonará bastante, ni siquiera una sempiterna aureola de alienación sobre los desdibujados personajes consigue darle a una historia mil veces vista una perspectiva sugerente. De hecho, el principal misterio (que sería saber de donde ha salido el dichoso fantasma) muy pronto es fácilmente deducible, y casi infantilmente obvio. Además hay que explicitar que Marianne pertenece al género de terror solo por su horripilante póster (sí, es “demasiado” parecido al de Phenomena) y esas pinceladas sobrenaturales. Un servidor diría que se trata de un dramón con viudedades, problemas en el trabajo, hijos adolescentes rebeldes, incomprensión, infidelidades, tristeza… Toda una panoplia de conceptos que son el contenido primero y último de la hora y cuarenta minutos que Tegstedt nos ofrece con demasiada pausa. No es que fuese un tiempo inadecuado para el relato que se nos presenta, pero se vuelve algo tedioso en los últimos compases.

Precisamente, la duración se convierte en el primer escollo de Marianne. No entiendo porque alargar una historia que daba para sesenta minutos justos. Su director se empeña en darle una importancia a la hija del protagonista, Sandra, que no debería tener. No nos interesa su vida en común con un novio bastante lamentable, ni sus devaneos góticos, ni su trauma personal. Esto demuestra que Tegstedt saca el cuchillo y busca destripar el cadáver del drama, no le interesa girar alrededor de la “mare”, de hecho es que ni la vais a llegar a ver nunca.

Lo que en última instancia lleva a pensar si realmente se trata de una película de fantasmas o en realidad trata sobre familias desestructuradas. Además de darle un protagonismo excesivo a la hija gótica y rellenita, su director pasa por alto lo desagradable de dicho personaje. Creo que para una película que aboga por darle un tratamiento muy natural a la narración le sobran todos esos clichés sobre la vida del adolescente rebelde. Aunque quizás sea una época que me quede algo lejos y por eso no acabe de disfrutar esa parte del metraje (¡mi primer problema generacional invertido!). Pero el problema no es solo el personaje de la hija siniestra, el problema se potencia porque la interpretación de ese personaje, por una tal Sandra Larsson, deja mucho, mucho que desear. Bueno, tampoco es que deba tenerle mucha envidia al resto del elenco: son todos bastante malos, salvado a Thomas Hedengran (Frostbitten), el actor que da vida a Krister y que aun sabe defenderse delante de las cámaras.

En definitiva, una cinta que te permite pasar el rato divagando sobre esto y aquello del folclore sueco, así como acerca de la forma tan tranquila que tienen de rodar en aquel país. También resulta curiosa la constatación de que las relaciones humanas muy al norte son algo distante y cerradas. Cuesta mucho entender las reacciones de los personajes, por más que amen y respiren como en la vida real. Por otro lado, no recomiendo perder mucho tiempo con Marianne, desgraciadamente sus valores de producción no suponen ningún atractivo, está carente de sorpresa alguna y ni siquiera es que el elemento terrorífico sea reseñable. Insisto, ¿dónde está el terror? En las historias escritas hace más de un siglo por M.R. James vais a encontrar más fantasmagorías y escalofríos que en cien Mariannes juntas. Una obra básicamente intrascendente.

Tráiler

Lo mejor: La inclusión de mitos y leyendas suecos.

Lo peor: La hija de Krister, insoportable personaje adolescente interpretado por una insoportable actriz.

Vuestros comentarios

1. jun 25, 11:33 | UPIRI

El poster es muuuuuy parecido al de Phenómena de Argento.

2. jun 25, 15:51 | Mr Zombie

La tenia prevista ver estos dias. Le dare un tiento a pesar de la mala puntuacion, a ver si a mi me sabe de otra manera.

Un saludo.

3. nov 3, 13:14 | Bafometh729

Jai pipol:

Sin Puntuación

Me he quedado en el minuto 30. No he podido con ella. Seguro que es una obra maestra, un planazo para ver con los amigos pero en el tiempo que he durado no tengo ni idea de la trama y me ha superado.

Un saludo. Si iu.
Bafometh729

4. nov 3, 16:47 | Bob Rock

Bafometh729.- Un planazo para ver con los colegas, una obra maestra. Seguro que sí. Por una vez pensamos lo mismo, me alegro tío, a ver si me llega el último MN (mi error ha sido pillarlo por ebay) aunque te reconozco que espero con más ganas el 10” de Computadora… Un saludo.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.