Estás aquí: Página de inicio » Críticas » RoboGeisha

RoboGeisha

Vivo ó muerto usted se lo montará conmigo

RoboGeisha_Poster

Ver ficha completa

  • Título original: RoboGeisha
  • Nacionalidad: Japón | Año: 2009
  • Director: Noboru Iguchi
  • Guión: Noboru Iguchi
  • Intérpretes: Yoshihiro Nishimura, Aya Kiguchi, Asami
  • Argumento: Dos hermanas que estudian para Geishas, son secuestradas por una malvada mega corporación, convirtiendolas en cyborgs asesinos que acometan sus oscuros planes.

75 |100

Estrellas: 4

RoboGeisha_Grande

A vueltas, nos encontramos una vez más, con otra muestra del splatter japonés de nueva generación: RoboGeisha, de la mano del incansable Noboru Iguchi. Lejos estamos de los pasos balbuceantes que daban los habitantes de las islas, a mediados de los ochenta, con la infame saga Guinea Pig. A estas alturas de la película, y más de veinte años después, las cosas ya no son iguales en el país del sol naciente. Su cultura milenaria, su serena forma de ver la vida está profusamente infectada por occidente. Las fronteras se difuminan en las regiones civilizadas y se agudizan en el tercer mundo; el trafico de cultura trash por fin es “legal” en Japón. Como resultado de ello, y particularizando en el cine gore, las películas orientales se van alejando de sus lastres pasados para convertirse en obras perfectamente internacionales, con el añadido de una envidiable profesionalidad en todas las facetas de estas producciones.

En esta ocasión quiero hacer hincapié en las dos ramas de la evolución de esta cultura gore, nacidas al amparo de la citada saga y de otras obras de culto como Tokio Snuff ó incluso Tetsuo de Shinya Tsukamoto.
Realmente no creo que en el séptimo arte sea fácil clasificar una producción dentro de un marco cerrado, dado que cada cinta contiene su propia idiosincrasia. Más si cabe cuando estamos hablando de algo tan poco definido como el cine gore; “¿películas donde debemos ver mucha sangre?” Una definición patética sabiendo que cada película es de su padre y de su madre. Sin embargo, para entender mejor (si es que hay algo que entender en tamaña comedia) RoboGeisha, veo necesario hablar un poquito de las dos corrientes más visibles del cine “sangriento”, que nos llega desde el borde oriental del mundo. Además, sobre mi consumido organismo empiezo a notar los efectos de la indigestión provocada por tanto pecho ametralladora, shuriken anal y ojos rasgados. Así pues, considerando esta reseña como mi canto del cisne personal dentro del splatter japonés (al menos en lo que a realizar reseñas se refiere), no veo mejor momento para estas y otras divagaciones. Aunque insisto en que se trata de una simplificación para acercarnos a un género incomprensible y, por si fuera poco, proveniente de un país incomprensible para los occidentales.

1) ¿Hasta donde puede llegar el ser humano?

RoboGeisha_Apoyo1

Digamos que esta rama del gore nipón hunde sus raíces en las cintas, prohibidas y mitificadas, de los excesos por antonomasia: Guinea Pig. Todos conocemos la bipolaridad existente en Japón. Su sociedad no alienta la expresión de los sentimientos y deseos; produciéndose, en el interior de la mayoría de sus ciudadanos, una fascinación por todo aquello que resulte extremo, perverso y morboso. De hecho, el tratamiento del dolor y el sexo es tan gélido que, a veces, uno se siente un maldito mirón indecente viendo este tipo de películas. La citada saga es un ejemplo de esta fascinación malsana. Todo un recital de abominaciones perpetradas por humanos sobre el cuerpo humano; rozando el masoquismo intelectual, vamos. Otro ejemplo, algo más light, sería la saga Evil Trap (ó Tokio Snuff); incluso me atrevería a decir que las obras más viscerales de Shinya Tsukamoto (Tetsuo, Bullet Ballet, Haze ó Tokio Fist) son, a la vez, influencia y ejemplo de esta rama.
Sin embargo, sus descendientes espirituales van siendo más difíciles de descubrir hoy en día. Es un estilo de cine, el de la casquería sin sentido, que se ha ido perdiendo en oriente. Entiendo que la influencia cultural externa, en las nuevas generaciones de japoneses, los lleve a interesarse más por otro tipo de visiones. Aunque siempre hay gente para todo y como muestra sirvan las imágenes que encabezaban este párrafo. Pertenecientes respectivamente a esos escasos delicatessen de la atrocidad: Cruel Restaurant (2008), Naked blood (1995) y la infame Grotesque *(2009). *

2) Los efectos de un empacho de wasabi

RoboGeisha_Apoyo2

Citado anteriormente, ese interés que los jóvenes nipones sienten actualmente por la cultura trash y pop proveniente de Europa y E.E.U.U., nos lleva sin remisión a un tipo de cine que pierde parte de su identidad cultural en pro del divertimento naif y rápido. Sobre todo por la relevancia que adquiere, en estas películas, el elemento cómico. ¿Urotsukidoji + Troma? Bueno, desde luego el sexo y la sangre siguen fascinando a un país que aun le cuesta mostrar abiertamente sus pensamientos; pero la fascinación ejercida ya adquiere unos tintes más (y perdonad por el giro) “tarantinianos”. Con un núcleo central muy parecido, estas producciones gustan de mostrarnos a guapas jovencitas luchando empapadas en sangre contra alguna amenaza de interés irrelevante. De hecho, un detalle significativo es el uso de actrices provenientes de las “pinku eiga” (ó cine erótico extremo por simplificar). Otro dato relevante, es la ausencia de un guión de peso; cierto es que el gore nunca ha necesitado de un guión para justificarse, pero esta rama, donde las tonterías, los momentos surrealistas y los personajes histriónicos abundan; parece más propicia para el desarrollo de una historia interesante dentro de sus absurdos. Aunque por lo general, excepto gloriosas excepciones (como Tokio Gore Police), la profundidad argumental es aun menor que en sus hermanas de “frío y sucio gore cuasi-snuff”.
Pero no todo es malo; todo ese batiburrillo de influencias suele dar buenos momentos dentro de estas películas. Y como todas siguen líneas muy parecidas, probablemente debido a que los equipos de producción de todas ellas comparten más de un par de nombres (entre los que destaca el infatigable Yoshihiro Nishimura); una vez vista una, si te gusta, tienes siempre entretenimiento para rato. Muy similar a los muñequitos de los transformers; todos se parecen, pero si te gusta uno no puedes dejar de querer más.
Al contrario que las cintas de la otra rama, este sub-sub-género parece vivir una época dorada, viendo desde hace tres años una media de tres/cuatro producciones anuales de una calidad en crecimiento. Para que os hagáis una idea, ahí va una pequeña lista con alguna de las imprescindibles presentes y futuras:

The Machine Girl (2008)
Mutant Girls Squad (2010)
Tokio Gore Police (2008)
Vampire Girl vs Frankenstein Girl (2009)
Samurai Princess (2009)
Gothic and Lolita Psycho (2010)

En resumen, unas cuantas horas de falditas cortas, erotismo de salón influenciado por Shin-Chan, aberraciones varias inspiradas por la nueva carne de Videodrome y Tetsuo, exagerados chorros de sangre provenientes de las cintas de samuráis y ninjas de toda la vida (esas que presentaba Coral Bistuer en el legendario programa Cinturón Negro), gags de dudosa comicidad y todas las chorradas que queráis añadir. Un estilo, que creo este año, ha llegado a su cenit y quizá se acerque a una prematura decadencia provocada por el exceso de producción, algo también muy típico en Japón, ese hermoso país sin medida.

Pero la pregunta es: ¿y en qué lado se encuentra RoboGeisha? ¿El frío y degenerado gore limitado solo por la imaginación de los torturadores? ¿El festivo y colorista “trash” de las falditas colegialas teñidas de rojo?

Vemos si la sinopsis nos aclara tan trascendentales dudas:

Yoshie y Kikue Kasuga, son dos huerfanitas que aprenden las artes de la Geisha; es decir, como complacer a un hombre a través de la sumisión total a sus deseos; allí, en una perdida academia de una época fciticia.

Yoshie es la hermana menor y más hermosa, pero vive a la sombra de su cruel hermana. Hasta que un día, Hikaru Kageno, el joven propietario de una mega corporación ,se fija en ellas dos y decide acogerlas en su hogar para enseñarles las habilidades definitivas de una geisha: el asesinato mediante la seducción

Aya KiguchiSupongo que viendo la foto de la actriz que interpreta a Yoshie (Aya Kiguchi), acompañando a estas palabras habréis deducido rápidamente por donde van los tiros y katanazos en RoboGeisha; mejor que una sinopsis, ¿verdad?. Espero que las féminas sepáis disculpar este lúbrico recurso, pero una imagen vale más que mil palabras; además reconoceréis que la chica está de muy buen ver. Efectivamente, esta película no tiene ni pies ni cabeza, no existe guión, los personajes son más planos que un Power Ranger con resaca, los diálogos de una telenovela son Quevedo en comparación…pero esta vez Noboru Iguchi se ha conseguido superar, creando la comedia splatter más compacta de toda esta hornada; y dado el número de títulos habidos no es moco de pavo.

Ya en la previa The Machine Girl, este director/guionista apuntó por donde le gustaba viajar a sus neuronas: una filia nacional con mujeres de cara de muñequita, la alteración de miembros corporales en armas y un sentido del humor entre los momentos menos inteligentes de los Monty Python y los momentos más inteligentes de Cañita Brava.

Lo cual deja a un pobre servidor sin recursos para reseñar tamaño compendio de chistes destinados a encefalogramas planos. Es más, el trailer muestra toda la sustancia que pueda contener el film. No habría mejor reseña que este. Sin embargo, si que se pueden puntualizar un par de aspectos que interesaran tanto a noveles en el sub-sub-género, como a los expertos en la locura amarilla.

Desde luego se dan cita en RoboGeisha toda la suerte de características típicas del splatter nipón. A saber:
a) Actrices pinku repitiendo en películas de otros amigos (en este caso Asami la cual pudisteis disfrutar en The Machine Girl ó Sukeban boy) y un total protagonismo de estas. ¿Los actores masculinos? Siempre secundarios cuando estas hembras aniñadas hacen aparición en pantalla.
b) Exceso a la hora de mostrar la acción ó violencia. Un exceso más cercano a los mangas de Dragon Ball que a los horrores góticos de Junji Ito ó Hideshi Hino.
c) El uso de los detalles más superficiales de la estética cyberpunk, como el reemplazo de partes del cuerpo por piezas robóticas. Vamos, que al final del metraje nuestras protagonistas excitarían incluso al terminator más frígido.
d) El humor y los sentimentalismos están a la orden del día. De esa forma tan japonesa donde los responsables del guión parecen muchachitos de diez años. Al menos ante los ojos del que suscribe.

Sin embargo, más allá de esta suerte de tópicos, Noboru Iguchi ha sabido plantear todo su discurso de una forma más adulta y loca a la par. Si tuviese que destacar algo por encima, diría que el humor funciona en el 90% del metraje. Eso sí, siempre dentro de los cánones del humor absurdo, de la exageración demente. Basten solo unos ejemplos, ¿habéis visto alguna vez edificios sangrar? ¿disparar shurikens con el culo? ¿una geisha-transformer? Pues aquí los veréis y con un ritmo e introducción adecuado para la risa. Incluso los números musicales y de baile, que en otras producciones se me suelen hacen pedantes, aquí consiguieron arrancarme sonrisas de incredulidad y diversión. Por encima de todo, como comedia funciona a la perfección y de ahí su nota, porque arrancará alguna sonrisilla hasta al emo más atormentado.
Creo que la formula de este acierto se basa el uso de un humor más irónico deseoso de burlarse de algunas de las bases culturales de Japón, como sus tradiciones alrededor de las geishas y sus clientes, las películas clásicas de Godzilla y Ultraman (Kaiju Eiga) ó la tradición robótica representada por los mechas de la serie Robotech ó el imperecedero Mazinger Z . Definitvamente estan aprendiendo a reirse de ellos mismos.
Incluso uno no puede evitar acordarse, medio en broma, de algunas escenas de la mítica RoboCop.

Como el ying y el yang, como el alpha y el omega ó cualquier principio de equilibro universal, esta vis cómica tan pronunciada tiene un precio asociado. A diferencia de luminarias como Yoshihiro Nishimura en Tokio Gore Police ó incluso el mismo en su anterior The Machine Girl, Noboru no está a la altura en el splatter, en la sangre, en la aberración. Más bien justito el nivel de hemoglobina, con unos efectos especiales de preponderante CGI (¡tch!, a mi la sangre por ordenador me chirriará toda la vida), cuya misión es siempre provocar la risa. Delirante es el momento en que unos robots tengu (un espíritu tradicional japonés de simbología fálica) se dedican a eyacular leche hirviendo porque…porque…ummm no recuerdo…¡ahh! ¡Sencillamente porque sí!

Sorprendentemente el nivel de ñoñerias, véase la relación entre las dos hermanas cuyas gazmoñerías producen nauseas, es menor que en otros títulos. Esta ahí, pero no se hace tan evidente quizá porque el ritmo de la película es muy alto. Aunque no sirve este ritmo para contar nada, no es una cinta en la que esperase giros de guión apabullantes, pero es que la condenada tiene menos desarrollo argumental que Vampire Girl Vs Frankenstein Girl. Pero ninguno os acercareis a RoboGesiha por las bondades de su guión, ¿verdad? Y puede que tampoco lo hagáis por las dotes interpretativas del elenco de actores, a lo mejor os lleváis una sorpresa viendo que los actores cumplen de sobras con su cometido; por simple que este fuera. En especial, Aya Kiguchi resulta todo un descubrimiento para lo que son los estándares del patrimonio actoral en Japón.

Con respecto a otros detalles técnicos también estamos ligeramente por encima de la media (a excepción de los efectos especiales por ordenador, demasiado llamativos a propósito). La banda sonora, el vestuario y una fotografía, insistente en realzar el amplio despliegue cromático y luminoso de la eficaz cámara de Noburo, consiguen recrear un mundo de fantasía sencillo, donde todo es posible. ¡Incluso la canción protesta! La edición no se queda atrás aportando ese ritmo anteriormente comentado, el cual no deja espacio para el aburrimiento.

Resumiendo, nos encontramos en un momento dulce para el splatter festivo que llega desde ese lejano país de locos, en el buen sentido de la palabra. Sus películas encuentran buena respuesta internacional, son lucrativas dado sus presupuestos relativamente ajustados y se dispara el talento de sus jóvenes realizadores, que están logrando con la experiencia una profesionalidad digna de alabar. Por el lado negativo, decir que esta profesionalidad y productividad dan cierta sensación de saturación. Encontrándonos cintas que están cortadas por el mismo patrón, hasta con los mismos actores; se resta un poco de magia a todas las locuras que sus responsables tienen a bien compartir.
En el caso concreto de RoboGeisha, la recomendación de su visionado resulta obligada puesto que resulta una comedia interesante por si sola; así como un homenaje a todos los asiduos a ese cine lleno de japonesitas ligeras de ropa y psicotronías propias. Aunque es importante destacar la importancia de una predisposición por parte del espectador; acercase hasta RoboGeisha solo con ganas de echar unas risas tontas, es la mejor y única invitación para verla.

Lo mejor: El humor, todo en RoboGeisha está al servicio del mismo. Y sorprendentemente funciona; especialmente por su gamberrísima escatología

Lo peor: Al hacer tanto hincapié en la comedia absurda, para aquel que no sea plato de su gusto, va a encontrar la cinta más odiosa de su vida. Y los clásicos momentos lacrimógenos (buf!)

¿Dónde conseguirla?
La Morgue Cinema: “RoboGeisha” en VOSE (¡Gracias Eddie!).

Vuestros comentarios

1. jul 12, 21:46 | Cryingmonster

¡¡POR FIN!! No sabía que ya andaba por ahí para descargar. En cuanto la vea comento algo más.

2. jul 12, 23:44 | Almas Oscuras

Buena pinta, sí señor.
Por cierto, mi enhorabuena, te han censurado tu primera foto en Photobucket ;-)
Cuélgala de nuestro servidor.

saludos

3. jul 12, 23:46 | mrcelofan

En lo que a cine japonés se refiere lo poco que he visto es en su mayoría de Takashi Miike; “Audition”, “Ichi the killer”, “Gozu”, “Llamada perdida”, la trilogía “Dead or alive”… algunas de ellas bastante recomendables.

Pero me ha picado la curiosidad el post y voy a ver que tal me sienta RoboGeisha.

Un saludo.

4. jul 13, 01:39 | MASP

A mí me pareció la bizarrez que esperaba pero me resultó escasamente hemoglobínica para tratarse de un film de tal género y en definitiva, me decepcionó bastante puesto que si he de ser sincero me aburrió un poco. Aunque por otro lado, reconozco que esos “defectos” me agradaron como “alternativa” surrealista a la saturación casqueril de turno.

Sin embargo, pese a no resultar tampoco magnas obras, me han agradado mucho más otras propuestas más “estructuradas” como “Hard Revenge, Milly: Bloody Battle” de Takanori Tsujimoto o la más reciente “Vampire Girl Vs. Frankenstein Girl” que pese a su histrionismo me resultó más divertida

En fin, cuestión de gustos. Yo sí que eché en falta una pizca de mayor coherencia narrativa. En una serie anime, lo perdono todo, pero en un film de hora y media con las limitaciones que ello conlleva, me descoloca un poco.

Bueno, creo que me resarciré con las próximas “Gothic Lolita Psycho”, “Mutant Girls Squad”, “Big Tits Zombies” y “Alien Vs. Ninja” entre otras, además de todo el material oriental de ambientación épica y doramas que tengo por ver.

Madre mía, que veranito!! xD

Saludos!

5. jul 13, 09:18 | Bob Rock

Joan.- No es la primera censura que sufro, lo que ocurre que en otras me había dado cuenta. Pues además me fastidia porque es una foto que se encuentra en el google y solo muestra a una japonesita en ropa interior (¿Censuraran alguna vez los catálogos de Victoria Secret que tanto gustan a Al Bandit?)

Mrcelofan.- Yo soy un gran admirador de la obra de Miike (con sus defectos, que los tiene) y creo que RoboGeisha está en la línea del cine de Miike pero sin ese toque de cine de autor.

MASP.- Que te voy a decir querido amigo. Yo también espero ver Alien Vs Ninja pero no creo que la reseñe. Me siento un poco empachado por este estilo, sobre todo por lo que comentas de la falta de estructura (ejem, Vampire Girl tiene una estructura narrativa algo mala también); y porque son todas muy parecidas. Yo tengo pendiente las dos de Hard Revenge y la trilogía de 21th century Boys (a la cual le tengo ganas) Ya te contaré!

Un saludo

6. jul 13, 15:52 | elniniodecristal

Bobrock: quieres sadismo oriental…espero tu opinión de “Philosophy of a Knife”, o si no pon en el google “unit 731” y prepárate a flipar. Yo que me estoy leyendo la saga berlinesa de Philip Kerr, donde se dan detalles más que escabrosos de los nazis, los rusos, los americanos….y nada, nada supera a los japoneses cuando se ponen a jugar a ser dios/cirujano. Por ciero, leí en algún stio que los norcoreanos tienen su propia unidad del terror: gulag 22, y se las gastan finas también. Tal vez por eso los japoneses son yan prolíficos en generos tan variados como el gore psicotrónico de estos días, las maravillas ultraviolentas de Miike o Kitano, el olvidado “pinku”, si naces con el odio y la violencia incrustados en tu adn de alguna forma se tiene que notar, y mientras se dediquen sólo a filmar sus locuras….bien vamos.

Excelente reseña, by the way.

7. jul 13, 19:03 | Thanatos

Bobrock: Impresionante análisis de Robogeisha. Me quedé boquiabierto y con spasmos salivales al recordar escenas de Robogeisha. Me hizo correrme (por el buen camino por cierto!!) a mundos que jamás en mi retorcido encefalo con hambre de sangre nipona había recorrido, y el análisis viene a surtir la mezcla del ciberpunk + trash y con toque siempre de Nishimura. Desde las inmemorables Guinea pigs; pasando por The machine girl y Tokio gore police, los niponnes han evolucionado en este tipo de splater nipon. Claro! Ante cerraduras una llave bizarra es ideal para esta puerta saturada de hemoglobina como lo es este género. Muchos catalogan como perversion y sadismo el tipo de estas películas; pero hombre!! Si estas en una sociedad donde el sentimiento, la emoción, el menor intento de singularidad ante una población basada en la escatologia y en los rangos que se infunden desde la infancia; y ver países occidentales que la libertad viene acompañada de responsabilidades que ellos ya la tienen, TIENEN TODO EL DERECHO DE SER COMO SON!! Claro, no soy defensor; al contrario; SOY UN FANGORE NIPON. “La liberación del ente que se proyecta como el yo, es el reflejo de las cadenas del conciente que está influenciado por la sociedad que depende de su desarrollo; bajo escatologías de moralismo y pluridad; trata de encontrar la singularidad en una sociedad de producción masiva”. Robogeisha llega donde otras han llegado; no siendo la primera, pero no es la ultima. Catalogada entre gore splatrashero y neogotico sin catenos de sufrimiento mas que lo cómico de su escencia; hasta hemoglofilico y arrabalero en otros sentidos. ME GUSTO Y MUCHO.. por lo que se lleva mis cinco dedos al aire (claro, no cortados!!) Es mas, uso varios de sus análisis Bobrock para mi maestría en Psicología neothanatológica. Son un cañon!!! Miren Robogeisha y como dice Optimus prime: “Robogeishas, transformensen y avancen….

8. jul 14, 12:38 | lady necrophage

la vi con subtítulos en inglés hace algún tiempo. Como bien dices, los diálogos son imbeciles y nada complicados, quiero decir, que a pesar de no ser un hacha en inglés me defendí medio bien. El argumento, pues eso, un chorradón como una casa y, bueno, siempre he dicho que los japoneses deben ser los peores actores que he visto jamás, hombre, la verdad es qe estos papeles tampoco requieren de una habil labor d interpretación. Pero bueno, sí, es una película muy simpática, yo me lo pasé bien precisamente por eso, por lo absurda y simple que me resultó. Destaar el momento de la conversión en micro machine y lo de la casa con patas, muy fuerte…Yo también soy una gran seguidora del cine japonés en general, me gusta mucho Miike (lo mejor de él Ichi the killer, sin duda). Otra de mis favoritas es Tetsuo, de hecho me habría gustado tenerla original y, bueno, como no, Guinea Pug las he visto tos, también Tokio snuff (como bien dices es un poco más malilla)y, bueno, con grotesque me quedé la mar de contenta. Si es cierto que uno se acaba empañando de u estilo, y las cosas acaban por cansar, ahora voy a buscar algo que me de miedo…

9. jul 14, 17:11 | MASP

#6

En ese sentido yo os recomiendo la clásica “Los Hombres Detrás Del Sol” también basada en las atrocidades de la Unidad 731 que además está doblada al español. Y si queréis un film de época, por supuesto la mítica “Shogun Sadism” resulta imprescindible.

Pervertidos y maníacos saludos a todos! xD

10. jul 15, 09:14 | Bob Rock

MASP.- A mi es que el estilo “atrocidad realista” me tira un poco para atrás. Me gusta el uso de la violencia, la degeneración, la perversión y la repulsión como una vía de escape de la cruda realidad. Para que me entiendas: me veo Visitor Q y me siento realizado como espectador. Visionar, por ejemplo, un WIP (Women in prison), me deja un poco chafado. Aunque las películas que recomiendas son clásicos eh!

Elniniodecristal.- Bueno, me remito al comentario superior. Macho!!! Vi la mitad de Philosophy porque un amigo me la mando grabada en un DVD y…¿qué puedo decir? Aberraciones basadas en torturas reales, todo tan áspero y repugnante. No sé, me agobia la mierda que el ser humano es capaz de echarse sobre si mismo. A día de hoy y después de haber padecido fragmentos del estado de la nación…pues que ese tipo de películas acrecientan mi odio hacia la humanidad.
Por otro lado, los japoneses siempre han sido una cultura sin reparos a la hora de usar la violencia (2ª guerra mundial), todo en pro del honor personal y la supremacía de la nación. Pero de una forma tan fría, es que no me extraña que les fascine tanto la oscuridad; son impenetrables sentimentalmente. Un país que ha dado al mundo un personaje como Yukio Mishima da para muchas conversaciones.

Thanatos.- Tus comentarios siempre me llenan de alegría, aunque me cueste entender parte de su contenido XD
Con respecto a como son los japos, pues eso…solo hace falta introducirse en la cultura alrededor del kendo (tengo un amigo que practico mucho dicho deporte), legado de los samuráis y uno se queda flipado lo claro que tienen conceptos que nosotros nos pasamos por el forro en pro de la individualidad: el honor, la familia, las reglas, el respeto por el enemigo…de todos modos la globalización también está haciendo su país un nido de Ronald McDonalds!!
Como fangore nipón debes de estar contento, ahora se nos vienen encima muchas producciones splatter, lo que me pregunto es cuando occidente se verá afectado por esta mini-fiebre y empezaran a clonar (mutar y distorsionar) este estilo tan japonés. Si lo hicieron con el cine de fantasmas de pelo de largo, ¿por qué no colegialas empapadas de hemoglobina?

Un saludo

11. jul 15, 10:09 | Sexpeare

Me esperaba otra cosa de esta Robogeisha después de haber visto Tokio Gore Police. He de decir que llegué a aburrirme con ella, tiene un humor demasiado simple y está falta de casquería.

Me recordó mucho a Sgt. Kabukiman, segunda peli de Troma que ví después de ver a Toxie y que también me decepcionó en su día por lo mismo.

Mención especial al inicio que sirve como presentación de la protagonista, ya que según vamos viendo avanzar la ¿trama? vemos que nunca pudo suceder.

12. jul 24, 08:07 | DarkBattM14

puede ser basura barata… pero por ver esas asiaticas deliciosas, soporto lo que sea.!! jajaja… :D

13. jul 29, 15:03 | Bob Rock

DarkBattM14.- No es cine intelectual pero tiene que haber de todo en esta vida, para diversificar.

Sexpeare.- Sgt. Kabukiman es bastante malilla pero se salva por el encanto de Kabukiman (además, ¿no te parece risible el hecho de mezclar a un poli con un actor de opera kabuki?)…RoboGeisha no es una gran película…pero como comedia me hizo estar toda la película sonriendo e incluso sacándome alguna carcajada (más bien de incredulidad)…luego uno ve Spanish Movie y en fin

Un saludo

14. ago 3, 17:00 | carde

Uff, me aburrió sobremanera, me encantan este tipo de film rollo Tokyo Gore Police o Machine girl, el problema es que estas són obras maestras al lado de este despropósito, carente de ritmo, aburrido y sin sentido alguno.
Otra vez será.
Saludos.

15. ago 4, 12:24 | Sexpeare

eh eh eh, Spanish Movie tiene su punto, aunque desaprovechan el absurdo y la gañanería de Carlos Areces y demás chanantes…

Me encantaría ver un largo hecho por Joaquín Reyes y su troupe, de seguro algo muy bizarro e hilarante.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.