Estás aquí: Página de inicio » Críticas » All cheerleaders die

All cheerleaders die

Animadoras en pie de guerra

all cheerleaders die

Ver ficha completa

  • Título original: All cheerleaders die
  • Nacionalidad: USA | Año: Pompones sangrientos
  • Director: Lucky McKee, Chris Sivertson
  • Guión: Lucky McKee, Chris Sivertson
  • Intérpretes: Caitlin Stasey, Tom Williamson, Brooke Butler
  • Argumento: Una chica rebelde se hace animadora con el objetivo de destruir al capitán del equipo de fútbol.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

all cheerleaders die

En 2001 un par de colegas universitarios con aspiraciones cogieron su cámara de vídeo y rodaron su primer largometraje. La película en cuestión era una comedia teen con elementos sobrenaturales que relataba el enfrentamiento entre los integrante del equipo de fútbol americano de un típico high school norteamericano y sus “pomposas” y gráciles animadoras.

La película en cuestión se tituló All Cheerleaders die, y los dos colegas con aspiraciones no eran otros que Chris Sivertson, co-guionista de la película, y Lucky McKee, co-guionista y director. Ignoro si la primera versión de All Cheerleaders die tuvo mucha repercusión (si no me equivoco fue distribuida directamente en el mercado doméstico). Personalmente no he tenido la oportunidad de verla. Pero sea como sea McKee y Sivertson no debieron quedar del todo convencidos con el resultado final cuando 12 años más tarde decidieron llevar a cabo un remake de su primigenia obra, eso sí, cambiando sustancialmente el argumento y contando con una mayor cantidad de recursos (por lo visto el presupuesto del primer All Cheerleader die era prácticamente nulo).

Mäddy Killian es una joven rebelde de 17 años del instituto Blackfoot con la misión de hacer caer al capitán del equipo de futbol. Se alistará a un grupo de cheerleaders para conseguir su propósito, pero una serie de trágicos acontecimientos harán que las chicas se vean empujadas a una batalla sobrenatural que culminará en una noche llena de mutilaciones que nunca olvidarán.

Tras dirigir dos obras de un enorme calado entre la comunidad de aficionados al género de terror como son May, su extraordinario debut en solitario, y The Woman (además de las muy estimables The Woods y Red); Lucky McKee da la impresión de que era el que más arriesgaba en este regreso a la espontaneidad y la osadía juvenil que suponía esta vuelta de tuerca a las animadoras muertas que se gestaron 12 años atrás. Supongo que para el mismo McKee, y también para Silverston, este nuevo All Cheerleaders die era una magnífica oportunidad para soltarse, para recuperar parte de esa libertad y desvergüenza creativa de la que gozaban en sus años mozos y crear de esta manera una comedia teen que reuniera todos esos ingredientes que consideraban atractivos para el público, freak del horror, al que se dirige la película: animadoras sexys, estúpidos jugadores de fútbol americano, conflictos adolescentes, fumetas, la típica rarita a la que le gusta experimentar con las fuerzas del más allá, venganza, gore, zombis, lesbianismo… Todo vale. Todo cabe. Poco importa si el guión es absurdo o tiene más agujeros que un queso de gruyere. O si a alguno de los personajes le reventarías la cabeza apenas suelta la primera frase de diálogo. El único objetivo de All cheerleaders die, desde el minuto uno de la función (esa genial y dolorosísima secuencia inicial que acompaña a los títulos de crédito y en la que vemos al grupo de animadoras en mitad de un funesto entrenamiento), es el de convertirse en exploit teenager capaz de entretener y divertir a ese espectador que todavía está digiriendo el menú BigMac que acaba de zamparse en el McDonald’s del centro comercial. De hecho me atrevo a afirmar que All cheerleaders die, es fast food. Comida rápida. Fácil de tragar… y fácil de olvidar. Pero como en todo menú de comida rápida/basura (de la que, por cierto, soy gran admirador), lo importante es dilucidar si es susceptible de provocarnos algún que otro problema estomacal.

Al portentoso arranque ya mencionado de All cheerleaders die le sigue una insufrible media hora en la que Mckee nos “regala” toda una inacabable colección de tópicos y clichés propios de las comedias estudiantiles más recalcitrantes. No falta ni tan siquiera la jovencita rarita y marginada por sus compañeros que nos remite al fantástico personaje al que dio vida Angela Bettis en May (por supuesto salvando las distancias). Supongo que es el peaje que hay que pagar a la espera de que las animadoras empiecen a cumplir que su verdadero cometido: “animar” el cotarro. Y ciertamente la cosa se anima. De pronto empiezan a aparecer en pantalla todos aquellos elementos que Mckee y Sivertson tenían planeados para su nostálgica gamberrada. Algún que otro diálogo ingenioso, alguna que otra situación ridícula, terror sobrenatural, cheerleaders fiambres con ganas de revancha, algo de sexo lésbico (pero como viene siendo costumbre, los yankees son tan mojigatos con el tema que ni siquiera se puede considerar “sexo”). Se coloca todo en la túrmix, se aprieta el botón rojo, y se sirve como buenamente se puede, intentando que el caótico resultado final no se resulte indigesto.

¿Y cuál es ese resultado final en All cheerleaders die? Pues es un resultado irregular. Esta especia de puesta al día, en modo gamberro y despendolado, de The Craft (Jóvenes y Brujas, 1996), resulta por momentos divertida (cumpliendo así su único objetivo), por momentos desconcertante, y por momentos decepcionante debido a unos cuantos personajes que no despiertan ningún interés y a algunas situaciones que no tienen ni puñetera gracia. Debo confesaros que vi All cheerleaders die por primera vez en el marco del Festival de Sitges, en una sesión muy nocturna en el Retiro en la que todas las bromas y sangrientas ocurrencias de la película eran celebradas por el público asistente con cierta algarabía. Fue una experiencia positiva y, en aquella ocasión, All cheerleaders die me dejó un muy buen sabor de boca. El problema es que, como he dicho antes, All cheerleaders die es fast food, lo que unido a mis habituales problemas de memoria me obligó a revisar la película para poder escribir esta reseña. Y la segunda experiencia, por desgracia, no fue tan positiva. No reniego de All cheerleaders die. Como sencillito entretenimiento para no romperme los cuernos, me fue útil. Hubo instantes en los que me lo pasé bien, en lo que me divertí. Pero también es cierto que podría haber sido algo más… sobre todo viniendo de la mano de Mr. Mckee. En cualquier caso os la recomiendo.

Imágenes de la película

all cheerleaders die

all cheerleaders die

all cheerleaders die

Tráiler

Lo mejor: Los momentos en los que cumple con su cometido y divierte.

Lo peor: Se queda a medio camino.

Vuestros comentarios

1. ago 2, 16:42 | FrancHis

La vi la semana anterior! Un 5/10 en mi opinión. Si acaso, tantito más. Es como una mezcla de The Craft con algo de Jennifer’s Body, no sé. En todo caso, le doy extra bonus por no ser lo que yo pensaba: el típico slasher.

Saludos!!

2. ago 2, 18:29 | Lady Necrophage

Hola Almas!!!

Pues yo solamente le perdono el arranque que, realmente, es solo un engañoso señuelo que hace pensar que la producción es justo lo contrario de lo que es. A título personal, me pareció mediocre en cuantos aspectos puedan comentarse de un film, tanto en el ámbito actoral, como estético, como incongruente a nivel de guión. Pienso que cuando se intenta hacer una comedia hay que tener una mano experta, sobre todo para evitar caer en los convencionalismos, tal como es este caso, del humor más simplista plagado de adolescentadas. lamentandolo mucho éste “Cheerleaders…” presenta demasiada flojedad para ser un producto en el cual Mckee está involucrado.

Un saludo!!!

3. ago 6, 19:56 | Mr Zombie

La pelicula no me gusto nada de nada. No me podia creer que era de Lucky Mckee, parecia de alguien de mucha menos categoria. Demasiado ramplona y facilona y ademas pobre de contenido. No me eseraba algo asi, sin duda.

Un saludo a todos.

4. ago 27, 14:16 | Mountain

Simpática y entretenida es lo único positivo que puedo decir de ella pues me ha parecido bastante flojita. Para pasar el rato sí que sirve, pero mejor perder el tiempo en otra cosa. Parece increíble que sea del mismo director que “The Woman”.

Lo mejor, como ya se apunta por ahí arriba, la secuencia inicial, uuuffff!!!!

5. sep 10, 21:37 | Cuervo

“Jóvenes y brujas” es mucho mejor, está es prácticamente un bodrio.

Saludos.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.