Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Apartment 212

Apartment 212

El Moscardón

Apartment 212 Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Apartment 212
  • Nacionalidad: España, Estados Unidos | Año: 2017
  • Director: Haylar Garcia
  • Guión: Jim Brennan, Haylar Garcia
  • Intérpretes: Penelope Mitchell, Sally Kirkland, Kyle Gass
  • Argumento: Una chica se muda a un apartamento que da pared con pared con el de una recién fallecida, cuyas prácticas terminarán afectando la carne de nuestra protagonista.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1.5/5

 photo 212_Interior_zpsgybxrak5.jpg

“Apartment 212” evidencia uno de los grandes males actuales de la producción independiente de cine de terror sobrenatural: la sobredimensión. Mientras que la historia, muy típica y sencilla, podría concentrarse en unos veinte minutos como excusa para un simpático y disfrutable cortometraje, nadie quiere verse abocado a la intrascendencia que rodea al mundo del corto. En lugar de esto, el cineasta amateur Haylar García decide alargar su obra como de si de un chicle gastado se tratase, rompiéndose a lo largo de muchos puntos durante el proceso. Si no tenemos una historia que justifique noventa minutos, al menos empaquetemos el producto con un aura visual poderosa, añadiendo una buena dosis de acción y carisma por parte de los actores. Desgraciadamente para llegar a dicha conclusión se necesita algo de pausa, así como talento para llevar a buen puerto la fabricación de tanto relleno artificial.

En este caso García no cuenta ni con medios ni con ganas de tomarse su largometraje con la seriedad necesaria. No hablo de “Apartment 212” desde la perspectiva de una comedia, aunque esté salpimentada con algo de humor, me refiero a que el rodaje parece, desde el primer fotograma, realizado a toda prisa y sin invertir tiempo en redondear tanto las tomas como la edición o la dirección artística. Cine apresurado con vistas a completar la abundante parrilla de estrenos digitales, ni siquiera la supuesta independencia de estas producciones, que sólo responden ante ellas mismas, sirve para ejecutar argumentos arriesgados o experimentos estilísticos de calidad. “Apartment 212” es muy prosaica en el qué y el cómo, desaprovechando lo poco que tiene de bueno gracias a una primera hora donde todo sucede con una lentitud exasperante, un ritmo agónico poblado de imágenes y escenarios baratos donde la construcción de una atmósfera parece la utopía de un meteorólogo.

Jennifer huye del hogar, dejando atrás un marido castigador que abusaba de ella física y mentalmente. Su huida la lleva a unos apartamentos de mala muerte donde sólo uno de los residentes, el amable y orondo Terry, la ayudarán en su búsqueda de estabilidad. Por desgracia, una extraña maldición se cruza en su camino, truncando sus planes de futuro. Al caer la noche se filtran por los conductos de ventilación los gemidos y llantos de una vecina que termina siendo encontrada muerta de un disparo en la sien. Dicho suceso marca la aparición de pequeños mordiscos en el cuerpo de Jennifer, que pasa unas noches infernales acosada por lo que podrían ser chinches. ¿Tendrás algo que ver con el joyero de alpaca que se apropió de las pertenencias de su vecina muerta?

La trama nos va llevando de la mano por una historia de objetos malditos que ya ha sido superada por el resto de literatura y cine de género, aunque ese clasicismo de base bien hubiese podido servir como punto de partida para algo más enrevesado o macabro. Ambientada en un entorno urbano bastante cutre, la raíz de la maldición reside en un demonio alado atrapado en una cajita de alpaca como si fuese una filigrana. A pesar de que García juega con su guion e intenta no revelar de forma tan evidente el origen del problema, desde su arranque sabemos los derroteros que va a adoptar la trama, gracias un prólogo que juraría haber visto cientos de veces: ¡la tienda de antigüedades y el robo apresurado!
Ni siquiera que se haga tanto hincapié en el trauma y abuso que rodea a nuestra protagonista consigue despistarnos de lo que debería ser el objetivo de la película: ¡el bicho! Si bien en otras cintas del mismo pelaje, pero más centradas y consciente de su utilidad pública, sus creadores se vuelcan en el objeto de la maldición y sus efectos sobre los diferentes personajes desde el primer minuto, me viene a la mente “Wishmaster”, la obra que hoy nos ocupa tarda muchísimo en mostrar todas sus cartas. Relegando de esta forma a breves minutos la presencia y maldad de una criatura que termina dando pena en un giro vengativo que se veía venir a kilómetros de distancia.

No es que el diseño del demonio de marras sea incorrecto, todo lo contrario, se trata de uno de los elementos positivos de “Apartment 212”, el cual trae gratos recuerdos de producciones de “Full Moon” cuando no habían alcanzado el ridículo absoluto. Sin embargo su presencia física queda en mera anécdota cuando la película prefiere centrarse en el calvario que sufre Jennifer en pos de rehacer su vida, martirizada por un ex marido de lo más cabrón. Tampoco creo que estemos hablando de un drama encubierto, por suerte, el aburrimiento radica simplemente en que nuestra protagonista no goza de especial carisma. Y a pesar de que todos hemos pasado noches infernales a causa de la visita de insectos no invitados, sentir empatía por Jennifer es casi tarea imposible, dada la frialdad con que es representada en pantalla.

La guapa Penelope Mitchell es responsable de otra actuación que pasará a los anales del séptimo arte por no provocar emoción alguna en absoluto. Pone esfuerzo sobre la mesa, imposible negarlo, otra cosa sería que su lucha por reencontrarse a sí misma y romper con sus miedos y victimismo tenga un mínimo de épica. Es Kyle Gass, la contraparte de Jack Black en esa broma musical llamada “Tenacious D”, quien aporta algo de peso especifico en el área interpretativa. Más que nada por ser el único con cierto estilo dentro de un elenco afín a la escasez de medios que luce “Apartment 212”.

Y hasta aquí la reseña, básicamente todo lo malo que pueda decir del cine de bajo presupuesto actual se aplica aquí, así que como advertencia ya es suficiente. Eso sí, no quiero terminar sin dar las gracias a los subitituladores que llevan años facilitando el acceso a este tipo de títulos. Puede que sean películas dañinas por lo general, pero el trabajo de gente como Fhercho06, Sebastians, Leonmart o Flopez ayudan de manera fundamental a que la escena siga viva. Así otros, como un servidor, podamos hablar un poquito del cine que nos apasiona. ¡Gracias!

Imágenes de la película

 photo 212_1_zpsikdxgbx7.jpg

 photo 212_2_zpstpj2zsay.jpg

Lo mejor: Kyle Gass

Lo peor: La hora y pico de metraje que sobra.

Vuestros comentarios

1. mar 28, 14:59 | Fhercho06

Hola Bob.
Pues primeramente, gracias por darme un pequeño espacio en tu reseña, el cual siempre es agradable de leer.
Respecto a la película, tiene algunos puntos interesantes, como por ejemplo ese toque retro propios de los 80s que recuerdan títulos como, Critters o Cat’s Eye.
Es un film dominguero, de esas que pasan por TV abierta las tardes de domingo. Quizás con un mejor guión hubiera sido mucho mejor, ahondar más en el pequeño gárgola y no solo los últimos minutos de la cinta, pasando esta a segundo plano siendo el melodrama barato el que se afianza aquí.

Saludos amigo.

2. mar 30, 03:55 | matias

bob rock:
si queres ver una pelicula (o algo asi) parecida a esta pero todavia mas pelotuda y ridicula (creo que del 2017, si mal no me acuerdo) buscá en “algun” (donde está esta pavada, que vi hace pocas semanas solo porque me gustó la rubia) una que se llama (no lo estoy inventando) “GREMLIN” (si, asi se llama)

con respecto a esta pavada, como bien dice “fhercho06” es un film dominguero 100%.

3. mar 30, 13:17 | Cuervo

“Gremlin” se podría decir que va sobre una caja (con j, de joder) encantada, y lo que sale de dentro son monstruitos parecidos a los que vimos en “No tengas miedo a la oscuridad”. Es casposa, pero he visto cosas peores.

Saludos.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.