Estás aquí: Página de inicio » Ciencia-ficción » Del inconveniente de haber nacido

Del inconveniente de haber nacido

De tal palo tal astilla.

Del inconveniente de haber nacido

Ver ficha completa

  • Título original: The Trouble with Being Born
  • Nacionalidad: Austria |
  • Director: Sandra Wollner
  • Guión: Sandra Wollner, Roderick Warich
  • Intérpretes: Jana McKinnon, Ingrid Burkhard, Dominik Warta, Lena Watson, Susanne Gschwendtner
  • Argumento: Elli es un robot infantil preparado para asumir la personalidad que desee su dueño.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Empezaré diciendo, que vamos a tratar una de esas cintas lentas, plagadas de silencios, donde en apariencia sucede poco pero se nos invita a pensar mucho. “Del inconveniente de haber nacido” está en la línea de cintas como “Under the skin”, “Playground” o “Michael”. Cine para espectadores exploradores, que no teman a los largos silencios o a las narraciones fragmentadas. Un cuento de ciencia ficción inquietante e incómodo por la ambigüedad sexual de alguno de sus tramos. La película, que hemos visto cortesía de Filmin, que la incorporará a su catálogo pasado su estreno en salas, podría ser un moderno Pinocchio que en este futuro cercano, no tiene ninguna intención de convertirse en un crío real.

La protagonista es Elli, un androide con apariencia de niña de 10 años, que vive en un chalet en el bosque junto a la persona que llama padre. Programada para disfrutar en un eterno verano, juega junto a la piscina, se abraza con su acompañante y constantemente piensa en lo poco que le gustaría a su madre su actitud. En su pensamiento también le asaltan recuerdos de situaciones pasadas en el bosque, que no logra encajar. Todas sus jornadas terminan de la misma manera: Papá la lleva a la cama y se queda a su lado acariciándola...

Con un inicio en vista subjetiva, que parece indicarnos el despertar a la vida de la criatura, comienza este extraño film. Le siguen un montón de secuencias estáticas de corte costumbrista y estival, donde vemos a Elli disfrutar de su entorno. Pero lo que tendría que transmitir calma, empieza a ser intrigante: Algo en las imágenes no encaja. El comportamiento de este particular padre tiene visos pedófilos y para terminar de rematar esta incomodidad, la cinta nos ofrece un desnudo frontal de la menor en el que descubrimos que no es humana, pues su vulva es un enchufe.  Por tanto ¿Qué son esos recuerdos que asaltan a la pequeña?, ¿A qué responde su comportamiento dentro de la piscina? Toca estar atento si se quiere montar la trama de forma correcta. Además de no soltar ninguna explicación explícita, la realización se trufa con varios flashbacks que a veces ayudan y en otras ocasiones cuestan lo suyo de colocar.

Steven Spielberg continuó el proyecto de KubrickInteligencia artificial” cuando este falleció. Ambos construyeron, pues la influencia del director de “La naranja mecánica” es manifiesta, la que podría ser la primera película de terror para máquinas. El personaje que interpretaba Haley Joel Osment, era un robot niño condenado por programación a amar incondicionalmente a una familia que le deja de lado, sumiendo a la criatura en un infierno de dimensiones casi cuánticas. Por primera vez el cine no nos alertaba de los peligros de que las máquinas dieran la espalda a sus creadores, sino que nos señalaba las posibles consecuencias morales y las responsabilidades que, como Demiurgos, tenemos sobre nuestros súbditos de metal. Una responsabilidad cada vez mayor, en tanto en cuanto adoptan hábitos y actitudes humanas. Al contrario que otros robots predecesores, como los replicantes de Blade Runner, el pequeño David de “A.I.” no tenía ninguna capacidad de defensa, ni ninguna intención de superar a sus amos: era puro amor en lata cociéndose, a fuego lento, en el caldo de la crueldad humana. En el caso de “Del inconveniente de haber nacido”, este pequeño ser es incluso más inquietante. Es una criatura vacía, que se llena de lo que su amo desea de ella. Una retorcida metáfora de cómo los hijos, en gran medida, aspiran a cumplir las proyecciones y dedudas pendientes de sus progenitores. Como un texto predictivo de un móvil actual, la pequeña Elli se construye a partir de interactuar con su propietario. Lo que ellos creen que es un ser vivo, no es más que un espejo de todo lo que deseábamos ver en él. Algo que se hará más palpable en el segundo capítulo de esta historia en la que el robot, como el Orlando de Virginia Woolf, cambia de localización y de sexo en una nueva historia que, poco a poco, irá completando los huecos de la anterior. Incluso nos invita a elaborar un capítulo primigenio a partir de las conclusiones sacadas de las dos tramas que hemos contemplado.

Fiel al cine autoral Austriaco, la comparación inicial con “Michael” de Markus Schleinzer no era casual, la realizadora Sandra Wollner construye más con silencios que con diálogos y dota a sus escenas de una incómoda estática, que nos permite pensar en lo que vemos y nos hace sentir molestos ante la imposibilidad de intervenir en los acontecimientos. Una forma de narrar a lo Haneke que separa a este título del universo “Black mirror” que, en su primer episodio de la segunda temporada, contaba una historia muy cercana a este film más adaptada al gusto mayoritario.

No es una película para la gran mayoría de los lectores de esta web. Su reflexión busca más a amantes de la filosofía que de las emociones intensas, del cine de corte autoral que del entretenimiento visceral. Recomendamos un buen café antes de empezar y verla con el móvil apagado. Si se quiere sacar partido a esta proyección, hay que estar activo neuronalmente en sus instantes suspendidos, y cansados o despistados la cosa no va a funcionar. A mí, la valentía de su planteamiento y el tono adulto del conjunto me sedujo, aunque he de admitir que en varios momentos hubiera agradecido una realización más dinámica. 

Lo mejor: Contada de forma singular, la cinta nos señala aspectos inquietantes de nuestra apreciación de la inteligencia artificial.

Lo peor: Muy en la linea del cine pausado de Hanneke y discípulos, se atragantará para los que busque una narración dinámica.


Vuestros comentarios

1. 26 feb, 22:48 | Arturo

A un niño le gustan las películas de dibujos animados; a Biden, estas.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.