Estás aquí: Página de inicio » Thriller » The owners (Los propietarios)

The owners (Los propietarios)

Los viejos y sus manías.

The owners (Los propietarios)

Ver ficha completa

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

La pasada semana llegó a los cines de España The owners. Película de terror de invasiones del hogar (Home invasion), con giro en su trama, que pretende ser original, y toques de humor negro, La cinta había pasado, no con demasiada gloria, por el criterio de los aficionados que acudimos a Sitges este año. La conclusión general, que también será la de esta reseña, es que, a pesar de haberlo intentado, había poco de nuevo en este producto y muchos de sus brillos terminaban opacados por un final al borde del desastre.

Tres aspirantes a delincuentes bastante chapuceros y la novia de uno de ellos se cuelan en la casa de un anciano doctor y de su esposa, aprovechando que estos han salido, para hacerse con la fortuna que guardan en su caja fuerte. A cada minuto que pasa se hace más evidente la ineficacia de este equipo, que al final opta por ponerse un pasamontaña y esperar a que los viejecitos regresen a casa para sacarles la fortuna a palos... Como esto es cine de terror, sus planes se verán truncados de la peor manera posible.

The owners es la adaptación al cine del comic francés “Une nuit de pleine lune” de Hermann Huppen & Yves H. y supone el debut en el largo de Julius Berg; un director curtido en series de televisión de corte intrigante. Su película pretende dar un giro sorprendente a su trama, pero cualquier aficionado al cine de género, por pequeño que sea, verá venir desde lejos que estamos ante la típica cinta de cazadores cazados en la línea de Livide, o No respires. Desgraciadamente, para que estos inocentes viejecitos se transformen en letales verdugos, el guion ha de tomar una serie de quiebros, que no resultan convincentes para el espectador. Tal vez por ese motivo, Berg lubrica estos trágalas con sangre y humor negro.

Sería injusto no reconocer al film su capacidad de entretener a la platea, pero lo hace de forma que resulta muy complicado sentir algún tipo de empatía o emoción por lo que sucede en pantalla. Los asaltantes son desagradables, erráticos en su comportamiento y, aunque la pareja de ancianos tiene mucha más gracia, se quedan lejos de sacar todo el potencial que dos sicópatas con conocimientos médicos podrían extraer de estos chavales. The owners extiende casi todas sus escenas demasiado, dando el tiempo a quien la contempla de intuir sus sorpresas antes de que sucedan... con lo que dejan de ser sorpresas.

La actriz, popular por su personaje de Juego de tronos, Maisie Williams se convierte en el rostro-reclamo de este producto. Lo cierto es que salva la papeleta con nota y se muestra interpretativamente por encima del producto. Pero los que se llevan el gato al agua en The owners, son su pareja de ancianos y muy especialmente la veterana actriz Rita Tushingham. La velocidad con la que cambia de registro en una misma toma y las ausencias que muestra en su mirada crean, pese a su aparente fragilidad, el personaje más sólido e inquietante de este ramillete.

Técnicamente no hay nada que reprochar. Los planos, puesta en escena y el gore son los propios de una producción de buen nivel. La decisión formal de cambiar de un encuadre de 14/9 (apaisado) a un 4/3 en el momento en que la cosa se va de madre, es divertida y ayuda a enfatizar ese claustrofóbico acoso. Desgraciadamente, es en ese momento también donde la cinta empieza a tomar decisiones totalmente absurdas y giros finales, que con un mejor desarrollo tal vez hubieran sido simpáticos pero que quedan apuntalados con alfileres.

The owners se queda en correcta, que no es poco. Pero te deja con la sensación de que si hubiera incidido algo más en los momentos de gore que señala y si se hubiera ensañado con ahínco el alguna de sus víctimas la nota habría sido mayor. En cualquier caso, es lo suficientemente divertida y corta para darle su oportunidad.

Lo mejor: Entra en faena desde el primer minuto y no aburre nunca.

Lo peor: Los giros se llevan por delante la coherencia de los personajes


Vuestros comentarios

1. 20 mar, 07:41 | game of trolls

NOTA: el texto que sigue tiene muchos “argentinismos” (desglosados entre parentesis para el que no sabe que significan. gracias por su atencion)

a mi me parecio una comedia involuntaria gracias al gordo pelotudo (significa gilipollas, estupido, tonto del culo) ese que esta vestido con chaleco amarillo en la tercera foto de abajo (y tiene, justamente, cara de pelotudo para mas datos) un tipo que parecia que tenia, no se, como una especie de retraso mental o algo para ser tan tarado en su comportamiento ¡y la pobre mina, dios mio! ¡con la manga de inoperantes que tenia que lidiar, la pobre! encima el unico de los “chorros” (asi le decimos a los ladrones en argentina) que podria haber llevado la trama a un modo perverso porque era bien hijo de puta ¡lo cagan matando de un tiro! y entonces te tenes que “bancar” (significa soportar, tolerar) a los boludos a cuerda que quedan. y entonces acaece la idiotez que es la segunda hora de la pelicula y ese final que no se lo cree nadie. pero me hizo reir bastante la pelicula casi en su totalidad asi que si, se la aprueba (por lastima, mas que nada).

CONCLUSION: un poco chota (significa algo de baja calidad)

2. 06 jun, 00:25 | Skalope

Altamente insoportable. No hice pie en ningún momento con la historia, personajes, ni supuestas sorpresas que acontecen.
Me tocó especialmente los huevos el tema que comenta Tito de cambiar de aspecto en el tercio final de película. Ya me pareció detestable en "El increíble finde menguante" y ha acabado de matarme en "The Owners". Por favor, directores moderniquis, dejad de hacer el mamarracho.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.


Si desea incluir un spoiler indique use las etiquetas [spoiler] y [/spoiler] para enmarmar el texto que se ocultará.