Estás aquí: Página de inicio » Ciencia-ficción » Possessor

Possessor

Juntos pero no revueltos

Possessor

Ver ficha completa

  • Título original: Possessor
  • Nacionalidad: Canadá | Año: 2020
  • Director: Brandon Cronenberg
  • Guión: Brandon Cronenberg
  • Intérpretes: Andrea Riseborough, Christopher Abbott, Jennifer Jason Leigh, Sean Bean
  • Argumento: Una empresa poseé a ejecutivos de la competencia para asesinar a directivos y borra las huellas asesinándolos después.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

Desde luego, de casta le viene al galgo. Brandon Cronenberg no ha buscado lejos referencias para hacer su cine. Su anterior título (antiviral) y éste, que le ha otorgado el aplauso de la crítica y el público especializado en fantástico, parecen una prolongación del trabajo que en este género hacía su padre antes de saltar a terrenos mucho más autorales. Le ha venido de perlas que su progenitor aparcara, con “eXistenZ”, su exploración de la fantasía. Así evita en gran medida otra frase hecha: “Las comparaciones son odiosas”. Cronenberg ha apostado a lo grande y ha construido en su segunda película una cinta cien por cien adulta, donde la violencia, el sexo y las decisiones autorales la hacen merecedora por goleada de la calificación R en la industria americana. En Sitges se hizo con los dos premios gordos: a la dirección y a la mejor película. Dos galardones que se suman a infinidad de nominaciones y premios de otros certámenes, alguno de ellos incluso de cine “Convencional”.

Una corporación utiliza un revolucionario método para invadir, de forma silenciosa, la mente de otras personas con fines de espionaje empresarial. Estas particulares posesiones son empleadas para cometer crímenes sin aparente conexión con los intereses comerciales que se esconden detrás. Pilotar estos cuerpos ocupados no es nada fácil: los moradores se manchan con el subconsciente de sus víctimas. Regresan a sus cuerpos confusos, afectados por pensamientos y recuerdos que no son suyos. Tasya (Andrea Riseborough) es una de las agentes más eficaces, aunque sus constantes invasiones de otros ya empiezan a hacerle mella. En su nueva misión ha de ocupar el cuerpo de Colin (Christopher Abbott), novio de la hija del presidente de la competencia (Sean Bean), para descabezar a esa empresa asesinando a su futuro suegro y después borrar sus pasos induciendo a este cuerpo al suicidio. Lo que en ese momento desconoce es que el joven tiene la mente más desordenada que ella y que la fusión de ambos va a desencadenar un descontrol de funestas consecuencias y toda una pelea de ambas personalidades para controlar ese cuerpo.

Antiviral, anterior trabajo de Brandon Cronenberg, partía de una idea fabulosa: los famosos vendían viales de plasma con sus enfermedades para que sus fans también pudieran padecerlas y así estrechar sus vínculos emocionales. Una premisa que derivaba en un body horror de conspiraciones a ratos fascinante y a otros muchos reiterativo hasta el sopor. En su segunda incursión, no comete los mismos errores; “Possessor” tiene un ritmo poderoso, casi todo el tiempo alto, articulado en interesantes giros argumentales y secuencias de una violencia que impacta para que la cosa no decaiga hasta sus títulos de crédito. Buena muestra de esto es su apabullante escena inicial, en la que presenciamos, con todo su color rojo, una masacre en mitad de un coctel. A partir de ese momento el espectador tiene bien claro que la cosa son palabras mayores y que lo que va a pasar en la pantalla puede no dejar títere con cabeza.

Visualmente estilizada, con una puesta en escena luminosa y sofisticada, Possessor es el particular "Scanners" de Brandon Cronenberg. Un thriller futurista que pasa muy de puntillas por los asuntos comerciales y corporativos de la trama, aunque la forma de asaltar a sus ejecutivos y emplearlos como marionetas contiene, a mi juicio, una crítica al voraz capitalismo, que se acentúa al elegir al ejecutivo que interpreta Christopher Abbott (infiel, inestable, ambicioso y drogadicto, como un Patrick Bateman en ciernes) como campo de batalla de esta lucha empresarial.

Abbott, al que le sientan bien estos personajes con un grado de locura alto, borda su interpretación y hace muy cómodo para el espectador creer que su cuerpo está poseído por otra personalidad. Le ayuda mucho la otra protagonista: Andrea Riseborough, que tras hacer de Mandy en la cinta de Cosmatos hijo y otras producciones de género de calidad (Black mirror, la maldición, nunca me abandones, etc.) ha transformado su enigmática gestualidad en todo un reclamo para fans de la fantasía indie. También estupendo Sean Bean en un corto pero impactante papel.

Possessor está realmente cuidada. A su fotografía y a la belleza de algunas de sus secuencias, se le suma una potente banda sonora electrónica y unos efectos de maquillaje que hacen que nos duela cada corte y golpe que se da en la película (y creedme que son muchos). Los amantes del gore estarán de enhorabuena porque lo que vemos ante nuestros ojos es de una brutalidad notable. También aplaudir que, por una vez, la sexualidad, aunque medida, es explícita evitando caer en la mojigatería del cine de ese continente. Dos ingredientes, sexo y violencia, que engrosan el carácter serio y algo pedante (todo hay que decirlo) de este producto.Ni que decir tiene que veáis la versión Uncut.

Para ponerle un pero importante a Brandon Cronenberg, su pulcritud estética hace los personajes excesivamente asépticos, impidiendo al espectador la implicación necesaria para que importe el destino de estos, algo que en su tercio final juega contra el título y que también es un defecto del que adolecen muchos de los filmes de su padre... porque de casta le viene al galgo.

Lo mejor: Seria, cruel, explícita, sin concesiones y con factura e interpretaciones muy buenas.

Lo peor: El conjunto es frio y su conclusión confusa.


Vuestros comentarios

1. 02 abr, 15:23 | ale

Quería que me gustara, pero tal cual como dice la crítica, me dejó frío. Si el cine del padre era visceral, al del hijo lo siento cerebral. Todo demasiado pensado, prolijo, cuidado (virtudes en algunos casos) pero acá no me llega. Falta corazón, falta tripa, caos, no sé... chispa. Los destellos de violencia o gore me hicieron acordar a Haneke, y me gustan más en sus dramas, thrillers que en terror.
Aún así, tiene muchas virtudes.

2. 02 abr, 17:07 | Game of trolls

Yo la disfrute mas por ser bien rarisima e intrigarme que iba a hacer esa mina dentro del cuerpo del otro y todo lo lisergico y alucinogeno que se volvia todo peeero ese final te deja insatisfecho porque es muy.... no se... no tiene gusto a nada ¿asi termina? SPOILER ¿o sea que la mina es ahora una maquina de matar sin sentimientos ni remordimientos ni preocupaciones de ningun tipo (ya que mata a su familia de un periquete) por haberse quedado de mas en el cuerpo del tipo? FIN SPOILER

CONCLUSION esta buena pero ese final podria haber sido mas interesante y no tan frigido.

3. 04 abr, 00:44 | Skalope

Game of Trolls, no es que se transforme de repente, es que siempre fue así. Cuando le hacen el checklist final, y le preguntan por la mariposa disecada, en esta ocasión no la recuerda con angustia, no dice eso que le supo mal haberla matado en su infancia. Su familia, más de lo mismo. Cuando acaba la primera misión, vuelve a casa y necesita ensayar, emular lo que se espera de ella cuando entre por la puerta de su casa. Es una depredadora, un ser aniquilador y nada más.
Esa es mi interpretación, pero visto como se precipita todo en su tercio final, está claro que habrá decenas de conclusiones; acaso no eso bonito?.
Es como la peonza de Inception pero bien. Brandon no te repite 78 veces como funciona el chisme es de los controladores. Toma nota Nolan.

4. 04 abr, 02:50 | Satori

Realmente me mantuvo interesado todo el tiempo. Adhiero que la falta de emotividad de la historia le quita algo de potencia (si el director se hubiese esmerado en la pintura de personajes el final hubiera sido devastador). Pero lo bueno: hay una idea bien trabajada, un guión acorde y buenos actores haciendo su trabajo. Cronenberg hijo hizo bien las tareas.

5. 04 abr, 22:59 | Vael

Es una gran peli, eso es indiscutible, pero me da cierta rabia que Brandon Cronenberg dijera que sus películas nada tienen que ver con las de su padre y que no le gustaba que le compararan con él. Pues majo... No lo parece, en absoluto.

6. 13 abr, 23:44 | Natxo

POS ESO...

Un muermazo con uns fx muy muy buenos.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.