Estás aquí: Página de inicio » Thriller » La casa del caracol

La casa del caracol

Saca sus fallos al sol

La casa del caracol

Ver ficha completa

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

El festival de Málaga hizo un hueco en su sección oficial a La casa del caracol, primer largometraje de ficción de la realizadora de cortometrajes y documentales Macarena Astorga. No era extraño teniendo en cuenta que la directora es malagueña y que la película ha sido rodada en el interior de la provincia. En el momento que escribo estas líneas el certamen sigue viento en popa, con lo cual entro de lleno en el terreno de la suposición, pero, visto el resultado, dudo mucho que esta cinta se lleve alguno de los galardones del evento. Buenas intenciones no le han faltado a este producto, aunque desgraciadamente, el film no logra la cohesión necesaria para espesar lo interesante de sus ingredientes.

Javier Rey se transmuta en un escritor en pleno bloqueo creativo. Para poder encauzar su nuevo libro alquila una casona en lo más silencioso de un pueblo interior de Málaga llamado Quintana. Desde su llegada es recibido con recelo por todos, menos la concejal del ayuntamiento que le muestra la propiedad (paz Vega). Pero también desde su llegada los misterios comienzan a rondarle. Por la noche es molestado por el constante aullido de los lobos, en un granero descubre que el pueblo esconde a “El Esteban”: un joven deforme que es tratado por todos como un animal, y el escritor es atosigado también con la leyenda del “Vímero”: un mito local mitad humano - mitad animal que empieza a hacerse alarmantemente posible. Todos estos sucesos inspiran al escritor que, página a página, se acerca al éxito, pero también a la locura.

Un escritor en crisis en un pequeño pueblo es una premisa que rápidamente nos remite a Stephen King. Por poner tres ejemplos; a el autor de Un saco de huesos, al atormentado Thad Beaumont de La mitad oscura o al siniestro Jack Torrance de El resplandor. Es cierto que estos artistas también pueblan las pesadillas de otros narradores y que la creación de sus obras siempre corre paralela a macabros enigmas. Por mencionar alguno fuera del universo de king, recordemos al guionista de Barton Fink o la escritora de novelas de misterio de François Ozon en La piscina. Pero sin duda ha sido Stephen King quien más ha explotado esta veta. La película que nos ocupa tiene mucho que deber a El resplandor (tanto a su versión en papel, como a la adaptación de Kubric de la que toma prestados varios planos). El guion crea en la figura del sacerdote del pueblo un personaje con muchas similitudes al barman del Overlook, y el deterioro mental del personaje de Javier Rey también muestra paralelismos al que interpretara Nicholson.

Pero Macarena Astorga no para aquí su universo de referencias. En lo visual nos asaltarán aromas más que evidentes a Quién puede matar a un niño de Serrador, también a otras joyas del fantaterror patrio de los setenta como Una vela para el diablo o al cine de Jacinto Molina. Al cine de horror pagano de cintas como El hombre de mimbre. También hay notas de Un hombre lobo americano en Londres, de Cementerio de Animales, El número 23, Cabin in the woods, o del terror gótico latino del cine de Taboada... Mucho de todo, que no estaría mal si no fuera porque transmite la sensación de colección de cromos: de planos filmados más por el gusto de poseerlos que por la necesidad de hacer avanzar su historia. Para colmo varios de estos momentos reflejan cierta torpeza de encuadre y guion, producto de un precipitado rodaje realizado deslizándose por el descendente número de contagios de la primera ola del coronavirus (allá en el mes de marzo del 2020). Una lástima, pues en conjunto el trabajo de cámara y color es notable.

Pero donde más pincha en hueso La casa del caracol es en su guion. Resulta sorprendente ver que tras el mismo esté la mano de la autora de la novela, Sandra García Nieto. Las licencias que toman respecto al libro publicado son tremendas. Tengo la edición en papel a mi lado y, aunque llevo sólo cincuenta páginas, la cantidad de decisiones desafinadas con respecto al libro es enorme. Algo extraño, pues se trata de una novela muy directa y cinematográfica en su redacción, casi perfecta para llegar a la pantalla. Todos los cambios añadidos son amarres que van frenando el dinamismo del libro.

Entre lo positivo del film destacaremos su reparto, plagado de rostros populares en pequeños o muy pequeños papeles, que logran que ese pueblo misterioso tenga una entidad propia y viva. El protagonista absoluto Javier Rey se defiende con solvencia en un personaje nada sencillo dado su intrincado arco argumental. Paz Vega se muestra lo natural y fresca que precisaba el único personaje sin aparente doblez en la trama. Aunque serán dos actores peruanos los mejor parados de esta reseña. La actriz Norma Martínez aparca su acento, finge una cojera y se embarca a interpretar a una recia mujer de pueblo, de esas que hablan más con su cuerpo que con su boca. Carlos Alcántara (cachín), por su parte, se aleja del registro humorístico que le ha dado popularidad en Perú y borda su enigmático personaje. Sus diálogos y la forma en que los declama crean la esperanza en sus escenas, de que la cinta llegue a remontar en interés.

Con todo lo dicho y con dolor en mi corazón no puedo dar más que un aprobado a La casa del caracol. Es una pena porque no dudo que exista una buena cineasta en su realizadora, pero la sensación general es que en este producto se han metido demasiadas manos, demasiadas ideas y demasiados cambios precipitados. Para nosotros, incondicionales del género, su recopilación de referencias nos recordará que todo lo que se nos muestra se ha filmado con anterioridad con mayor acierto. Eso si, su acercamiento al género de licántropos (pese a no ser una cinta de hombres lobo) y el utilizar los ingredientes del horror para hacer un thriller psicológico, abierto a reinterpretaciones en su sorpresa final, nos hacen animaros a darle una oportunidad... eso si acercaos con las expectativas bajas.

Lo mejor: Un reparto atractivo. Pretende actualiza leyendas rurales. El uso de los elementos del cine de horror para hacer un thriller entre lo spicológico y lo sobrenatural.

Lo peor: Recoge muchas referencias formales sin aportar nada a las mismas. Algunas secuencias se antojan demasiado torpes.


Vuestros comentarios

1. 26 jun, 19:42 | jop

Una reseña sincera y ponderada, gracias por ella, Tito.

2. 30 ago, 10:27 | wiman

El libro es HORRIBLE y la adaptación, con la complicidad de producción y dirección, elude tomar notas del referente literario para volar libre, entregando al espectador un despropósito sin parangón.

Con productos como este es como se pierde la confianza del espectador hacia el producto patrio.

Menudo desperdicio fílmico...

3. 30 ago, 13:44 | Cross

Si no he entendido mal –puede que esto sea un spoiler–, después de preparar la matanza en el pueblo el prota vuele a presentar su libro como si nada y se prepara de seguido para otro pollo. ¿La policía, en este caso la Guardia Civil, es idiota? ¿No le sigue la pista a un persona pública perfectamente localizable dado que el personaje principal es un reconocido escritor?
No, no entiendo nada.

4. 30 ago, 13:56 | Tito Jesús

Tal y como lo entiendo yo: toda la historia que hemos visto forma parte de la imaginación del escritor combinada, no nos explican hasta qué punto, con acontecimientos reales. Igual pasa que en las transcripciones del autor de los acontecimientos reales se producen y licencias con respecto a lo que estamos viendo constantemente en la pantalla.


wiman el libro tiene un planteamiento mucho más coherente aunque sea una novela con tanto endeble. Personalmente creo que la traslación literal de lo que cuenta el libro a imagen hubiera sido mucho más acertada. Por ejemplo la novela habla de la casa caracol porque la finca tiene una escalera de caracol y no porque hay caracoles por todas partes que es una aplicación bastante tonta. El tema del perro que se le aparece el escritor es también mucho más lógico en el libro al ser el el propietario

5. 30 ago, 14:09 | Cross

Pero al final, durante la presnetacion del libro, tiene y se mira la cicatriz en antebrazo, donde le cortan durante la refriega con Berta...

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.


Si desea incluir un spoiler indique use las etiquetas [spoiler] y [/spoiler] para enmarmar el texto que se ocultará.