Estás aquí: Página de inicio » Artículos » Cuaderno de bitácora Sitges 2021: 13 y 14 de octubre

Cuaderno de bitácora Sitges 2021: 13 y 14 de octubre

Que el ritmo no pare

Miércoles 13 de octubre

Por suerte el día anterior pudimos descansar ya que nos fuimos a la cama a una hora prudencial, pues el día de hoy se nos presentaba intenso. Las fuerzas empezaban a flaquear, pero nada a lo que no estemos acostumbrados. Medio festival todavía por delante y las corneas sorprendentemente bien adheridas todavía al globo ocular.

Antlers: Criatura Oscura

Este era uno de los títulos que más nos apetecía de esta edición por motivos obvios: Monster movie producida por Guillermo del Toro y guionizada por Nick Antosca. El mazazo que nos llevamos a las nueve de la mañana fue bastante gordo, no os vamos a engañar. Ninguno de los dos mencionados está presente ni parece que se le espere. No me atrevería a decir que Antlers es una mala película, pues no lo es. Tampoco diría que se trate de un buen trabajo. Y eso es lo peor de todo: que es pura tibiez. La rutina más absoluta nada a sus anchas por una película que hemos visto y veremos en innombrables ocasiones. Fast food de digestión tan rápida que se va olvidando mientras se ve. No ayudan, además, un montaje chabacano al que incluso parece que se le pueda haber metido mano durante el año de retraso extra debido a la pandemia. Secuencias oscuras confusas por corte y una estructura narrativa difusa e innecesariamente retorcida. El diseño de la criatura, que además aparece en forma de efecto práctico en numerosas ocasiones, si es efectivo. Pero en un mundo post- The Ritual de David Bruckner ya nos cuesta sorprendernos.

Offseason

Salíamos decepcionados del Auditori y nos tocaba volver a entrar a la siguiente sesión para ver Offseason, de Mickey Keating. Las reacciones obtenidas en el pase de la noche anterior auguraban otro batacazo (este incluso más sonoro), pero tal vez fue precisamente eso lo que jugó a nuestro favor, pues terminamos disfrutándola una barbaridad. También es cierto que ya veníamos en condición de conocedores y aficionados al trabajo de Keating, un director con un estilo muy personal que suele causar rechazo.

Keating siempre ha tenido interés por probarse en distintos subgéneros del terror sin abandonar nunca su personalidad fílmica. En este caso, nos encontramos con un trabajo de atmósfera semi gótica que le sirve al director para tratar de ahondar en los terrores lovecraftianos. Decimos tratar por que el principal problema de la película es quedarse en la superficie, ya que hay más intención de explorar las formas y recursos que ofrece el subgénero que interés por dotar a la película de una tridimensionalidad. Las estridencias sonoras absolutamente excesivas, sello distintivo del director, siguen presentes. Y, por momentos, se construyen momentos brillantes de etéreo terror envolvente que son joyas en sí mismas. Irregular, pero atractivo trabajo. Como el director nos tiene acostumbrados.

The Found Footage Phenomenon

Con algo de miedo a que la digestión nos pasase factura nos acercamos al Prado a por un documental que trataba sobre uno de nuestros fetiches predilectos. The Found Footage Phenomenon explora la (corta) historia del del terror cámara en mano como género querido y a su vez menospreciado. Últimamente estamos teniendo altas dosis de documentales que resultan ser largos montajes de entrevistas intercalados con claves temáticas. Y la propuesta de Sarah Appleton, Phillip Escott peca de ese mal común. También de quedarse un poco en la superficie. Pero eso la hace a su vez más accesible para un público que, ya de por sí, será de nicho. Su vocación didáctica la honra y también su búsqueda de ovacionar un género que es más que la simple búsqueda del camino fácil.

The Medium

La que estaba llamada a ser una de las películas de terror del año se vio condicionada por su propia campaña de marketing, como viene siendo habitual. A día de hoy uno ya sabe que movimientos publicitarios del estilo ambulancia en la puerta, desmayos en las salas, “la película que aterrorizó a Spielberg” o, como era el caso, proyecciones con las luces de la sala encendidas en Tailandia hay que cogerlos con pinzas, ya que suelen jugar en contra del resultado final. Y, por desgracia, eso pasó con The Medium. Muchos fueron los que salieron decepcionados de las salas. Sin embargo, nosotros disfrutamos de una celebración del terror demoníaco que hace del tópico su estandarte disparando en todas direcciones con una falta de vergüenza y un desparpajo dignos de los mejores segmentos de la saga V/H/S. Además, su construcción progresiva que deriva del mockumentary al found footage, separándolos por un conjunto de pequeñas secuencias brillantes, consigue que sus dos horas de metraje pasen volando. Banjong Pisanthanakun ya nos aterró en 2004 con Shutter, y ahora vuelve a sobresaltarnos en más de una ocasión mediante un uso de la tradición que hace incuestionable la figura de Na Hong-Jin (como guionista y productor, en este caso). Divertidisima.

Jueves 14 de octubre

Empezamos pronto y fuimos de menos a más, pero desde luego este segundo jueves terminó siendo el día menos satisfactorio de nuestro Sitges 2021. Por suerte también el que nos permitió coger fuerzas para la recta final.

We Need to Do Something

A estas alturas del festival ya se hace especialmente duro asistir a los pases despertador. Pero, al menos si la película acompaña la lucha contra los propios párpados se hace menos titánica.

Este no fue el caso. Cuesta (mucho) de creer que We Need to Do Something asomase la cabeza en la sección oficial, pues no hay nada en ella que la haga digna de la categoría. Servidor es especialmente defensor del terror indie y cree que los recursos no hacen una buena película. Pero en este caso, existe una falta total de coordinación con la propia idea base. Y es que no es solo el apartado técnico, en ocasiones digno del más amateur de los cortometrajes, el que diezma el resultado. También hay una desgana absoluta a la hora de guionizar una historia que, más allá de querer ser criptica con su misterio, se limita a dar vueltas y vueltas sobre la nada. Para colmo, sus personajes no encuentran nunca el balance entre lo irritante y lo interesante y ponen al espectador en su contra desde el minuto cero. Ni siquiera esta peor versión de Pat Healy es capaz de salvar el desaguisado, pues no se trata solo de un trabajo decepcionante, sino también increíblemente enervante.

Here Before

Otra firme candidata a ser injustamente galardonada con el premio película de tarde de Antena tres dado su componente dramático posicionado por encima del fantástico. En cambio, es precisamente este tonteo el que la hace especial. El misterio se encuentra en lo que nunca termina de quedar claro. Here Before juega con la paranoia y la alienación de una Andrea Riseborough, tan capaz de elevar el conjunto final como siempre, para encajar el componente fantástico en un universo al que, aparentemente, no pertenece.

Su premisa se sustenta básicamente en el dialogo y eso, dada su condición de pequeña producción, siempre resta puntos. Pero a su vez este guion se construye de un modo en que la sutileza flirtea con los limites de un ridículo buscado para elaborar un relato con un giro más verosímil de lo esperado dentro se su propio universo. Otra propuesta independiente que se valora más como carta de presentación de una visión, en este caso la de su directora y guionista Stacey Gregg que como un producto en busca de ser redondo.

Freaks Out

Cerrábamos el día con una propuesta que esperábamos con ganas, pero también algo de miedo. Temíamos que las casi dos horas y media de duración de Freaks Out acabasen con nosotros a estas alturas del festival. Y a juzgar por la afluencia de público de esa última sesión del día en el Auditori, muchos temían un poco por lo mismo. Incluso pese a las buenas opiniones recabadas por la película en Venecia e incluso en su pase en Tramuntana el día anterior.

Por suerte salimos contentos de habernos arriesgado, pues esta especie de patrulla-X macarra contra los nazis fue más allá de lo que se esperaba de ella. Y es que, pese a tratarse de una pequeña superproducción de acción y aventura desbocadas, jamás pisa el freno de la corrección. Especialmente cuando se trata de mezclar lo grotesco con una belleza tenebrosa y (obviamente) freak que termina siendo más que un mero recuerdo romántico. La acción abre paso a la comedia irreverente y esta a un melodrama consecuente con el tamaño de la propuesta. Una delicia de ritmo endiablado y personajes fascinantes que pese a abrazar lo generalista jamás traiciona sus propias raíces. El cierre perfecto del que fuera el día más flojo de esta edición.


Vuestros comentarios

1. 07 nov, 22:32 | game of trolls

si tu idea es aburrirte como nunca no hay mejor manera para lograr ese cometido que ver "the medium" ¡dios santo, que dolor de huevos y esfinter fue visualizar esa mierda, por satanas!

resulta que se trata de un grupo de "filma-lo-todo" que, con su camarita al hombro que no soltaran ni cuando van a cagar documentan la vida y obra de una vieja de mierda que es la medium del titulo ¿ok? bueh, esta vieja chota se jacta al comienzo que es capaz de espantar a cualquier espiritu chocarrero que se le ponga adelante (aunque no lo dice asi, sino de un modo mas rebuscado que no recuerdo ni tampoco deseo recordar).
la cagada que le toca justo un tipo de "espirtu/demonio" bastante complicado que posesiona a una japonesa bastante apetecible (que es lo unico interesante de esta verga) y, como era de esperar, la vieja estupida se vera superada luego de observar el comportamiento "satanico" de esta chica con linda figura ideal para meterle mano (y otras cosas) incluso con varios dias despues de muerta, por lo que naturalmente querrà mandar todo al carajo y que la salve otro porque esto se esta poniendo jodido y yo no quiero morir y si te he visto no me acuerdo.

en una hora y media (la peli dura 2 horas y media) el comportamiento satanico de la chica se reduce a un juntadero de cliches vergonzoso:

mira un punto fijo con la mirada perdida. (clichè 1)
hace y dice cosas que despues no recuerda (clichè 2) (la mas interesante de esas cosas es que tiene sexo en su lugar de trabajo estilo perrito)
se comporta violentamente con sus seres queridos y entonces hace cosas tales como empujar a un nenito, tirarle piedras a la gente o pelearse con un monton de japoneses en un autobus o algo parecido a un autobus (incluso mata a uno fuera de camara durante un "exorcismo" improvisado) (clichè 3)
habla con voz gutural y los ojos le cambian de color (clichè 4)
y, para poder derrrotar a este demonio, primero la medium tiene que saber como se llama dicho demonio (y dale con los clichès ¡¡eso ya lo sabemos desde "el exorcista" la concha de tu hermana!!)

y encima no falta la escena de un monton de chinos, japoneses o indios o que se yo porque son todos iguales (para mi) bailando como estupidos y haciendo mucho ruido que lo unico que logra es que te quieras serruchar aun mas las pelotas.

nunca obtuve tanto placer como cuando quitè esta recontraputisima mierda generica y la madre que me pario por haberle dado play y creido una vez mas en el "hype" (yo no aprendo mas)

CONCLUSION: es mierda aburrida que parece no tener fin y encima generica como ella sola.

coincido con lo ue dice de "we need to do something" si, haganle caso, alejense de esa porqueria por lo que mas quieran.

2. 08 nov, 21:45 | wiman

Pues yo me lo pasé teta con WE NEED TO DO SOMETHING...
Solo el momento Ozzy diciendo "I'm a good boy" hizo que me cagara encima....

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.


Si desea incluir un spoiler indique use las etiquetas [spoiler] y [/spoiler] para enmarmar el texto que se ocultará.