Estás aquí: Página de inicio » Comedia » Cazafantasmas: Más allá

Cazafantasmas: Más allá

¿A quién vas a llamar?

Cazafantasmas: Más allá

Ver ficha completa

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Aún recuerdo el profundo impacto que me causó, siendo un crio de catorce años, salir casi por primera vez sólo con mis amigos al centro de Madrid a ver Los Cazafantasmas. Recuerdo reírme, asustarme y alucinar con sus efectos especiales; volver a casa saltando por la calle comentando juntos lo bien que lo habíamos pasado . Eran otros tiempos, se agradece que esta secuela en el nuevo milenio (la cuarta de esta franquicia) haya querido ser respetuosa y conectar con los niños de entonces y, a la vez, captar a los chavales de ahora con un coctel tan bien equilibrado. Además, todos los que disfrutamos de la carrera de actor y director de Harold Ramis (fallecido en 2014) teníamos ganas de que se le hiciera un homenaje en condiciones: Cazafantasmas: Más allá por fin salda esta deuda.

La acción comienza con el personaje que interpretaba el propio Ramis, el doctor Egon Spengler, de espaldas o en un contraluz que evita que podamos verle (recordad que el actor lleva muerto años) enfrentándose a una entidad en una remota y destartalada granja y pereciendo en el intento. A partir de ese momento, conocemos a los auténticos protagonistas de la cinta: Trevor y Phoebe (Finn Wolfhard y Mckenna Grace), dos chavales que junto a su madre (Carrie Coon) dejan la ciudad para gestionar la granja de su abuelo, del que desconocen prácticamente todo. Mientras se integran en su nuevo hogar, los misterios de la zona: extraños terremotos y una mina cerrada por sucesos inquietantes, llaman poderosamente la atención de la más pequeña de la familia que, además, está empezando a comunicarse con el fantasma de su abuelo.

Jason Reitman, hijo del director de la primera entrega Ivan Reitman, trabaja codo con codo con su padre en este relanzamiento de la franquicia. Juntos pueblan el metraje de constantes referencias a los orígenes de la saga.  Buen ejemplo de ello será la aparición en los minutos iniciales de la actriz Annie Potts que, para aquellos que no lo recuerden, era la chillona telefonista del negocio en los ochenta... y no será el único cameo. Este Cazafantasmas: Más allá es un auténtico festival de guiños, frases y sonidos, la banda sonora también rememora las notas de la original, pensadas para satisfacer a todo el que tenga una camiseta de Cazafantasmas en su fondo de armario y se la ponga para celebrar su alma friky.

Pero Reitman añade al caldero espíritus de otros taquillazos y llena los planos de cachivaches, cafeterías de aroma retro, música antigua, y referencias ochenteras, para captar el aire nostálgico de los productos Amblin y de sucedáneos más cercanos como Super 8, Strangers things o The vast of the night. El resultado es entretenimiento puro y duro para todas las edades; con buenas intenciones, pero también extremadamente comercial para asegurar el rendimiento en taquilla sobre de cualquier otra reivindicación autoral.

Si algo brilla por encima de los rayos y de todos los efectos especiales es el reparto. La joven Mckenna Grace es sensacional. Logra, desde los primeros planos, que no extrañemos demasiado al reparto original. Cuando se junta con su compañero de clase, que interpreta Logan Kim, la química sube varios enteros. Algo similar le sucede a la pareja adulta que hacen Carrie Coon y Paul Rudd, enrollado profesor del instituto empeñado en formar en clásicos del terror a sus alumnos. La tensión sexual de la pareja dejará varios momentos muy divertidos. Finalmente, entre adultos y críos, encontramos a otra acertada pareja en plena floración de espinillas y estrógenos formada por Finn Wolfhard (que parece indispensable en el cine nostálgico) y la preciosa Celeste O'Connor.

Poco más podemos añadir para no estropear sus sorpresas. Cazafantasmas: Más allá os gustará a los amantes de las dos primeras entregas, puede que incluso en sus compases finales os saque una lágrima. Pero detrás de este ruidoso homenaje también hay cierto amargor: tanto la película como los personajes transmiten una sensación de despedida agónica a un cine que es un espejismo, que vemos pero que en realidad hace tiempo que no está allí. Es como una hamburguesa vegetal, los caramelos con sabor a cannabis o el ciber sexo.

Lo mejor: Diversión nostálgica para todas las edades. La acción está muy bien filmada aunque sea algo escasa.

Lo peor: Se le nota demasiado su aire comercial.


Vuestros comentarios

1. 04 div 2021, 02:45 | Game of trolls

Pelicula que intenta por todos los medios que recuerdes lo buenas que eran las pelis originales a fuerza de meterte referencias de dichas pelis a presion durante toda la trama y que te olvides por hora y media (o sea, lo que dura esta pelicula) que existio alguna vez esa version protagonizada por mujeres (cuyo unico merito seria de volverse mas y mas patetica y mierdera con cada minuto).

Va de unos nenitos que se encuentran el vehiculo de los cazafantasmas y tienen que salvar la ciudad mientras te muestran cosas referidas a las 2 primeras peliculas. Listo.

La trama no es interesante, lo interesante aqui es la nostalgia y el "fan service" como dicen los jovenes modernos de ahora.

Paradojicamente, esta pelicula logra que no añores a los cazafantasmas sino a una epoca donde se realizaban peliculas buenas y muy buenas que quedaban fijadas en tu memoria, no como ahora que dificilmente recuerdes las tonterias impersonales genericas carentes de alma que realiza hollywood ahora.

CONCLUSION es preferible revisionar las originales, son mas divertidas, graciosas y con mejor guion.
La version femenina es digna de verse pero para reirse de lo patetica que es.
Y esta version es solo para sentir nostalgia por cosas del pasado.

2. 06 div 2021, 00:14 | Cross

El pedosatanismo hollywoodiense sigue su camino al tener un nuevo público, ya educado, que chupa con toooo !!!!!

3. 07 ene, 20:19 | Panzas

Correcto, Cross. Pero no sé si tú-- La acabo de ver-- Estoy asqueado de que películas infantiles toquen cada vez más desvergonzadamente temas sexuales como si quien las hiciera tuviera como emergencia que los adolescentes se vuelvan locos con el sexo con la finalidad de la satisfacción personal (que es exactamente lo que el chico ejemplar de 15 busca) o mutua (la chiquilla sosa que se burla de él por ser virgen). No creo que la intención de los involucrados en la peli fuera mostrar simples cavernícolas usando tecnología como los que abundan en el círculo de ignorantes puestos a la moda de ser orates para que por medio de un profundo analisis costructivo intelectualoide... o es que sus intenciones son simples: impulsar el pedosatanismo. Esto es cada vez más deprimente y nauseabundo.

4. 14 ene, 17:59 | AZOTE

Pues yo casi suelto la lagrimilla hamijos, tremendísimo homenaje, sin palabras. A decir verdad el rollo ese super visto de los niños raritos y el chistoso de Rudd a lo cutre-goonie no me estaban convenciendo para nada durante buena parte de la peli pero para mí el final es pura magia. Sorprendente el cameo de Olivia Wilde que ni aparece en los créditos.

La peli que deberían haber hecho hace 20 años... en fin más vale tarde que nunca.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.


Si desea incluir un spoiler indique use las etiquetas [spoiler] y [/spoiler] para enmarmar el texto que se ocultará.