Estás aquí: Página de inicio » Sobrenatural » El páramo

El páramo

Heredar el miedo

El páramo

Ver ficha completa

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

El día de reyes la plataforma Netflix estrena El páramo. una cinta de terror española que pudimos ver en la pasada edición de Sitges. Sus pases polarizaron opiniones. A mitad del certamen, una cinta con un ritmo tan pausado y tan suave en intensidad no convenció a los que llevaban cuatro o cinco días de maratón. Aquellos que estaban más frescos aplaudieron con mayor energía el resultado. Ahora que he tenido oportunidad de revisarla nuevamente, me animo a hacer una breve reseña de la misma.

Son las guerras carlistas. En una remota granja en mitad de una polvorienta planicie una familia malvive. La sombra de la guerra espesa el aire y la matriarca (Inma Cuesta) sabe que en poco tiempo tendrá que despedirse de su marido (Roberto Álamo), que además está adoptando una actitud cada vez más sombría. Su jovencísimo hijo (Asier Flores) trata de entender el mundo adulto en el que se va a sumergir. Cuando madre e hijo se quedan solos, la sombra de una amenazante presencia llevará al límite esta relación familiar.

Resulta curioso que esta reflexión sobre los miedos y la forma en la que los mismos se trasladan de padres a hijos, coincida en título con la película colombiana de Jaime Osorio Marquez. Ambas parecen cortadas por un mismo patrón: Puesta en escena lenta, un enemigo omnipresente pero siempre fuera de campo, unos personajes que se desmoronan con el paso de los segundos y una fotografía brumosa y fría. También ambas terminan por caer en ofrecer a sus espectadores, para mí de forma errónea, el caramelito final de ver a la criatura.

La película supone el debut en el largo de David Casademunt, un jovencísimo realizador que se confiesa admirador del cine dirigido por Mel Gibson (le aplaudo el gusto), aunque en esta ocasión se aprecia principalmente la influencia de El bosque y Señales de Night M. Shyamalan. Tanto la música, como la forma de cocinar sus secuencias de suspense con el fuera de campo y el sonido como elemento que hace esos instantes ingrávidos, son deudores de ese maestro. También hay mucho de neo western no sé hasta qué punto intencionado en la película. La escopeta, la granja, y ese monstruo que funcionaría casi igual de bien con unos indios o unos cuatreros remite, en muchos momentos, al cine del oeste en su vertiente más sicológica.

Pese a tener una duración standard (90 minutos) El páramo resulta en ciertos tramos un tanto plomiza. La forma en la que el miedo invade a esta madre y a su hijo es paulatina y reiterativa. Un ritmo necesario para ir apreciando los sutiles cambios en la relación de ambos, mediante situaciones reiterativas con respuestas cada vez más intensas. Tampoco ayuda el asfixiante espacio en el que se mueve la familia; la sensación de asedio ha de primar sobre el resto de los aderezos formales; esto conlleva sacrificar el dinamismo.

Los actores Roberto Álamo e Inma Cuesta están más que correctos en su actuación. Pero sorprende lo especialmente afinado que está Asier Flores. No es nada frecuente ver a un crio tan joven cargar con el peso de un papel tan dramático y que no se le note nada de nada su poca trayectoria profesional. Tras verle también en Érase una vez en Euskadi, creo que su presencia en pantalla va a ser cada vez mayor.

Como decía hace un par de párrafos, una de mis mayores pegas está en la criatura. Entiendo que a medida que el miedo va minando la moral del muchacho la presencia de la amenaza se haga más corpórea; pero no creo que fuera necesario enseñarlo en pantalla, al menos no de manera tan evidente. Se me antoja una obviedad que lastra, en cierta medida, las intenciones formales del film y más aún por el aspecto que se ha elegido para el monstruo en cuestión.

 David Casademunt no ha empezado con mal pie. Su propuesta tiene maneras de buen cine y mucha personalidad. Desgraciadamente, no creo que los consumidores masivos de la plataforma que hospeda su cinta, se alimenten, cuando buscan fantasía, películas de caminar tan lento como El páramo y tampoco un terror tan próximo al mundo autoral, pero si le das una oportunidad, teniendo claro lo que vas a encontrar, lo mismo te llevas una grata sorpresa.

Lo mejor: Logra transmitir la asfixia del asedio. Asier Flores triunfa en un papel nada sencillo

Lo peor: Tengo duda de que su ritmo lento funcione en una pantalla de televisión. La criatura y su diseño.


Vuestros comentarios

1. 25 div 2021, 19:02 | Dereks-Never-Run

COMO?! El Páramo?! España?! Ah... las guerras carlistas.
Perdonenme, es que me creí que habían hecho una peli sobre mi vida sexual sin mi consentimiento.

2. 21 ene, 12:00 | Cross

Una gran película, por varias cosas. Y, además, ciertos gremios paniaguados que pululan hoy en día, probablemente la odien: una mujer madre pierde por completo la cabeza y su hijo, un niño, es decir un varón niño, hace lo indecible por salvarla superando todos sus miedos y terrores masculinos infantiles.

3. 22 ene, 19:50 | mardebering

No pasa nada y no vale nada, un sin sentido.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.


Si desea incluir un spoiler indique use las etiquetas [spoiler] y [/spoiler] para enmarmar el texto que se ocultará.