Estás aquí: Página de inicio » Thriller » El callejón de las almas perdidas

El callejón de las almas perdidas

mucho más largo que ancho

El callejón de las almas perdidas

Ver ficha completa

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Pese a que esta no va a ser una reseña especialmente positiva, me gustaría que fuera por delante mi absoluta admiración por el trabajo de Guillermo del Toro. Si hay alguien brillante a la hora de crear atmósferas mágicas y evocadoras en el cine norteamericano actual, sin duda ese es el gordo querido. Es también uno de los creadores que mejor han entendido la fantasía como aderezo a dramas, westerns o cine romántico, sin renunciar de cuando en cuando a genuino cine de terror. Su último trabajo, El callejón de las almas perdidas, es un remake muy particular, que deconstruye la trama del clásico de 1947 y la engasta dentro de una pieza de orfebrería visual con el sello genuino del mejicano. Se vale de dos lenguajes: Uno como en La forma del agua, que mezcla realismo nostágico con magia (muy en la línea de la serie Carnivale) y el otro una reimaginación de cine negro, muy próxima al comic, que podríamos emparentar con las adaptaciones de Sin city. Dos mundos que para este que firma no sólo no terminan de casar, sino que parecen constantemente ponerse la zancadilla y competir en una batalla que tiene como principal víctima al resultado.

Bradley Cooper interpreta a un vagabundo que logra enrolarse en la troupe de un circo de fenómenos que, en el albor de la segunda guerra mundial, recorren la Norteamérica más deprimida. Este perdedor de manual poco a poco va transformándose en un personaje de peso dentro de la organización del circo y comienza a interesarse por los trucos que emplean, para sacarle los cuartos a los incautos pueblerinos, una pareja de mentalistas (David Strathairn y Toni Collette). Su ambición irá creciendo en paralelo con el deseo que siente por una compañera de espectáculo (Rooney Mara), con la que planea una vida más grande llena de triunfos. Cuando sus metas empiezan a materializarse, una bella psicóloga (Cate Blanchett) le planteará un peligroso atajo para lograr lo que siempre ha deseado.

Del toro se preocupa en construir, con sólidos cimientos, al personaje protagonista durante la primera hora de metraje. Le vemos en la secuencia inicial deshacerse de un cadáver, que mediante una oportuna pesadilla entenderemos que se trata de su propio padre y desde allí iremos contemplando su ascenso, paso a paso, por el escalafón de poder del circo de criaturas. El cadáver de su padre será el único atisbo que tendremos, como espectadores, de la capacidad de Stanton Carlisle (así se llama el personaje) de mancharse las manos si la situación lo requiere. También se aprovecha esa hora para deleitarnos con la tramoya del circo, los monstruos que lo habitan y de cómo ese espacio es en realidad un reflejo deformado de los instintos más básicos del hombre y también de las pulsiones más sórdidas. Bien y mal se mezclan en las carrozas, a veces hasta resulta complicado distinguir lo uno de lo otro. En ese tramo, merece especial mención el trabajo de Willem Dafoe y dentro del mismo el sensacional monólogo donde, sin despeinarse y haciendo gala de una frialdad escalofriante, cuenta paso a paso como convertir a un hombre en una bestia.

Al igual que la cinta original y la novela que adaptan El callejón de las almas perdidas es un cuento sobre la moral y sobre los riesgos de perderla en favor de la riqueza. También es una llamada de atención a la audiencia sobre los peligros de la fe ciega que invita a desconfiar de aquellos que ofrecen paz espiritual a cambio de dinero.

Pasada esa primera hora (la película dura 150 minutos) entramos poco a poco en el terreno de noir clásico. El circo da paso a la ciudad, a interiores elegantes de estilo modernista. La América deprimida y rural se transforma en alta sociedad, abrigos de pieles, coches de lujo, y millonarios de dudosa moral. A la belleza natural de la actriz Rooney Mara se contrapone una sofisticada y gatuna femme fatale, poderosamente encuadrada por la cámara, a la que pone cara y seductora voz Cate Blanchett. Será la encargada de dar la vuelta, como a un calcetín, al personaje de Cooper llevándole, como es habitual en el cine negro clásico, por una senda de peligrosa perdición... aunque lo único que hace es sacar a la luz la verdadera naturaleza del personaje.

Posiblemente estamos ante la película más visual y hermosa de todas la filmadas por Del Toro. Los encuadres, los decorados, la música, el color... todo es atractivo, meloso e irreal. El circo de criaturas es el lugar ideal para que el realizador despliegue sus obsesiones visuales: Cachivaches, fetos en fráscos, seres deformes (aunque menos de los que esperaba) y decorados preciosistas y coloridos. Desgraciadamente, también estamos ante su trabajo más irregular de ritmo. El callejón de las almas perdidas es como quedar con alguien y que llegue una hora más tarde. Las ganas de disfrutar del film y varias escenas brillantes, sujetan un desarrollo no demasiado lento, pero si demasiado errático, donde hay un exceso de voluntad de contar cosas, de dibujar situaciones que ralentiza el conjunto. Cuando la película entra por fin en una camino interesante uno ya la recibe con cierta hostilidad.

En favor de Guillermo del Toro hay que decir que su remake enriquece y logra dar profundidad al protagonista y aporta los toques de violencia, tanto física como sicológica (atención al hombre-monstruo), que la obra de Edmund Goulding no pudo explotar. Alcanza en su tramo final una potencia que apenas se intuía en la cinta del 47. Pero el imbuir a todo el producto esa atmósfera a caballo entre lo irreal y el comic creo que también anestesia en gran medida la crudeza del relato original... como sucede en muchas de las cintas de este director, su romanticismo le traiciona. Además lo más endeble de la cinta en blanco y negro: Las dotes deductivas del protagonista que superan a la de Sherlock Holmes aqué lejos de mejorar se acentúan obligando muchas veces al espectador a pasar por alto la verosimilitud para poder seguir dentro de la trama.

Con un reparto asombroso, plagado de grandísimos actores (a los mencionados en estas líneas se suman Richard Jenkins, Ron Perlman y Mary Steenburgen) las actuaciones son otro gran aliciente de la cinta. Especial atención a las dos féminas protagonistas Blanchett y Mara que bordan sus personajes y como no a Bradley Cooper, muy acertado encarnando a un seductor, pero inseguro, atormentado y acomplejado perdedor con vocación de timador.

Pese a los oropeles de cine de gran presupuesto, a ese reparto portentoso, y a su cruel conclusión, creo que El callejón de las almas perdidas actual se queda unos pasos por detrás de la anterior versión. Es curioso que reúne de forma mejorada todos los elementos de su predecesora, pero el encanto y la magia de la original no se ha logrado trasladar. No es una mala cinta, pero viniendo de quién viene y con esa duración y puesta en escena, francamente, esperaba otra cosa.

Lo mejor: Lo visual y las actuaciones son excelentes. Su cierre es escalofriante.

Lo peor: Demasiado confusa en su recorrido y poco verosímil.


Vuestros comentarios

1. 13 ene, 14:06 | Cross

La novela es bestial. La película de 1947 con Tyrone Power está bien pero no llega a la novela. Si esta es peor que la de 1947, no sé si verla. Quizás de caída en una tarde de domingo.

2. 13 ene, 16:09 | tito jesus

Cross, leyendo el libro esta creo que te gustará. Aqui la apertura y cierre de la novela se muestra en toda su crudeza y también la relación del prota con los mentalistas es más definida... (hata donde alcanza mi memoria)

3. 15 ene, 22:24 | Mountain

Pues yo no me la pierdo, hoy en día diría que Del Toro es mi director preferido, todas sus pelis me gustan, algunas muchísimo o sea que esta va a caer fijo!

4. 16 ene, 21:51 | Dereks-Never-Run

Apuntadita! Mountain, aunque yo no lo pongo como mi preferido (ese no está en el terror de momento, sería Wes Anderson por Life Acuatic, puede que mi peli favorita de los últimos tiempos)
Si me parece fascinante el mundo de su cabeza y su estilo casi gótico reminiscente de la Hammer y Universal Monsters.
Viendo la mala suerte que ha tenido con varios proyectos que le han cancelado, sets incendiados, inundadados... da para pensar cuantas historias y personajes no ha podido plasmar.
Y además con la humildad de en una entrevista, como el tio que se atrevió con Hellboy, el del Laberinto del Fauno, Cronos, etc. decirle al entrevistador que era fan de su programa y que lo usaba de inspiración a menudo.
Guillermo Del Toro es bien cabrón, en sentido mexicano.

5. 24 ene, 13:04 | alvaro

Maravillosa película. No os la perdáis. La que mas me ha gustado de Guillermo del Toro. Será un clásico del futuro. Cine onírico, de una estilización salvaje, que indaga en el Agujero que todos llevamos en el Alma. De verdad, un peliculón.

6. 25 ene, 00:52 | Dereks-Never-Run

Lo que dice Alvaro

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.


Si desea incluir un spoiler indique use las etiquetas [spoiler] y [/spoiler] para enmarmar el texto que se ocultará.