VOD

Knock, Knock

Dos macizas calentando a Neo

knock, knock

Evan Webber está viviendo un sueño. Basta con mirar a su bella y exitosa esposa, sus dos hijos maravillosos, y la impresionante casa en la que reside y que él mismo diseñó. Las cosas le van tan bien que a Evan ni siquiera le importa pasar el Día del Padre solo mientras el resto de su familia se dispone a pasar un fin de semana de playa. Pero entonces, alguien llama a la puerta. Dos mujeres jóvenes de pie, en el umbral, y de pronto la idílica vida de Evan da un giro radical hacia la más terrorífica de las pesadillas.

Supongo que Knock, Knock podríamos resumirla de la siguiente forma: al sosainas de Keanu Reeves le entran picores en los bajos cuando dos hermosas jovencitas se plantan delante de su casa…, y acabará pagando caro el calentón. Un thriller sexual para el bueno de Eli Roth, cuya presencia en este blog ha encendido los ánimos en más de una ocasión. Esperemos que Knock, Knock corra mejor suerte que su anterior trabajo, The Green Inferno, aquel regreso, fugaz y efímero, al cine de caníbales de Deodato y compañía, que pudimos ver en la penúltima edición del Festival de Sitges (la de 2013) y que todavía está pendiente de lograr una fecha de estreno (parece ser que 2015 será, definitivamente, su año). Knock, Knock está coescrita por el chileno Nicolás López, director de la polémica Aftershock (protagonizada, precisamente, por Eli Roth) y productor de la mencionada The Green Inferno. Seguir leyendo…

Cub

El honor de un slasher

cub

Ver ficha completa

  • Título original: Welp
  • Nacionalidad: Bélgica | Año: 2014
  • Director: Jonas Govaerts
  • Guión: Jonas Govaerts
  • Intérpretes: Stef Aerts, Evelien Bosmans, Titus De Voogdt
  • Argumento: Un imaginativo scout afirma haber encontrado a un monstruo en lo profundo del bosque.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

cub

Con la belga Cub – galardón a la mejor dirección en el Festival de Sitges y recién salida de la programación del Tiff – retomamos aquellos casposos slashers de antaño (gloriosos años 80), en especial los relacionados con los campamentos de verano, siendo Viernes 13 el gran éxito taquillero que coronó aquella tendencia. Una finalidad revival similar a la que persiguió en su momento el soporífero slasher pseudo-musical Stage Fright, aunque en realidad Cub tampoco le gira la espalda a slashers mucho más cercanos en el tiempo, de manera que sagas como la de Wrong Turn y, como no, la extensa sombra de Saw se encuentran muy presentes durante todo el trayecto que experimentamos en Cub. De hecho, resulta complicado hablar de Cub sin reconocer los méritos de una saga como Saw (a pesar de la saturación y el rechado que suele provocar entre buena parte de los aficionados) o sin mencionar slashers ochenteros del calibre de la mencionada Viernes 13, Sleepaway Camp o sucedáneos. Cub es una perfecta mezcolanza entre lo viejo y lo nuevo… tanto para bien como para mal.

La historia gira en torno a la pesadilla de campamento de verano del pobre Sam, un joven boyscout que sufre la humillación y el vilipendio contínuo tanto de sus compañeros como de sus instructores – vamos, todo un cliché el muchacho – , además de sufrir el acoso de un misterioso personaje cuya identidad, obviamente, no desvelaré. A la par que muchos de aquellos slashers ochenteros a los que os hacía mención, Cub también esconde mucho factor psicológico de pacotilla, muy mal desarrollado y con muchas lagunas, probablemente con la única intención de sorprender al espectador más despistado. El problema es que la película se anda durante mucho tiempo por las ramas, construyendo con esmero sus clichés y jugando con la ambivalencia de sus personajes de un modo muy vago, en lugar de centrarse en ofrecer, cuanto antes, casquería fina y tensión, que al fin y al cabo es lo que, en realidad, se le da de auténtico vicio. No obstante, y a pesar de que tarda más de lo deseado (padeciendo, en determinados momentos, un ritmo algo lento), la mala leche llega… y es bien recibida. Finalmente todo queda bien hilvanado: los clichés, el factor picológico y la mala leche; dejando constancia de que Cub no se anda con tonterías y que, cuando arranca, deja demostrado, con creces, que se trata de una efectiva película de terror. Seguir leyendo…

Lo mejor: las muertes son geniales, completamente inesperadas… un soplo de aire fresco.

Lo peor: el guión es un poco esperpéntico y algo previsible. Podría haber sido una de las películas del año.

El precio de un imperio

Un relato de Francesc Marí Company

El precio de un imperio

París, 2 de diciembre de 1804

—¡Largo! —le espetó crudamente al sirviente que gentilmente le abría la puerta—. No quiero ver a nadie.
Mientras el sirviente huía con paso acelerado del despacho de su amo, este cerró dando un portazo que hizo temblar las altas paredes de aquel palacio. Esa noche no estaba de humor para tratar con amantes fervientes y, mucho menos, con criados excesivamente serviles. Él era solo un hombre.

Lentamente, pero con paso firme, se dirigió a su escritorio y se dejó caer en aquella butaca que tan pocas veces usaba. Hincó el codo derecho en el apoyabrazos de la butaca y se frotó la frente con tan sólo el pulgar y el índice. A pesar de que aquel debería ser el día más feliz de toda su vida, sabía que no podía celebrarlo como el resto de la ciudad y de la nación lo estaban haciendo en aquel preciso instante. Si París y Francia supieran que había hecho para subir al trono, probablemente dejarían de tratarlo como a un dios viviente.

Cerró los ojos intentando relajarse, pero antes de que su mente intentara buscar algún agradable recuerdo, como el día que conoció a su esposa o el agradable tacto de las manos de su madre, escuchó unos suaves pasos. Seguir leyendo…

Time to Kill

Sara, dulce Sara

time to kill

Sara es una hermosa rubia que luce unos espectaculares tatuajes en su piel. Aquejada de una extraña enfermedad, Sara recibe la noticia de que tan solo le queda 24 horas de vida. ¿A qué dedicará Sara su último día sobre la Tierra? Pues a torturar y matar a todos aquellos que le han hecho daño. La venganza está servida. Para Sara no hay tiempo que perder, tan sólo hay… Tiempo para matar (Time to Kill).

Una sinopsis contundente para un nuevo grindhouse-revival de la mano del director, guionista y productor Brian Williams. Supongo que a estas alturas a nadie se le escapa que esta moda, supongo que pasajera, de revisitar las formas raídas y gastadas de los viejos exploits setenteros en ocasiones no es más que un subterfugio para intentar justificar, camuflar o adornar la escasez de medios - principalmente de pasta. Pero también está sobradamente probado que la carencia de medios no está reñida con el talento, y el grindhouse-revival, que tuvo su orígen en aquel doble programa de la mano de Tarantino y Rodríguez, también nos ha ofrecido deliciosas películas en los últimos años (películas que me niego a mencionar por temor a hacerme muy, pero que muy pesado). De manera que un servidor sigue recibiendo, como agua de mayo, propuestas como las de Time to Kill, un exploit revenge en toda regla, en cuyo tráiler (y póster, que podréis ver a continuación) abundan las tetas, los culos, los tatuajes, el gore…, y más tetas, y más culos y baños de sangre (en el sentido más literal de la expresión). Yo me apunto, sin pensármelo, a esta escalada de violencia y sexo sin sentido cogidito de la mano de la dulce Sara. A continuación el póster, algunas imágenes y el póster de Time to Kill. Seguir leyendo…

Torment

La família y uno más

torment

Ver ficha completa

  • Título original: Torment
  • Nacionalidad: Canadá | Año: 2013
  • Director: Jordan Barker
  • Guión: Michael Foster, Thomas Pound
  • Intérpretes: Katharine Isabelle, Robin Dunne, Peter DaCunha
  • Argumento: Los Morgan se trasladan a su antigua casa de campo. Pero por lo visto alguien ha ocupado la casa durante algún tiempo.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

torment

Cory Morgan, su reciente nueva esposa y su hijo de 7 años, deciden trasladarse a una casa de campo para intentar estrechar unos lazos familiares que se encuentran en un estado algo deteriorado. Cuando llegan a la casa descubren que alguien ha estado ocupándola de manera ilegal. Ahora parece estar vacía. Lo único que han dejado son restos de basura. Pero pronto descubrirán que quizás la casa no esté tan vacía como habían creído en un primer momento.

Intuyo que hay algo en Torment que se me escapa. Que no acabo de comprender. A los tipos que utilizan máscaras sacadas de muñecos de trapo (gran acierto… Dichas máscaras ofrecen a los invasores un aspecto realmente inquietante) y se dedican a acosar a una típica y tópica família disfuncional, les mueve o les motiva una manera muy particular de entender, precisamente, el concepto de família. El problema es que si me preguntáis qué demonios de concepto familiar es ese, lo único que os puedo decir es que no lo tengo nada claro. Y eso supone un problema importante, porque ya os adelanto que Torment no me gustó lo suficiente como para dedicarle un segundo visionado en aras a intentar aclarar algunos conceptos. Seguir leyendo…

Lo mejor: Se agradece la presencia de Katharine Isabelle.

Lo peor: Le falta acción y mala hostia.

All Hell Breaks Loose

Moteros del infierno Vs. el tipo equivocado

all hell breaks loose

All Hell Breaks Loose es una historia de amor, cuero y violencia. Cuando los “Pecadores de Satán”, una pandilla de moteros salidos del mismísimo infierno, secuestran a la novia de un hombre, pronto descubrirán que acaban de morder más de lo que pueden masticar. Ahora el hombre está envuelto en una cruzada por salvar a su esposa, sea como sea… incluso si eso significa morir una y otra vez. Con la ayuda de un sheriff paleto, un sacerdote pervertido y un vaquero que sólo puede ser Dios, el infierno acabará vuelto del revés.

El orígen de una película como All Hell Breaks Loose es, cuanto menos, peculiar. Jeremy Garner y Thevocab Ulariast, director y guionista, respectivamente, de la película, tenían un amigo en común llamado Justin Sullivan que cada fin de semana recorría, junto a sus colegas del club de moteros, y a lomos de su flamante Harley, centenares de kilómetros sin un rumbo fijo. Jeremy y Thevocab sumaron dos más dos y llegaron a la conclusión de que tenían el material de partida perfecto para rodar una genuína biker movie de aroma setentero. Reunieron un presupuesto ajustado, le dieron a su colega Jeremy el papel de Dios sobre dos ruedas, papeles secundarios para todos los miembros del club de moteros, contrataron a un par de strippers, aderezaron el conjunto con una generosa ración de gore y violencia, algo de humor negro, posesiones demoníacas, planos desenfocados, arañazos… y ¡Bang!, ya tenemos un jugoso y apetecible plato de neo-grindhouse listo para ser degustado por todos aquellos que somos fanáticos de películas como Hobo with a shotgun, Father’s Day o The Disco Exorcist (tengo la impresión de que siempre acabo mencionando las mismas películas cuando sale el tema del Grindhouse). Seguir leyendo…

Digging Up the Marrow

Sí, existen

 photo DUTM_Exterior_zps096d8e2b.jpg

Adam Green está grabando un documental sobre el arte de los monstruos dentro del cine de terror, y lo hace junto varios amigos y compañeros de profesión, entre ellos el reconocido ilustrador Alex Pardee. Todo parece avanzar como la seda hasta que un extraño se cruza en su camino asegurando que puede demostrar la existencia de esos monstruos inimaginables.

“Digging Up the Marrow” intenta ser una nueva vuelta al falso documental, estilo tan amado como odiado, esta vez mezclando más si cabe realidad con ficción. El director de las dos primeras entregas de “Hatchet” y “Frozen” une fuerzas con muchas celebridades (Don Coscarelli, Mick Garris, Kane Hodder, Tom Holland…), interpretándose a ellos mismos en lo que podría pasar como el verdadero making off de un documental sobre el cine de género. Será Ray Wise (famoso por su papel como papá de la llorada Laura Palmer) quien les saque de la falsa seguridad de los estudios cinematográficos para revelar uno de los sueños (o pesadilla) de todo niño aficionado al terror: ¡qué los monstruos existen! Y nada de una cariñosa bestia de pelaje azul o un divertido ojo sobre dos patitas verdes. Estos dan miedo, miedo de verdad. Seguir leyendo…

Gnome Alone

Soy siete veces más casposo que tú

Gnome Alone Review

Ver ficha completa

  • Título original: Gnome Alone
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2015
  • Director: Timothy Woodward Jr., John Michael Elfers
  • Guión: John Michael Elfers, Glenn Ennis
  • Intérpretes: Verne Troyer, Kerry Knuppe, Bill Oberst Jr.
  • Argumento: Zoe recibe la protección de un duende sin saberlo. Pero el duende resulta tan cabrón que arruinará la vida de la pobre y loca Zoe.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo gnome_alone_exterior_zpsf89b17fe.jpg

En lejanos tiempos una bruja engañó a un duende para robarle su oro, pero fue marcada al fuego como castigo – de acuerdo, yo tampoco le veo sentido –. Sin embargo, dicha marca fue la mejor excusa para la creación de un familiar, en un ritual de lesbianismo y barro, que la protegiese de sus enemigos. Vale, sigo sin entenderlo, la cuestión es que dicho protector sería ¡un puto duende más feo que un mono sidoso! Con el paso de los siglos, la marca y la protección del gnomo fue pasando de mujer a mujer sin saber muy bien como para acabar en Zoe, una chica que sufre abusos de su padrastro y es ninguneada en el cole. A través de su frustración “emo” con la vida, el duende canalizará sus habilidades para el asesinato usando como excusa los deseos homicidas de su protegida. ¡Alabado sea dios!

Teníamos trolls, goblins (o snilbog), elves, critters, gremlins, munchies, hobgoblins, ghoulies, leprechauns… cuando pensábamos que la caterva de monstruitos, que han pasado con mejor o peor suerte por el cine de terror/fantástico (principalmente de serie b), estaba ya completa, llega el primo psicópata de David el gnomo para cerrar el círculo de la forma más vil y abyecta: bienvenidos a una de las peores películas del presente, pasado y futuro siglo. Y nada de cine trash amigos, esto es simplemente mierda cosecha 2015; eso sí, tan insultante y degradante que contiene pasajes dignos de ver para constatar que allí fuera, lejos del mundo del puto gnomo graciosillo, las cosas son mejores incluso con nuestros amados políticos. Y son esos pasajes los que convierten a “Gnome Alone” (también conocida como “Legend”, no sé qué pensará Ridley Scott al respecto) en una película digna de comentar por estos lares, porque de otra forma habría que coger el DVD y metérselo a sus autores por donde la noche es más oscura. Seguir leyendo…

Lo mejor: Cuando sale el gnomo...

Lo peor: Las personas involucradas en la película: ¡qué se las cepille el gnomo!