Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Asesinato en el Orient Express

Asesinato en el Orient Express

Viajeros al tren!!!

Asesinato en el Orient Express Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Murder on the Orient Express
  • Nacionalidad: Estados Unidos, Malta | Año: 2017
  • Director: Kenneth Branagh
  • Guión: Michael Green
  • Intérpretes: Kenneth Branagh, Penélope Cruz, Willem Dafoe
  • Argumento: El famoso detective Hercule Poirot viaja a bordo del Orient Express cuando se comete un asesinato.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo AEEOE_Interior_zpsjvyzdq5a.jpg

Dejando de lado el terror sobrenatural que nos ha amamantado desde que fuéramos niños de teta, un buen thriller detectivesco, en el sentido más clásico del término, siempre viene bien para cambiar de tercio. El peaje que hay que pagar en esta ocasión es la comercialidad manifiesta de la película que nos ocupa, nada malo de por sí pero que esta vez supone cierto lastre, dejándonos esa incómoda sensación de vacío que todo artificio provoca en el alma del hombre moderno cuando paga religiosamente su entrada al cine. Convirtámonos pues en una filial de Fotogramas, pero si tanto polvo blanco sobre el teclado de los ordenadores

El genial detective belga Hercule Poirot toma el “Orient Express” con destino a Londrés sin saber que junto a su compartimento se producirá un violento crimen que tendrá que resolver mientras el tren espera a ser encarrilado tras una inoportuna avalancha. Sólo doce pasajeros de primera clase han estado lo bastante cerca de la víctima como para ser sospechosos, pero las pistas son tan evidentes como confusas para el inteligente detective, confuso cuando va conociendo más del pasado de los pasajeros y como sus vidas se han entrecruzado hasta llegar a la fatídica noche del asesinato.

La ocasión la pintaban calva cuando se anunciaba el estreno de una nueva adaptación de “Asesinato en el Orient Express”, la importante novela de Agatha Christie publicada en 1934. Esta vez era el famoso director y actor Kenneth Branagh quien recolectaba cincuenta y cinco millones, con una importante aportación del amigo Ridley Scott, para trasladar a la gran pantalla una de las obras magnas de la escritora de misterio británica. Difícil lo tenía Branagh para superar o siquiera acercarse a la calidad y saber hacer de la versión de 1974, dirigida por Sidney Lumet y justamente ganadora de tres Oscars™. ¿Ha sido el resultado final encomiable, tirando de un elenco lleno de reputados actores que pudiesen equiparar al formado en 1974 por Albert Finney, Lauren Bacall, Ingrid Bergman, Jacqueline Bisset, Sean Connery? Pasado 1 – Presente 0.

Evidentemente no. Resucitar una historia como esta en 2017, siendo lo suficientemente fiel como para que el público conozca de primera mano la conclusión argumental, supone un extraño capricho de Branagh, más concentrado en interpretar al gran detective imaginario Hercule Poirot que de dirigir al resto de actores, dejándose llevar por las panorámicas morbosas y los monólogos grandilocuentes como único punto de fuga. De este modo tenemos en pantalla una versión funcional, gracias al fastuoso entorno que supone el “Simplon Orient Express” encajonado en una montaña yugoslava a causa de una avalancha de nieve, pero que no emociona dada la frialdad y falta de ritmo a la que somete su narrativa.

Tampoco encontramos detalles novedosos que justifiquen otra adaptación; algunos personajes han sido reciclados (especialmente llamativa la cuestión de las nacionalidades) para ajustarse al perfil de tal o cual actor, sangrante es el extraño caso de la mutación del señor Hardman para propiciar la imitación teutónica de un Dafoe desperdiciado, pero el resultado final sigue siendo un elenco estelar falto de inspiración para alcanzar la solemne naturalidad que hizo de la versión de 1974 una pequeña joya para los sentidos. Incluso la reciente adaptación televisiva (2010) gana a los puntos en muchos aspectos audiovisuales y artísticos.
Una buena muestra de lo que encontraremos en la sala de cine nos la ofrece un cartel claramente diseñado por un becario justo tras varias noches bebiendo “jaggerchon” (“Jägermeister” y anís) en el Brasil. Líneas modernas, tipografía impersonal y colores propios de la “retro wave” para olvidar en un solo minuto que la película debía utilizar como mejor arma el boato y elegancia de un tren que en su época, finales de los años veinte, representaba la cima del lujo. ¿O estamos ante otra parte más de la serie “Divergente”?

Comienza el metraje, casi dos horas de las que vuelven a sobrar un puñado de minutos, y nos encontramos con una apertura ideada y diseñada para conocer los métodos y obsesiones de nuestro protagonista, Hercule Poirot, desgraciadamente su realización aboga por los chistes simplones como si de una mala versión de Indiana Jones se tratase, de este modo se pierde el enfoque serio que Branagh intenta inocular a su personaje en posteriores escenas. Jerusalén transmite la viveza que los dictadores modernos, de cualquiera de los bandos, me da igual, le han robado, y ya empezamos a vislumbrar cierta obsesión mesiánica en este Poirot endiosado que, personalmente, me ha parecido lo más alejado posible de lo que debería haber sido el detective belga, de carácter opuesto al malditismo que intenta meternos por el buche el señor Branagh. Tampoco es que su interpretación sea mala, únicamente rompe las referencias del personaje literario en una dirección que poco aporta al relato.

Pero, como decía, las diferentes localizaciones brillan con luz propia sobre las retinas del espectador, el primer beneficiado de todo ese presupuesto invertido en decorados y vestuario de época. La pena, de nuevo esas comparativas odiosas a las que se han prestado los mismos autores de la obrita, que con respecto a la versión de 1974 el lujo del “Simplon Orient Express” haya quedado en un segundo plano, cuando siempre he creído que las dinámicas a bordo construían un decimocuarto personaje en la novela original. Es decir, no es que el diseño de producción sea malo, incluyendo su banda sonora, es que resulta bastante descafeinado cuando nos enfrentamos a él, transmitiendo menos asombro del que aun siento cuando revisito la versión de 1974.

Siendo una obra coral era de recibo poner un esfuerzo adicional en la dirección de actores y, sin embargo, tanta estrella de renombre ha sido una forma bastante tonta de tirar dinero. Que del director de “Los amigos de Peter” se sienta tanta indolencia en el lado interpretativo es casi insultante, tanto como la equiparación estética que se observa en el desenlace de la cinta, donde observamos a los doce sospechosos emulando el cuadro de “La Última Cena”, en una metáfora que de verdad no pintaba nada en el momento de las revelaciones. Ya sabéis, puestas una a una en fila las pistas es el momento de alzar los dedos que descubran al asesino del señor Ratchett, y el clímax se va al garete por mediocridades como esta paja mental cristiana.
Volviendo al tema del elenco, su potente campaña de marketing se llenaba la boca con nombres como Johnny Depp, Penélope Cruz, Michelle Pfeiffer, Willem Dafoe, Judi Dench o la muy de moda Daisy Ridley. ¿Es para tanto? Se agradece esta concentración de príncipes y reinonas pero Branagh está lejos del acerado estilo de los hermanos Cohen, aquí se dedica a filmar lo mejor que puede a todos estos actores y actrices que no explotan el potencial del que todos los sabemos capaces. En el caso de Depp se le agradece volver a un pequeño papel que demuestra lo buen trabajador que es sin necesidad de mucho esfuerzo; hasta Penélope Cruz evita el ridículo habitual en su carrera hollywoodiense, aunque se haya a años luz del Oscar™ que ganase Ingrid Bergman hace más de cuarenta años gracias al papel equivalente. El lado verdaderamente negativo lo encontramos en una Pfeiffer y un Dafoe completamente desdibujados, parecen unos novatos frente a la gran Judi Dench, pero parecen de carne y hueso frente a una Daisy Ridley cuyo personaje bien podría haber desaparecido de la pantalla.

Insisto en que visto el resultado final no podemos quejarnos mucho, siempre que sepamos aguantar a un Branagh gustándose demasiado, pero comparando a estos hombres y mujeres con toda la gente que trabajó en la versión de 1974 sólo encontraremos un profundo ridículo.

Mejor disfrutarla en formato doméstico.

Imágenes de la película

 photo AEEOE_1_zpsuavzobcd.jpg

 photo AEEOE_2_zpsyavtduy2.jpg

 photo AEEOE_3_zpsclr4jjtw.jpg

Lo mejor: Su escenografía.

Lo peor: A tanto boato y nombre conocido le falta pasión.

Vuestros comentarios

1. dic 9, 16:13 | Arconte

Vi hace dos semanas en pantalla grande la versión del 74. No voy a ver esta, por lo menos en un tiempo prudencial, está demasiado fresca la historia. Y por otro lado, no soy particularmente fan de Branagh, sobre todo si tambien actua, es demasiado vanidoso y suele dedicarse demasiados planos. Ver sino su Frankestein.
La versión del 74 es hermosa, estan todos soberbios y su Poirot es apegadisimo al libro…

2. dic 9, 22:25 | Bob Rock

Arconte.- A Branagh se le nota aquí muy pagado de sí mismo, insuflándole una vena existencial muy poco apropiada a Poirot. Si acabas de ver la del 74 te entrará gangrena por los ojos si ves ésta versión. En cine… Que suerte…. Ya la podrían reponer en la filmoteca de mi ciudad. Un saludo.

3. dic 10, 13:12 | Bafometh729

Esta nueva versión, innecesaria, no puede ir destinada al público mayor sino al joven que no haya visionado la del 74. Tengo recuerdo de haberla visto en el cine pero tenía 5 años, ¿llegaría con retraso a España? La antigua es impecable, ésta, ni se me ocurriría verla.

4. dic 10, 18:55 | Bob Rock

Bafometh729.- Seguro, pero no entiendo esa obsesión de los estudios por renovar películas/proyectos que son muy buenos y han aguantado bien el paso del tiempo. Vamos, que es goloso por no tener que escribir un guion, pero la película de hace cuarenta años aguanta el tiempo como una campeona, y espero que la gente joven sepa moverse y no dejar que le llenen el buche con la programación actual de la cartelera. ¡¡Pues anda que no hay películas!!

5. dic 11, 00:24 | Mountain

En mi adolescencia leí TODAS las novelas de la señora Agatha Christie, por supuesto este ASESINATO EN EL ORIENT EXPRESS estaba entre sus novelas destacadas. La peli original estupenda, esta nueva versión me tienta, terminaré viendola seguro.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.