Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Assessination nation

Assessination nation

Consejos vendo que para mí no tengo.

Assessination nation

Ver ficha completa

  • Título original: Assessination nation
  • Nacionalidad: USA | Año: 2018
  • Director: Sam Levinson
  • Guión: Sam Levinson
  • Intérpretes: Odessa Young, Hari Nef, Suki Waterhouse
  • Argumento: En la localidad de Salem alguien está filtrando los mensajes y conversaciones privadas de sus habitantes.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Assassination Nation

Los teléfonos móviles y el mundo virtual se han transformado con los años en un lugar donde proyectar nuestro subconsciente, en el que depositar nuestros deseos, pulsiones e intereses sociales o privados. Mucho antes de acudir al médico hemos consultado los síntomas, frecuentemente con terror, en internet. ¿Quién no ha rastreado por la web la vida de aquel amigo o enemigo del pasado o de un compañero de colegio? Antes de ir a una cita romántica hemos compartido fotos con nuestros posibles compañeros de cama. Y, cuando nadie nos ve, hemos explorado esos videos de temas inconfesables que nos privan. Lo que socialmente reprobamos, abandona su condición de prohibido cuando estamos solos con nuestros móviles en las manos y, si existe un miedo, es el de pensar que alguien pueda entrar allí, que alguien descubra quienes somos debajo de nuestra máscara. “Assassination Nation” es, entre otras muchas cosas, un cuento aleccionador respecto a los peligros de ese mundo que apenas empezamos a descubrir. Un cuento enfocado en una generación para quien las reglas del juego han cambiado y que, posiblemente, sean ellos quienes tengan que dictar las nuevas. Una cinta juvenil que, contrariamente a lo habitual, no toma a sus receptores por tontos y les expone reflexiones e ideas de forma descarnada y directa: tal y como a ellos les gusta.

En la localidad de Salem alguien está filtrando los mensajes y conversaciones privadas de sus habitantes. Cada nueva víctima de la indiscreción es un buen blanco a batir por el puritanismo y las hordas de lo políticamente correcto. El causante de estos ataques le ha cogido el gusto a revelar intimidades al tiempo que la violencia va tomando las calles y centrando las sospechas, de este hackeo masivo, sobre un grupo de amigas en una broma que puede costarles la vida.

Visualmente “Assassination Nation” es virtuosa, sabe moverse de imágenes estilizadas y planos de aspecto doméstico a imágenes de archivo, fotos o capturas de pantalla con un frenesí y potencia visual absolutamente brillante. Una potencia que se acentúa con una vibrante banda sonora plagada de canciones que van del pop al rock o al rap. En un ejercicio audiovisual que recuerda al de Oliver Stone en “Asesinos natos” o al delirio adolescente de “Spring breakers” dos cintas que, a buen seguro, se encuentran entre las referencias tomadas por el director Sam Levinson para este film.

Assassination Nation
Paralelo a este despliegue visual corre un guion brillante: tremendamente crítico con la moral norteamericana y su puritanismo, que bombardea al espectador con incesantes reflexiones acerca de la hipocresía del comportamiento de la masa; en él, el conservadurismo y el machismo reciben constantemente golpes pero también atacan, de forma implacable, a cualquiera que ose desafiar sus normas. La primera víctima será un alcalde homófobo cuya vida secreta gay será objeto de burlas y críticas… una presa fácil a la que, en primera instancia, parece que no hay que compadecer. Un inteligente comienzo para, poco a poco, ir girando el dedo acusador hacia el espectador pues, en el mundo de los secretos, nadie queda libre de pecado.

Pero “Nación salvaje”, título de su distribución en España, es también un alegato a la naturalidad sexual, a la normalización de la belleza corporal, del comportamiento sincero que no ha de ser prejuzgado y a la libertad de hacer cada uno con su cuerpo y su vida lo que quiera. Desgraciadamente este alegato se ve lastrado por lo pacato de su realización, que cae en la trampa de no apoyar con imagen lo que predica su guion. Así, su protagonista se presenta al espectador diciendo algo así como “Soy una cerda, mirad que fotos tan guarras mando a mis ligues” y lo que vemos es una imagen de una chica en ropa interior y un retrato de la joven en cuestión chupándose un dedo con lascivia medida. En otra ocasión el director del colegio le llama la atención por sus dibujos de carácter pornográfico y se nos muestra de ejemplo una ilustración más puritana que el carboncillo de Di Caprio en Titanic. Esta contención visual en cuanto a la desnudez responde a la intención de la productora internacional que financia la cinta, de hacer de ella un título con clasificación PG-13 evitando la R (clasificación para mayores de 18 años). Por ello, cualquier atisbo de desnudez se evita hasta alcanzar cotas, a mi juicio, ridículas evidenciando una hipocresía visual que resta interés a un resultado que podría ser sobresaliente. Esta falta de riesgo, y me gustaría recalcar que siempre desde el punto de vista de éste que firma, quita intención y verdad a su mensaje, quedándose casi en una mera excusa para la acción de la segunda parte y disfrazando su carácter mainstream de falsa transgresión. Es mi opinión, otros pueden decir, dándole la vuelta a mi argumento, que esta contención ha servido para colar, al público general, un gol con una cinta incómoda e incorrecta en todos los aspectos… ved y juzgad.

Como mencionaba en el párrafo anterior, la segunda parte aterriza en un despliegue de violencia sumamente entretenido que, por momentos, recuerda a la saga de “La purga”. Las reivindicaciones y alegatos pasan a un segundo plano abriendo la puerta a una violencia visceral plagada de armas, palos y cuchillos. En una segunda crítica a la naturaleza violenta de un país que tiene por dogma la autodefensa, grabada a fuego y parapetada en su segunda enmienda. Para mí este segundo tramo es mucho más facilón y convencional que la primera parte, aunque también útil para establecer el paralelismo entre la caza de brujas del Salem del siglo XVII y las de nuestra historia.

Nuevamente esta violencia será controlada mediante el encuadre para no resultar demasiado extrema para el público mayoritario. Pero ya sabemos que en Norteamérica hay más mano ancha para la sangre que para el sexo y creo que la gran mayoría quedará contenta con lo que “Assassination Nation” nos da en ese aspecto.

Assassination Nation

Su buen reparto es otro de los valores a destacar. Además de la solvente interpretación de su protagonista, interpretada por Odessa Young, hay que señalar la presencia de la actriz transexual Hari Nef en un papel valiente y necesario para el cine comercial actual.

Sam Levinson, que además de dirigir firma el guion, se reafirma en su condición de narrador de historias críticas con la clase media norteamericana y el “american way of life” residencial que tan bien se nos vendía en el cine de los 80. Es su segundo título tras la brillante disección familiar que fue su anterior cinta: “Another happy day”. Está claro que ha aprendido el oficio de su padre Barry Levinson y que su experiencia como actor le ha capacitado también para la construcción de personajes y el desarrollo de sus dilemas. Se antoja como otro hijo de… (como en su caso fue Jason Reitman) con mucho por decir y a tener en cuenta.

Seguramente si fuera un adolescente caería rendido ante esta propuesta. Tal vez la tildara como obra maestra o al menos como clásico instantáneo. Me atraparía su narración milenian y la forma de materializar los pensamientos en mi lenguaje adolescente. Desde la mirada adulta de un casi cincuentón, disfruté mucho pero no me llegó a deslumbrar. Creo que estamos ante una propuesta con más llama que calor real que posee reflexiones interesantes y necesarias pero que no toma el compromiso de desarrollarlas. La justificación final de autor de hackeo que desarrolla la trama es, en cualquier caso, un reflejo de nuestra superficialidad como sociedad; el discurso feminista y libertario con tintes femen con el que concluye es tan importante como traidor al venir leído por una joven que constantemente esconde su femineidad avergonzada, pero justifica al menos un visionado de esta entretenidísima película.

Assassination Nation
Assassination Nation

Lo mejor: Muchas e importantes reflexiones para una nueva generación que las necesita. Un personaje transexual tan normalizador y necesario.

Lo peor: El miedo de la película a suscribir todo lo que denuncia. Feminismo al borde de la caricatura.


Vuestros comentarios

1. dic 13, 07:48 | Ch

Primeramente en lo que no estoy de acuerdo es que sea una pelicula para “milenials”, si fuera asi seria un bodrio como todo lo que atañe a la palabra“milenial” pero ciertamente tiene la tematica o el guion enfocado a dicho concepto y , que es una critica al conservadurismo yanqui, pero ya seria harina de otro costal …, lo si que reluce es el pseudo feminismo tan de moda y la hipocrecia que representa – Ni una actriz fornida…las gordas tambien pueden mostrar las tetas señores ¡¡.-

En lo que es la pelicula puramente, me resulto dificil tragarme la primera media hora, por suerte levanta cabeza hasta el final y no queda empantanada en el embole, la verdad que una vez pasada esa media hora me entretuvo bastante.
Muy buena la reseña de Tito.

2. dic 15, 21:37 | princesa unikitty

a mi me parecio mas como “rampage” la pelicula de uwe boll pero con mucha internet, celulares, facebook, compartir textitos en instagram y esas cosas que tanto le gustan a los adolescentes.

como dice ch, tarda mucho en arrancar y ponerse interesante (o sea, la parte de accion) y se echa en falta mas escenas de accion, ya que parece que no llegan a hacer casi nada.

y en el final, cuando se descubre quien fue el que armo semejante quilombo y por que lo hizo, me parecio el mejor momento de una pelicula que no sera muy disfrutada por gente mayorcita como yo (y como tito) y si mas por adolescentes que no largan el celular ni para cagar.

deftones / when girls telephone boys

3. dic 23, 13:54 | Akanox

Creo solo dure los primeros 18 minutos de pelicula, por el atraco de ideologia seudo-progre que te lanzan en los primeros minutos de pelicula hasta por el culo osea “Un personaje transexual tan normalizador y necesario” error personaje totalmente ficticio que no refleja en nada a una trans en el mundo real ojala tome coraje y logre ver el resto de la peli.

4. dic 23, 20:14 | tito jesús

Akanox, “normalizador y necesario”… no es necesariamente real.
De todos modos el mundo trans está logrando grandes avances y el crear personajes en el cine (lejos del drama) es una magnífica forma de normalizar y dejar en pantalla referentes para todas aquellas personas que los busquen.

Respecto al resto de tu opinión, efectivamente, más que dejar al aire sus alegatos la cinta opta por tatuarlos a mi no me molestó como para dejarla pero te entiendo.

5. dic 24, 18:25 | Akanox

Tito Jesús , No digo que la comunidad trans no hayan logrado cosas importantes a mi parecer los referentes no se los crean nacen solos, no se los fuerzan esto es adoctrinar formar una opinion en base a algo irreal y es solo una de las tantas opiniones q intenta imponer esta cinta como cuando ponian a morgan freeman de presidente
o dios años antes que aparezca obama, acaso hay algo mas discriminador que otorgar un papel preponderante a alguien por representar una minoria? una cosa es una historia con una bajada de linea ideologica y otra un panfleto ideologico disfrazado de pelicula

6. feb 2, 00:42 | DISCO QUEBRADO

a diferencia de ch, yo si creo que es una película hecha para milenials pero que ningún milenial le va a dar mucha bola que digamos porque a los 15 minutos o menos ya van a estar boludeando con el celular como todo milenial idiota que se precie. ¿o acaso ustedes creen que esta gente le interesa otra cosa?

yo le hubiese puesto mas acción y mas minas en shorcitos ajustados rojos como las que aparecen el poster y le sacaría toda esa estética videoclipera asi como esa canción del final que, la puta madre, mira que hay canciones para tirar para arriba y justo tenes que elegir una de ese deposito inagotable de tragar semen que es Miley Cyrus, dios mio…

pero no me extraña, ya que si a un milenial le pones un tema que no sea una grasada inescuchable de su época no te lo va a conocer, el muy pelotudo.

ma si, que se vayan a la reconcha de su madre.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.