Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Baby

Baby

Está todo dicho

Baby

Ver ficha completa

  • Título original: Baby
  • Nacionalidad: España | Año: 2020
  • Director: Juanma Bajo Ulloa
  • Guión: Juanma Bajo Ulloa
  • Intérpretes: Natalia Tena, Harriet Sansom Harris, Rosie Day, Charo López, Mafalda Carbonell
  • Argumento: Un madre se arrepiente de haber dado a su hijo a una desconocida

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

Baby

El director Juanma Bajo Ulloa se acercó a la localidad costera de Sitges a presentar su último trabajo: Baby. Las Expectativas eran altas pues su inquietante cartel en el que una araña abrazaba con sus patas un chupete, y el saber que la película carecía de una sola línea de diálogo, nos hacían dudar respecto a su propuesta. Desde luego la cinta de Ulloa no dejará indiferente a nadie. Lo que este director propone es una experiencia visual que precisa de un espectador pro activo que acepte su juego; el realizador por su parte le va a entregar un vistoso ejercicio de cine de factura elegante.

Baby es un cuento moderno. Pero que nadie entienda por cuento una historia disney, pues la película ha sustituido a la princesa por una madre drogadicta, asediada por el mono, que habita en un apartamento tomado por la suciedad y los vómitos. Es el mono y su incapacidad de atender a su pequeño, el que lleva a la protagonista a vender su hijo a una misteriosa mujer, léase bruja, que vive con otras dos jóvenes (puede que sean sus hijas) en una lóbrega villa, que hace las veces de castillo encantado. Rápidamente nuestra particular heroína se dará cuenta de su error y entrará a hurtadillas en la casa de estas tres mujeres para recuperar a su pequeño.

Baby es el trabajo más arriesgado hasta la fecha de este realizador. No sólo por su ausencia de diálogos, sino también por la insistencia de Ulloa en repetir sus símbolos como las rimas de un poema repiten las sílabas finales. No es casual esta comparación con la poesía, pues este trabajo, además de un cuento, bien podría ser un poema audiovisual. Poema que cuenta con un precioso prólogo musical. Las únicas palabras que escucharemos son las de la canción que acompaña esa secuencia inicial, en la que contemplamos la belleza y la crueldad de la que es capaz la naturaleza. Esa naturaleza estará presente durante la historia compitiendo en protagonismo con el resto de los personajes, pues tengo la impresión que para el director hombre y entorno somos todo uno.

Su trama invita a un viaje, desde el dolor y el rechazo, al amor absoluto: el maternal. Este recorrido supone para la protagonista enfrentarse a estas tres malvadas arpías y, a escondidas, colarse en su mansión para descubrir en el interior un disfuncional universo plagado de amenazas. Aunque el director negó conocer el horror extremo francés, es preciso referirnos a él para explicar la experiencia que supone Baby. No existe una violencia visceral en la cinta, pero los escenarios por los que se mueve la historia y la forma en la que se desarrolla la acción, nos recuerda a títulos como “Alta tensión”, “Ghostland”, “El interior”, “The tall man” o “Livide”. También nos recuerda a este movimiento la intención del autor de convertir el suspense en un ejercicio de estilo que se alarga, reiterando lo que se podría contar con similar precisión en la mitad de tiempo.

Interpretativamente, la ausencia de diálogos fuerza al cuarteto protagonista a exagerar la gestualidad para que transparente los pensamientos de los personajes. Las tres malvadas además enfatizan su actuación con un vestuario y aspecto totalmente irreal. Natalia Tena, parece salida de un anime japones. Su personaje es totalmente albino. Viste con uniforme de escuela y maneja con letal eficacia una honda de cazador, curiosa contradicción pues bajo su apariencia rotunda se esconde un animal herido, rechazado y maltratado que suplica constantemente el cariño de su madre. La pequeña Mafalda Carbonel es un bebe gigante y malcriado, con la cara llena de maquillaje y disfrazada con ropa de su madre, con un desquiciante e impredecible comportamiento. Y por último tenemos a la pérfida Harriet Sansom Harris, manipuladora y peligrosa matriarca, que tiene vampirizadas a sus hijas proyectando de puertas afuera una imagen que nada tiene que ver con su oscura naturaleza.

Conocí a varias personas que salieron de la proyección realmente impactados con la propuesta. Muchos me dijeron que el viaje les había tocado en la línea de flotación… a mi, ¿qué queréis que os diga?, me dejó muy frío. Visualmente no le pongo pegas y el sonido es realmente portentoso. Pero la forma en la que se alarga su parte central, el constante ir y venir de la protagonista de una habitación a otra, para en el último momento anular siempre su fuga me aburrió soberanamente. Me recordó a cuando en un videojuego de sigilo repites una y otra vez una secuencia por que siempre te eliminan y lo cansino que es volver a hacerlo todo de nuevo… ¡PUFFF!

Tal vez fuera por verla a las 8:30 sin haber dormido especialmente bien, pero creo que todas las ínfulas narrativas de Ulloa se quedan ahogadas en un guion desangelado que se extrangula por la ausencia de diálogos. Además es recurso de carecer de diálogos llega por momentos a superar la línea de lo absurdo.

Como el empaquetado general es estupendo, posiblemente la vería de nuevo, aunque tengo serias dudas de que llagara hasta el final.

Baby

Baby

Baby

Lo mejor: Visual y sonoramente brillante.

Lo peor: La ausencia de diálogos es un recurso tan forzado que termina afectara la acción. El interminable juego del escondite a mitad de cinta.


Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.