Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Bilocation

Bilocation

Dos mejor que uno

Bilocation Review

Ver ficha completa

  • Título original: Bairokêshon
  • Nacionalidad: Japón | Año: 2014
  • Director: Mari Asato
  • Guión: Mari Asato
  • Intérpretes: Asami Mizukawa, Yôsuke Asari, Chûkichi Kubo
  • Argumento: Existe un fenómenos llamado bilocación donde alguien se desdobla de forma simultanea, pero... ¿quién es la persona real?
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

 photo bilocation_interior_zpsd9fynudo.jpg

Shinobu es una mujer que se debate entre el amor que siente por su esposo y la devoción por la pintura. Sin embargo, los problemas normales de una vida cotidiana se transforman en una pesadilla cuando descubre que otra mujer, idéntica a ella, habita el vecindario. Puesta sobre aviso por un pequeño grupo de afectados por la bilocación, la capacidad de desdoblar el cuerpo, intenta aceptar que su otro yo desea llevarse la esencia de su vida para disfrutarla ella.

Aunque no he podido comprobar la fidelidad de “Bilocation” con respecto a la novela en que se basa, de Haruka Hôjô, la adaptación de la directora Mari Asato (“Ju-on: White Ghost, Black Ghost”, “Fatal Frame Zero”, “Gomennasai”) construye tal relato preciosista, triste, oscuro y atractivo, que, sin lugar a dudas, tiene que ser un buen reflejo de la obra literaria. La idea de base es muy interesante: un evento dramático desdobla a una persona que, sin saberlo, tiene un doble físico que vive una vida paralela a la suya no muy lejos de él. La existencia de dicho doble está supeditada a la del original y, aunque conserve su memoria en el momento de nacer, el doble es indistinguible de su contraparte de no ser porque su reflejo no aparece en los espejos. Es más, el mimetismo es tal que la copia no sabe que él es un impostor, con todo el dolor que eso le puede causar cuando lo descubre, y como consecuencia el deseo de acabar con su copia para ocupar su lugar. Como veis, un punto de partida muy sugerente, que aunque haya sido tratado ocasionalmente en el cine de terror/fantástico (“Doppelganger”, “Enemy”, “Inseparables”) aquí encuentra un discurso propio basado en el ya tradicional “j – horror”. Una de las sorpresas más origínales en una cinematografía, la nipona, cuyas señas de identidad (la reflexión, calidad técnica, introspección, ambientación, etc…) se habían perdido desde hace muchísimos años. Y aunque “Bilocation” no va a resucitar el género en el país del Sol naciente, es cierto que trae a la palestra ecos de “Dark Water”, “Ju-On” o el mejor Kurosawa, de cuyo clásico ritmo lento se apropia Mari Asato.

Quizás la mayor pega que le podríamos achacar a “Bilocation” sea que su desarrollo va abandonando progresivamente el terror en pro de una mirada dramática y lúgubre de la identidad y el amor, para convertirse finalmente en un pastelón. Supongo que muchos verán en dicha orientación el éxito de la película, pero un servidor echa de menos emociones fuertes, aunque reconozco que las vivencias de los personajes y sus doppelgangers han conseguido emocionarme mínimamente.

Precisamente es esta capacidad para desarrollar empatía en el espectador lo que podríamos destacar del trabajo de Mari Asato y sus actores, que sorprendentemente están muy por encima de la media de lo que siempre nos ha ofrecido el frío panorama japonés. Aun gozando de unos diálogos herméticos que costará descifrar para el espectador occidental, la película es puro sentimiento, al cual nos arrastra su protagonista: Shinobu, que no es otra que Asami Mizukawa, actriz con mucha experiencia cuya carrera arrancó con un pequeño papel en “Dark Water”. Es un placer ver como Asami interpreta a dos mujeres distintas, pero que son sólo una, en un enfrentamiento del ego muy provocativo (del que sus compañeros de reparto participan con la misma fuerza). Se trata, por así decirlo, de la clásica cuestión: ¿somos lo que hacemos o hacemos lo que somos? Como podéis observar, los matices filosóficos de “Bilocation” no son nada desdeñables, y se agradece que nuestro querido género nos haga reflexionar sin necesidad de de discursos pedantes revestidos de películas independientes. “Bilocation” goza de una estructura seria y comedida a cuya sobriedad formal ayuda una banda sonora contenida y unos elementos técnicos, donde sobresale la dirección, que agudizan ese sentimiento de tristeza que sobrevuela todo el metraje, quizás demasiado alargado en dos horas.

Pese a la insistencia en sus matices intelectuales, “Bilocation” no rechaza los momentos de terror y tensión que se concentran en su primera mitad, haciendo bueno uno de sus leitmotivs: el miedo a lo desconocido. Y es que Maria Asato plantea su película como un viaje de descubrimiento. Lo que comienza como el horror de saber que existe otro yo deseoso de ocupar tu vida, termina siendo un alegato a disfrutar del privilegio de la existencia e ir construyendo una existencia día a día. Claro que a pesar de postular caminos tan bonitos como éste, la forma de presentarlos es gélida y amarga, con este toque tan oriental para convertir en drama hasta una visita al retrete.

Estamos ante una de esas película que seguramente ganan tras una revisión, un test de calidad bastante importante, y es que ciertos pasajes pueden ser vistos desde distintos ángulos dependiendo de lo que el espectador consiga averiguar; precisamente con esa cualidad de la perspectiva es la que juegan los últimos giros, bien planteados a pesar de los agujeros colaterales que demuestran, como la motivación de ciertos personajes. Es decir, “Bilocation” es una película inteligente que, por desgracia, sólo bordea el horror y prefiere un discurso metafísico digno del Tao antes que provocar desasosiego directo. Eso sí, nadie puede negar que “Bilocation” es una película de autor, un juego sobrenatural cuya originalidad es el núcleo de algo “distinto”. Una experiencia íntima que pide la soledad de la madrugada y un espíritu atento que prefiera los escalofríos de la duda antes que el susto directo o la acción a raudales. Por mi parte recomendarla sin dudas, tanto a amantes del cine fantástico nipón como a cualquier seguidor del cine evocativo y emocional.

Imágenes de la película

 photo bilocation_1_zps9xhwiqjk.jpg

 photo bilocation_2_zpslmpiqrql.jpg

 photo bilocation_3_zpsezly1mkk.jpg

Tráiler

Lo mejor: La historia está narrada de forma redonda, acompañan actuaciones y elementos técnicos.

Lo peor: Los típicos agujeros argumentales del cine japonés y una tendencia demasiado dramática para un servidor.

Vuestros comentarios

1. may 5, 20:41 | Vael

No la pensaba ver, puesto que ya ando bastante cansado de “Llamadas Perdidas” y demas, pero visto semejante componente filosofico le dare una oportunidad. Volvere a comentar en cuanto le eche el ojo y a ver si coincidimos.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.