Estás aquí: Página de inicio » Noticias » Bloody Homecoming

Bloody Homecoming

Instituto, habitat natural del asesino en serie

Bloody Homecoming Grande

El pequeño y tranquilo pueblecito de Hogeye vive la noche del baile en el instituto Winston, pero Annie Morgan y sus amigas no ha podido entrar por culpa de un trío de gilipollas. En su lugar, han montado una fiesta alternativa en el teatro del edificio, por desgracia un trágico accidente acaba con la vida del novio de Annie.

Tres años después, el instituto Winston decide volver a traer la fiesta de bienvenida de vuelta. Annie desea que la nueva fiesta le ayude a olvidar el pasado y forjar un nuevo presente. Sin embargo, alguien quiere que el sufrimiento nunca se olvide jamás y se perpetúe sobre la comunidad de estudiantes. Así, a medida que la oscuridad va dominando la noche de bienvenida los alumnos más veteranos se ven visitandos por una malévola sombra del pasado; los desiertos y oscuras pasillos del Winston se van poblando de cadáveres…

¡Qué bonitas las noches de baile típicamente norteamericanas! Los adolescentes se emperifollan, intentan poner riendas a sus revolucionadas hormonas, practican sus pasos de baile y llenan sus petacas con el mejor whiskey de la bodega de papá. El instituto se engalana y los profesores concentran todos sus esfuerzos en vigilar que las manos se mantengan por encima de las cinturas. Sin embargo, la música, los agarrados, el ponche… todo eso está bien, pero suele ser bastante soso y repetitivo. ¿Por qué? ¿Será la ausencia en la cultura norteamericana de un himno festivo como “Paquito el Chocolatero” o “La Ramona”? ¿Necesitarán futbolines los jóvenes estudiantes? No, seguro que nada de eso. ¡Aquí lo que falta es un buen asesino que se vaya cargando adolescentes, gajo a gajo como quien come mandarinas!

Y precisamente eso es lo que nos ofrece el slasher independiente Bloody Homecoming. Sin tapujos: un baile de instituto, adolescentes y un asesino disfrazado de bombero (sic.). Con un presupuesto de medio millón de dólares, los responsables de la cinta han decidido tirar por la calle de en medio, no darle demasiadas vueltas al argumento y recrear lo que tantas otras películas ya han tratado hasta la saciedad, con cambios más o menos imperceptibles: Prom Night, Sorority Row o San Valentín Sangriento. Vamos, todo un dechado de originalidad. Aunque volvemos a las reflexiones comunes: ¿se le puede exigir algo más que puro entretenimiento a un slasher moderno? Bueno, al menos sabemos que los mejores resultados los encontramos en películas del subgénero que no se rompen los cascos argumentalmente, pero que intentan aportarle, desde la mayor simpleza, al espectador algo de tensión, divertimento e incluso risas (Psicosis en mis súper dulces 16, The Orphan Killer, Hatchet). Así que proyectos como éste los debemos abordar con la mínima expectativa posible.

Si a todo lo comentado añadimos que su director (Brian C. Weed), su guionista (Jake Helgren) y su elenco debutan casi exclusivamente con Bloody Homecoming, y que el trailer no muestra la cantidad necesaria de violencia, ya sabéis que el tema de las expectativas, tenerlas bajas, es casi una obligación. El único actor que me suena remotamente sería Jim Tavaré, actor de peculiar rostro que recuerda ligeramente a Michael Berryman (Las Colinas tienen Ojos). Actor curtido en televisión,Tavaré, que también podemos disfrutar en la reciente Exit 13.

Sin fecha de estreno, todavía se encuentra en post-producción, esperemos que Bloody Homecoming nos “engañe” lo suficiente como para caer una aburrida tarde de domingo.

Vuestros comentarios

1. nov 1, 17:03 | Bob Rock

Mala, malaaa, malaaaaaa. Hasta mi triste noticia supera el guión de la película en profundidad… ¡esquivadla!

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.