Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Blue Demon

Blue Demon

Al diablo con el diablo

Blue Demon Review

Ver ficha completa

  • Título original: Ao Oni
  • Nacionalidad: Japón | Año: 2014
  • Director: Daisuke Kobayashi
  • Guión: Kozuru
  • Intérpretes: Anna Iriyama, Kenta Suga, Shô Jinnai
  • Argumento: Una cuadrilla de chicos se interna en una casa abandonada donde un demonio azul los perseguirá para enfrentarles a sus pesadillas.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1.5/5

 photo blue_demon_interior_zps45611181.jpg

Una chica sigue a su mejor amigo, diseñador de video juegos de horror y pardillo oficial del instituto, hasta la casa abandonada donde unos matones obligan a ir al chaval. Se rumorea que la mansión oculta monstruos devoradores de carne humana, quién sabe si se trata de sus antiguos moradores presos de una aviesa maldición. Pronto se descubrirá si las leyendas son verdad y si los video juegos pueden convertirse en realidad.

Que el cine de género de japonés anda de capa caída es algo que sabe hasta mi abuela. Ya lo hemos comentado muchas veces: lejos quedan los días de gloria de Nakata, Shimizu, Miike o Kurosawa. Sin embargo un servidor siempre acaba recayendo en el cine de terror nipón que se desarrolla en la actualidad, en absoluto buscando una joya pero sí con el deseo de revivir ecos de los finales de los noventa. Así fui a dar de bruces con “Ao Oni” (traducción no literal de “Blue Demon”), una adaptación cinematográfica de un juego de PC gratuito, un survival con toques RPG y estética retro, que ha causado furor en el país del sol naciente y que también cuenta con una buena legión de seguidores por el resto del mundo. Reconozco estar ligeramente en contra de las adaptaciones de survival horror que se han realizado hasta la fecha: “Forbidden Siren” y “Parasite Eve” no pasan de lo anecdótico, “Silent Hill” y “Resident Evil” creo que no capturan la atmósfera por la que los aficionados de mi generación nos adentramos en las citadas sagas, y “Sweet Home” es un extraño experimento que no funcionó ni en cines ni ordenadores. En el horizonte tenemos la adaptación de “Fatal Frame”, una saga que siempre ha permanecido fiel a sus principios, de la mano de Mari Asato, director de uno de los “spin off” de Ju-On y “Bilocation” una cinta a la cual debería haber acudido antes que a esta “Blue Demon”, y a la que probablemente hinque el diente en breves.

La cuestión es que el citado “Ao Oni” no pasa por ser un juego demasiado japonés que utiliza la figura mítica de los Oni (en la tradición japonesa son una especie de trolls u orcos gigantes de color azul con muy mal humor y, a veces, devoradores de carne humana, entre otras variedades) para plantear una serie de persecuciones aleatorias y la resolución de variados puzles dentro de una casa encantada de la que no podemos salir, todo servido sin mucha base argumental pero con la gracia de ser altamente modificable por la comunidad de aficionados. El que suscribe probó un poco el juego de marras (su versión 6), para ponerse en situación con la película, y entonces ya saltaron las alarmas: “Ao Oni” consigue algo de tensión cuando el demonio azul persigue al protagonista, incluso el aspecto retro posee cierto encanto, pero el juego es bastante tedioso de por sí, de no ser por los puzles que se nos presentan. Sobre todo sorprende su exagerada falta de base argumental: no hay razón alguna para la presencia del demonio y mucho menos para perder el tiempo en una casa supuestamente maldita. Tras unas partidas me dispuse a visionar la película con la esperanza de que, como suele suceder, esta vez la adaptación se hubiese alejado bastante del juego original… pero como manda la Ley de Murphy, mis esperanzas se desintegraron y perdí una hora de mi tiempo contemplando la fiel recreación del video juego cuyo monstruo cabezón había conseguido arrancarme alguna carcajada.

Entonces, “Blue Demon”, de director, guionista y actores desconocidos, es un simple intento de promocionar el juego (o hacer caja a costa del mismo, vaya usted a saber) trasladando su falta de historia a la pequeña pantalla (porque espero esto no haya visto la luz en cines) con el único añadido de una especie de justificación argumental basada en algo de moda entre las preocupadas mentes de los padres japoneses: el abuso escolar. Y así obtenemos una hora exacta de metraje (menos mal) donde, tras un preludio largo y aburrido que sirve de presentación a los anodinos personajes y sus cuitas (atención a la presencia del geek que ha diseñado un juego que es… ¡Delicioso metalenguaje de todo a cien!) por fin llegaremos al tuétano del asunto: media hora de jóvenes japoneses corriendo delante de un monstruo generado por ordenador mientras intentan demostrar, sin éxito, que saben actuar. Ahora bien, ¿están trasladadas con algún peso estas persecuciones? ¿Se genera una mínima tensión o existe, cuando menos, una acción frenética que nos libere de los patéticos diálogos? Pues no, sin matices. La película en sí destila impersonalidad por los cuatro costados, y los culpables no son únicamente sus actores, algunos sonriendo en escenas de supuesto terror, son todo el equipo técnico. Al igual que la cinta ofrece un color gris azulado durante casi todo su metraje, ese mismo color es que el tiñe las impresiones visuales con respecto a “Blue Demon”. Una dirección artística anodina, una fotografía plana, un diseño de producción barato y unos efectos visuales que, siendo lo mejor, no aportan nada de fuerza a la presencia de un monstruo, el Oni, que si bien está bien diseñado, provoca pena antes que miedo.

En definitiva, un error que no hay por donde cogerlo y, sin embargo, cuanta como positiva una duración (60 minutos) que la puede hacer apta para aquellos curiosos y completistas, así como aficionados al video juego (verdadero target en taquilla), que no tengan otra cosa mejor que hacer. Al resto de la humanidad, incluso aquellos amantes declarados del viejo j-horror, os aconsejo que no os dejéis engañar por el póster (siempre tan llamativos estos nipones), pues la cinta es aburrida hasta decir basta y eso que no os he hablado de su final: bien cargado de ñoñería oriental para terminar de sazonar esta sopa de miso fría e insípida…

Imágenes de la película

 photo blue_demon_1_zpse2d45a6a.jpg

 photo blue_demon_2_zpse1464a93.jpg

 photo blue_demon_3_zpscb800e61.jpg

Tráiler

Lo mejor: Dura sólo una hora y el diseño del demonio azul de marras tiene su gracia.

Lo peor: Penosas actuaciones a juego con el resto de la película.

Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.