Estás aquí: Página de inicio » Noticias » Brigadoon en corto

Brigadoon en corto

Risas, poesía, satanismo y artes marciales... para todos los gustos

desapareciste photo desapareciste1_zpsa5984dd8.jpg
Desapareciste, de Álvaro Figuerola.

Este año tuve el placer y el honor de ejercer de jurado en el Festival de Cortometrajes de Brigadoon durante la celebración de la pasada edición del Festival de Sitges. Antes de nada permitidme darle las gracias a la organización del Festival, a Diego López, programador de Brigadoon; a Sandra, mi ángel de la guarda durante los días que estuve por Sitges y a mis compañeros de jurado Susana (con la que fue un placer hablar de las películas que íbamos viendo durante el Festival) y Sam (del que hablaremos muy pronto en estas mismas páginas). Y ahora entremos de lleno en materia…

Fueron un total de 14 cortometrajes repartidos en dos tandas durante el primer fin de semana de Festival. El ambiente, durante las dos jornadas, fue espectacular. La sala Brigadoon estaba llena hasta la bandera y, si no me equivoco, hubo espectadores que tuvieron que quedarse fuera debido a la limitación del aforo. Lástima… Pero en cualquier caso el público que logró entrar estuvo entregado de principio a fin y muy predispuesto a reir, sorprenderse y aplaudir a la práctica totalidad de cortometrajes que se exhibiron a concurso. Si tuviera que definir con una sola palabra la selección llevada a cabo por el Festival sería la siguiente: diversidad. Tuvimos todo tipos de cortometrajes: graciosos, terroríficos, dramáticos, angustiosos, repletos de acción… No faltó prácticamente de nada y era habitual ver como el público pasaba de la carcajada a la inquietud en cuestión de minutos.

Me gustaría destacar algunos de los cortometrajes que tuvimos la oportunidad de disfrutar durante la celebración del concurso. En primer lugar acordarme de La Número 4, un espectacular corto dirigido por Sara Pons, con un acabado formal magnífico (espectacular la fotografía) y que fue una de las propuestas más puramente terroríficas del Festival. Imprescindible. Estuvo, hasta el último momento, entre los candidatos a llevarse el primer premio.

También me encantó Detuned, un cortometraje dirigido por Pau Carbó, un tipo que al llegar a su casa se encuentra súbitamente atrapado por el poder letal de una red de televisores y aparatos eléctricos. Intenso, turbador y excelentemente interpretado por el televisivo actor catalán Pere Arquillué.

El francés Jean-Sebástian Bernard nos ofreció un brillántisimo y hermoso ejercicio de estilo en Le Hérrison de Verre. Estéticamente se trata de una pieza majestuosa y poderosísima cuyas imágenes transmiten poesía a pesar de contar un hecho dramático. Hipnótico.

Hambre, de Mario de la Torre, es quizás la propuesta más directa y contundente de todas las que tomaron parte en el concurso. Es de noche, y una mujer desesperada debe hacer lo que sea necesario por alimentar a sus dos hambrientos hijos. Un golpe al estómago que casi no te deja tiempo para reaccionar.

Por supuesto también hubo tiempo para el humor, y fueron, naturalmente, los cortometrajes más cachondos y juerguistas los que lograron levantar más aplausos y vítores por parte del entregado público reunido en Brigadoon. De hecho el certámen dio comienzo con ¿Qué significan los símbolos?, un falso documental en el que seguimos a un tipo en una visita guiada a una agencia de viajes en el tiempo. Dirigido por Manuel Bartual y protagonizado por Carlos Vermut (director de Diamond Flash), ¿Qué significan los símbolos? tiene como mayor reclamo unos diálogos tronchantes, repletos de ingenio; y sobre todo su localización: el centro comercial IKEA durante las horas en las que permanecía abierto al público.

También nos reímos a carcajada limpia con Rubik’s Cube Terror, del estonio Sandar Maran. Un divertidísimo homenaje al cine slasher en la que un cubo de Rubik amenaza la vida de un desdichado autoestopista. No faltaron la cámara subjetiva, la violencia desatada e incluso el sexo forzado. Sin duda la pieza más gamberra del Festival.

Y llegamos finalmente a los dos cortometrajes que lucharon, hasta el último momento, por llevarse el primer premio del concurso. Se trata de Desapareciste y El último onvre bibo. Desapareciste es un impresionante cortometraje dirigido por Álvaro Figuerola que cuenta la historia de un hombre que lo ha perdido aquello que daba razón a su existencia. Con ecos a El Protegido, obra maestra de M. Night Shyamalan, Desapareciste cuenta con una imponente voz en off que nos habla de la necesidad de que el bien y el mal convivan. Se busquen. Se complementen. Un magnífico guión y una estupenda realización para un cortometraje que te deja pegado a la butaca y que evita, en todo momento, caer del lado de la simple parodia y el humor facilón. Enorme.

Sin embargo, y a pesar de lo difícil que nos lo puso Desapareciste, finalmente el premio fue a parar a manos de El último onvre bibo, una minimalista pieza dirigida por Daniel Aguirre y Luna Martín que cuenta la historia de un tipo que ha sobrevivido al fin de la raza humana y que, por lo tanto, es el último hombre vivo sobre la faz de la tierra. Rodada con un presupuesto prácticamente inexistente, El último onvre bibo se limita a mostrarnos al superviviente aportando su testimonio directamente a la cámara mientras se pasea por una ciudad fantasma. El gran mérito de un cortometraje como El último onvre bibo es su enorme capacidad y facilidad para provocar la carcajada. En otras palabras… todos los presentes en el Brigadoon aquella tarde acabamos tronchados de la risa ante las contínuas ocurrencias de un tipo aparentemente normal y que, de hecho, lleva su situación de ser el último superviviente con una normalidad absoluta. Una serie de chistes, enlazados uno tras otro, y a cada cuál más divertido. Por supuesto cuando estás viendo El último onvre bibo te surge una duda: “¿Si este tio es el último hombre vivo… quién coño sujeta la cámara?” Obviamente no os voy a desvelar el secreto que se esconde bajo esta pregunta… pero os aseguro que fue el colofón a un cortometraje de esos que, cuando termina, te dan ganas de explicárselo a todos tus colegas.

Imágenes de la película

la numero 4
La número 4, de Sara Pons.

rubik photo rubiks-cube-terror_zpsfaf564a7.jpg
Rubik’s Cube Terror, de Sandar Maran.

le herrison
Le Hérrison de Verre, de Jean-Sebástian Bernard.

hambre photo hambre_zps68e14797.jpg
Hambre, de Mario de la Torre.

Tráiler

Tráiler de El último onvre bibo:

Tráiler de La número 4:

Tráiler de Le Hérrison de Verre:

Rubik’s Cube Terror:

Vuestros comentarios

1. oct 28, 01:36 | Rock

Hola, mi comentario no tiene que ver con la nota, pero tengo una duda, soy de México y quisiera saber si alguien sabe si puedo contratar y ver películas de Filmin con mi tarjeta de crédito o tengo que ser de España?, muchas gracias.

2. oct 28, 09:22 | Joan Lafulla

Hola Rock. Yo tan solo te puedo hablar de las películas que nosotros ponemos en Filmin. Comentarte que la mayoría de distribuidoras/productoras tan solo nos ceden los derechos de sus películas para exhibirlas en España. Esto significa que fuera de España no se pueden ver a través de Filmin.
Tan solo tenemos cuatro películas que sí se pueden ver fuera de España:

- The last gateway – The Orphan Killer – El último fin de semana – Jodidos kabrones

El resto del catálogo de Filmin no sé cómo funciona.

Un saludo

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.