Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Bright

Bright

De palomitas y Will Smith

Bright Poster

Ver ficha completa

  • Título original: Bright
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2017
  • Director: David Ayer
  • Guión: Max Landis
  • Intérpretes: Will Smith, Joel Edgerton, Noomi Rapace
  • Argumento: En Los Ángeles conviven elfos, orcos y humanos; pero dos policías rebeldes deben seguir combatiendo el crimen.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

 photo Bright_Interior_zpsrkqcxadk.jpg

Corre el año 2017 tras el encierro del Señor Oscuro, un ente maligno que amenazaba la estabilidad de la Tierra con sus titánicos poderes. Más de dos mil años desde que los Nueve Ejercitos, comandados por un legendario orco de sangre impura, y las cosas han cambiado bastante. Preguntadle al agente Ward qué opina sobre la convivencia entre elfos, humanos y orcos. Los Ángeles son un hervidero de peleas y crímenes provocados por las distintas bandas urbanas, mientras que los elfos observan la vida desde su barrio residencial, al margen de los problemas causados por los orcos. En esta difícil situación, pensando tan sólo en la lejana jubilación, Ward tiene además que soportar como compañero al único orco del cuerpo, un tipo odiado por todos debido a su sangre impura. Ambos se verán envueltos en un tiroteo que incluye una varita mágica de por medio, una de las escasas reliquias de un tiempo donde la magia campaba a sus anchas por el planeta. Perseguidos por todos, los dos policías, en absoluto amigos, deberán hacer frente a una conspiración que podría traer de vuelta al Señor Oscuro entre nosotros.

Me temía lo peor ante la lluvia de críticas negativas que había recibido esta nueva producción original de “NETFLIX”, ácidos comentarios provenientes de la crítica especializada, en este caso alejada de las querencias del respetable. Sin embargo “Bright” me ha parecido un entretenimiento sencillo, adolescente y fácilmente digerible que hará las delicias del público más joven, sin más pretensión que pasar un buen rato en un ambiente de fantasía urbana dando pie a la típica historia de policías rebeldes. Tantos tópicos, clichés, racismo, efectos especiales y esnobismo como se le pueda pedir a Hollywood. Casi podríamos entenderlo como una nueva versión de “Alien Nación”, con todo lo bueno y malo que ello implica.

No en vano afrontamos un producto diseñado a la medida de Will Smith, actor que, por muchos dardos recibidos, ha sabido labrarse una carrera dentro del cine espectáculo con solvencia monetaria. Y al final del día, lo que nos interesa a las personas humildes es poder recostarnos junto a nuestra gran piscina, sita en la correspondiente mansión de Malibú. Así Will vuelve a unir fuerzas junto a David Ayer, que no hoy, con objeto de redimirse tras el tremendo batacazo supuesto por “Escuadrón Suicida”. Puede que “Bright” parezca estar escrita por un fumeta obsesionado con las “buddy cop movies” más rancias de la costa oeste norteamericana, pero funciona mejor su apuesta que el insulto narrativo supuesto por “Escuadrón Suicida”, sucesión de personajes y situaciones sin mucha salsa intelectual.

Aquí encontramos lo mismo que en cualquier otra película del estilo (“Arma Letal”, “Tango y Cash”, “Límite 48 horas”) reducido al mínimo común denominador y mezclado con abundantes chutes de fantasía moderna al estilo de “Fábulas” o “Lucifer”, ambos comics de la línea “Vertigo” de DC, un tanto inofensivos a la larga. Entornos urbanos donde las viejas creencias, en esta ocasión la existencia de seres fantásticos como elfos, hadas o dragones, han adoptado una encarnación física.Un entorno muy bien retratado, dentro de cierta limitación obligada por la trama policial, y que se nos plantea desde un prisma de normalidad pensado con bastante gusto, madurado obviamente con objeto de dosificar la información y así promover la serie de turno o la miríada de secuelas a las que se presta este universo. Escenario diseñado a la mejor manera de “Shadowrun”, el juego de rol, donde se mezclan diferentes razas mitológicas con seres humanos dentro de un marco tan cotidiano como las calles de Los Ángeles. No obstante, si eliminamos de la ecuación altivos tipos con orejas puntiagudas y pandilleros orcos aficionados al “trash metal” nos encontraríamos con cualquier otra película reciente de polis enzarzados en las peleas de barrios marginales.

Con respecto a nuestros protagonistas encontramos a un policía humano negro y vacilón, interpretado por Smith, y su compañero orco odiado por toda la sociedad circundante, interpretado por Joel Edgerton; ambos diametralmente opuestos pero con la amistad como futuro inmediato antes del desenlace de la película. Tan típicos sus chascarrillos y conversaciones, así como un odio racial de tercero de primaria, que se entiende el despelleje por parte de la crítica especializada. Sector necesitado de reflexiones falsamente profundas sobre la lucha de clases y otras mierdas, cuando todos nos hallamos cómodamente sentados sobre nuestro sillón mientras niños marroquís se juegan la vida atrapados entre los bajos de un camión de mercancías. La misma hipocresía que demuestra “Bright” cuando trata a sus protagonistas como súper héroes, especialmente sangrante es la inmortalidad de Will Smith, siendo que a una miríada de latinos fallecen masacrados interpretando o bien pandilleros de baja estofa, familias pobres u honrados alguaciles. Supongo que Max Landis, guionista caucásico prototípico de Estados Unidos, llamará a esto crítica social, un servidor prefiere entenderlo a secas como un insulto a su inteligencia.

Superada esta vomitiva sarta de chorradas sociopolíticas, queda disfrutar de las decenas de escenas de acción molona, espectacular la cantidad de recursos visuales y musicales utilizada, y los agujeros de un guion un tanto casposo. Elementos parecidos a la comida rápida que te mantienen pegado a la pantalla con una mueca sórdida dibujada en la cara. Si fuese por coherencia, “Bright” sería un proyecto que nunca hubiera visto la luz, pero tratándose de una producción millonaria, noventa millones tienen la culpa, todo luce lo suficientemente bonito como para que el adolescente criado mediante la maquinaria de Hollywood pase un buen rato, que de eso de trata. Un servidor reconoce que el subgénero siempre le ha facilitado horas y horas de diversión, siendo “Tango y Cash” una de las películas que he visto durante las ociosas horas de la pubertad, así que negar el disfrute provocado por “Bright” sería remar contracorriente.

¿Podrían haber profundizado en el universo de fantasía creado? Sí, el background es absolutamente superficial y esquiva casi conscientemente su máximo potencial, pero a buen seguro que sabremos más del Seño Oscuro, primo hermano de Sauron. ¿Podrían haberse evitado escribir unos personajes y una trama tan predecibles? Sí, aunque romperse los cascos no era necesario para inundar la pantalla de tiroteos, rayos ígneos y varitas de poder. ¿Podría haberse sacado más partido de la relación entre los personajes de Will Smith y Joel Edgerton? Por supuesto, incluso haber evitado que Noomi Rapace quedase reducida a mera ”choni gaditana”, pero quién quiere traumas emocionales cuando cuenta con toneladas de maquillaje y villanos dignos de enfrentarse a Blade. ¿Podría durar un poco menos? Pues a pesar de su trepidante ritmo no hubiera estado mal aplicar tijera en más de una secuencia de acción, repitiéndose en demasía el esquema chulería–disparos–situación extrema para nuestros protagonistas–salvación milagrosa. Eso sí, “Bright” funciona mejor cuando la épica del héroe humilde hace su aparición, y es que en el fondo todos somos unos utópicos.

En fin, no hace falta darle muchas más vueltas, tenéis cientos de webs donde se analizan con más brillantez este tipo de estrenos masivos, simplemente quería defenderla un poquito ante el injusto odio que ha despertado en parte de los críticos de siempre. “Bright” es cine espectáculo al más puro estilo hollywoodiense, con todos sus claroscuros más clásicos, ya instaurados en la década de los cincuenta. Una exhibición de poder parecida a la lucha libre y que no se debe tomar muy en serio si no se quieren sufrir derrames cerebrales. Ojalá se invirtiese algo del dinero de estos presupuestos monstruosos en darle empaque a otras humildes producciones más con un sentido superior de la originalidad, sin embargo la aproximación fantástica resulta más agradecida que otros intentos recientes, como “R.I.P.D.”, así que simplemente disfrutadla.

Imágenes de la película

 photo Bright_1_zps1l5fozie.jpg

 photo Bright_2_zpsvscb9g7a.jpg

 photo Bright_3_zpsc2ukdfl7.jpg

Lo mejor: Will Smith está en su salsa y el mundo fantasioso a su alrededor es muy goloso para los que hayan gozado de El Señor de los Anillos y Shadowrun.

Lo peor: Unos agujeros e inconsistencias irritantes, como profecías más forzadas que las de la Bruja Lola o milagrosas salvaciones.

Vuestros comentarios

1. dic 29, 22:33 | Arconte

Los ejecutivos de Netflix descubrieron que la única manera de hacer una buddy movie con Will Smith de protagonista y que este fuera el policía blanco era dándole de compañero un orco. Curiosa sustitución de roles, donde los orcos ocupan el rol de afroamericanos, latinos y demás excluidos y los elfos el de pertenecer a la alta sociedad. Los humanos quedan en un decorosos medio plano. Metáfora genial sobre la segregación o insulto feroz a las minorías, eso quedara al gusto o sensibilidad de cada espectador. Al margen, Bright se mueve en una suave medianía, una corrección formal y un guion apropiado. En definitiva, una película mediocre, correcta y divertida, lo que supera al 85% o mas de los estrenos comerciales de alto presupuesto.
Como punto alto, al comienzo, en lugar de haber un prologo oral o escrito explicando el nuevo universo, una ronda por un barrio marginal cumplirá el mismo cometido a través de graffitis, una solución mucho mas narrativa y cinematográfica.
Un universo similar fue entregado al mundo en 1991 en la seguramente mas lograda Cast a Deadly Spell, con Fred Ward interpretando al detective privado Harry Lovecraft, en una Los Ángeles de 1948 pletórica de criaturas mágicas, zombies y quizás algún gran antiguo.

2. dic 30, 00:55 | Bob Rock

Arconte.- Muy bueno el punto de Will Smith. Efectivamente, consiguieron cambiarle el color de piel sin operaciones. El tema del delirio racial, ya apuntado en la reseña, es un auténtico despropósito. Tanto que por momentos me pareció una genialidad, hasta que los latinos son colocados en papeles tan lamentables. También decir que el peor humano de todos lleva bigote, ¿será otra ocurrencia de los illuminati?

Los títulos de crédito con los graffitis son muy amenos, pero aun así la película se guarda demasiado. Por un lado bueno porque deja intriga y da una sensación de veracidad muy bienvenida, pero me apenó ver ese dragón en la distancia y que no hubiese habido más variedad de criaturas (aunque para eso ta tenemos a Valerian).

Cast a Deadly Spell es una película que me encanta. Hace seis años que publiqué la reseña: http://www.almasoscuras.com/cast_a_deadly_spell_review

¡Como pasa el tiempo!

Un abrazo!

3. dic 30, 02:01 | Korben

Pues la he disfrutado. Algo tiene…o me recordaba a aquellas partidas a Shadowrun con los colegas en pleno BUP.

A final es la típica buddy-movie, un training day elferizado, pero tiene su punto.

4. dic 30, 20:30 | Omar

a mi no me agradó nada, y es que a mi gusto el universo no tiene explicacion ni razón de ser, es muy fragil y parece inventado por un niño que esta jugando con sus muñecos

Las “especies”, razas o lo que fuese, se ven bastante improvisados y sacados de la manga.

Y ni hablar de ese guion tan predecible que no engaña ni al más novato

Igual destaco que lo rescatable fue WIll Smith, quien es Will Smith en todos los minutos del metraje

Bob echate el listado lo mejor del año 2017!
Un saludete

Bright 1.5/5

5. dic 31, 11:19 | Hastur Jr.

Muuuuuy floja. un truño total, el maquillaje es una mierda (el papel del orco puede hacerlo Joel Edgerton, Robert de Niro o Paquirrín y nos dará igual, porque solo veremos una plasta de látex en cualquier caso) y el guion cabe en un recuadro de papel higiénico, preferiblemente usado.
A esta película le voy a poner dos velas negras, una para David Ayer y otra para Will Smith, con la sugerencia de que hagan con ellas el numerito de Jennifer Connelly en “Réquiem por un sueño”.

6. ene 31, 21:08 | Camila Soribel

Meee encantóóó
La Amé

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.