Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Burying the Ex

Burying the Ex

Hay exnovias pegajosas

Burying the Ex Review

Ver ficha completa

  • Título original: Burying the Ex
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2014
  • Director: Joe Dante
  • Guión: Alan Trezza
  • Intérpretes: Anton Yelchin, Ashley Greene, Alexandra Daddario
  • Argumento: Cuando Max va a cortar con su agobiante novia, ésta muere tragicamente. Max piensa que ha encontrado un nuevo amor, pero su ex vuelve de la tumba.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo Burying_Interior_zpsfeskjp1o.jpg

Max se muda con su novia Evelyn, una atractiva chica obsesionada por el reciclaje. Lo que se prometía como una vida idílica se torna en una jaula cuando Evelyn deje entrever todas sus manías y posesividad. Por suerte, o por desgracia, cuando Max va a cortar con ella ésta sufre un atropello y acaba cadáver. Además, Max encuentra a Olivia, una joven encantadora de la que se enamora perdidamente. Por desgracia, o por suerte, Evelyn vuelve de la tumba impelida por un objeto diabólico… ¡y ha vuelto con ganas de continuar su relación justo donde la dejó!

Desde los títulos de crédito iniciales, “Burying the Ex” no augura nada bueno, ni siquiera la aparición del mítico Joe Dante como director consigue salvar esa sensación de estar ante un telefilme de cuarta categoría. Afortunadamente esa sensación vira hacia la de estar ante una teleserie cualquiera, como por ejemplo, y hasta cierto punto, un capítulo alargado de “Big Bang Theory”, con todo lo que ello conlleva. Es decir, un entretenimiento banal que no pervivirá en la memoria pero puede consumirse sin riesgo a caer envenenado. En realidad “Burying the Ex” no tiene nada que ver con el terror, casi ni me atrevería a llamarla una “zombimedy”, es una comedia pura con un gran hándicap: no hace especialmente gracia. Por mucho que la cinta caiga simpática al estar cargada de referencias a la cultura popular estadunidense, especialmente en lo que tiene que ver con el fantástico y la comida basura, las situaciones pretendidamente cómicas quedan bastante en entredicho. Ni siquiera es una cuestión de edad, porque por mucho que Dante dirija su mirada a las nuevas generaciones, los juegos de palabras y personajes freaks no tienen mucho que contar y están demasiado sumergidos en tópicos modernos que son menos graciosos que la media de series emitidas en el canal “Boing”. No obstante, un servidor siempre agradece una historia encuadrada en marcos fantásticos: viendo tiendas de chucherías de terror, heladerías modernillas, cementerios y viejos cines californianos vas relajando la vista hasta caer en un sopor donde la historia, simplona y boba, acaba por ser lo de menos.

Dudo que alguien no lo sepa, pero por si acaso recordaré que Joe Dante es una vieja leyenda, venida a menos, del cine fantástico de los años ochentas principalmente. Arrancó con algo de terror (“Pirañas” y “Aullidos”) para regalarnos una de las mejores películas de la historia: “Gremlins”, incluso sacó un material excelente de Tom Hanks en “No matarás al vecino” y nos hizo soñar con las galaxias en “Exploradores”, para acabar reciclado en los 90s como otro director olvidado con una inentendible obsesión por las películas para adolescentes (¿*”Pequeños Guerreros”*? ¡Vaya tontería!). Hace no muchos años vimos un regreso a medio gas, “Miedos 3D”, que incluso siendo otra banalidad supera ligeramente a la presente. Entonces, situados ante un director poseedor de un sello propio, ¿podemos decir que “Burying the Ex” posee al menos cierta personalidad propia? Para nada, se trata quizás de la obra más impersonal de Dante, realmente anodina en cuanto a puesta en escena y desarrollo, rodada con eficacia pero sin ilusión. Quizás ese problema provenga del guión, un suceder atropellado de tonterías donde la credibilidad brilla por su ausencia (no hablo de que podamos creer en la existencia de zombies, sino que los personajes tienden a la artificialidad) reescrito en base a un corto de nombre homónimo. De hecho, el propio autor del corto, Alan Trezza, es quien lo reescribe con los típicos problemas inherentes a estas adaptaciones: la historia no da para hora y media, formando una montaña de relleno marrón para una pequeña codorniz en lugar de un pavo bien hermoso.

Entonces, el quid de la cinta radica en acompañar a Max, un soñador un tanto patético, en sus desventuras con Evelyn, la novia un tanto maniática, y Olivia, la chica nueva con la que Max tiene lo suficiente en común como para considerarla su media naranja. Como añadido “extremadamente cómico”, tenemos al hermanastro de Max, un caradura bastante asqueroso y una nulidad completa para hacer reír al espectador, ¡odioso personaje! Como decía, estos personajes no resultan creíbles, e, igualmente, las situaciones en las que se ven envueltos se notan forzadas, a causa de ese guión que parece escrito por un niño de cinco años. Los Ramones, los cereales con nombre de monstruos, “La Noche de los Muertos Vivientes”, referencias a “Gore gore girls”, bromitas a costa de la absenta y su consumo por góticos… todo tan obvio que causa rechazo desde el primer momento. Al menos se salvan los muebles con un apartado técnico pasable (siempre que no nos moleste ese tufillo a teleserie con algún efecto especial a juego), donde lo único que sí molesta es la música: tanto la ambiental como las canciones seleccionadas son… ¿empalagosas?, ¿música de ascensor? Una clara muestra de lo mal que andan los valores de producción.

No obstante, si “Burying the Ex” aprueba (siendo generosos) sería por su joven y vistoso trío de protagonistas: Anton Yelchin, Ashley Greene y Alexandra Daddario. Destacando por encima de todos Daddario: ¡qué mujer! Una hembra diseñada por los dioses para resultar “adorable” y “deseable”. Aunque su papel sea lo más premeditado del universo, ¿quién no se enamoraría de ella? Cuando Carlos Mejia cantaba aquello de “tus pechos cántaros de miel, como reverbereyan…” tenía en mente a Alexandra. La chica, consciente de sus encantos, provoca con naturalidad a la cámara y ya tiene asegurado un puesto en diversas producciones de gran presupuesto. Un servidor encantado, siempre que pueda verla y verla en pantalla. Sus dos compañeros se esfuerzan por darle a sus caracteres cierta dimensión entrañable, pero la historia está tan limitada que sus buenos valores de pierden en una maraña que avanza a trompicones.

Después de el anterior y lamentable arrebato de viejo verde, resumir “Burying the Ex” como “tontería intrascendente”, caerá en gracia a todos los que estamos muy metidos en el mundo del terror – por las referencias a la cultura popular –, pero no hay nada más que rascar tras los bonitos ojos de Alexandra Daddario. Ni siquiera la forzadísima aparición de Dick Miller, legendario secundario de “Gremlins”, aporta nada a la ecuación final. Joe Dante ha patinado bastante y continúa demostrando que sus bueno momentos como director están muertos y enterrados. Creo que es hora de apartar un poco la mirada de los manoseados ochentas y empezar a desarrollar proyectos cinematográficos con mayor personalidad propia… o puestos a mirar décadas pasadas, hay unas cuantas igual de interesantes por “resucitar”…

Imágenes de la película

 photo Burying_1_zpsdjfmspdo.jpg

 photo Burying_2_zpszscpewwy.jpg

 photo Burying_3_zps8jp7jag2.jpg

Tráiler

Lo mejor: La adorable Alexandra Daddario.

Lo peor: El tufo a teleserie.

Vuestros comentarios

1. jun 20, 21:08 | German

Pues yo no espero gran cosa la verdad asi que con solo ver a la Daddario estoy mas que satisfecho.Como haz dicho,que mujer por favor.Ya pintaba diosa en Percy Jackson y se confirmo hace poco con su desnudo en True Detective donde mostro 2 poderosos atributos.Posiblemente los mejores atributos de todo “Jolibud”.:P

2. jun 20, 23:27 | Deaf Machine

Sin haberla visto huele a telefilme por los 4 costados, asi que desde aqui voy a reivindicar la película italiana Mi novia es un zombie (Dellamorte Dellamore.1994) que le da cienmil vueltas y además es una gran película (de culto). Yo la adoro y se la recomiendo a tod@ el que le gusten las comedias de terror 《♥》

3. jun 21, 00:57 | skalope

Totalmente de acuerdo con Bob y German, posiblemente los mejores pechos de la actualidad y entre los 10 mejores de la historia de la Tierra. Su aparición sube mínimo un punto la puntuación. Si, si.. yo también la amo amigos. A ver si lee almas oscuras y se marca una gangbang con nosotros… soñar es gratis.

4. jun 21, 03:57 | Andrómeda

De onda, como mujer termina resultando repelente lo pesados y cansinos que se ponen hablando de actrices en plan “hembras”, “pechos” y demás. Comienzan a sonar como esos adolescentes granujientos que no han visto una mujer de cerca en su vida. Podrían contenerse un poco y mostrar un poquito de respeto…
No soy una mujer reprimida, pero ya es un poco de asco.
Coincido con Deaf Machine, ya desde el trailer apesta a telefilme para rellenar 1 hora 40 minutos de tu vida… paso de esta.

5. jun 21, 12:29 | Rocío

Una total ida de olla homenajeando los 90. Me parece muy divertida y todos y cada uno de los guiños a la arcade, la secuencia de videojuego en 2D, etc… me encantaron.

6. jun 21, 13:24 | Bob Rock

Andrómeda.- Lamento que te sientas un poco asqueada. Lo entiendo perfectamente, pero eso no quita para que las emociones y deseos de los hombres sean así (lo digan unos más u otros menos)… nos vuelve locos la belleza de las mujeres, sus cuerpos, sus curvas… y, obviamente, sus mentes. La pasión no tiene dobles lecturas, otra cosa es que sea más o menos obvia y, en mi caso, probablemente el aumento de las temperaturas me esté jugando una mala pasada.

Que conste que expongo mi deseo con mucho orgullo, el mismo que muestro por tener una pareja tan maravillosa y deseable a todos los niveles. No creo que sea pecado hablar sobre lo atractiva que es una actriz, una peluquera o la vecina del quinto, y oye: Daddario tiene unos pechos que merecen bien de poemas, es un hecho objetivo. Pero lo dicho, te entiendo y espero que no te tomes todo esto como una falta de respeto a la mujer, sino como una muestra de adoración a vosotras: diosas.

Compañeros.- Película pestiño, agradables actores y un Joe Dante que está sumido en la nada cósmica… no hay nada más allá…

7. jun 21, 13:26 | Bob Rock

Rocio.- ¡Esa es Kung fury! :)

8. jun 21, 15:16 | AZOTE

Bob eres visionario. Casi me convences a vecina, dedicarle un pechos y luego novio de que porque es nada, porque un profundo respeto y admiración.

9. jun 22, 18:01 | Pona

No importa lo mala que sea la peli, “you had me at Alexandra Daddario”

10. jun 22, 20:35 | AZOTE

Hamijo te imagino y siento un poco. Que hombre…

11. jun 25, 19:06 | Leo

Andrómeda, como buen defensor del feminismo, de aquel de verdad, entiendo y simpatizo perfectamente con tu molestia. Lamentablemente nuestro amado género se sustenta muchas veces en la figura de la mujer como un objeto y como todos yo he caído más de una vez en la trampa, aunque debo reconocer que para mí, si no hay actuaciones o una historia suficientemente interesante detrás de la propuesta en cuestión, el sólo hecho de ver unos pechos femeninos y quizás algo más, no me es suficiente para mantenerme pegado a la pantalla y prefiero pasar a otra cosa, por ejemplo me pasó con “smash cut” que ni con la ex porn star Sasha Grey como único punto de interés logró mantenerme más de 25 minutos interesado y finalmente la apagué… Con un amigo coincidimos en su época que uno de los defectos de “Hostal” por ejemplo, fue esa necesidad de mostrar más pechos que el haber desarrollado mejor una historia que parte de un contexto sociocultural muy interesante que luego retomaría con mejor tino “A Serbian Film” que si logra impactar y quedarse en tu cabeza por varios días y hasta semanas…

A los amigos del blog, sólo recordarles que todos les debemos la vida a una mujer y que por ese simple hecho, ellas merecen nuestro más grande respeto, cariño y admiración…

PD: Con respecto a “Burying the EX”, quizás la veré algún día, Joe dante nos regaló Gremlins y sólo por eso se merece mi cariño y eterna gratitud…

12. jun 25, 21:56 | Pona

Perdón por alentar al OFF-TOPIC, pero quiero aprovechar esta oportunidad que Internet no da a menudo para debatir algo sin agresión.

Creo que de unos años a esta parte, a nivel internacional nos hundimos en una cultura del ofendimiento, donde cualquiera está al borde de la ofensa con cualquier opinión que emita, y por ende termina siendo más importante la corrección política de lo dicho que el propio mensaje.
Teniendo esto en consideración, el hecho de que digamos “guau, que hermosa es tal mujer” y/o resaltemos algún(os) atributo(s) suyo(s), no quiere decir que lo que pensemos de todas las mujeres del mundo es que sólo sirven para el sexo y luego a descartarlas. Lo que quiere decir es que nos gusta esa mujer y/o su(s) atributo(s). Que lo mismo podrían decir las mujeres de tal hombre, y no veo por qué los demás deberíamos ofendernos. Los hechos son los hechos, y no me voy a deprimir porque 3 amigas resalten el físico de Ryan Gosling solo porque a mí no se me marquen los abdominales.
Respecto del feminismo, creo que está mal que exista, de la misma manera que está mal el machismo. Son dos maneras de sexismo, que en lugar de abogar por la igualdad DE DERECHOS (tanto legales como culturales, para decirlo resumidamente) de ambos sexos, intentan poner a uno por encima del otro.

TL,DR: gente, a tomarnos las cosas más a la ligera y a ofendernos menos

13. jun 26, 08:14 | Bob Rock

Pona.- Básicamente opino como tú. Desde luego que hay que ser educado, pero el respeto no está reñido con la opinión personal bien desarrollada (le guste o no a la audiencia). Nos dirigimos hacia la sociedad del silencio a este paso…

Gracias, un saludo.

14. jun 26, 22:07 | Leo

Pona, déjame contarte que me tomé varios días antes de escribir mi comentario anterior, así que de reaccionario o precipitado poco la verdad, y además releí varias veces los comentarios anteriores a los de Andrómeda y me parece que habiendo hecho aquello es fácil empatizar con su molestia. De hecho hay un comentario en particular, que me recordó a aquella escena en “Nothing Hill” en la que los personajes de Julia Roberts y Hugh Grant escuchan en un restaurante la conversación de unos tipos que describen a las actrices de Hollywood como potenciales ninfómanas o las comparan con prostitutas. Me parece tal como apunta Bob, que siempre hay que tener cuidado con el lenguaje.

Con respecto a lo del feminismo al que me refiero, es precisamente aquel que no tiene nada que ver con la mal llamada “guerra de los sexos”, sino más bien con aquel que plantea que las mujeres por poseer una genitalidad distinta a la de los hombres, entienden e interaccionan de forma distinta con el mundo y el resto de las personas de como lo haría un hombre (con todas las diferencias propias que ello conlleva), pero que no por eso tienen menos derechos como tu muy bien señalas. Esta visión a ayudado por ejemplo a que a las mujeres se les deje de discriminar a través del lenguaje y que ahora cuando se habla de la humanidad, se diga humanidad y raza humana y no “los hombres” o “el hombre” donde claramente se excluye a las mujeres…

A mi no me molesta el debate y de hecho lo aliento cada vez que se haga con el mayor respeto posible… espero haberme explicado mejor en esta ocasión…

saludos…

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.