VOD

Has filtrado por categoría: Página de inicio | Alienígenas

Alien Abduction

Otra sonda anal

alien_abduction_review

Ver ficha completa

  • Título original: Alien Abduction
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2014
  • Director: Matty Beckerman
  • Guión: Robert Lewis
  • Intérpretes: Katherine Sigismund, Corey Eid, Riley Polanski
  • Argumento: Una familia sale de vacaciones a la montaña para verse envuelta en abducciones extraterrestres (que raro, ¿verdad?)
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

 photo alien_abduction_exterior_zps8509f759.jpg

Una familia de urbanitas se van de paseo al monte. Para nuestra fortuna, el más pequeño del clan porta entre sus manos una cámara de la que no se despegará ni para cagar. Pobrecito, al ser autista es la única mascota que le han dejado tener. En la dichosa montaña, por lo visto, se han producido múltiples avistamientos de luces. ¿Estrellas fugaces? Sí, claro, montadas por entrañables hombrecillos grises. Simpáticos extraterrestres que usan la montaña como coto de caza.

En mi obsesión por ir reseñando todo “mockumentary” o “found footage” que acabe en mis manos, hoy le toca el turno a “Alien Abduction”, cinta de 2014 de la cual varias personas me hablaron de forma bastante positiva. Una vez vista, y con la decepción como principal sentimiento en mi haber, supongo que los comentarios positivos venían dados por el frágil estado que atraviesa el cine de terror en la actualidad y, en concreto, el bajísimo nivel que ofrece el formato cámara en mano. Está claro, y ya lo hemos ido comentando en otras reseñas, que el presupuesto cuenta un papel importante en este tipo de producciones, algo curioso cuando los resultados deberían, más que en un film al uso, estar asociados inherentemente a la definición del guion, mucho más importante si cabe cuando estamos hablando de películas que juegan con la suspensión de la realidad.
Sin embargo, plasmar una situación fantástica/sobrenatural de forma creíble requiere de medios. A diferencia de otros géneros, la credibilidad pasa por equilibrar muy bien la capacidad visual de los realizadores con el control de un libreto que debe dejar las flipadas para los que pueden manejarlas. Un buen ejemplo de porque otros géneros lo tienen más fácil para aplicar el formato los podéis encontrar en “This is Spinal Tap” o “Project X”. Seguir leyendo…

Lo mejor: Tiene bastante acción y se pasa volando. Además cuenta con una estupenda edición.

Lo peor: Poco creíble, resulta tan predecible que no aporta nada en cuanto a su historia y desenlace.

Almost Human

Abduciendo voy y vengo... y por el camino me entretengo

Almost human

Ver ficha completa

  • Título original: Almost Human
  • Nacionalidad: USA | Año: 2013
  • Director: Joe Begos
  • Guión: Joe Begos
  • Intérpretes: Graham Skipper, Josh Ethier, Vanessa Leigh
  • Argumento: Mark Fisher desapareció absorbido por un haz de luz. Su amigo Seth fue el último en verlo. Ahora, una serie de macabros asesinatos que están ocurriendo en la ciudad, hacen pensar a Seth que su amigo Mark ha vuelto...
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Almost Human

Almost Human supone el debut en el largometraje del realizador Joe begos. La película es una monster movie con algunas variantes de género, en la que las abducciones extraterrestres constituyen su auténtico leiv motiv. Almost Human es también una película de muy bajo presupuesto que cuenta con muy pocos personajes y pocos escenarios. Su duración es de apenas 80 minutos, por lo que no se hace pesada. Cuenta, además, con una trama interesante, bastante bien llevada y un discurrir algo plácido y no especialmente emocionante.

Estamos ante una correcta, aunque algo discreta, película de ciencia ficción donde una persona es abducida en su domicilio, desapareciendo del mismo sin dejar rastro. Al regresar, parece dispuesto a someter a un duro castigo a todos los habitantes de la ciudad, incluidos sus mejores amigos.

La trama de Almost Human es facilona y asequible. Tal vez lo más débil de la película sea, precisamente, su argumento en absoluto sofisticado y en el que resulta complicado implicarse. La película nos presenta a una persona abducida que regresa, con el mismo aspecto, al lugar de donde procede. No hay, al menos en apariencia, cambio físico alguno en él. El extraterrestre que ha llevado a cabo la abdución jamás se muestra en pantalla, y ni siquiera se alude a su forma o procedencia. De manera que tan solo nos queda la persona abducida que, tras su regreso, muestra una actitud muy violenta. De hecho es capaz de emitir gritos ultrasónicos con los que aturde a sus víctimas dejándolas expuestas e indefensas ante sus furiosos ataques. Aunque también puede prescindir del mencionado grito ultrasónico y optar por métodos más expeditivos como hachas, cuchillos y motosierras con los que ejecutar a sus víctimas, como si de un slasher al uso se tratase. Por esa razón hay ocasiones en los que Almost Human se acerca a un slasher menor con asesino frio y brutal incluído a la caza de víctimas a las que matar de manera sangrienta. Seguir leyendo…

Lo mejor: Las escenas gores bien realizadas. La competente dirección de Begos para administrar el escaso presupuesto.

Lo peor: La historia es sugerente, pero le falta algo de chispa para arrancar más enérgicamente. Las interpretaciones no alcanzan cotas más elevadas de lo que deberían en algunas situaciones.

+1

Adolescencia complicada

mas 1

Ver ficha completa

  • Título original: +1
  • Nacionalidad: USA | Año: 2013
  • Director: Dennis Illiadis
  • Guión: Dennis Illiadis, Bill Gullo
  • Intérpretes: Rhys Wakefield, Logan Miller, Ashley Hinshaw
  • Argumento: Durante la celebración de la que sin duda es la fiesta del año en la ciudad, una suerte de fuerza alienígena hará estragos.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

mas1

Sin duda, es complicado ser un adolescente. Tienes las hormonas revolucionadas, el sexo te resulta atractivo casi con cualquiera (y si hay belleza de por medio, más), y parece que cada batalla vaya a ser la última. Entre la pasión y la incomprensión del resto de la sociedad, el adolescente parece dedicar su tiempo a una tarea hercúlea: autoafirmarse y encontrar su propia voz. Al margen de la futilidad de dicha tarea (quien escribe tiene 35 años y sigue buscando), la autoafirmación puede verse, desde cierto punto de vista, como un intento de averiguar quién se es y a qué grupo se pertenece. Al final, te definen tus peculiaridades y las de aquellos de los que te rodeas. Y, muchas veces, ambas cualidades entran en conflicto la una frente a la otra: parecerme demasiado a mi grupo me hace sentirme como en casa, pero puede anularme. Pasamos media vida buscando diferenciarnos de nuestro grupo, al que pertenecemos libremente y del que no queremos separarnos, porque, probablemente, nada hay más aterrador que el parecido.

Esta chapa inicial es para intentar dar paso y presentar esta película sin contar más de lo estrictamente necesario, pero a la vez poder argumentar un par de cuestiones. +1 es de esas raras películas que consigue un equilibrio extraño y estimulante. Su visionado es sencillo y placentero, y no te exige devanarte los sesos sino que te pide que te sientes en el sofá y disfrutes del camino. Pero su posterior digestión es un poco más molesta.

¿Por qué? Porque la película TIENE que significar algo, no puede ser sólo un ejercicio más o menos brillante, pero vacío y sin peso. No. Seguir leyendo…

Lo mejor: es fácil de ver, y muy entretenida.

Lo peor: ¿es una película vacía?

Dark Skies

Te llevarán a su laboratorio…

Dark Skies

Ver ficha completa

  • Título original: Dark Skies
  • Nacionalidad: USA | Año: 2013
  • Director: Scott Stewart
  • Guión: Scott Stewart
  • Intérpretes: Keri Russell, Josh Hamilton, Dakota Goyo
  • Argumento: Los Barrett son una familia que vive en los suburbios. Comienzan a sufrir acontecimientos perturbadores que amenazan su seguridad. Descubrirán que la amenaza no es humana, sino que ha viajado desde muy lejos.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Dark Skies

A partir de los años cincuenta existe un testimonio común entre muchas de las presuntas victimas de abducción extraterrestre. Se repite el elemento del laboratorio donde los alienigenas experimentan con el individuo en cuestión. También coinciden en la privación de voluntad y conciencia durante el secuestro, así como perdida total de memoria sobre grandes lapsos de tiempo. Se ha llegado a asegurar tener introducidos dentro del cuerpo objetos metálicos, los denominados implantes extraterrestres. Luego vienen las pesadillas y las fobias, entre otros efectos secundarios. Explicaciones científicas afirman que es muy probable que tales experiencias sean, en realidad, parálisis del sueño o sueños lucidos no controlados. Es decir, sueños tan reales que al despertar sigues creyendo que han sucedido. Realidad o alucinaciones, el tema, junto a las invasiones, se ha convertido en uno de los más prolíficos de la ciencia ficción y el terror cinematográficos y de los programas de misterio en televisión. Un tema que produce respeto e incredulidad por igual, pero que cada día crece en experiencias e historias en páginas y pantallas.

Conectado con la creciente moda del cine apocalíptico, las pequeñas y grandes producciones que hablan de extraterrestres en distintas vertientes se han ido sucediendo con mayor o menor gloria y distinto pelaje. Por citar sólo algunos ejemplos variopintos y recientes: La cuarta fase (2009), Distrito 9 (2009) Invasión a la Tierra (2011), Área 51 (2011), UFO (2012), Battleship (2012) o la esperada Pacific Rim (2013). De propuestas magnificas a engendros insufribles con pocas semanas entre sí. Seguir leyendo…

Lo mejor: Un suspense bien elaborado durante prácticamente toda la película. La tensión va in crescendo y termina ofreciendo momentos aterradores.

Lo peor: No esperéis nada nuevo. Lo hemos visto muchas veces, algunas mejor y muchas peor. La sorpresa no está en la innovación, sino en trabajar bien lo conocido.

Dead Shadows

La invasión de los ladrones tentaculares

Dead Shadows

Ver ficha completa

  • Título original: Dead Shadows
  • Nacionalidad: Francia | Año: 2012
  • Director: David Cholewa
  • Guión: Jule Vincent
  • Intérpretes: Gilles Barret, Margaux Devy, Sylvain Dubois
  • Argumento: Esta noche va a aparecer un nuevo cometa, y todo el mundo en el edificio de Chris está preparando una fiesta para celebrar el evento.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1.5/5

Dead Shadows

Definitivamente, “el cine francés de género ha muerto”. ¿Para que negarlo? Bien es cierto que es incapaz de trasmitir las mismas sensaciones que le hicieron grande hace escasos años, pero lo más triste es que, concretamente, murió el pasado año, y pocos fueron los que supieron reconocerlo. Aún recuerdo que hace tan solo dos o tres años estábamos todos ansiosos esperando la siguiente francesada repleta de acritud malsana; pero de eso hace ya… tanto, tanto tiempo, y han sido tantas las decepciones y los subproductos que nos hemos tenido que tragar como acérrimos fanáticos en los últimos tiempos, que no entiendo porqué llegué a pensar que Dead Shadows sería algo más que un filme mínimamente entretenido. Dicho esto podemos concluir que eran absolutamente exorbitantes las expectativas generadas y que, como aficionado, aún conservaba la esperanza de encontrarme con un grado de irreverencia y brutalidad similar al de aquellos títulos que pusieron al país vecino en la cúspido del horror durante la primera década del s. XXI (Frontier(s), A l’Interieur, Martyrs…). Siendo objetivo, es palmario que no ha sido así. Finalmente solo ha resultado ser lo mismo de siempre… y poco más. Al final siempre acabamos obcecándonos con la misma piedra.

Dead Shadows es rotundamente decepcionante. Puedo entender que para alguien que no esperase gran cosa y tuviese ganas de ver algo bizarro le haya resultado estimulante, arriesgada e incluso de lo más entretenida. Pero de ahí a calificarla como “una de las películas del año” hay un vacío absolutamente colosal. Era flagrante que del argumento no podía esperarse gran cosa, así que lo único que cabía esperar era una buena dosis de gore y una serie de requisitos o elementos que compensasen las evidentes carencias del guión (especialmente unos buenos efectos especiales, o una buena ambientación). Y como enunciaba con anterioridad, al final ha sido el guión el que se ha comido al gore. Desafortunadamente todo se reduce a: “lo mismo de siempre”, todo ello bajo un apartado técnico francés de serie b, algo de CGI para intentar remediar el asunto y, redundantemente, otro “y poco más”. El guión sigue los mismos cánones que impusieron sus inmediatas antecesoras (como son los típicos 30-40 minutos de introducción) reservando a la previsible sorpresa final el papel de guinda del pastel que logre destacarla de la mediocridad. El problema está en que, a pesar de ello, Dead Shadows sigue siendo una mediocridad. Seguir leyendo…

Lo mejor: Su corta duración.

Lo peor: El CGI

La hora más oscura

Para ellos, y puede que también para nosotros

La hora más oscura

Ver ficha completa

  • Título original: The Darkest Hour
  • Nacionalidad: USA-Rusia | Año: 2011
  • Director: Chris Gorak
  • Guión: Jon Spaiths
  • Intérpretes: Emile Hirsch, Olivia Thirlby, Max Minghella
  • Argumento: Moscú está siendo invadida por unos alienígenas cuyos escudos los vuelven prácticamente invisibles. La situación coge por sorpresa a un grupo de jóvenes estadounidenses, que se unirán para intentar hacer frente a la amenaza.

40 |100

Estrellas: 2

La hora más oscura

En los últimos años llevamos una buena tralla de estrenos, ya sea en cine, video o TV, sobre invasiones alienígenas, o en los que los seres en cuestión tienen importancia en el argumento. Ha sido una constante desde hace décadas, con años más o menos productivos. Sobre todo a raíz del sorprendente éxito de la magnífica Distrito 9 (2009), una nueva forma de comprender el fenómeno se impuso. Pero no todas han seguido la senda creada por aquella. También se ha aprovechado para proponer apologías de la acción somos-marines-cojones – Invasión a la Tierra (2011), Battleship (2012) -, experimentos con géneros opuestos – Cowboys & Aliens (2011) – u odiseas románticas con trasfondo de monster-movie – Monsters (2010) -. Algunas han salido mejor, otras peor. La hora más oscura no está entre las mejores.

Premisa incompleta

Dos jóvenes estadounidenses viajan a Rusia por algún tema de trabajo al cual no presté mucha atención. Tampoco importa. Allí descubren que un tipo sueco muy chulo y mamón les ha robado la idea. Ya que están en Rusia, concretamente en Moscú, deciden aprovechar el viaje haciendo lo mismo que harían en su país: ir de fiesta. Van a un local muy cool, en el parece ser que toda mujer que entre debe que supermodelo. Mientras babean con las bellezas rusas, se encuentran con otras dos jóvenes estadounidenses que deambulan por Moscú de turismo. Y aquí es cuando empieza todo: las luces se apagan, todo el mundo sale a la calle y observan cosas amarillas que bajan lentamente desde el cielo. ¡Qué bonito!, ¡la leche!, ¡no lo puedo creer! Una de las cosas llega al suelo, la gente se aparta y un policía se acerca con la porra para darle (¿?). Obviamente su absurdo comportamiento será reprendido por el alien con un latigazo que lo convierte en cenizas. Y a continuación el ataque se generaliza contra todo el personal humano. Como dato curioso, los únicos que sobreviven de toda la discoteca son los cuatro estadounidenses y el sueco. Los rusos, off al completo.

La idea del Moscú apocalíptico es interesante, al igual que el hecho de que los alienígenas puedan hacerse invisibles y atacar en cualquier momento. Lo referente a Moscú se aprovecha, con una dirección de arte bastante eficiente y, por momentos, espectacular. Pero la parte del suspense referente a los ataques de los invasores queda desaprovechada. El guión de John Spaiths (aunque atención a este tío, pues co-firma el libreto de la inminente y esperadísima Prometheus) prefiere usar la acción de forma simplista, y el director hace lo que puede para dotar de dinamismo un desarrollo sin alma. No obstante, hay algunos apuntes de interés en cuanto al concepto apocalíptico (esa especie de ejército rebelde rojo que aparece por la ciudad con caballos y lanzamisiles) y algunas muertes conseguidas pese al reiterado uso de la reducción a cenizas.

Cuestión de expectativas e influencias/plagios

Ante todo, uno debe enfrentarse a La hora más oscura sabiendo lo que va a ver. Salvando las distancias, me pasa un poco como con Uwe Boll. Aquí, Chris Gorak - que no os sonará de nada, ¿pero si os digo que ha sido director artístico de El club de la lucha (1999) o Minority Report (2002)? – ha contado con un presupuesto demasiado holgado (50 millones de dólares) para lo que tenía entre manos, o al menos para lo que era capaz de hacer con ellos. El resultado es que una película que podría pasar como entretenimiento de video club, termina estrenándose en muchas salas con fanfarria publicitaria y para colmo en un absurdo 3D, haciendo crecer un 20% (o más) al precio de la entrada. Vaya, que pagar entre 10 y 12 euros (es lo que cuesta en España) por tragarse esto con las gafitas tiene que provocar instinto asesino. Espero no dar ideas.

Como dije anteriormente, la dirección artística es buena. Los efectos especiales terminan por ser simplistas; la forma que tienen los aliens de acabar con los humanos es un plagio de La guerra de los mundos (2005) y su efecto óptico (el modo en el que nos ven) es una cutre-variante de Depredador (1987). Tampoco se han gastado mucho contratando actores. Todos son malos a rabiar, aunque Emile Hirsch tiene algunas cosas buenas previas como Hacia rutas salvajes (2007). Mención aparte con el paréntesis cómico pusilánime en el que entra en acción un ruso bonachón y otra superviviente, una chavalilla también rusa que ante la muerte de sus padres mueve un poco la ceja y dice “tranquilos, soy dura”. Con dos cojones.

A todo esto, el productor no es otro que Timur Bekmambetov, cineasta ruso afincado en Hollywood que conoceréis por dirigir apoteosis del tedio y el ridículo –*Guardianes de la noche* (Nochnoy dozor, 2004) – o dignos entretenimientos – Se busca (Wanted, 2008), pese a todo muy lejos de la novela grafica de Mark Millar en la cual se basa -. En una extraña mezcla de todo ello se encuentra La hora más oscura.

Lo mejor: La dirección artística y algún que otro detalle de inventiva en las muertes.

Lo peor: Su premisa, que podría haber dado bastante juego, queda muy desaprovechada, y los actores son terribles.

Cowboys & Aliens

Pues eso mismo, vaqueros y bichos

Cowboys & Aliens

Ver ficha completa

  • Título original: Cowboys & Aliens
  • Nacionalidad: USA | Año: 2011
  • Director: Jon Favreau
  • Guión: Roberto Orci, Alex Kurtzman, Mark Fergus
  • Intérpretes: Daniel Craig, Harrison Ford, Olivia Wilde
  • Argumento: 1875, Nuevo México. Un hombre despierta en el desierto con un extraño aparato en un brazo. Se desplaza al pueblo más cercano y, de la noche a la mañana, se convierte en su principal defensor ante un ataque de alienígenas.

50 |100

Estrellas: 3

Cowboys & Aliens

Cowboys & Aliens es de esas películas cuyo hype es invertido. Hay blockbusters que tienen un hype uniforme (entiéndase por hype las expectativas creadas alrededor), pues desde que se anuncian hasta que se estrenan mucha gente las espera y, por fin, pasan por taquilla. Hay otros que lo van creando con el tiempo hasta llegar el estreno. Lo que no suele ocurrir mucho es lo del hype invertido. Y es que cuando peces gordos de Hollywood ponen toda la carne en el asador para producir lo que a priori es “una de las películas más esperadas del verano”, lo anuncian como tal y todo empieza a fluir, hay que considerar poco margen de error. Pero, ¿por qué C&A interesó cada vez menos a los espectadores?, ¿por qué las expectativas se evaporaron y terminó siendo un fiasco comercial? No tengo ni idea de si Jon Favreau (director), Daniel Craig y Harrison Ford (protagonistas), Steven Spielberg (productor ejecutivo) o Roberto Orci y Alex Kurtzman (guionistas), entre otros principales responsables, saben qué narices ha pasado. Pero el aquí firmante piensa dos cosas: hacienda tendrá que investigar que ha sido de los casi 200 millones de dólares del presupuesto, y que un cineasta nunca debe tomarse en serio una batalla entre vaqueros, indios y alienígenas con cara de grillo.

El cómic tramposo

En estos tiempos en los que tan de moda se han puesto las novela graficas, o al menos sus adaptaciones al cine, no resulta tan sorprendente el caso de C&A. Y es que un tipo llamado Scott Mitchell Rosenberg, presidente de Platinum Studios (si, si, la fábrica de remakes con Michael Bay como productor insignia), creó el cómic para llamar la atención de la industria y así poder realizar la película. Contrató a dos guionistas poco populares, Fred Van Lente y Andrew Foley, y para dibujar otro tanto con Luciano Lima. De acabado poco vistoso, bastante simple y olvidable, empezó a venderse en tiendas por sólo medio dólar. Vaya, que en algunas tiendas de Estados Unidos era igual de sencillo salir con un ejemplar bajo el brazo que con una pistola a juego con los zapatos. La estrategia funcionó y Entertainment Weekly nominó el titulo como la novela grafica más vendida de la semana (¿?). Hollywood se dio por enterado y pensó que para qué estrujarse el seso, les acababan de servir en bandeja una nueva franquicia…o no.

Y ahora, qué hacemos?

Hay algo en C&A que parecía devolverme a los viejos tiempos de la genuina serie B, cuando el término no estaba tan desdibujado como ahora. El problema es que sus responsables deciden tomársela en serio. Era la forma más arriesgada de llevarla a cabo y también la menos acertada. Siendo así, la ingenuidad que se le intuye no es tal, sino infantilismo en el trazado de los personajes y en la resolución de las situaciones. Los clichés a veces se vuelven molestos y los efectos especiales en lugar de tener encanto parecen más bien una chapuza. Con un presupuesto tan elevado y un equipo de profesionales de probada eficacia, ya que se ponen a tomársela en serio podrían haber ofrecido algo mejor, mucho mejor.

Los primeros treinta minutos son notables. La introducción del personaje de Daniel Craig, un tipo duro que despierta tirado en la arena en medio de la nada, amnésico y con un extraño aparato en uno de sus brazos. Su primera pelea o sus demostraciones de ser el más chulo del pueblo al que viaja posteriormente. Todo funciona a la perfección, así como otra introducción, la de Harrison Ford como otro tipo duro, aunque con corazón (ya se sabe…), al que Craig robó oro, y otra, la de las naves alienígenas y su primer ataque al pueblo, resuelta con eficacia y claridad (es decir, sin esos montajes epilépticos con los que no te enteras de nada). Pero hasta aquí.

Una vez las cartas están puestas sobre la mesa no saben cómo volver a arrancar la historia. El C&A del título es literal, pues no hay mucho más que eso: vaqueros, bichos… y algunos indios. Los bichos tienen un diseño horrendo e infantil y los vaqueros, salvo Craig y Ford, son poco menos que monigotes cuyas vidas te importan un pepino (entre ellos Sam Rockwell… ¡cómo se atreven a desaprovechar a un actor de su calidad!), y también se pasea por allí una Olivia Wilde, muy guapa y tal, en plan personaje “con sorpresa”. Los indios están tan estereotipados que solo falta que saliese un casino.

Hay dos películas en C&A. Por un lado intenta ser (a su modo, claro) como Centauros del desierto (1956), y por otro va colando trozos de ciencia ficción aventurera en plan Independence Day (1996). Ninguna termina de funcionar más allá de la simpatía por sus estrellas principales y algún momento más violento de lo esperado (los ataques físicos de los aliens en la batalla final).

Dudosa franquicia

Posiblemente si ahora preguntamos a Favreau o cualquier otro del equipo sobre una secuela, te dirá que nunca la tuvo en mente y no cree que se lleve a cabo. Claro que, si hubiesen roto las taquillas la contestación sería algo como “Por supuesto, siempre pensamos en ella como una trilogía y estamos muy contentos de poder seguir en este gran proyecto”. El caso es que C&A, con un presupuesto de 170 millones de dólares (sin contar la publicidad, que fácil puede estar entre los 80 y los 100), ha terminado recaudando 175 millones alrededor del mundo, por lo que las perdidas serán abultadas a la espera de ver cómo funciona en DVD y Blu Ray.

Tampoco ayuda esto a la maltrecha carrera del mítico Harrison Ford. Pues salvo el caso excepcional de la decepcionante *Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Crista*l (2008), su carrera en los últimos años está plagada de fiascos. De ahí que un Indy 5 con más de setenta años parezca ser la única salida.

Lo mejor: Daniel Craig y Harrison Ford, que saben pasárselo bien en sus respectos roles, así como aprovechar la muy correcta introducción de sus personajes en la trama. El primer ataque alienígena al poblado, resuelto con eficacia.

Lo peor: Que más allá de los primeros treinta minutos no hay mucho donde rascar aparte de un entretenimiento demasiado rutinario.

The Whisperer in Darkness

¡Iä iä Shub-niggurath!

The Whisperer in Darkness Póster

Ver ficha completa

  • Título original: The Whisperer in Darkness
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2011
  • Director: Sean Branney
  • Guión: Andrew Leman, Sean Branney
  • Intérpretes: Stephen Blackehart, Annie Abrams, Matt Foyer, Barry Lynch
  • Argumento: Albert Wilmarth, profesor de folclore en la universidad Miskatonic, estudia la aparición de los restos de unas extrañas criaturas en la profundidad de las montañas de Vermont. Lo que encontrará desafiará su capacidad de comprensión.

72 |100

Estrellas: 3

The Whisperer in Darkness Grande

A los verdaderos amantes de la obra de Lovecraft y su círculo, a los que siguen la palabra de Cthulhu me gustaría recomendarles encarecidamente la adquisición del doble DVD, edición de lujo, con la que HPLHS (La Sociedad Histórica de H.P. Lovecraft) culmina la producción de una de las obras cinematográficas más importantes dentro de aquellas que, de una forma u otra, se han visto influenciadas por las ideas del maestro de Providence. A pesar de resultar una compra de elevado precio, la película viene subtitulada a multitud de idiomas (entre ellos el español), está editada con materiales de primera calidad y viene acompañada de un DVD extra con gran cantidad de contenidos adicionales (casi dos horas y media). Insisto, añadiendo los gastos de envío asciende a la friolera de más de 20 euros, pero un servidor se arriesgó y ya guarda mimosamente su copia al abrigo de Re-animator (a su derecha) y En la Boca del Miedo (a su izquierda). Si estáis interesados podéis adquirir The Whisperer in Darkness justo AQUÍ

Albert Wilmarth, un folclorista incrédulo, es invitado por un granjero de Nueva Inglaterra, Henry Akeley, a realizar una visita para discutir la existencia de unas extrañas criaturas, cuyos cadáveres han sacado a la luz las recientes riadas. ¿Encontrará el profesor la respuesta a los cientos de tradiciones orales y escritas que hablan de seres de más allá de las estrellas? ¿O podrá demostrar que todo no es más que un burdo montaje?

The Whisperer in Darkness fue una de las más famosas historias del maestro del horror H.P. Lovecraft. Originalmente publicada en 1931 gracias a la mítica Weird Tales, resulta quizás el más visual de sus relatos junto a la novela corta En las Montañas de la Locura; dos narraciones cuya traslación a la gran pantalla eran pedidas a gritos por los acérrimos. “El que susurra en las tinieblas” es una de sus inconfundibles obras tardías, donde el coqueteo de los elementos terroríficos con los de ciencia ficción, cristalizan en el siniestro marco de una amenazante Nueva Inglaterra profunda. Probablemente una de las historias más queridas por parte de los aficionados y “solo” han hecho falta ochenta años para verla transformada en obra cinematográfica. Y para más “inri”, su presentación viene avalada principalmente por su estética. Un viaje atrás en el tiempo que intenta recrear de forma fiel lo que sería una película de principios de la década de los treinta: blanco y negro, mucho dialogo (¡y coherente!), banda sonora orquestal, artefactos extraños robados al Dr. Frankenstein…

The Whisperer in Darkness nace en el seno de una sociedad (la nombrada HPLHS) dedicada a la difusión de la obra de los Mitos de Cthulhu, acérrima defensora de la época del jazz negro y amante declarada de toda actividad rolera que involucre la investigación de tomos prohibidos y la desarticulación de sectas olvidadas. Así que el amor, el cariño hacia el material con el que se trabaja definen la trayectoria y alcance de la película, un hito para la legión de seguidores de los Dioses Primigenios. El homenaje y respeto por la obra de Lovecraft rozan lo obsesivo y reconozco que estamos ante la mejor adaptación directa de un relato del escritor norteamericano. Lo que no quiere decir que se trate de la mejor película basada en sus cuentos, no – y es que el bajo presupuesto supone un lastre importante –, pero fácilmente habría que colocarla entre las tres o cuatro mejores. En cuanto a diseño de producción, actuaciones, efectos especiales, etcétera, está lejos de codearse con una obra maestra como “En la Boca del Miedo” o incluso con cintas más ajustadas como Dagón, pero si nos redujésemos a un análisis de la fidelidad con que se plasma la ambientación característica de los Mitos, debemos reconocer que The Whisperer deja en la cuneta al resto de adaptaciones que hemos ido viendo en las cuatro últimas décadas: El Horror de Dunwich, Sueños en la Casa de la Bruja, Re-animator, From Beyond, El Modelo de Pickman, The Resurrected, El Color que cayó del cielo, Beyond the Walls of Sleep

Curiosamente, solo existe otra película, un mediometraje más bien, que rivalice en cuanto a la recreación de los años que vieron a Lovecraft vivo: The Call of Cthulhu (2005). Precisamente esa adaptación fue una importante piedra de toque moderna para entender que es factible el trasladar, con respeto, obras pulp sabiendo manejar el contexto de aquellos cuentos que inundaban los quioscos. Además, The Call of Cthulhu fue realizada por la misma HPLHS que hoy nos ocupa; no podía ser de otra forma: solo el amor de un aficionado podría dar forma a los etéreos horrores que imaginase Lovecraft. Así pues, repite el equipo creativo y técnico, aunque intercambiando algunos roles. Sean Branney, guionista de La Llamada ejerce aquí de director, mientras que Andrew Leman, director del mediometraje, se encarga de la adaptación. En cuanto al resto de créditos, repiten muchos de los nombres destacando la presencia en tareas de producción ejecutiva de Sandy Petersen, creador del aclamado juego de rol, un detalle que es sinónimo de calidad. Obviamente, si te gustó el mediometraje, The Whisperer culminará tus expectativas, digamos que se observa una progresión (y el largo rodaje a través de casi tres años) desde la muda The Call Of Cthulhu hasta la que hoy nos ocupa, pero una especie de progresión imaginada en el tiempo. Mientras que La Llamada recrea a la perfección el cine mudo de los años veinte, The Whisperer vendría a ser análoga en cuanto al primer cine sonoro de Hollywood.

¿No localizáis a Wells para pedirle prestada su máquina y poder hacer una visita a los Estados Unidos de los años treinta? ¡Olvídate de incómodos aparatos y disfruta de The Whisperer in Darkness. El vestuario, los peinados de los actores, los automóviles, decorados, incluso la forma de entonar los diálogos intentan seguir la esencia que destilan los cuentos del maestro. Hasta la selección del casting acierta de pleno: Matt Foyer lo borda como Wilmarth y la breve presencia de Barry Lynch (Juguetes Asesinos, Garrapatas) como Akeley complementa adecuadamente la actuación de Foyer, regalándonos uno de esos encuentros que marcó la literatura de horror. ¡Por fin oiremos los susurros en las tinieblas! El resto del elenco lo hace decididamente bien, no podemos olvidar que sus trayectorias como actores son bastante cortas y casi siempre relativas al trabajo de la HPLHS, pero el amor por su trabajo acerca algunas escenas (como el impagable arranque en la Universidad Miskatonic) a una especie de partida de rol interactiva: ¡Genial ese Stephen Blackehart (Super, Tromeo y Julieta, The Terminators…) encarnando al intrépido millonario Charlie Tower!

Ahora bien, afrontar The Whisperer in Darkness suponer predisponerse positiva y conscientemente a la experiencia. Es decir, el presupuesto es muy ajustado y la historia narrada muy ambiciosa. La mezcla de efectos artesanales con ciertos pasajes digitales no será del agrado de todos. En concreto, a mi me resultaron molestas ciertas escenas demasiado atrevidas: ¿Hongos de Yuggoth atacando a un avión en pleno vuelo? ¡Tremendo valor! No existen medios reales para desarrollar toda la imaginación de Lovecraft, que su propia pluma dejó por imposible de describir. No obstante, creo que el espectador debe pasar por alto las limitaciones de la película puesto que hasta éstas sirven al propósito de la historia y, en menor medida, a recrear ese primerizo cine sonoro. ¡Ojo! Continuamente hablo de la perfecta recreación, pero es cierto que su director ha intentando esquivar los momentos tediosos de aquel cine, acercando el ritmo a una producción moderna más dinámica y digerible para el espectador actual.

Otra de las cuestiones “polémicas” sería la decisión de prolongar el relato original (el cuál podemos decir que acaba a la hora de metraje) para intentar cerrar la historia con más acción y un toque personal que podrá agradar más o menos, pero cuando alcanza su final casa perfectamente con el argumento central de una forma muy “lovecraftiana”, que tendréis que descubrir, eso sí… Estad tranquilos, no se viola la memoria del recluso de Providence en ningún momento.

Finalmente, me gustaría rebajar un poco el tono de entusiasmo que preña mi reseña para que nadie se sienta “presionado” a ver The Whisperer in Darkness. Uno, como gran aficionado y estudioso de la era pulp, ve imposible separar la afición a la obra de Lovecraft con el disfrute de la presente película.la nota está muy sesgada por mi propia opinión personal y por el hecho de estar ante una de las más geniales adaptaciones de uno de los pocos artistas que venero realmente.

Si te gustó el cuento original de 1931 tienes que ver esta adaptación, en caso contrario corred el peligro por vuestra propia cuenta. A un servidor le parece una obra de culto inmediata… ¡¿pero que se puede esperar de un cultista como yo?!

Lo mejor: La capacidad para evocar el relato original de Lovecraft y los años treinta donde se ubica.

Lo peor: La discordancia entre estética de hace casi cien años y una pequeña parte del acabado demasiado "moderno y barato".