VOD

Has filtrado por categoría: Página de inicio | Animales

Black Water: Abyss

Si es que no aprenden...

Black Water: Abyss

Bueno, esto es, ¿habéis visto The Descent (2005)? Pues si la reciente A 47 metros 2 (2019) era lo mismo, pero con tiburones, ahora Black Water: Abysss es lo mismo, pero con cocodrilos. Y también se trata de una secuela. Bastante tardía, eso sí. Allá por 2007 se estrenaba en Australia un pequeño survival que quedó un poco tapado por otro similar, pero más grande, El territorio de la bestia. De algún modo han pensado que era el momento de recuperar la marca, aunque llevándola a la formula Aliens: más monstruos, más acción, más espectáculo. Y como podéis imaginar por la comparación del comienzo, pasamos la acción a una cueva.

Repite director, Andrew Traucki, al que también debemos la que, para mí, es una de las mejores aportaciones al subgénero de tiburones de los últimos años: El arrecife (2010), aunque luego bajó varios escalones con La jungla (2013). Ya veremos si con Black Water: Abyss sale cara o cruz. Seguir leyendo…

Infierno bajo el agua

¡Que catástrofe!

Infierno bajo el agua

Ver ficha completa

  • Título original: Crawl
  • Nacionalidad: Estados unidos | Año: 2019
  • Director: Alexandre Aja
  • Guión: Michael Rasmussen, Shawn Rasmussen
  • Intérpretes: Kaya Scodelario, Barry Pepper Anson Boon, Ross Anderson
  • Argumento: Caimanes y Huracanes. La combinación perfecta para quedarse atrapado en casa en plena inundación.

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Infierno bajo el agua

¿Llegará el día en que veamos a Alexandre Aja recuperar su auto-promesa de estatus y culminar las expectativas de próximo gran director del cine de terror que sus primeros trabajos denotaban? Espero que sí, pero bien es cierto que de un tiempo a este lado no paramos de verle dar bandazos y no parece terminar de sentirse cómodo en ninguno de los proyectos que presenta. Pese a haber entregado algunas grandes películas –Las Colinas Tienen ojos, Alta Tensión e incluso el divertidísimo remake de la película de Joe Dante, Piraña 3D- ninguna de ellas parece terminar de dar el paso definitivo hacia la gloria que le coloque en el puesto al que su buen hacer parece hacerle aspirar.

Sin embargo, en esta nueva Infierno Bajo El Agua, Aja Parece volver a un registro en el que sabe moverse bien. Sin embargo, esta tampoco termina siendo aquella gran película que seguimos esperando verle hacer algún día.

Un huracán de categoría 5 está llegando a Florida. Esto no parece detener a Haley (Kaya Scodelario) a la hora de atravesar carreteras cortadas por precaución para ir en busca de su padre (Barry Pepper), que no da señales de vida. Cuando esta llega a la casa de en la que pasó su infancia, se lo encuentra inconsciente en el sótano. El problema es que ellos dos no son los únicos bajo los cimientos de la casa. El huracán ha decidido traerse consigo a un buen número de caimanes que ahora mismo tienen como objetivo cenárselos a los dos. Por si fuera poco, la casa se está empezando a inundar, así que cuánto mas tarden en salir, menores serán sus posibilidades.

Seguir leyendo…

White God (Dios Blanco)

Rape and revenge canino

white god

Ver ficha completa

  • Título original: White God
  • Nacionalidad: Hundría/Alemania | Año: 2015
  • Director: Kornél Mundruczó
  • Guión: Kornél Mundruczó, Viktória Petrányi
  • Intérpretes: Zsófia Psotta, Sándor Zsótér, Lili Horváth
  • Argumento: Hagen es un perro abandonado y separado de su joven ama que inicia un tortuoso camino que le llevará al límite de su aguante.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

white god photo white_god_2_zpskr1jf5y0.jpg

Hace unas semanas comenté entre copas con amigos que la cinta Inteligencia Artificial (A.I. Inteligencia Artificial, 2001) era la primera cinta de terror para androides. Pues bien, salvando excepciones como Orca La Ballena Asesina, puedo decir que este Dios Blanco se acerca mucho a lo que sería una cinta de venganza vista desde la óptica de un animal maltratado. Como podéis imaginar un tratamiento desde semejante lugar no será del gusto de todos y por donde ha pasado este film ha polarizado las opiniones: por un lado los que ven en él un ejercicio de audacia estupendo y por otro los que ven una soberana estupidez. Sea como sea, aviso, desde ya, que los que busquen la versión canina de Los Pájaros —que es otro de los resúmenes simplistas con los que se ha abordado el film— se van a llevar una decepción mayúscula.

La joven Lili se ve obligada a pasar una temporada con su padre, Daniel, cuando su madre, que lleva un tiempo separada de su esposo, ha de acudir a un congreso. Padre e hija tienen una relación difícil que, para colmo, empeora al tener que hacerse cargo de Hagen, el perro de la niña. Ante la denuncia de una vecina y para no pagar un impuesto a los canes de raza mixta, en un ataque de ira el padre de Lili decide abandonar el perro, dejándolo a la suerte de la despiadada calle y la gente que en ella vive. Hagen comienza entonces un tortuoso camino que le llevará al límite de su aguante… Seguir leyendo…

Lo mejor: Audaz en su planteamiento. Ambos relatos son narrados con buen pulso.

Lo peor: No hay sensación de amenaza. A ratos parece un producto Disney escrito por un fumeta...

The Pack

Cuidado con los perros

the pack

Ver ficha completa

  • Título original: The Pack
  • Nacionalidad: Australia | Año: 2015
  • Director: Nick Robertson
  • Guión: Evan Randall Green
  • Intérpretes: Jack Campbell, Anna Lise Phillips, Hamish Phillips
  • Argumento: Una familia es asediada en su casa por una manada de perros salvajes.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

photo the-pack-1_zpsd8yfsrty.jpg

Para un servidor, The Pack es una de esas películas con una buena premisa malograda. Así de simple. Si disfrutaste con The Breed (Nico Mastandrea, 2006) o Burning Bright (Carlos Brooks, 2010), te acercarás a The Pack como yo lo hice, y ojalá a ti te satisfaga más que a quien escribe.

Adam (Jack Campbell) y Carla (Anna Lise Phillips) viven con sus dos hijos en una remota zona montañosa de Australia. Sus planes no están saliendo como imaginaban, y se arriesgan a perder su finca: Carla es veterinaria, pero no tiene suficientes clientes; Adam cuida ganado, y últimamente aparecen demasiadas cabezas sin vida. Tras el ultimátum de uno de sus acreedores bancarios, se plantean muy seriamente abandonar el lugar. Sin embargo, esa noche una manada de perros salvajes rodeará la casa en busca de sus nuevas víctimas…

A priori, The Pack ofrece a nivel argumental más de un elemento de interés para un servidor: un clima asfixiante, un lugar de atractivo natural que acaba por revelar su lado oscuro, supervivencia, tensión, miedo a los animales salvajes… Me disponía a ver una película que me mantuviera en tensión una hora y media, con un par de buenos momentos de suspense, quizás algo de gore, y mucho sufrimiento. Seguir leyendo…

Lo mejor: el segundo asesinato.

Lo peor: es muy artificiosa.

Unnatural

¡Señor Oso, llévame contigo!

Unnatural Review

Ver ficha completa

  • Título original: Unnatural
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2015
  • Director: Hank Braxtan
  • Guión: Ron Carlson, Arch Stanton
  • Intérpretes: James Remar, Sherilyn Fenn, Ron Carlson
  • Argumento: Al oso de Coca Cola© le han inyectado suficientes esteroides como para estudiar una carrera universitaria.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1/5

 photo Unnatural_Exterior_zpsimwunrro.jpg

After Dark 2015, Round 4
Bob Vs. El oso no amoroso
FIGHT!!!

Esperad un momento… ¡Ah, sí! ¡Sí, señor! Así veo mucho más a gusto, disculpadme pero tenía que limpiarme la costra reseca acumulada en los ojos tras llorar sangre. Pues sí, ya he llegado al ecuador del After Dark 2015; una experiencia que se erige entro lo mejor que me ha pasado este año, rivalizando con la infección de mi codo izquierdo debida a hongos, los cuales casi me deja sin brazo. Uno pocas veces tiene el placer de ponerse en fila ocho películas de mierda e ir “fusilándolas” una a una, aunque en verdad es mi cerebro el que está siendo acribillado. Quiero pensar que se trata de algún tipo de labor social, ya sabéis, me veo como el héroe que recibe las balas en lugar de vosotros, sufrido público. La realidad es más prosaica, sólo soy un pobre gilipollas que en una machada decidió reseñar seguido esta especie de festival de la basura fílmica.
Tras esta introducción sobra decir que “Unnatural” es otro bodrio insoportable que resulta difícil justificar, ¿por qué alguien se gastaría 3 millones de dólares en la realización de esta película? Únicamente digna de ocupar un espacio en la parrilla de programación de las teles por cable, “Unnatural” intenta vendernos humo en base a su premisa de “monster movie”, pero más bien resulta una ridícula forma de pasar hora y media. Todo esto agota mi buen humor, cuando una película es tan mala que ni siquiera merece la pena burlarse de ella es que estamos ante el borde del precipicio donde se hundió la dignidad artística. Seguir leyendo…

Lo mejor: Los bonitos paisajes de Alaska.

Lo peor: Que los osos polares del mundo no puedan contratar a un abogado que demande al equipo de Unnatural.

Bait

A los tiburones no les gusta el 3D

Bait Póster

Ver ficha completa

  • Título original: Bait
  • Nacionalidad: Australia | Año: 2012
  • Director: Kimble Rendall
  • Guión: Shayne Armstrong, Duncan Kennedy, John Kim, Shane Krause, Justin Monjo, Russell Mulcahy
  • Intérpretes: Xavier Samuel, Sharni Vinson, Julian MacMahon
  • Argumento: Tras un tsunami, un grupo descubre que se ha quedado encerrado en un supermercado inundado con dos tiburones.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

Bait ext

“Bait” es, en realidad, tres películas; por un lado, una de catástrofes: el detonante de esta historia es un repentino tsunami en el sur de Australia, que asola toda la zona y deja incomunicados a un grupo de individuos en el interior de un supermercado. Por otro, es una película de personajes encerrados, donde una situación tensa les obliga a convivir, aunque sean opuestos, y a sacar a la luz parte de sus sentimientos más íntimos; por último, es un film de tiburones: los humanos son el trofeo que un par de enormes escualos, arrastrados hasta el interior de ese supermercado por la gran ola, esperan conseguir.

Los tres tipos de historia están a veces bien tramados y otras sólo apelotonados (lo que, probablemente, se explique por la presencia de, nada más y nada menos, seis guionistas distintos), de manera que la sensación final es bastante agridulce. Como se suele decir, quien mucho abarca, poco aprieta. Seguir leyendo…

Lo mejor: Por lo menos, es entretenida.

Lo peor: Es tópica cuando tendría que ser vibrante.

Tiburón 3D La Presa

Las presas somos los pardillos que pagamos la entrada para ver la película

Tiburón 3d La Presa

Ver ficha completa

  • Título original: Shark Night 3D
  • Nacionalidad: USA | Año: 2011
  • Director: David R. Ellis
  • Guión: Will Hayes
  • Intérpretes: Sara Paxton, Dustin Milligan, Chris Carmack
  • Argumento: Un puñado de amigos deciden pasar el fin de semana en la casa del lago y acaban enfrentándose a un manada de tiburones variados.

35 |100

Estrellas: 2

Tiburon 3d La Presa

Domingo. Cuatro de la tarde. Llueve. Lleva tres días seguidos lloviendo y no parece que vaya a parar. Hay que buscar una alternativa… salir de casa. Ir al cine parece una opción tan buena como cualquier otra ¿o quizás no?

Alrededor de siete amigos (lo siento, hace apenas unas horas que he visto la película y ya me cuesta recordar los detalles) deciden pasar un fin de semana en casa de uno de ellos – una de las chicas macizas del grupo -. La casa en cuestión está situada a orillas de un lago de agua salada. Todo parece ir bien hasta que uno de ellos se deja un brazo por el camino… y es que una variada caterva de tiburones parece dispuesta a hacer lo que sea necesario para que estas no sean las idílicas vacaciones que habían soñado.

No quiero destriparos el argumento de Tiburón 3D. No sería justo, al fin y al cabo todavía puede haber algún incauto suelto que, como hizo un servidor, pretenda dejarse la pasta en taquilla para disfrutar de tamaña delicatessen. Pero sí os puedo asegurar que lo de mezclar a paletos sureños, con macizorros/as universitarios/as, webcams y un pequeño ejército de tiburones hambrientos, prometía mucho… que digo, muchísimo más que la rotunda mediocridad con la que nos ha obsequiado finalmente David R. Ellis (responsable de la ya poco afortunada Serpientes en el avión).

El problema no es en realidad que tengamos todo un plantel de personajes estereotipados hasta la médula (el negro deportista, el guaperas, la chica hermosa que conserva parte de su cerebro activo, el tipo aplicado en los estudios que la pretende, el amigo feo pero gracioso, la macizorra en bikini 1, la macizorra en bikini 2, la macizorra en bikni 3…), ni que la mayoría de los diálogos sean de vergüenza ajena (cuando se cruzan con un par de paletos locales que se muestran violentos, misógenos y xenófobos… la chica intenta disculparlos diciendo, “Es que son de pueblo”… genial), ni siquiera que la trama urdida para justificar la presencia de los escualos sea tan inverosímil como ridícula o que los efectos CGI de los tiburones, a estas alturas, sean penosos (y por suerte me libré del 3D…); el auténtico drama de todo este asunto es que, contando con un guión tan disparatado, tan absurdo, la única salida que te queda es darlo todo y convertir Tiburón 3D en una gamberrada categórica en la que abunde el gore, el humor grueso, el sexo cazurro y, en defintiva, dotarla de un manto de insensatez macarril y salvaje que convierta la película en un divertimento veraniego de primer orden (por más que en España hayamos que tenido que esperar hasta noviembre para poder “disfrutarla”).

En otras palabras, a David R. Ellis tan solo le quedaba un camino por seguir: el de las pirañas del gran Alexandre Aja. Pero ni David R. Ellis es Aja, ni Tiburón 3D es tan siquiera la sombra de esa gloriosa animalada que fue Piranha 3D.

Los tiburones de Ellis son inocuos, apáticos, sosainas, tristones. De los seis ataques que protagonizan tres de ellos ni siquiera se ven (tan solo se intuyen), y el resto, a excepción del pobre desgraciado que la palma a lomos de su moto acuática (único instante válido de toda la película), están filmados con tal desgana y pasividad, que el espectador no encuentra ni un solo instante para recrearse, para sentir la llamada de la sangre, para ponerse del lado de los escualos y gritarles “¡Acabad con ellos! ¡Se lo merecen… por capullos!”. Ni siquiera la siempre agradecida presencia de Casper Van Dien (editado: pues ni siquiera es Casper Van Dien, se trata de Chris Carmack un tipo que se parece bastante a Casper… thanks Iñaki) como malote de la función logra animar la fiesta. Porque en realidad nunca hubo fiesta…

Película vulgar, gris y poco inspirada que, casualidades de la vida (¿será el reclamo del 3D?), ha logrado hacerse un hueco en las carteleras de nuestras salas de cine (¿encontrarán también ese hueco películas como, por ejemplo, Livide o A lonely place to die?). En fin, me queda el consuelo de haber acertado la hora y el día. Tiburón 3 es una película apta solamente para verla un domingo a las cuatro de la tarde… pero eso sí, cómodamente en el sofá de tu casa, de manera que si a mitad de trayecto decides echarte una cabezadita no maldigas los 7 euros que te acabas de dejar en taquilla.

Lo mejor: El muchacho de la moto de agua.

Lo peor: Pagar la entrada del cine.

Mandibulas 3

Esa mancha en la pantalla... ¿es un cocodrilo?

Mandíbulas 3

Ver ficha completa

  • Título original: Lake Placid 3
  • Nacionalidad: USA | Año: 2010
  • Director: GE Furst
  • Guión: David Reed
  • Intérpretes: Colin Ferguson, Yancy Butler, Kirsty Mitchell
  • Argumento: Nathan Bickerman y su família se trasladan a vivir a Lake Placid. Durante dos años su hijo alimenta a tres cocodrilos que se han hecho enormes… y tienen hambre.

35 |100

Estrellas: 2

Mandíbulas 3

Mandíbulas 3 (Lake Placid 3) es una mala película. Pero no una de esas malas películas conscientes de sí mismas y capaces de ofrecernos instantes puntuales lo suficientemente disparatados, absurdos y divertidos como para acabar resultándonos una entrañable experiencia (ver Black Devil Doll).

Nada de eso. En realidad Mandíbulas 3 es una pésima película; una de esas películas que te hacen maldecir esa estúpida costumbre que tenemos algunos de tragarnos, sin anestesia ni nada, cualquier subproducto que llegue a nuestras manos y desprenda un ligero aroma a sangre y terror.

El argumento de Mandíbulas 3, para quien haya visto las dos entregas anteriores, no esconde demasiadas sorpresas.

Nathan Bickerman parece estar dispuesto a desprenderse de la vieja cabaña que su tía (una de las protagonistas de Lake Placid 2) tenía a orillas del lago. Sin embargo el sheriff local (lastimosa presencia de Michael Ironside), durante una visita de cortesía, les asegura que el mencionado lago está libre de cualquier amenaza y que Lake Placid vuelve a ser el lugar idílico y apacible que fue antaño. Las palabras del sheriff surten efecto, y Nathan, su mujer y su hijo toman la decisión de quedarse a vivir en Lake Placid.

Por supuesto habrán cometido el peor error de sus vidas.
Dos años más tarde, tres enormes cocodrilos que el hijo de Nathan ha ido alimentando durante todo este tiempo a base de bistecs de “brontosaurio” que ha ido sustrayendo del congelador de sus padres sin que estos jamás sospecharan nada ¿?, amenazan con romper, a dentelladas, la paz de Lake Placid.

Sé lo que estáis pensando (en realidad no lo sé, pero intento imaginarlo): ¿Pero qué coño me esperaba? Si la primera entrega de la saga aprobaba, con muchos apuros, como simple divertimento intrascendente; y su primera secuela, Lake Placid 2, era un auténtico desastre ¿qué demonios me empujó a darle una oportunidad a Mandíbulas 3?

En esta ocasión tengo una respuesta. No creo que convenza a nadie, pero ahí va. Lo que un servidor buscaba en una película como Mandíbulas 3 podéis encontrarlo en su primera secuencia. Una pareja de jóvenes excursionistas se desnudan a orillas del lago (ella se desnuda más que él… cosas del machismo terrorífico) e inician un frenético acto sexual que culmina con este par de desdichados siendo el plato principal de un opíparo banquete de cocodrilos.
¡Gran secuencia! Cuerpos jóvenes, turgentes y desnudos, sexo al aire libre y diversión. Diversión descerebrada, pero diversión al fin y al cabo (tras el primer envite del cocodrilo, el muchacho adopta una posición digamos… comprometida; que, por otro lado, hará las delicias de su excitadísima novia).

El problema es que al director GE Furst, que debut en el largometraje con Mandíbulas 3, se le agota todo el arsenal de diversión y entretenimiento con dicha escena.
A partir de entonces lo que nos depara Mandíbulas 3 es un compendio de incongruencias a nivel de guión, tristísimas secuencias de acción en las que la sangre y el gore brillan por su ausencia, y un desfile de personajes, tanto principales como secundarios, incapaces de atraer la atención o el interés del espectador.

Mención especial requiere Nathan Bickerman, personaje interpretado por Colin Ferguson, rostro popular gracias a la serie televisiba Eureka. Se supone que el tal Nathan es el principal protagonista y auténtico héroe de la función. Pues bien, de ser así os aseguro que no recuerdo haber visto en mi vida (quizás exagero… pero sólo un poquito) un héroe más inoperante, estéril, prescindible y papanatas que el mencionado Nathan. Un cero a la izquierda incapaz de mover un solo dedo por salvaguardar la integridad de los suyos. No lo atribuyo a una mala interpretación por parte de Ferguson (creo que hace lo que buenamente puede), si no más bien a un error de bulto en el guión. Si de Nathan Bickerman dependiese, cualquiera de los cocodrilos que aparecen en Mandíbulas 3 estaría limpiándose los restos de su mujer e hijo con un mondadientes a los cinco minutos de iniciarse la película.

Por lo demás, GE Furst plantea la acción de la película como si de un slasher al uso se tratara, sustituyendo, eso si, al asesino enmascarado que aniquila jovencitos ineptos y poco cautelosos; por una serie de cocodrilos, generados por ordenador, que también se dedican a aniquilar jovencitos ineptos y poco cautelosos. De esta manera incluso llega un momento en el que adoptamos el punto de vista subjetivo de uno de los cocodrilos mientras persigue a su aterrorizada víctima a través de un espeso bosque… como si de un sucedáneo de Jason Voorhees cualquiera se tratara (os aseguro que suena mucho mejor de lo que en realidad es).

Y llegamos al final de la reseña. Un final para el que me he guardado el plato fuerte de esta pequeña calamidad que es Mandíbulas 3: el diseño de los cocodrilos.
De acuerdo… se trata de un telefilme de bajo presupuesto destinado a la televisión por cable norteamericana (SyFy Channel), y por lo tanto entendemos que no contaran con un presupuesto amplísimo con el que contratar a los mejores especialistas en efectos digitales. Pero es que lo de los cocodrilos de Mandíbulas 3 es de juzgado de guardia, de vergüenza ajena. Determinados planos en los que aparecen los cocodrilos en posición estática, se repiten hasta la saciedad. Cuando los dichosos cocodrilos se mueven acaban convertidos en una masa borrosa de píxeles que provoca arcadas; y las variaciones de tamaño son constantes en toda la película. Hay ocasiones en las que vemos a un cocodrilo de tamaño grande pero, hasta cierto punto, creíble; mientras que en otras ocasiones se convierte en una gigantesco monstruo prehistórico que nada tiene que ver con lo visto hasta el momento. En fin… un desastre.

Con todo esto Mandíbulas 3 aprueba, por los pelos, como película de un domingo de sobremesa. Una de esas películas en las que tenemos que tomar la difícil decisión de continuar viéndola hasta el final o dedicarnos a ese placentero deporte nacional que es la siesta.

Lo mejor: La primera escena y el personaje de la cazadora furtiva.

Lo peor: Los cocodrilos y el protagonista principal.