Has filtrado por categoría: Gore

Sardú

El teatro macabro

Sardú

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Sardú

“Sardú”, dirigida por Joel M. Reed y conocida también como “Blood Sucking Freaks” y “The Incredible Torture Show” fue la primera película distribuida por la ya mítica Troma, una obra altamente morbosa y misogina pero mal rodada que no pasó desapercibida para la asociación “Women Against Pornography” quienes con sus continuas presiones impidieron que la cinta se proyectase en salas comerciales de Estados Unidos.

Sardú (O’Brien) es el maestro de ceremonias del Teatro Macabro, en el cual él se dedica a asesinar personas en público, haciéndolo parecer como parte de su acto.

Estamos ante el remake de “The Wizard of Gore” de Herschell Gordon Lewis (1970), y a la que no are más alusiones porque jamás he visto.

Lo mejor: Carnaza y violencia

Lo peor: Las actuaciones (pero poco importa)


Channel Zero: Butcher's Block

Sabrosa proteina

Channel Zero: Butcher's Block

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Channel Zero: Butcher's Block

Alice y su hermana intentan dejar atrás el pasado y se establecen en una nueva localidad venida a menos, marcada por un barrio en riesgo de exclusión social llamado “Butcher´s Block”. Llamado así por albergar hace décadas la floreciente industria cárnica regentada por la familia Peach, dicho barrio arrastra una terrible capa de desapariciones infantiles y rumores sobre una escalera fantasmal por la que a veces desciende una criatura hambrienta de carne humana. Las dos hermanas, junto a su peculiar casera y el hijo del sheriff del pueblo tendrán que enfrentarse a sus horrores personales, la esquizofrenia hereditaria, y a la posibilidad de que influencia de la familia Peach no haya desaparecido del todo de la ciudad.

Empieza a ser una tradición reseñar por esta vuestra página las diferentes temporadas de la serie “Channel Zero”, emitida por el canal norteamericano SyFy. Sin relación alguna entre ellas, esta vez le toca el turno a la tercera temporada, con el miedo en el cuerpo de que fuese tan intrascendente como su predecesora. Por suerte los malos augurios quedan a un lado y nos enfrentamos con la que, en lo personal, me parece la mejor de la serie.

Lo mejor: La mezcla de canibalismo y horror cósmico-

Lo peor: Un final apresurado que fastidia mucho la experiencia.


Live

Algo ya no es tan divertido

Live

Ver ficha completa

  • Título original: Raivu
  • Nacionalidad: Japón | Año: 2014
  • Director: Noboru Iguchi
  • Guión: Noboru Iguchi
  • Intérpretes: Asami, Yûka Eda, Akiko Ikuina
  • Argumento: Un grupo de personas aparentemente seleccionadas al azar son involucradas en un macabro juego donde el último en sobrevivir salvará a un familiar cercano que ha sido secuestrado.

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

Live

Ante la escasez de títulos destacables entre los estrenos de género de los últimos meses, he ido revisando mi videoteca en busca de algo con el que matar el gusanillo. Nos esperan largos días hasta la llegada del otoño, donde un boom de novedades marcarán la trayectoria y calidad definitiva del año. Así que con la esperanza de ver algo ligero y divertido, acabé dándome de bruces con un “splatter” japonés que pasó desapercibido en 2014 a pesar de estar firmado por uno de los favoritos de la casa: Noboru Iguchi. El director nipón adapta una novela de Yûsuke Yamada para la ocasión y aplica sus directrices quizás de una forma menos espontanea y ágil a la que nos tiene acostumbrados, demostrando un acusado agotamiento en su fórmula de gore absurdo y escatología gratuita.

Un grupo de gente es contactada para que emprenda una carrera contra reloj sometida a reglas difusas donde la muerte siempre está a un mal paso. La excusa par a forzar a los participantes es el secuestro de algún ser querido, estando dicho familiar a merced de unos sicarios dispuestos a matarlo para castigar al participante díscolo. Este variopinto muestrario de hombres y mujeres se enfunda ropa deportiva y se dispone a recorrer las calles de Tokio con un libro como única pista, intentando asociar el avance de la carrera al de la novela, descubriendo que sus peores enemigos son los competidores en la carrera, dispuestos a todo, incluso matar inocentes, con tal de salvar a sus seres queridos.

Lo mejor: Un chistecillo por aquí, una burrada gore por allá, unas braguitas por "alló".

Lo peor: Se hace larga como un día un sin pan.


Crudo

Tengo el estómago de una vaca

Crudo

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Crudo

Crudo es la historia de Justine, la joven pura capaz de anteponerse al pecado. El brillante resultado de una educación represiva. La hija perfecta; la defensora de la naturaleza animal más vulnerable; la alumna perfecta y brillante; la vegetariana estricta; y la virgen incorregible que intenta encajar en la sociedad. Hasta que cumple 18 años y sus padres la liberan al mundo real. Un mundo real en el que descubre el sexo, las fiestas, las drogas, las humillaciones y… la carne, el mayor pecado para cualquier vegano. ¿Será capaz Justine de mantenerse fiel a sus ideales?

Llevo esperando, durante mucho tiempo…, ESTO, una película como Crudo. Porque es muy difícil sacar adelante una película con semejante planteamiento sin fastidiarla. Y porque es muy difícil provocar en el espectador ese cúmulo de impresiones y sensaciones que son necesarias para que una película como Crudo merezca realmente la pena. Por lo tanto, la pregunta que nos deberíamos plantear es si, finalmente, Crudo lo consigue… o no. Y, desde mi perspectiva, que seguramente difiera de la de muchos de vosotros, Crudo es una estupenda sorpresa, con muchas virtudes, pero que, en última instancia, fracasa.

Lo mejor: Original, atrevida y con ganas de romper con los esquemas establecidos (otra cosa es que lo logre, ganas desde luego las tiene). Hace de Garance Marillier un referente del cine de terror.

Lo peor: al final me dejó un poco frío. No llegó a impactarme.


Guzoo: Kami ni misuterareshi mono

El crustáceo multidimensional tentaculado

Guzoo: Kami ni misuterareshi mono

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

Guzoo: Kami ni misuterareshi mono

Cuatro atractivas jovencitas se marchan de vacaciones a una población costera. Allí conocerán a la responsable de la casa donde se hospedarán: una científica que también realiza tareas de cocina y mantenimiento, ¡todo muy lógico! Nuestras protagonistas pronto se verán acosadas por una presencia tentacular que surge de los espejos, pues el objeto de investigación, por parte de la científica de marras, es una criatura antediluviana con la capacidad de romper el espacio tiempo a través de superficies reflectantes. Así que todavía parece más lógico que su controladora, pues la científica calma a la bestia tocando una pequeña flauta, alquile unas instalaciones donde ese ser hambriento de carne humana puede manifestarse con suma rapidez y ferocidad. ¡El festín acaba de empezar!

“Guzoo: Kami ni misuterareshi mono”, “La Cosa olvidada por Dios”, es uno de los cuatro mediometrajes editados directamente en vídeo durante la segunda mitad de los ochentas por la revista nipona “VZONE”, especializada en cine extremo. Así podemos engrosar la lista con sus hermanas: Biotherapy (1986), Cyclops (1987) y Conton (1987). De las cuales sólo he podido disfrutar la primera, constatando que supera a la presenta aunque sólo sea en la brutalidad de su exposición. Obras de bajo presupuesto que buscaban satisfacer a los amantes de los efectos especiales y seguidores de la nueva corriente de cine splatter, en pleno auge en el país del sol naciente gracias al polémico estreno en 1985 de “Guinea Pig”. Aunque la tradición gore–imperial venía de largo, por ejemplo con el teatro kabuki instaurando expresión gráfica de parte del violento espíritu oriental: medio en broma, medio en serio.

Lo mejor: El monstruo de goma.

Lo peor: ¡Qué alguien quite la puta música!


Burrp!

Gore en el instituto

Burrp!

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1.5/5

Burrp!

El agua y los animales están contaminados, como descubren un grupo de jóvenes porreros. Esta contaminación trae la locura a sus débiles mentes, provocando un festín de sangre y tripas al que el ejército intenta poner freno. Pero el mundo está demasiado podrido, y sólo los muertos pueden limpiarlo.

Un eructo, “burrp!”, es algo que surge de lo más hondo de tu intimidad después de una satisfactoria ingesta de alimento, regalo testimonial para el mundo. Nada tan placentero como redondear una buena comida (ejem) con un regüeldo que alcance los oídos de Dios. Una manera elegante y fina de mostrar aprecio al cocinero, símbolo inequívoco del fin de una sesión legendaria de pollo/legumbre/arroz/caldo/marque la que convenga. En el caso de “Burrp!” [The Film], la satisfacción también se alcanza llegado a su agotadora conclusión, pero no será recibida con eructos si no con bufidos de dolor ante la sesión de “anti cine” a la que nos hemos sometido, quién sabe si por voluntad propia.

Lo mejor: Me ha recordado a mis tiempos de instituto.

Lo peor: Puro anticine, ¿cómo afrontar su puntuación? Me he hecho viejo para pagar el peaje.