Posesiones

13 exorcismos

Sacristán exorcista

Has filtrado por categoría: Posesiones

The Wicked Within

Cena en casa de los Roberts

The Wicked Within

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1.5/5

The Wicked Within

After Dark 2015, Round 1
Bob Vs. La Poseída Cachonda
FIGHT!!!

¿A qué se deben esas caras largas? Ya, supongo que el día a día os está machando, a unos el trabajo a otros la pareja que hoy os tiene fritos… pero de verdad, ¿no tenéis motivo alguno de alegría? No hablo de esas pamplinas como aprobar una oposición o haber quedado en casa del pivón del instituto. Os daré una razón de peso para olvidar las penurias, para eyacular de pura felicidad y dar saltos de gozo mientras estampáis la cabeza en el regazo de un cactus… ¡Sí! ¡Sí! ¡Y sí! ¡Sacad del armario vuestros mejores trapitos porque nos vamos de estreno! En concreto vamos a enfrentarnos a las películas que componen el “8 Films to Die For” que nos trae el After Dark de este año, suculento manjar para coprófagos.

Lo mejor: Acompaña fenomenal las siestas.

Lo peor: Las interpretaciones, casi podrían haber compuesta una oda a la caspa, pero... terminan por agotar.


Dabbe: Cin Çarpmasi

Horror kebap

Dabbe: Cin Çarpmasi

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Dabbe: Cin Çarpmasi

Una psicóloga y un maestro exorcista emprenden un viaje hasta la Turquía rural con objeto de curar a una posesa. ¿Realmente existen los “jinn”, los demonios aullantes del desierto? “Cin Çarpmasi” es el documento que intenta dar respuesta a este misterio.

La saga Dabbe, de Hasan Karacadag, ha ido atrayendo más atención tras cada entrega, convirtiéndose en un pequeño fenómeno fuera de su Turquía natal. Estando su sexta parte pendiente de estreno, uno se pregunta donde radica la clave de su éxito, de su capacidad para atraer al público de las nacionalidades más distintas. Sin ser un experto, pues esta cuarta parte (“Cin Çarpmasi”) supone mi primera y afortunada experiencia en el horror turco moderno, diría que el acierto de Karacadag es presentar un argumento basado en las leyendas y folclore de su pueblo, pero con la sensibilidad del cine occidental, más concretamente expoliando los aciertos de Oren Peli y su “Paranormal Activity”, aunque, por desgracia, heredando algunos de los vicios de los “mockumentary”. También me gustaría hacer notar otra de las firmes influencias occidentales se deja notar con muy buena nota durante las más de dos horas de metraje: “El Exorcista”, de la que ya hubo en su día risible versión turca. “Cin Çarpmasi” presenta un caso de posesión “jinn”, los particulares demonios de la religión islámica, desde un prisma rural muy interesante, por aquello de adentrarnos en una cultura apasionante y muy distinta a la nuestra. Este factor de exotismo y misticismo no está reñido con el sentido del ritmo y el espectáculo que occidente lleva exportando durante décadas a través del cine de terror. Fijaos que la cinta dura más de dos horas y en ningún momento se vuelve incómoda o aburrida, eso se debe a la acertada construcción de una tensa atmósfera.

Lo mejor: La primera mitad es absorbente, potenciada por una credibilidad y química genial de la pareja protagonista.

Lo peor: La segunda mitad va degenerando en los mismos tópicos efectistas del peor mockumentary, además deja al aire demasiados fallos de guión.


Ninja 3, la dominación

Ninjamania

Ninja 3, la dominación

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

Ninja 3, la dominación

Reseña dedicada a MASP, el maestro ninja.

El “überninja” ha llegado a Estados Unidos para cargarse todo lo que se ponga por delante. Por desgracia su cuerpo se resiente ligeramente tras recibir medio millar de balas y tiene que ceder su espíritu al cuerpo de una bella señorita que pasaba por allí… ¡pero la dominación no conoce límite!

Existe un jocoso principio que dice “todo es mejor si le añades ninjas a la ecuación”. Siendo así, ¿por qué no añadir ninjas a una película de terror? Algo así debieron de pensar Menahem Golan y Yoram Globus para dar vía libre a “Ninja 3: La dominación”, y digo yo que también influiría el éxito que vivía el género de artes marciales en Estados Unidos durante los primeros ochentas, gracias en parte a las películas de ninjas que venía ofreciendo la productora Cannon, de la que estos dos cachondos judíos eran propietarios. Así que “Ninja 3”, sin ser siquiera secuela de ninguna otra película, se presenta como una improbable mezcla de acción ninja con cine de posesiones, por supuesto al estilo de la productora: con un guion rápido, una producción rápida y una distribución rápida, sin importar nada más allá de las ventas en cines de barrio y video clubes. Ahora que la famosa productora que popularizó a Charles Bronson y Chuck Norris vuelve a estar de moda gracias al documental “Electric Boogaloo”, muy recomendable por cierto, es un buen momento para rendir nuestro pequeño homenaje a los responsables de una serie de películas que marcaron una época. Como no, lo hacemos desde la perspectiva del horror, y aunque haya bien poco en la película que hoy comentamos, es cierto que de tan descacharrante resulta una experiencia única que gustará a cualquier tipo de aficionado siempre que goce de buen humor. Mala a rabiar, “Ninja 3” es una cinta casposa por la que se debe pasar una vez en la vida, tiene la desfachatez de proponer situaciones inverosímiles y horteras como si tan normal fuese la cosa. Por si fuera poco, como decía al principio, metiendo ninjas a diestro y siniestro. Pero ojo, no un ninja cualquiera, sino el “überninja”, villano todopoderoso al que ni Los Vengadores podrían hacer frente, pues un ninja sólo puede ser derrotado por otro ninja. Así pues bienvenidos al cine del absurdo y lo exagerado, a un cine que cuantas más veces se repita la palabra “ninja” más divertido se vuelve. Sacad las cervezas y los bongs, ¡esto es una puta locura!

Lo mejor: La sensación de locura ninja que transmite.

Lo peor: Un guion tan precario que es imposible tomársela en serio.


El Estigma del Mal

The Noize

El Estigma del Mal

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

El Estigma del Mal

No voy a intentar resumir aquí el significado icónico del estudio británico “Hammer” para los aficionados al cine de terror. A estas alturas ya debería saberlo todo el mundo, hasta los primerizos. Lo que quizás no ha sido tan evidente es su resurrección, pues el estudio abandonó la producción cinematográfica bastantes años atrás para volver de entre los muertos en 2008. Y lo hizo con una película que no presagiaba nada bueno, “Beyond the Rave”, la cual sólo tenía de la clásica elegancia de la “Hammer” el uso de la figura del vampiro, aunque esta fue expuesta de manera bastante tosca. Sin embargo, los responsables de la compañía se pusieron manos a la obra, para resucitar algo de la mentada elegancia, y así se sacaron de la manga una nueva revisión de la historia de “La Mujer de Negro”, con Daniel Radcliffe, cosechando buenos resultados. Pero antes se estrenaba “Wake Wood”, en parte homenaje a “El Hombre de Mimbre” y en parte explotación del cine de brujería, que tanto éxito tuviese en Inglaterra durante las décadas de los sesenta y setenta. Además, llevaron a buen puerto un remake de “Déjame Entrar”, merecedor de críticas entusiastas y que parecía afianzar los ecos del pasado en cuanto a terror refinado. Así hasta llegar a “The Quiet Ones”, otro intento de retomar ese clasicismo que lleva tan lejos su propuesta como situar la trama en 1974, el año que marcó el final práctico de la productora. Por desgracia, terminó siendo otra cinta que no obtuvo los resultados esperados ni en crítica ni en taquilla, pero que, honestamente, merece ser tenida en cuanta aunque sólo sea por tratarse de cine de horror en sentido estricto. Sin embargo, no olvidemos que se trata de una coproducción con Estados Unidos, así que tened también presente su tendencia hacia la estridencia comercial y los giros argumentales manoseados.

“The Quiet Ones” difícilmente pasará a la historia como una película de guion profundo. Todo lo contrario, tal como se ve se olvida, claro que también permite pasar un buen rato siempre que seamos capaces de pasar por alto su típico desarrollo. Cine de terror, cine de sustos, pese a tratar temas psicológicos, poco de profunda tiene su propuesta. La historia nos sitúa en Oxford donde un profesor de psicología aplicada, Joseph Coupland, intenta curar a una chica esquizofrénica, Jane, con la ayuda de tres alumnos.

Lo mejor: La inteligente combinación de cámara en mano con metraje al uso: no desentona y aporta mucho dinamismo.

Lo peor: Un tramo final que va destrozando el misterio de su primera parte con predecibles sustos y un giro insatisfactorio.


The Atticus Institute

Satán Vs. Ciencia

The Atticus Institute

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

The Atticus Institute

Este documental saca a la luz el terrible caso de Judith Winstead: una mujer que fue estudiada durante 1976 en el Instituto Atticus, famoso por sus investigaciones sobre fenómenos paranormales. Lo que al principio parece un simple caso de autismo, telequinesis y precognición, se convierte en un evento de dimensiones nacionales en el que tiene que intervenir el ejército, con funestas y obvias consecuencias. Cuarenta años después, verán la luz los detalles del único caso de posesión filmado y verificado por científicos.

Se supone que el miedo es la perturbación angustiosa que sentimos ante un riesgo, ya sea real o ficticio, pero este último pasa por verídico ante el asustado ojo del espectador. Entonces, cuando hablamos de sentir miedo ante una narración, la clave estría en hacer pasar como real una historia que sabemos falsa; y la base de este logro radica en la autenticidad de como se expone dicha narración y la capacidad de la misma para suspender la incredulidad del receptor, implicándole de alguna forma, como por ejemplo apelar a fobias o experiencias personales traumáticas. La realidad supera a la ficción, decimos, pero de nuevo el arte, cine en este caso, se yergue para demostrarnos que, en una doble pirueta, las barreras entre vigilia y pesadilla se pueden desmoronar en un ejercicio intelectual muy placentero. Si bien “The Atticus Institute” fallará probablemente en involucrar al espectador como si fuese un personaje más de la trama, sí conseguirá suspender su escepticismo ante un falso documental tan bien realizado que podría estar siendo emitido ahora mismo por televisión.

Lo mejor: La capacidad para pasar por un verdadero documental. Excelente soporte de los actores.

Lo peor: Un final demasiado espectacular y tópico.


Grace: The Possession

Call of Satan, Devil's Warfare

Grace: The Possession

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Grace: The Possession

Recién llegada a la facultad, Grace encuentra que su rígida educación, tras las faldas de una abuela conservadora y ultra católica, chocan frontalmente con la lujuriosa desinhibición del campus. Ambiente que termina por meterle el diablo en el cuerpo a nuestra guapa jovencita, para pena y dolor de todos los que la rodean, víctimas de una venganza sobrenatural que podría extender sus garras hasta el mismo Vaticano.

“Grace” es una serie B sobre posesiones que no destacaría en nada de no ser por su formato: la vista en primera persona, y es que, como si de un “Doom” se tratará, viviremos la acción de primera mano desde los ojos de nuestra protagonista. En este caso Grace, una angelical muchacha, interpretada por una bellísima Alexia Fast (como detalle gracioso comentar que también interpreta a su propia madre), que sale de las faldas de su católica abuela para celebrar sus recién cumplidos dieciocho empezando una carrera universitaria. Que el arranque de la cinta no os engañe, la vista subjetiva corresponde a un solo personaje, al poco entenderéis quien es el interfecto; entrar más al detalle sería desvelar parte de la historia.

Como ya hiciese “Maniac” (igualmente la versión original que la moderna) esta forma de presentar la narración ayuda muchísimo al espectador a involucrarse emocionalmente con la protagonista, además de envolvernos con los hechos de manera lograda y harto natural: por ejemplo, los escasos sustos son bastante agradecidos y alcanzan un efecto que su propio planteamiento nunca hubiera logrado. Todo un acierto esta perspectiva que, además, podría haber sido un desastre, un mareo, y sin embargo ha sido tratada con inteligencia y cuidado, haciendo de “Grace” una obra muy entretenida y compacta, estéticamente hablando. Supongo que parte del éxito se debe al par de cortos sobre el video juego “Call of Duty” que realizase Jeff Chan, director de Grace. Por cierto, únicos avales del citado director, lo cual refrenda aun más su excelente trabajo tras las cámaras, puesto que los distintos planos siempre favorecen la acción y además ocultan las carencias presupuestarias que únicamente asoman su feo rostro en cuanto a varios efectos especiales (horrendos) se refiere.

Lo mejor: La visión subjetiva.

Lo peor: Los agujeros del guion.