VOD

Has filtrado por categoría: Página de inicio | Exploitation

La ultima casa a la izquierda

La adaptación a los nuevos tiempos del clásico de Wes Craven

La última casa a la izquierda

Ver ficha completa

  • Título original: Last House on the Left
  • Nacionalidad: USA | Año: 2009
  • Director: Dennis Iliadis
  • Guión: Carl Ellsworth
  • Intérpretes: Tony Goldwyn, Monica Potter, Sara Paxton
  • Argumento: Mari y Page son secuestradas por un grupo de criminales en busca y captura. Agredidas y vejadas las chicas son abandonadas en mitad del bosque. Los criminales se refugian en la última casa a la izquierda.

50 |100

Estrellas: 3

La última casa a la izquierda

Si a alguien le interesa saber más cosas sobre el Last House on the Left de Wes Craven, algo tengo publicado en el blog. Leer .

Quién haya creido, ni por un instante, que La Última Casa a la Izquierda, dirigida en 1972 por un jovencísimo e inexperto Wes Craven, era un clásico indiscutible del horror moderno, que se lo vaya quitando de la cabeza.
No lo es. O al menos no ostenta la categoría de indiscutible (aunque quién escribe estas líneas sigue creyendo, firmemente, en su condición de clásico inapelable).
Hay toda una nueva generación de aficionados al género que jamás se han acercado a la obra primigenia de Craven, ni tienen la menor intención de hacerlo. Su estética tosca, rudimentaria y grosera, es motivo más que suficiente para desestimar de pleno su revisión. Se trata de esa misma generación para la que el cine de horror empieza, más o menos, a partir de Scream (curiosamente otra película dirigida por Mr. Craven).

También existe un numeroso grupo de aficionados al género que conocen sobradamente La Última Casa a la Izquierda y se empeñan en señalar el debut de Craven como una de las obras más injustamente sobrevaloradas en la historia del género, negándole incluso todo poder de perturbación o capacidad para angustiar al espectador (ni siquiera contemplándolo todo desde una perspectiva histórica).

Dada la situación parecía hasta lógico contemplar la necesidad de un remake de La Última Casa a la Izquierda. Entre los aficionados que desconocen el original, y los que creen que aquel ha envejecido de la peor forma posible, lo razonable sería pensar que el remake de La Última Casa a la Izquierda tendría su espacio asegurado en el actual panorama del cine de horror.
Y si a todo ello le sumamos el mercantilista interés de Wes Craven por sacarle tajada a todos sus viejos éxitos, la ecuación estaba completa. Así que la maquinaría de Hollywood se puso manos a la obra (mientras Craven no paraba de revisar sus cuentas).

La historia de La Última Casa a la Izquierda 2009 es prácticamente idéntica a la original, excepto en un par de detalles que resultan determinantes para el desarrollo de la trama y que, por supuesto, no tengo ninguna intención de desvelaros.

Los Collingwood regresan a su casa de campo para pasar las vacaciones junto a su hija Mari.
Mari se traslada al pueblo en busca de su amiga Page, y ambas conocen en el supermercado a un joven taciturno llamado Justin, quién invita a las chicas a compartir marihuana de primera calidad en su habitación de motel. Las cosas se tuercen cuando en la habitación irrumpen los familiares de Justin; tres criminales en búsqueda y captura que saben perfectamente que no pueden dejar con vida a las dos chicas si no quieren poner en peligro su propia integridad.

Tras un accidente de automóvi, y en mitad de un bosque, Mari y Page son sometidas a todo tipo de agresiones y vejaciones por parte de sus secuestradores. Estalla la tormenta y los criminales buscan un refugio en el que pasar la noche. El lugar más cercano… la última casa a la izquierda.

La misión del griego Dennis Iliadis, director del remake de La Última Casa a la Izquierda, abarcaba dos puntos fundamentales: por un lado mejorar todos aquellos aspectos puramente cinematográficos que definieron una obra formalmente burda y torpe como fue la de Craven. Por otro mantener (o incluso mejorar) la sordidez y la radicalidad de la película original.
Dennis Iliadis tenía a su alcance un referente inmejorable. En 2006, el francés Alexandre Aja llevó a cabo un excelente remake de Las Colinas Tienen Ojos, cuyas prestaciones superaban, en todos los aspectos, al original en que se basaba… también de Wes Craven.

Y lo cierto es que Dennis Iliadis, de buenas a primeras, no parece ir del todo desencaminado. Su labor tras las cámaras es irreprochable, de forma que La Última Casa a la Izquierda 2009 supera ostensiblemente a su original en todos aquellos aspectos formales en los que la obra de Craven mostraba, decididamente, sus muchísimas carencias. (Para ser sinceros lograr superar las limitaciones formales del original de Craven, tampoco tiene demasiado mérito)

Si La Última Casa a la Izquierda de 1972 era una película de realización tosca, zafia, burda, torpe y sometida a los parámetros del cine amateur; su remake cumple a rajatabla con todas las pautas estéticas que han definido el cine de horror comercial de la última década: una magnífica fotografía, capacidad para crear una buena atmósfera, planos perfectamente construidos, suaves movimientos de cámara... Si a todo ello le sumamos una convincente banda sonora, una admirable labor de todos los actores implicados, y el buen hacer de Dennis Iliadis a la hora de diseñar las distintas secuencias de violencia y suspense, todo parece apuntar a que La Última Casa a la Izquierda 2009 supera netamente (y con creces) al original de Craven.

Pero la misión de Dennis Iliadis tenía una segunda parte, superar en sordidez y radicalidad a la película de Craven. Por supuesto este es un aspecto que traerá sin cuidado a todos aquellos que no han visto el original o que le niegan a este su capacidad para epatar al espectador.

Sin embargo somos muchos quiénes conservamos en una zona recóndita y oscura de nuestra mente las explosiones de violencia obscena, cruel, sucia, mugrienta y anticlimática (anticinematográfica) de un título que, al día de hoy, cuenta con más de 35 años a sus espaldas.
La Última Casa a la Izquierda de Wes Craven tuvo la capacidad de perdurar en el tiempo. De pasar a la historia (pese a quién pese) como un título clave del exploit y definitorio del actual cine de horror.
Sus formas destartaladas, unas actrices (las vícitimas) que daban toda la impresión de no tener ni idea de dónde se habían metido y parecían asistir, impotentes, a toda la crueldad y humillación que se les venía encima, unos asesinos (con el genial David Hess a la cabeza) cuya capacidad de intimidación, pese a sus evidentes limitaciones interpretativas, estaba a años luz de lo demostrado por los asesinos del remake, y en definitiva un salvajismo, una violencia y una sensación general de realismo cuyas cotas nunca alcanza esta reescritura del 2009 que se inscribe, sin dificultades, dentro de los parámetros, formales y de fondo, del actual cine de horror más comercial.

La pesadilla de esta nueva casa situada a la izquierda del camino es menos perturbadora, menos enferma, menos contundente... menos pesadilla.
Y sin embargo me resulta imposible afirmar que La Última Casa a la Izquierda 2009 sea una mala película. En realidad voy a recomendarla, y voy a hacer sin necesidad de recurrir al sarcasmo o la ironía (lo digo muy en serio).
La recomiendo como una película de horror diligente y cumplidora, y un notable ejercicio de violencia gráfica a todos aquellos aficionados que no tengan ningún interés en acercarse a la película de Craven.
También la recomiendo a todos aquellos que detestan el original y consideran su privilegiada posición en la historia del cine de terror como un error que debe repararse.

Para todos aquellos que seguimos declarándonos fans de la película de Craven estoy convencido de que La Última Casa a la Izquierda 2009 nos sabrá a poco. La Última Casa a la Izquierda 2009 es tan correcta como olvidable.

En una ocasión señalé las razones para no llevar a cabo un remake de La Última Casa a la Izquierda, y ahora voy a hacer algo tan deleznable y feo como citarme a mí mismo: “Previsiblemente el remake que se estrenará este mismo año mejorará notablemente el aspecto visual del original y reducirá considerablemente la violencia descarnada y sin pulir de la película de Wes Craven.” Por desgracia, en esta ocasión, no me equivoqué.

Lo mejor: La película sigue siendo violenta. Mucho más estilizada y menos descarnada que en el original, pero igualmente violenta.

Lo peor: El original de Craven sigue siendo más cruel, enfermizo y realista.

Bad Biology

El regreso del maestro trash

Bad Biology

Ver ficha completa

  • Título original: Bad Biology
  • Nacionalidad: USA | Año: 2008
  • Director: Frank Henenlotter
  • Guión: Frank Henenlotter y R.A. Thorburn
  • Intérpretes: Charlee Danielson, Anthony Sneed
  • Argumento: Jenniffer tiene siete clítoris y se declara la única ninfómana auténtica en el mundo. Batz tiene un enorme pene con consciencia propia y al que apenas puede controlar. Ambos están condenados a encontrarse.

59 |100

Estrellas: 3

Bad Biology

Cuantas vueltas da la vida...
Parece que fue ayer mismo cuando un quinceañero de gustos algo estrafalarios, y empujado quizás por alguna fotografía aparecida en la mítica revista Fangoria (en su edición en castellano), se recorría las profundidades de la sección de terror de un viejo videoclub de barrio a la búsqueda y captura de unos payasos asesinos venidos del espacio exterior, un mad doctor resucitando cadáveres mediante la inyección de un líquido verde fluorescente, o la última locura de Frank Henenlotter.

Ahora, cercanos a consumir la primera década de un nuevo siglo, uno de los grandes nombres del terror bizarro y underground de los ochenta acaba de regresar tras 16 años de larga inactividad (su última película fue "Basket Case 3: The Progeny", en 1992). Y lo mejor que se puede decir del esperado regreso es que Frank Henenlotter ha decidido ser fiel a aquello en lo que más cree: su muy personal concepción de lo que debe ser una película de género.

Con "Bad Biology", Henenlotter es fiel al propio Henenlotter. Que "Bad Biology" está muy lejos de ser una película de encargo y que, sin duda, mantiene la esencia del cine de su autor, lo corroboran las diversas imágenes de penes con personalidad propia, vaginas deformes, modelos con cara de vaginas, bebés mutantes o maquinas industriales de masturbación. Henenlotter en estado puro. Pero eso sí, más centrado en esta ocasión en el sexo enfermizo, que en el terror o la sangre.

"Bad Biology" es una comedia de horror sexual y extremo.
Porque sexualmente extrema y enfermiza es la situación que viven los dos protagonistas principales de la película. Ella cuenta con un total de siete clítoris, lo cual le lleva a disfrutar –en sus propias palabras- del placer de siete mujeres juntas en un único orgasmo. Su malformación también parece ser la responsable de su inestabilidad emocional, lo cual comporta consecuencias trágicas para sus amantes, la gran mayoría de los cuales nunca logran cubrir las necesidades sexuales básicas de la protagonista. Y por si fuera poco, su aparato reproductor sufre una especie de hiperactividad que le da un nuevo sentido al término maternidad responsable.

El “disfruta” de un insaciable pene de desproporcionadas dimensiones y consciencia propia.

Ambos parecen condenados a encontrarse, a fusionarse. Cada uno de ellos parece ser la respuesta a las necesidades vitales, y sobre todo sexuales, del otro.
Lo cierto es que dicho así, la historia que cuenta "Bad Biology" parece mucho más densa de lo que realmente es. Curiosamente muchos han sabido ver en "Bad Biology" una excelente coartada para montar toda una serie de alegorías sexuales de lo más rebuscadas y una crítica al concepto de sexualidad que reina en una sociedad moderna como la nuestra. Sintiéndolo mucho yo fui incapaz de llegar tan lejos (está bien… alguna que otra alegoría sexual pude adivinar. Supongo que las más evidentes). Si alguien me pregunta de qué va "Bad Biology" lo tengo muy claro: de tetas, coños y pollas.
Estoy convencido de que estas tres palabras son las que tenía en mente Henenlotter y su socio y amigo R.A.The Rugged Man, de profesión rapero de culto ¿?, cuando idearon el guión de la película.

Henenlotter no es arte y ensayo, y "Bad Biology" no tiene una gran densidad argumental. El cine de Henenlotter es pura provocación. Y en su locura, en su manera inconformista de ver el cine, en su concepción del mismo como un instrumento barato y eficaz de incomodar, ofender, sorprender y, en definitiva, divertir al espectador que se atreve con su obra; encontramos la auténtica valía de un cineasta con mayúsculas como es Frank Henenlotter.

Y dicho esto, toca valorar en su justa medida "Bad Biology", su última e insana propuesta. Qué complicado me resulta decir esto…
Es cierto que Frank Henenlotter ha sido honesto consigo mismo y con todos los que esperábamos, ansiosos, su vuelta al redil. Su nueva obra conserva prácticamente todas sus señas de identidad. Sin embargo, "Bad Biology" está muy lejos de ser la mejor de sus películas.

El gore extravagante y festivo ha desaparecido. De la misma forma en que han desaparecido los elementos más terroríficos que, en un momento dado, caracterizaban sus anteriores obras. Cierto es que Henenlotter jamás se ha definido a si mismo como un director de películas de terror. El siempre ha afirmado que todas sus películas no son más que comedias grotescas y retorcidas que poco o nada tienen que ver con una película de terror al uso.
Pero aún así, he echado de menos en "Bad Biology" ciertos pasajes oscuros y siniestros que sí hacían acto de presencia en películas como "Basket Case" o "Brain Damage".

Los diálogos (muy abundantes en "Bad Biology") transitan de lo irresistiblemente divertido y bizarro (ver el monólogo con el que la protagonista da inicio al film, o cualquiera de las arrolladores alusiones religiosas) a lo prácticamente insoportable –y aburrido- (la conversación entre tres jóvenes en un “dinner”, o el soliloquio del protagonista frente a la máquina masturbadota).

"Bad Biology" es un película muy irregular. Frente a momentos demenciales e hilarantes que recuperan lo mejor de Henenlotter (en especial los últimos quince minutos de la película… tronchantes); nos encontramos, en muchas ocasiones, con una película de ritmo cansino y lastrada por una historia muy limitada que hubiera tenido cabida, perfectamente, en un cortometraje.

Por supuesto la película sigue siendo muy recomendable para todos aquellos que llevamos mucho tiempo contando los días que quedaban para el regreso de este maestro del trash insobornable que es Henenlotter. Para el resto me resulta muy difícil recomendárosla. Henenlotter es un creador de basura fílmica, pero sin duda ha hecho basura mucho más divertida y disfrutable que este "Bad Biology".
Lo único que os diré es que, si en alguna ocasión os vienen ganas de ver algo extraño, radical y distinto; os acordéis de "Bad Biology". No es una gran película (incluso muchos os arrepentiréis de haberle dado una oportunidad), pero desde luego es una propuesta original, arriesgada y distinta.

Lo mejor: El regreso de Henenlotter. Además, “Bad Biology” está salpicada de momentos 100% Henenlotter de los más disfrutable, con especial mención a la secuencia final de la película, absolutamente demencial y divertida.

Lo peor: Con las anteriores películas de Henenlotter siempre tuve la impresión de estar ante un magnífico ejemplo de buena-mala película, divertida de principio a fin. Con “Bad Biology” no tuve esa misma sensación.

¿Dónde conseguirla?
GoreNation: "Bad Biology" en VOSE.

Devil's Fork

2009... exploit! exploit! exploit!

Devils Fork

Todo parece indicar que este va a ser el año del exploitation (al menos en cuanto al panorama de la serie b y z se refiere): "Bitch Slap", "Lesbian Vampire Killers", "Chrome Angels"...
Yo sigo pensando que el experimento "Grindhouse" a cargo del tándem Rodríguez-Tarantino, tiene mucho que ver en todo este asunto.

Ahora le toca el turno a "Desvil's Fork", película influenciada por las road-movies-explotation de los 70, tal y cómo reconoce su director y guionista Jeff Chitty.

"Devil's Fork" nos cuenta la historia de una pareja inmersa en un largo viaje en carretera que recoge a un par de sádicos autoestopistas dispuestos a poner a prueba su instinto de supervivencia. El viaje se convertirá en un auténtico infierno, dejando tras sus pasos un cruel baño de sangre.

Hell Ride

Los viejos moteros cabalgan de nuevo

Hoy inicio una serie de colaboraciones con Andrés Pons (El blog del Sr. Pons) que consistirán en opinar conjuntamente sobre una película en concreto. El objetivo es ofrecer dos puntos de vista distintos sobre la misma obra (aunque en esta ocasión nuestros puntos de vista no parecen ser muy divergentes). Gracias Andrés.

Hell Ride

Ver ficha completa

  • Título original: Hell Ride
  • Nacionalidad: USA | Año: 2008
  • Director: Larry Bishop
  • Guión: Larry Bishop
  • Intérpretes: Larry Bishop, Michael Madsen, Dennis Hoppe
  • Argumento: Pistolero y su banda de motoristas -los Víctor-, tienen cuentas de sangre pendientes con los salvajes 666. La muerte de su antigua novia Cherokee Kisum clama venganza. El desierto será testigo de un viaje plagado de muerte, sexo, traiciones y drogas.

19 |100

Estrellas: 1

Por Andrés Pons (de el Blog del Sr. Pons)

Tarantino es un cachondo, ese es algo que creo que ya todos sabemos y no sorprende a nadie. Parece que últimamente quiere recuperar el llamado cine de explotación y no va a parar en su empeño aunque en esta ocasión los resultados son catastróficos.

El director, guionista, actor Larry Bischop al que vimos junto al autor de Reservoig Dogs en Kill Bill donde también participaba Michael Madsen. Bischop encara su segundo filme en la dirección tras la nefasta comedia encantado de matarte. Otro motero ilustre, nada menos que el creador e intérprete de Easi Rider Dennis Hopper se une al reparto en un guiño a su pasado.

El filme se sumerge en la serie z y explotación de toda la vida. Es decir, diálogos zafios, mujeres desnudas a cada plano, tipos duros y algo de sangre. Sin embargo el trabajo de dirección es realmente mediocre, las interpretaciones de pena, los rubros técnicos parecen de cine amateur. Un filme que podía tener su gracia aunque evidentemente no basta con buenas intenciones pues su conjunto es tan desastroso, que es imposible disfrutar del encanto de la explotación que es lo que se pretendía.

Lo mejor: Sus buenas intenciones, alguna belleza desfilando sin ropa.

Lo peor: Prácticamente todo.

Puntuación (sobre 10): 2

Hell Ride

Por Joan Lafulla (de Almas Oscuras)

Tengo la lección muy bien aprendida: desconfiar de todo aquel producto que tenga el nombre de Quentin Tarantino a la cabeza... ¡a no ser que se trate de una película del propio Tarantino!

Hell Ride se apunta a la moda Grindhouse revitalizada por el tándem Tarantino-Rodríguez, con una historia de venganzas moteras que homenajea las viejas exploitation surgidas de la factoría Corman en los 70.
En realidad no falta de nada: espectaculares motocicletas, cazadoras de cuero, chicas despanpanantes y ligeras de ropa, violencia a raudales, drogas, rock, el calor del desierto y la suciedad del asfalto.

Un compendio de elementos imprescindible en cualquier película de bandas moteras que se precie. ¿Suficiente? En absoluto. Desgraciadamente, ninguno de estos ingredientes consigue rescatar a la película del tedio y aburrimiento en el que se ve abocada en gran parte de su metraje.

Hell Ride, película dirigida, escrita y protagonizada por Larry Bishop, es un producto plano y sin sustancia, cuya confusa trama de venganzas, rivalidades y tesoros escondidos, nos depara un buen número de inconexas y autocomplacientes escenas, rodadas de forma más o menos cool, pero que, en realidad, no aportan nada a la historia. Estampas vacías, carentes de sentido.

Y es que Larry Bishop no es Tarantino. Y los diálogos de Hell Ride no tienen nada que ver con los de Reservoir Dogs. Algunos de ellos rozan el ridículo más espantoso (esa exageradísima y alargada metáfora sexual del bombero que apaga fuegos con su manguera ¿?).
Lo único salvable: nadie hace mejor de Michael Madsen, Dennis Hopper o David Carradine, que los propios Michael Madsen, Dennis Hopper y David Carradine. El resto...

Lo mejor: las impresionantes chicas y volver a ver a Dennis Hopper subido a la moto.

Lo peor: una historia sin garra.

Puntuación (sobre 10): 3

Wicked Lake

Cuatro chicas y muchos despropósitos

Wicked Lake

Ver ficha completa

  • Título original: Wicked Lake
  • Nacionalidad: USA | Año: 2008
  • Director: Zack Passero
  • Guión: Adam Rockoff y Chris Sivertson
  • Intérpretes: Angela Bettis, Marc Senter, Michael Esparza y Robin Sydney
  • Argumento: Cuatro amigas con un terrorífico secreto, deciden pasar un tranquilo fin de semana a la orilla de un lago. Una família de chalados les acosarán sin conocer el peligro que les aguarda.

20 |100

Estrellas: 1

Tengo la impresión de que, en lo últimos tiempos, existe una peligrosa tendencia a creer que tan sólo la mezcla de subgéneros puede generar un resultado final original e innovador. No es cierto.
No es que tenga nada en contra de combinar géneros. Es cierto que dicha práctica ha dado, en muchas ocasiones, resultados excelentes. Lo que resulta un error es pensar que tan solo con la mezcla indiscriminada de géneros se puede lograr algo novedoso y con cierto interés.

"Wicked Lake" se suma a esta práctica, combinando dos subgéneros que, a priori, podrían hacernos pensar en un resultado exótico, fuera de lo común. Se trata del sexploitation más enfermizo (al estilo de la mítica “La violencia del sexo” -I Spit on your grave, 1978-), y el mucho más actual torture-porn, con la saga "Hostel" como principal referencia.

¿Consigue Zach Passero, director del film, con esta mixtura de subgéneros, un producto realmene fresco, original y digno de destacarse por encima de la media?. La respuesta es no. En absoluto.

Wicked Lake

"Wicked Lake" es una película de bajo presupuesto, y eso se nota en cada uno de sus fotogramas. Fotografía pésima, situaciones ridículas que ni tan siguiera pueden ser tomadas con cierto humor, actuaciones horribles, como hacía tiempo que no veía (principalmente de todo el elenco masculino), un guión incongruente y repetitivo, una ridícula pareja de policías cuya aparición causa vergüenza ajena, y lo peor de todo, un desarrollo de la trama que pierde todo su interés en los diez primeros minutos de la película, desaprovechando así un punto de partida que se presumía interesante e incluso excitante.

Porque contar con cuatro universitarias, con cuerpo de escándalo –y sin reparos a la hora de mostrarlo en todo su esplendor-, dispuestas a ofrecernos toda clase de tocamientos lésbicos; no es suficiente. Se agradece, pero no es suficiente.

Y es que "Wicked Lake" se queda corta prácticamente en todo. Como muestra del género sexploitation, que intenta sacar rendimiento del cóctel violencia-vejación sexual, no acaba siendo lo suficientemente bizarra ni provocativa.
El ultraje y maltrato al que se ven sometidas las protagonistas, en el primer tercio de la película, no llega, ni siquiera, a incomodar al espectador. Con lo cual, tenemos que contabilizarlo como un nuevo fracaso.

La segunda parte del film (producto de un estimable giro de la historia en el que las víctimas pasan a ser verdugos, y viceversa) es una nueva muestra de ese subgénero, tan de moda hoy en día, que es el torture-porn o gorno (acrónico de “gore” y “porno”), y que se fundamenta en la exhibición realista, explícita y detallada, de escenas de tortura, sadismo y violencia extrema.
En esta tesitura, "Wicked Lake" sale un poco mejor parada (aunque tampoco demasiado), gracias a un par de escenas que logran transmitir cierta sensación de desasosiego y asco.
Pero sigue sin ser suficiente. Es en esos momentos cuando su condición de cinta casi amateur, pobre tanto en recursos como en talento, se hace más evidente. Los efectos gore son un desastre. Las situaciones de tortura intentan añadir un plus de sensualidad aprovechando las aptitudes físicas de las cuatro protagonistas femeninas, pero se quedan en el intento, debido a la pobreza de la puesta en escena y a unas interpretaciones que dan lástima.

En definitiva, una buena idea de partida echada por tierra por un errático desarrollo y una película que nunca logra superar su precariedad de medios (tanto económicos como creativos y de talento).
Lástima.

Lo mejor: Siempre nos quedaran las muy dotadas –físicamente- protagonistas de la historia.

Lo peor: Casi todo lo demás.

"Cannibals"

Ruggero Deodato trabaja en la secuela de "Holocausto Caníbal"

Holocausto Caníbal Cannibals Antes de nada reconocer que conozco muy poco de la obra del director italiano Ruggero Deodato. En realidad soy incapaz de recordar otro título que no sea el de su obra más célebre y controvertida: la mítica Holocausto Caníbal (Cannibal Holocaust, 1980).

Por si alguien no lo recuerda (o lo que es mucho más grave, alguien todavía no la ha visto), "Holocausto Caníbal" cuenta la historia de cuatro reporteros que viajan al Amazonas para rodar un documental sobre supuestas tribus antropófagas que habitan la zona. Este primer grupo desaparece sin dejar rastro, y un segundo grupo, liderado por el antropólogo Harold Monroe, viaja al Amazonas para averiguar cual fue el destino de sus predecesores.
Lo único que encuentran en el interior de la selva son las cintas de video grabadas por el equipo de periodistas desparecido. De vuelta a Nueva York tendrán tiempo de examinar en profundidad el contenido de dichas cintas.

La película estuvo condenada al ostracismo desde un principio. Vapuleada en su momento por la crítica, censurada en más de 55 paises (cifra que forma parte de la leyenda, pero que nunca fue corroborada), y objeto de la ira de grupos defensores de los animales (el film de Deodato no escatimaba en vivisecciones animales reales); “Holocausto Caníbal” se ganó a pulso el título de película maldita (hasta el punto de que se llegó a rumorear que las escenas más duras, en las que se mutilaba, descuartizaba, y engullía a los protagonistas humanos, eran reales), siendo reivindicada por posteriores generaciones como una auténtica pieza de culto.

¿Pero por qué motivo os vengo a hablar, precisamente ahora, de una película como Holocausto Caníbal?

La razón no es otra que el anuncio de un nuevo proyecto cinematográfico por parte de Ruggero Deodato. Y no estoy hablando de un proyecto cualquiera. Ni más ni menos que la secuela de "Holocausto Caníbal", conocida, por el momento, con el nombre de "Cannibals".

Poco se sabe de este nuevo proyecto, excepto que Deodato está teniendo muchos problemas con los productores para seguir adelante con el mismo. Por lo visto, quienes ponen el dinero sobre la mesa, han decido que sería conveniente prescindir de algunas escenas en aras a preservar la viabilidad económica del proyecto. Por supuesto, Rueggero Deodato se niega a ello.

Lo que sí ha trascendido es el póster de la película, y aquí me gustaría hacer un inciso y hablaros de una anécdota que tiene que ver con el póster de la primera película. Y es que "Holocausto Caníbal" fue la única película que me provocó pesadillas nocturnas –durante mi adolescencia- antes incluso de llegar a verla.
¿La razón de ello? Un salvaje –e inolvidable- póster promocional que incluía a una chica desnuda y empalada en mitad de la selva y con el cuerpo cubierto de sangre. Recuerdo que lo vi reproducido por primera vez en un fanzine underground –cuyo nombre soy incapaz de recordar, lo siento- y que el impacto recibido fue tremendo.

Pues bien, el póster de "Cannibals", continuación de "Holocausto Caníbal", ha tenido el acierto de no olvidar la herencia de su predecesora, y ha incluido la misma imagen de la chica empalada, sustituyendo la letra "i" del título.
Os dejo los dos pósters para que podais comparar.