Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Caught

Caught

Remando en tu propio barco... pero en círculos

caught

Ver ficha completa

  • Título original: Caught
  • Nacionalidad: USA | Año: 2015
  • Director: Maggie Kiley
  • Guión: Marcy Holland
  • Intérpretes: Rebecca Avery, Amelia Rose Blaire, Anna Camp
  • Argumento: Sabrina descubre que su marido la engaña, así que secuestra y encierra a la amante en el desván de casa.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

caught photo caught5_zps563bwxva.jpg

No es necesario profundizar en Caught para darse cuenta de qué palo va. El argumento de la película es la suma de tres capítulos camuflados de Mujeres Desesperadas en formato largometraje: “Mujer cornuda” —S, busca vengarse de la “Amante”—A de su marido contando con la complicidad de su “Hermana”—P, mientras disimula, con la más absoluta brillantez, ante su “Marido”—J haciéndole creer que todo va de perlas y que siguen siendo la pareja perfecta y más envidiada de la zona. Una pareja que nació para estar juntos, que viven en la casa más bonita e impoluta de la ciudad, situada en el barrio perfecto y con el jardín más hermoso del vecindario. Y a las puertas de su casa… un Lamborghini aparcado.

El problema es que el mundo tiende al desorden. Incluso el control tiene fecha de caducidad; y eso es algo que la mente perfectamente ordenada y obsesa de S no es capaz de asimilar. S es la típica ama de casa perfecta que no soportaría una mancha en su expediente. Lo tiene todo controlado, desde el cadáver del jardín hasta el pavo de Acción de Gracias. No soportaría perder “la carrera”; una carrera ya preestablecida desde su primer minuto de vida: “Dinero + J + casa + parejita de niños = Objetivo cumplido”. Y así debería haber sido si no fuera porque J se acostó con A y entonces sucede lo inevitable: S tiene un ataque de celos y secuestra a A gracias a la colaboración de P —S nunca se mancharía las manos de sangre. Si puede elegir prefiere que sea P la que se pringue y así librarse de la cárcel—. Su objetivo es gastarle una “broma” y lograr, de paso, que A abandone su fea constumbre de tirarse a hombres casados… especialmente a su marido J. Sin embargo A no cree que sea víctima de una simple broma, y es entonces cuando todo se va a la p*** mierda (como podéis ver, el típico cartelito de “Basada en hechos reales” es puramente anecdótico, ya que la película no guarda grandes similitudes con el hecho en que el guionista se inspiró para escribir la historia, donde el conflicto principal era una novatada y no una pseudo-venganza doméstica).

Caught se hizo, única y exclusivamente, para el lucimiento de su villana, Anna Camp; y la verdad es que fue todo un acierto porque ella es lo mejor de la película. Desde luego, si algo de bueno tiene Caught es el estupendo ensalzamiento que hace de su estrella, pues sin la presencia de Anna ahora mismo ni siquiera estaría escribiendo esta reseña y, de hecho, poco se sabría de la existencia de este curioso telefilm de argumento tan anodino que resume la decadencia del thriller durante los últimos lustros. Y es una lástima, porque menciono lo del telefilm con un afanoso “conformismo”, principalmente porque el principio de la película es tronchante y pasmoso, además de contar con la ingeniosa y muy divertida —aunque estereotipada— personalidad de Camp (de hecho, incluso cuando el filme se va directamente a pique, Camp sigue encandilando). Tampoco creo el nudo sea malo; las situaciones se desarrollan de manera coherente y Camp se luce de lo lindo en sus decisiones, pues el éxito de Caught radica en ver las locuras de las que es capaz su protagonista por mantener su estatus y el control de todo lo que sucede a su alrededor. La única brecha de la película vuelve a ser el “conformismo”, pero en esta ocasión se trata del conformismo del filme, con un final demasiado obvio y tan edulcorado que os darán ganas de sacaros los ojos de las cavidades orbitarias. El final naufraga estrepitósamente no solamente porque todo termine tal y como pensaste que terminaría desde que comenzó la película, sino por esos ampulosos minutos de más que acaban siendo dignos de la horca. No hay sorpresas en Caught —algo con lo que ya contaba—, y tampoco se cumplen las expectativas. Llega un momento en que la película tan solo… se estanca.

A pesar de todo, Caught tiene muchos aspectos de gran calidad. La historia se relata casi como una obra de teatro, con muy buen ritmo y contando con un elenco ideal. Tanto Amelia Rose Blaire como Stephanie Scott realizan un gran trabajo a pesar de estar siempre a la sombra del personaje de Camp. El dibujo de sus personajes es limitado y nunca llegan a despertar tanto interés como los entresijos urdidos por la maquiavélica mente del personaje de Camp. Sin embargo, si tuviera que destacar algo negativo de Caught —al margen de su desastroso desenlace— sería, sin duda, la pobreza de Kiley tras las cámaras. Por más que la película intenta huir y jugar, maliciosamente, con ese bucólico perfeccionismo americano; al final la labor de Kiley se acaba pareciendo más a esa falsa idealización que tanto parece criticar la película que a una comedia que busque romper esquemas y convertirse en un producto de referencia.

En conclusión, lo esperado… Camp borda su papel con matrícula de honor, la película es llevadera e inofensiva y, muy a pesar de sus buenas intenciones y de algún diálogo trabajado y jocoso, al final se decanta por la fácil comercialización. Auguro que pronto la veremos en la parrilla del domingo por la tarde de cualquier cadena privada de televisión… Camp… ¿Por qué?

Imágenes de la película

caught photo caught4_zpsakcogzkx.jpg

caught photo caught2_zpsxscuculg.jpg

caught photo caught3_zpsyc9utean.jpg

Lo mejor: Camp.

Lo peor: el Happy Ending más espantoso de los últimos años.

Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.