Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Cherry Falls

Cherry Falls

Follad, follad, malditos

Cherry Falls Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Cherry Falls
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2000
  • Director: Geoffrey Wright
  • Guión: Ken Selden
  • Intérpretes: Brittany Murphy, Jay Mohr, Michael Biehn
  • Argumento: Los asesinatos comienzan en la pequeña población de Cherry Falls. Las víctimas son jóvenes vírgenes, así que
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo Cherry_Falls_interior_zpszh9mfqs7.jpg

En el pequeño pueblecito de Cherry Falls las cosas se están poniendo calientes. Cuando varios jóvenes acaban acuchillados el pánico cunde en el instituto. ¿Qué hacer para evitar ser la próxima víctima del despiadado asesino? Pronto salen a la luz las aparentes motivaciones del psicópata: exterminar a todos aquellos que todavía sean vírgenes. Así que el instituto de Cherry Falls se lanza a la preparación de una orgia comunal: ¡el sexo os hará libres!

¡Cómo pasa el tiempo! De hecho, casi podríamos considerar esta reseña una especie de revival.
Recuerdo que el duro invierno de 2001 nos golpeaba en Zaragoza mediante fuertes rachas de cierzo cuando fui al cine a ver “Cherry Falls”. Era una época en la que cualquiera, yo incluido, no dábamos un duro por las películas de terror estrenada en salas comerciales: importante darse cuenta de que ese mismo año se estrenaría “Tuno Negro” en nuestras cines. Mis amigos y yo vivíamos una desconexión más que justificada con el terror, pero a rebufo de “Scream” se iban estrenando una serie de slashers para adolescentes que servían como excusa ideal para reunirnos y acudir al cine de turno medio borrachos, por aquello de proteger nuestra integridad mental ante el seguro muermo que nos esperaba. No era para menos, el género vivía uno de sus clásicos bajones; sin embargo, mientras que el actual que vivimos se debe a la baja calidad de las cintas editadas, por aquella época la tristeza se debía a la escasez de cine de terror que llevarse a la boca. Imaginaos como estaría el patio para que Sitges premiase en 2000 a “Cherry Falls” con el galardón al mejor director. Geoffrey Wright, que así se llama el interfecto, se debió volver a su Australia natal muy confundido. No es que la película fuese un aborto en lo que a su labor se refiere, pero la edición y autocensura de la productora hicieron muchísimo daño al resultado final, creando, sin querer, una comedia en toda regla. Una lástima que un tipo con talento, como así atestigua la genial “Romper Stomper”, un drama sobre neo nazis australianos, se viese doblegado por las presiones de las distribuidoras.

Veamos, la base de “Cherry Falls” nos presenta una pequeña comunidad norteamericana aterrorizada por un asesino que parece preferir vírgenes a sus víctimas. Así que el gran tópico de los slasher adolescentes, “si follas, mueres”, se ve invertido. Buen arranque, por aquello de que el sexo se convierte en la salvación de los jóvenes que estudian en el instituto sangriento. La gracia radica en el despreocupado ahínco con el que los protagonistas y sus padres abordan el tema del sexo, dejando escenas para la posteridad, como ese sheriff que invita a su hija a llegar más allá con su novio. Como podéis observar, la premisa ofrece el terreno abonado para una profunda disección de la vida sexual en la adolescencia, la cual, mezclada con humor negro y gore cafre, hubiese sido una pequeña revolución en su momento. Y de esa forma la concibieron Wright y su guionista, el desconocido Ken Selden, que no iban a escatimar recursos en mostrar escenas subidas de tono, alusiones al “complejo de Electra”, muertes explícitas de alto contenido erótico… pero todo aquello fue recortado en el montaje, para lograr una calificación PG 13 que permitiese su estreno masivo en cines americanos, o bien no fue abordado por miedo a la reacción de las asociaciones de padres. Situación ésta que desequilibró completamente a “Cherry Falls”: ¡bienvenidos a otro entrañable despropósito!

Es fácil darse cuenta de que Wright aborda las escenas de tensión con el cuidado y la mala uva del conocedor del slasher. La tensión se construye lentamente y la ambientación, gracias a una eficiente fotografía, compromete al espectador con los miedos de los protagonistas. Sin embargo, cuando debería llegar la provocación, la muerte en estado puro, nos quedamos con las ganas, pues las secuencias concluyen de forma brusca, sin que el espectador pueda ver nada ofensivo. Además, a esta mojigatería se unen unos diálogos que vistos con la perspectiva del tiempo resultan bastante pueriles. Ya no se trata de enfrentarse al mundo adolescente con cuarenta años, es que simplemente los personajes son una lamentable parodia de la realidad. De este modo nos plantamos ante la comedia pura y dura en lugar de al cine de horror, con lo que el híbrido queda en tierra de nadie.

Por ejemplo, mientras que la gran mayoría de jóvenes sólo piensan en follar, ya sea por “consejo” del asesino o por mero calentón hormonal, nuestra protagonista busca resolver el misterio que ha llevado a su precioso pueblo a vivir bajo la amenaza de un psicópata. Con amaneramientos góticos, Jody se supone la inteligente y dinámica de su grupo de amigos, pero juega a “calienta braguetas” en cuanto la ocasión la pintan calva. Un despropósito de personaje al que nada ayudan las expresiones “mimosas” de la actriz que da vida a esta adolescente: una Brittany Murphy sin problema alguno por unirse a la sobreactuación de sus compañeros de reparto. Precisamente, será este histrionismo generalizado el que nos arranque unas buenas risas, algo que siempre se termina agradeciendo.
Entre los actores más exagerados encontramos a Michael Biehn (“Terminator”, “Aliens”) y a Jay Mohr, directores del recital de caretos y gestos espásticos a los que se abandonan en un tramo final digno de Fred Olen Ray…

SPOILERS
Seamos honestos, a pesar de la genial idea tras “Cherry Falls”, incluso obviando esos problemas con la absurda censura, nos encontramos con una trama que termina por perder los papeles cuando se resuelve el misterio del asesino, el cual, por cierto, está muy bien llevado en cuanto a antecedentes y motivaciones. En ese punto se echa de menos más mala leche, y es donde los recortes agudizan el ambiente casposo creado por un hombre con peluca soltando cuchilladas a diestro y siniestro en una orgia con cientos de jóvenes dándole a la pelvis. No hacer de semejante escena algo memorable es culpa de muchos factores, pero entre ellos una incapacidad manifiesta por parte del director y su equipo.
FIN SPOILERS

Resumiendo, un slasher datado y sometido a los rigores de su tiempo, que convirtieron a la generación de asesinos post “Scream” en una inofensiva piara de tarados cinematográficos. De todos modos, asumiendo los pecados manifiestos del cine de terror para adolescentes, podemos disfrutar de una entrañable tarde de domingo gracias a lo casposo de su acabado; si buscáis credibilidad estáis en el lugar equivocado. Se prometen risas aseguradas gracias a esos muchachos haciendo chistes sexuales mientras alguien mata a sus compañeros de clase.

Imágenes de la película

 photo Cherry_Falls_1_zps4rqtrfgj.jpg

 photo Cherry_Falls_2_zpsyx2ww1zq.jpg

 photo Cherry_Falls_3_zpsl0qzh2av.jpg

Lo mejor: Dos ideas dispersas: el asesino de vírgenes y la orgía aprobada por el ayuntamiento.

Lo peor: Tremendas actuaciones histrionicas y diálogos adolescentes, disfrutadlos con una cerveza en la mano. Muy expurgada.

Vuestros comentarios

1. abr 3, 21:25 | Skalope

Que recuerdos basuriles Bob. Tu lo has dicho, 16 añazos, como pasa el tiempo!.
Pero bueno, cosas a favor: gracias a “Cherry Falls” existe “It Follows”. Muchas veces grandes ideas en malas producciones eclosionan en buenas obras para posteriores propuestas. Me viene a la memoria “el bosque” de Shyamalan, cuya idea fue prestada de una película francesa… el nombre no lo recuerdo. O David Civera germinó el himno del Sevilla (esto último es solo un ejemplo, odio ambos).
Una pena que no haya una uncut de esas, con las escenas que comentas que censuraron.
En resumen, buena idea pero mala implementación en pantalla. Muchas veces pasa esto, pero muchas otras pasa lo contrario. Historias simples que acaban en una buena película. Que difícil hacer cine, cuantos factores…
Por cierto, también sirvió esta reseña para que los seguidores de almas sepamos que eres maño!, yo conocí Monzalbarba durante 9 meses. Un saludo Bob!

2. abr 3, 22:37 | UPIRI

Bueeeeno, no es tan mala como para catalogarla de caspa movies.

Esta la vi en el cine y la verdad es que me pareció regular. No me esperaba una parodia de los cliches del slasher.

Mira que al comienzo me gustaba mucho, sobre todo las primeras apariciones del asesino, pero poco a poco se torna en lo que realmente es, una parodia.

No hay que ir mas allá.

3. abr 4, 18:21 | Bob Rock

Skalope.- De Zárágózá… sí, tierra de hombres y mujeres ásperos pero nobles, ja ja ja ja. Monzalbarba? 9 meses? te gustó la mili por aquí? No recuerdo haberme drogado tanto como en esa época…

UPIRI.- Precisamente catalogarla como caspa es hacerle cierto favor. Si la empizeas a ver con el ánimo de ver un slasher serio te puede dar un ictus… y eso que no ha envejecido mal, podría estar rodada actualmente (si obviamos el tema redes sociales)

Un abrazo!

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.