Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Child Eater

Child Eater

El primo ciego del Creeper

Child Eater Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Child Eater
  • Nacionalidad: Estados Unidos, Islandia | Año: 2016
  • Director: Erlingur Thoroddsen
  • Guión: Erlingur Thoroddsen
  • Intérpretes: Cait Bliss, Colin Critchley, Jason Martin
  • Argumento: Una noche de canguro enfrentará a Helen contra un monstruo que devora niños.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo CE_Interior_zps7nmoqv7d.jpg

La hija del sheriff de una pequeña población ha sido contratada como canguro de un niño aterrado de la oscuridad, en concreto la de su armario, donde habita según él un monstruo que quiere morderle las nalgas. Como no podía ser de otra forma, este miedo está fundado, pues por la zona rondó hace tiempo un viejo vicioso que secuestraba niños para torturarles y comerse sus ojos, creyendo que así él mismo recuperaría la vista. ¿Será que el muerto no lo estaba tanto o qué ha vuelto para jugar al escondite esta noche, precisamente esta noche?

Intentando dar cuerpo a un nuevo “hombre del saco” surgido de la mente de su autor, Erlingur Thoroddsen, “Child Eater” no pasa de ser una serie B de bajo presupuesto correcta y limitada por propia definición. Es decir, cuando no hay una gran cantidad de dinero para contratar a actores de talento o ambientar de forma potente una historia, que no deja de ser típica y reducida, el resultado final puede darse con un canto en los dientes si entretiene aunque sea un pizca al exigente público del cine de terror. Afortunadamente este es el caso gracias a cierto carisma tanto en el villano de la función como en su origen, en concreto unas misteriosa leyenda ficticia que lo relaciona con una cigüeña tan malvada como el pato rojo. Estamos un poco por encima de la media actual, lo que significa un aprobado raspado quizás por demérito de sus coetáneas, sin embargo su acabado visual es un serio hándicap para completar correctamente el puñetero visionado, un caos narrativo en la parte final del metraje enervará a los más estoicos.

Supongo que la profusión de defectos formales –desde una fotografía sin personalidad alguna, marcada por la omnipresencia de una niebla luminosa un tanto forzada, hasta una banda sonora bastante prosaica– se debe a la inexperiencia de su director, intentando alargar hasta el paroxismo una historia que nació como cortometraje, mucho más sólido. Quizás este proyecto no debería haber superado la campaña de mecenazgo que lo ha alumbrado. Claro que observamos destellos de cierto talento que le han valido a Erlingur Thoroddsen para continuar su carrera dentro del género con obras mucho más personales y arriesgadas, también mejor ejecutadas, como sería “Rift”, un drama de horror con temática homosexual de fondo. O quizás en realidad para esto deberían servir realmente los “crowdfunding”, para ayudar a despegar a artistas con ideas jugosas, no como preventas de empresas ya consolidadas. La decisión está en vuestro bolsillo.

Metiéndonos ya de lleno en “Child Eater”, hablamos de una peliculita que recuerda mucho a un “Jeepers Creepers” pasado, aun más, por la túrmix de Stephen King. Como observáis en la sinopsis tenemos una pequeña población norteamericana, creo que Thoroddsen debería haber arriesgado localizando la historia en su Islandia natal aun a sabiendas de que los yanquis iban a ignorar la cinta; un niño empanado que tiene miedo al coco, y este adoptará forma real para justificar todo el meollo; una zona rural apartada donde la niebla y el mal campa a sus anchas por la noche; una niñera convertida en la principal némesis del demonio de la historia; un cuerpo policial involucrado activamente en el enfrentamiento contra otro “boogeyman” producido a escala industrial; una mujer mayor tuerta que se dedica a lanzar a diestro y siniestro crípticas advertencias sobre el “comeniños”… Y evidentemente, dado semejante escenario, también tendremos el resto de tópicos en el sentido más peyorativo.

A saber: diálogos llenos de frases manidas e inscritas a fuego sobre nuestro percutido cerebro, “ellos pensaron que estaba muerto, pero el mal nunca muere” (¡booom!); personajes escépticos que sirven de carnaza en el momento justo, cuando están burlándose de la posibilidad de que un monstruo devore niños por el bosque; una protagonista embarazada con problemas sentimentales, ideal dado que la criatura de marras se deleita con los ojos de los niños, ¡qué apropiado!; una sobreexposición del villano hasta terminar con cualquier aura de malignidad que pudiese enarbolar, por no hablar de la facilidad con la que deja escapar a unas víctimas mientras que a otras las liquida en pocos segundos…

Es cierto que en terrenos tan familiares cualquiera de nosotros se sentirá cómodo y podrá poner el cerebro en punto muerto con tal de evadirse. Ese es el objeto de “Child Eater” a mi juicio, y lo consigue sin espectacularidad alguna. Medía positivamente a tal efecto cierto misterio y violencia en los orígenes del “comeniños”, que además se muestra muy activo en su afición ocular, ¿llegaron realmente a ejecutar al retorcido ermitaño que secuestró a varias decenas de personas, entre ellos indefensos infantes? Al igual que Alain Afflelou, el malote se muestra muy favorable a las ofertas de 2 X 1, sólo que en este caso se decanta por devorar globos oculares ajenos en lugar de regalar gafas. Esa necesidad se debe a su propia ceguera, la cual podría haberse explotado mejor, pero sirve de excusa para construir algo de tensión en escenas diseminadas al azar. Además está la leyenda sobre un cisne negro carnívoro que aporta una nueva dimensión sobrenatural a este depredador, dejando en el aire, hasta un epílogo donde el pastel se revela salido del horno de Victor Salva, su inhumana capacidad de supervivencia. A este carisma se le une la inteligente decisión de desproveerle de palabras, evitando caer en ridículos fáciles.

Lo que no os va a gustar nada, toca hablar someramente del tema interpretativo, son unas actuaciones donde lo mejor, atención, es el trabajo del niño protagonista. Es evidente que carece de ninguna experiencia previa, pero al menos da el pego como niño asustadizo y un poco atolondrado. El resto de adultos que lo rodea deberían hacérselo mirar con lupa, pues es imposible tragarnos sus puñeteros papeles, y lo tenían sencillo existiendo a través de un cliché. Mención de honor a los mastuerzos de la semana para los tres “actores” que encarnan a un grupo de policías estúpidos a rabiar. Quizás sea lo mal que les quedan los uniformes, parecen unos espantapájaros, o quizás sean sus caras de pasmo, pero su presencia me ha enervado hasta darme dolor de huevos. La chica protagonista y su ex novio/novio/o–lo–que–sea tampoco se deben salvar de la quema, pero como tienen por delante a esos tres secundarios, incapaces de salir del recitado mecánico de frases manidas, les dejaremos para mejores ocasiones.

Pues aquí tenéis otra reseña desganada para completar la dura semana laboral, y eso que esta vez la cosa no ha sido tan sangrante. Supongo que este cansancio que llevo vomitándoos a la cara durante tantos meses debería marcar algún punto de inflexión en el futuro cercano, porque sigo observando un nivel bajísimo en la producción independiente de cine de género. Intento ser positivo cuando redacto noticias sobre películas que prometen un mínimo, y no suelen ser remakes o enésimas partes, pero todo queda en decepción. Por no hablar de que luego las grandes producciones, o al menos las que son más promocionadas, no me ofrecen lo que yo necesito. ¿“Un lugar tranquilo” está bien? Sí, sin exclamaciones, sin mayúsculas, sin considerar que el precio de una entrada haya servido para alimentar mi deseo de sordidez de calidad. Sigo prefiriendo darme una maratón de Frank Henenlotter que atender a todas estas producciones estilo “Blumhouse” que hoy dominan el panorama como “lo más esperado” o “lo mejor puntuado” (por gente que no tiene ni puta idea de lo que significa terror).
Probablemente estos gañidos sean la antesala de mi partida, y la de muchos de mi edad cansados de ver bodrio tras bodrio (moderno), hacia nuestro particular cementerio de elefantes. Espero no volver “cambiado” de ese mítico osario.

Imágenes de la película

 photo CE_1_zpsvim7og8a.jpg

 photo CE_2_zpsbqlvkwu9.jpg

 photo CE_3_zpsyyg3sgti.jpg

Lo mejor: Las mecánicas del "come niños", cabrón y con una historia detrás sólida aunque tópica.

Lo peor: Los actores que interpretan a policías, para encorrerles a collejas.

Vuestros comentarios

1. may 6, 12:04 | Nahuel

Pues entonces es lo que parecia, una pelicula generica que verla seria perder el tiempo, tranquilo que este año salen cosas como Hereditary que deberia darle un shock de calidad a este año en lo referente a peliculas de terror, mas de una que sea buena tiene que salir

2. may 6, 13:24 | matias

si la unica forma de entretenerse seria ver peliculas de terror yo tambien estaria vencido, hastiado y cansado de ver tanta porqueria. porque peliculas que podriamos considerar “buenas” las contas con los dedos de una mano.

menos mal que esta la MUSICA que nunca deja de enorgullecerme ya que las bandas SI hacen discos que vale la pena comprar, escuchar una y otra vez y nunca te defraudan (bueh… alguna que otra si)

este año por ejemplo FU MANCHU edito “clone the universe” un disco para mover la cabeza de principio a fin y que tiene un temaso como “el mostro atomico” de 18 minutos ¡¡y no es aburrido!!!
EELS entregó otra obra chiquita y melancolica con “the deconstruction” y siempre le voy a estar agradecido de que no se parezca a esa VERGA llamada “colplai” (putos)
A PERFECT CIRCLE volvio despues de muchos años con un discazo. nada mas que decir. si nunca escucharon esta banda, haganlo ahora. el nuevo se llama “eat the elephant”
y MELVINS siguen todavia sacando buenisimos discos de musica grunge que no suenan a nada que hagan otras bandas (locos lindos…) este año salio “pinkus abortion technician” que tiene un geniall cover (muy destrozado) de “i want to hold your hand” de los beatles (???)

estaria genial que, ya que comentan peliculas, libros y comics, ¿no da para recomendar y/o criticar discos o bandas? a mi me interesaria….

porque esta pelicula no se si te la veo…. no, mejor no.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.