Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Children shouldn't play...

Children shouldn't play...

Los niños no deben jugar con cosas muertas

Los niños no deben jugar con cosas muertas

Ver ficha completa

  • Título original: Children shouldn't play with dead things
  • Nacionalidad: USA | Año: 1972
  • Director: Bob Clark
  • Guión: Bob Clark, Alan Ormsby
  • Intérpretes: Alan Ormsby, Valerie Mamches, Jeff Gillen
  • Argumento: Un cineasta venido a menos lleva a su particular troupe de intérpretes de segunda fila hasta un cementerio. Una vez allí le da por hacer un ritual de magia negra para que cobre vida un cadáver robado de su tumba.

40 |100

Estrellas: 2

Los niños no deben jugar con cosas muertas

Quisiera darle la bienvenida a nuestro buen amigo John Trent, un cinéfago emperdenido en cuya cabecera de su blog, Ser Cinéfago, según John Trent, puede leerse la siguiente leyenda: El cine, como las demás artes, incluye poder apreciar todo tipo de obras. Esto quiere decir, desde el mayor clásico jamás filmado, hasta la serie Z más cutre y desoladora”. Lo dicho, bienvenido John.

Un cineasta venido a menos lleva a su particular troupe de intérpretes de segunda fila hasta un cementerio. Una vez allí le da por hacer un ritual de magia negra para que cobre vida un cadáver robado de su tumba. Aparentemente la cosa no funciona, y la situación es tomada a broma por la mayoría de los implicados, pero los muertos han oído el mensaje y tienen ganas de salir a comer.

Habían pasado cuatro años desde que George A. Romero revolucionara el cine de terror, y concretamente el subgénero de zombis, con su obra maestra La noche de los muertos vivientes (Night of the Living Dead, 1968). Todo gran éxito dentro de un tema suele llevar a la explotación del mismo. El director Bob Clark fue uno de los que vio el filón en los nuevos zombis caníbales. Consiguió setenta mil dólares, un puñado de actrices y actores de talento cero y se puso manos a la obra con esta pequeña película que, cosas de la vida, terminó siendo de culto.

Los comienzos de Bob Clark fueron fuente de películas de culto. No solo pasó con la que nos ocupa, sino también con las superiores Black Christmas (1974), que no hace mucho contó con un mediocre remake, o Crimen en la noche (Dead of Night, 1974).

En su estreno, quisieron vender Los niños no deben jugar con cosas muertas como una secuela de legendaria obra de Romero. Tanto, que también fue conocida como La noche de los muertos vivientes 2. En realidad no tiene mucho que ver con aquella, salvo porque en el clímax final aparecen muertos vivientes y los protagonistas se encierran en una cabaña.

La primera hora es una especie de comedia de terror con personajes y diálogos irritantes que provocan sopor y diarrea por igual. Pero, a partir de ahí, concretamente después de una ceremonia satánica cutre, se empieza a comprender porque ha llegado a ser más o menos recordada en la actualidad;* la comedia insulsa se convierte en un eficaz suspense.* Siempre estamos expectantes en el juego al que los protagonistas “someten” a sus intereses a un cadáver secuestrado de su tumba. Estamos a la espera, deseosos de que por fin cobre vida y devoré la yugular que le pille más cerca. Sin embargo, Clark opta por alargar ese suspense de forma coherente, y es en los últimos quince minutos en los que los muertos caminan definitivamente.

Cierto es que para llegar a ver cosas interesantes tenemos que tragarnos un bodrio de sesenta minutos, pero la espera vale la pena; el asedio de los zombis a la cabaña consigue momentos magníficos. Todo pasa rápido, creando el mayor impacto (pensemos que se estrenó en 1972) en un espacio de tiempo reducido. Algo similar a un premio al espectador paciente que ha sabido aguantar hasta el final. El problema (o no) se encuentra en que, a diferencia, ya que estamos, de La noche de los muertos vivientes, aquí no hay ningún personaje bien trazado con el que hayamos conectado. Más bien son seres anodinos de los que esperamos una merecida defunción.

Pese al mal rollo de los últimos minutos, se echa en falta algo de gore. Resulta chocante una película de zombis, ya sea de los setenta o actual, en la que el liquido rojo y los desmembramientos a penas muestren unas pinceladas. En*Los niños no deben jugar con cosas muertas* todo esto se intuye más que se muestra. Tal vez les salieron demasiado casposos los efectos y prefirieron la opción de dejarlo a nuestra imaginación, o tal vez se gastaron el dinero en decenas de litros de alcohol para contentar a los extras.

Bob Clark falleció en 2007. Un marco amplio de su carrera posterior la desarrolló en televisión, pero antes de eso también dirigió la no menos de culto Porky´s (1982), que dio el pistoletazo de salida a la marabunta de títulos de adolescentes salidos que, en su mayoría, dan bastante más miedo que los comienzos de Clark.

Lo mejor: Los últimos veinte minutos.

Lo peor: Que para llegar a ellos tengamos que tragarnos un bodrio de una hora.

Vuestros comentarios

1. nov 14, 01:45 | billyboy

desconocia esta pelicula,tendre que echarle un ojo debido a lo que me gusta el genero zombie.

Por cierto expertos de almas oscuras,me gustaria si fuese posible que me dijesen cuando se va a estrenar hypothermia,dado que por google solo e podido sacar que la premier estaba programada para el 30 de octubre del 2010,osea que en teoria el estreno ya se realizo,pero no se vuelto a saber nada de nada sobre la pelicula,ni nuevas imagenes ni un trailer en condiciones dado que solo existe el teaser trailer que no da nada al espectador.

Ua lastima porque le tengo ganas,dado el fiasco que resulto para mi Altitude tengo ganas de una monster movie que me deje mejor sensacion.

2. nov 16, 02:23 | Jorge

Por un lado, hay que agradecer que se escriban este tipo de reseñas, pues permite sacar del fondo del baúl películas y directores de culto que, a pesar de haber ejercido una influencia nada despreciable en el moderno cine de terror, ahora están totalmente olvidados. Sin embargo, por otra parte, difiero de lo que se dice acerca de la primera hora: que es una comedia de terror, aburrida y de diálogos insoportables. Bueno, es cierto: el ritmo inicial es lento y el personaje protagonizado por Alan Ormsby es intolerable, pero creo que, a diferencia de otras películas en las que el tono de comedia adolescente es usado como mero relleno o para rebajar la tensión, en Children shouldn’t play with dead things el tono de comedia boba tiene un propósito muy distinto: crear tensión. El desenlace de la película es predecible (los zombies terminarán por levantarse de su tumba en una frenesí sangriento), pero no sabemos cuándo y el irritante comportamiento del grupo lo único que hace es acrecentar la sensación de que se están ganando un furioso escarmiento que puede estallar de un momento a otro.
Eso sí, se trata de un ritmo narrativo en desuso y su lentitud puede resultar demasiado pesada para el espectador moderno. Pero vale la pena darle una ojeada.

3. nov 16, 12:32 | Bob Rock

Billyboy.- Lamentablemente Hypothermia continúa en post-producción. Me imagino cual está siendo la razón de todo este retraso:
La principal distribuidora de Hypothermia es Dark Sky Films, la cual está metida hasta las cachas en Hatchet II. La distribución y presentación de Hatchet II debe estar siendo dura por problemillas con la censura norteamericana y canadiense (debido al alto grado de violencia su exhibición ha sido restringida). Claro, al poner toda la carne en el asador con un proyecto del que hay que recuperar la inversión, veo una parálisis temporal con Hypothermia. De todos modos, supongo que la salida en DVD dará buenos resultados y no se quedará la película que comentas en el olvido. Paciencia amigo!!

Un saludo

4. nov 18, 00:53 | billyboy

Gracias Bob Rock,ya me extrañaba a mi,solo espero que no se demoren mas de la cuenta ^^

5. nov 24, 14:24 | John Trent

Jorge, soy muy aficionado al cine de terror antiguo y pausado, pero cuando una película se hace lenta, sin interés, que no pausada, la cosa cambia. Hablamos, obviamente, de gustos. En lo personal, Los niños no deben jugar con cosas muertas, como ya dije, tiene varios valores para ser considerada de culto, pero no me termina de llenar. Esa primera hora se me hace demasiado larga, demasiado tonta. Aunque la cosa mejore al final, y bastante, creo que es una salvación un poco tardía. Aún así, me parece una película que el aficionado al cine de zombies debe ver, aunque sea por curiosidad.

6. abr 6, 21:51 | Carrieta

Entretenido film que hay que tomarlo como la epoca en la que fue realizado. Por más de que exista un desarrollo por ahí lento mantiene la tensión con sus efectos de sonido. Es recomendable para todo aquel amante de peliculas viejas. Y no creo que merezca un 40, creo que un 60 puede ser bien llevado.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.