Estás aquí: Página de inicio » Libros » Contemplad el vacío

Contemplad el vacío

Terror que te sacará de la mediocridad

 photo CEV_Interior_zpsa6c6uya3.jpg

La editorial “Dilatando Mentes” continúa con la publicación de títulos jugosos y diferenciadores dentro del terror contemporáneo, y lo hace sumando otra colección de cuentos breves a su genial línea “Rara Avis”, actualmente con cuatro publicaciones a las espaldas (“Un Lugar Mejor”, “La Oscuridad Innombrable”, “El hombre que esperaba a las flores”). Al igual que el resto de sus predecesoras, “Contemplad el vacío” ahonda en los vericuetos del terror extraño o “weird”, una suerte de revitalización del género mediante la fusión de elementos pulp y expresiones post nihilistas, devolviéndole al miedo el marco psicológico que nunca debería haber perdido. Deudor en buena medida de las nuevas tendencias en el horror cósmico que han marcado estas dos primeras décadas de siglo, Philip Fracassi oferta una voz propia que, lejos de reinventar, depura el estilo anglosajón de autores como Laird Barron o Robert Aickman, aunque todavía enraizado en la corriente ochentera liderada por Stephen King.

Digamos que su prosa cabalga a buen ritmo y en equilibrio entre lo directo y lo ominoso; capaz de favorecer las atmósferas gracias a una descarada maestría del lenguaje y la narración, habilidades de gran calado visual probablemente por su otra faceta como escritor: Fracassi gana el pan para sus hijos ejerciendo como guionista en la procelosa Los Ángeles. Si algo caracteriza a esta recomendable colección de relatos cortos seria la expresividad y plasticidad de sus escenas más álgidas, sazonadas con una atmósfera capaz de superar al medio impreso. La lectura de “Contemplad el vacío” a solas y en el entorno adecuado, por ejemplo una cabaña aislada junto a un lago de aguas estancadas, os invitará a mirar repetidas veces por encima del hombro, inseguros de la si la realidad se ha quebrado para vomitar las entidades preternaturales y los sectarios que las sirven encerrados dentro del papel ahuesado de otra edición de lujo: Desde la delicada portada hasta unas ilustraciones interiores que remiten a los trabajos de un joven Bernie Wrightson para revistas como “Creepy” y “Eerie”, pasando, como siempre, por una miscelánea aclaradora y una maquetación agradable de leer. Que además esta antología venga acompañada de una lista de temas musicales, numerada y profusamente decorada no hace más que convertirlo en un preciado objeto de coleccionismo desde el día de su salida. Pese a tratarse de una constante dentro de la editorial “Dilatando Mentes”, creo que debemos seguir señalándolo para que todos los “profesionales” del país tomen buena nota. ¡El libro impreso no ha muerto todavía!

 photo CEV_1_zps2ohlw6yv.jpg

Volviendo al contenido de tan disfrutable obra… Fracassi se deja llevar por la libertad del autor independiente con tal de mostrarnos diez historias donde la simplicidad de partida esconde un engañoso pantano de palabras manipuladas y manipuladoras donde resulta natural hundirse en busca de la esencia del horror. Pues la variedad del muestrario nos llevará a explorar tanto la oscuridad del alma humana como la fragilidad de nuestro reinado sobre la naturaleza, siempre acompañando a personajes con una carga existencial mucho mejor dibujada que la de protagonistas de novelas de más de quinientas páginas. Si por algo destacan los hombres y mujeres que se pierden entre la cruel imaginación de su creador, sería por la proximidad y cercanía a los lectores de sus desventuras. Tanto en lo positivo como en lo negativo, en este último caso sobresale la fría interpretación del universo femenino que expone el protagonista de “Madre”, todos los que se enfrenten a “Contemplad el vacío” hallarán paralelismos y similitudes con el maniqueo perfil que se han creado de tal o cual familiar, amigo o amante; cuando no directamente con su propia vida. Un punto referencial de cotidianeidad ideal para hacerlo saltar por los aires y de nuevo demostrar que el género del terror tiene idearios peligrosos e hirientes para ofrecernos. Estamos ante la quintaesencia de la ficción tanto para entretener como para soliviantar a los reaccionarios de una sociedad, la occidental, necesitada de críticas constructivas pero ejecutadas con saña.

En cuanto a los relatos en sí podemos disfrutar de una variada panoplia que igualmente reflejan los gustos de su autor, con lo que diferentes lectores podrán verse más o menos reflejados, compartiendo dichas filias y, por ende, disfrutando en mayor medida de ciertas narraciones. En mi caso particular me costará olvidar “Altar”, segundo de los cuentos que tras un incómodo e innecesario salto entre protagonistas esconde una de las escenas más originales y potentes dentro del terror de este siglo imberbe. Es imposible predecir el final de un día cualquiera en una piscina municipal igualmente prosaica.

También merece la pena detenerse en “Madre” o “El Ataúd”, donde la naturaleza, a la manera de “El Ritual” y “The VVitch”, se convierte en un submundo de poder y horror donde la mujer parece tener ganada la partida a su contraparte masculina. Gozando ambos relatos de un poderoso in crescendo, consiguen establecerse como dignos sucesores de la tradición de Blackwood o Machen, sin necesidad además de recurrir a un estilo clásico, ciñéndose al misterio y las frases rebuscadas como único indicio del mal a punto de nacer.

Otras historias más cercanas a la tradición pulp de corte desenfadado serían “A prueba de fallos” o “Mandala”. Joyitas fácilmente ubicables en el imaginario común nacido en “Weird Tales” y prodigado desde “La Dimensión Desconocida”, explotado y quizás vapuleado por Stephen King cuando estaba en forma, hablamos de una interpretación ligera y con cierto humor del terror de provincias, auspiciado por el protagonismo de unos niños que destacan gracias a los finales abiertos (o al menos no cerrados del todo) a los que Fracassi se muestra dado.

Por lo demás no me quiero olvidar del resto de los relatos, y os aseguro que no lo hago, pero dar siquiera pistas sobre su contenido supone un flaco favor para su disfrute. Pues hasta títulos tan evocadores como “Construcción blanda de una puesta de sol”, donde la fascinación de Fracassi con Dalí adopta cotas gráficas al alcance de pocos escritores, o “El ladrón de caballos” o “Surfer Girl”, tienen entre sus páginas secretos y giros difíciles de predecir incluso para el lector experto. Circunstancia difícil de encontrar en un panorama dado a fagocitar y sobreexplotar sus propias fuentes, como así demuestra la proliferación de pastiches de baja calidad o las secuelas llevadas hasta la nausea. Aquí no, “Contemplad el vacío” dignifica el cuento breve, aportándole una segunda vida de la que muchos dudábamos a tenor de lo que aviesos editores tenían por ofrecernos en las estanterías de las grandes superfcies.

¿Una de las mejores colecciones de relatos de horror de 2018? Afirmativo.

 photo CEV_Portada_zpskbx8moye.jpg

PUNTUACIÓN: 4.5/5

Diversión: 4
Terror: 4
Gore: 3
Originalidad: 4

EDICIÓN:

Páginas: 366
Formato: Rústica con solapas. Interior papel ahuesado (80gr.). Ilustraciones blanco y negro, color.
Año de edición: 2018, Ed. Dilatando Mentes
Precio: 18,95€ (compra online)
Tirada: Edición limitada de 300 copias numeradas.
Portada e interiores: Hugo Giner y Juan Alberto Hernández

Lo mejor: Momentos de prosa muy elaborada que destacan frente a la exposición de cuadros, nunca mejor dicho, únicos en cuanto a originalidad macabra-

Lo peor: En ocasiones los relatos pedían otro “lenguaje”, mientras que Fracassi no se aleja nunca de su docta y bella voz propia.

Vuestros comentarios

1. dic 22, 20:55 | tito jesus

Muy buena pinta esa edición!!!

2. dic 23, 13:25 | Supercollider

Parece al nivel de Un lugar mejor,de Michael Wehunt…..o sea que caerá.

3. dic 24, 13:46 | Oriol Vigil

Yo compré y leí “El hombre que esperaba a las flores”. Quería darle una oportunidad a Dilatando Mentes, y como Bob estaba involucrado en ese libro, no le di más vueltas. El caso es que la novela me gustó bastante, pero la edición de la misma, aunque exquisita en general, no estaba libre de defectos. Por ejemplo, recuerdo algunas imágenes pixeladas.

Bueno, a lo que iba. La ficción que Dilatando Mentes opta por publicar me parece hasta cierto punto arriesgada, por lo que se han ganado mi cariño. También el mimo que ponen en todos sus productos es conmovedor.

Quizás la segunda oportunidad que le de a la editorial sea este “Contemplad al vacío”. A ver si acaba de consagrarlos a mis ojos. Ya van por el buen camino, la verdad.

4. ene 1, 01:29 | DEVILMAN

Que envidia que publiquen tan buen material en su país

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.