Estás aquí: Página de inicio » Noticias » Crónicas del Festival de Sitges. Días 3 y 4

Crónicas del Festival de Sitges. Días 3 y 4

De vecindarios seguros y brujas descafeinadas

festival sitges 2016 días 3 y 4 photo ffsafeneighborhood2_large_zpsa3hpf2sq.jpgSafe Neighborhood.

Tal vez sea por la gran cantidad de títulos que huelen a calidad este año que nos da la sensación de que el cansancio está haciendo mella en nuestros cuerpos más pronto que de costumbre. Vamos todos corriendo de Auditori a Prado, y de Prado a Retiro… continuamente. De hecho la falta de tiempo libre me obliga a ponerme un poco más escueto a la hora de describir lo que estamos viendo en el festival.

Empezamos, algo a contracorriente, con Safe Neighborhood en el Retiro. Divertida, pero arriesgada, ya que se lo juega todo a una sola carta. Y si os pasa como a mí, que no entráis en la estrategia, tendréis que encarar la mayor parte de la película sin creérosla. La mayoría la han disfrutado, o sea que este sí es un caso de “no eres tú, soy yo”.

A media tarde, en el Prado vimos la que prometía ser la sorpresita indie del festival, la alabada por muchos Are we not cats, que si bien es cierto que no sobresale tanto como parecía que lo iba a hacer, su mundo malsano y ambiente turbio atrapan, y termina funcionando como lo que realmente es: una película pequeña, pero muy curiosa. Os sentiréis muy sucios al terminar de verla.

El pase del día anterior había levantado pasiones. Y no es para menos. Hell or Highwater (“Comanchería”, que se va a llamar aquí. Nosotros tampoco nos lo creíamos) es una joya. Una cinta con ecos de los hermanos Coen, pero que no funciona a partir de referentes, si no gracias a lo único de sus personajes, diálogos, y un humor más negro que el corazón de Michael Myers.

Y sin descanso empalmamos directos con otra de las grandes, Melanie: The Girl with all the Gifts. O Last of us: la película que le llaman muchos por aquí. La película cuenta con un punto de partida fascinante y muy bien presentado de cara al crecimiento del interés del espectador. Por desgracia, a medida que se va descubriendo el entramado, el ritmo baja, y uno pierde interés. Aun así, vale la pena acercarse a ella. Se agradece una de zombies serios que poder tomarse en serio el subgénero.

El lunes 10 también empezó la cosa en el Retiro con un título que había gustado mucho en el pase del día anterior, solo que esta vez me subí al carro. The Autopsy of Jane Doe es una pequeña maravilla. Terror del bueno. Sin abuso del susto por volumen y con una construcción del misterio principal tan sólida que una vez entras ya es imposible no estar al 100% con los personajes. Un disfrute para los fans.

Estábamos hasta nerviosos de camino al Auditori para ver la que era la película en mayúsculas. Y nos dimos de cara contra el suelo. Sabemos que Adam Wingard controla el género. Sabemos que sabe mover la cámara. Por lo que no puedo entender dónde se esconde él durante el metraje de Blair Witch. Un found footage vago, que peca de absolutamente todos los vicios del género. Muchos dirán que la negatividad viene de unas expectativas demasiado elevadas que no se cumplen, pero creedme que de no formar parte del universo de la bruja de Blair… tampoco nos hubiese gustado.

De empalme de nuevo, entramos al pase de Before I Wake con muchas esperanzas de que nos levantara los ánimos, que buena falta nos hacía. Por suerte así fue. Flanagan cambia algo de registro, afrontando una historia realmente tierna, pero con momentos de terror realmente potentes. Una especie de cuento oscuro que, si bien es verdad que peca de ñoño, disfruta de un trasfondo hermosísimo. Algo de división de opiniones, pero yo me posiciono a favor.

Y ahora sí, monster en mano, nos enfrentábamos al reto de sobrevivir a las dos horas y media de The Wailing. Y pese a que, efectivamente, fue imposible no pegar alguna cabezada involuntaria, acabamos disfrutando de una de las películas del festival. Un batiburrillo de tonos y elementos que se conjugan en un misterio que, pese a lo simple que parece, consigue llevarte por donde le da la gana. El crescendo de terror es una brutalidad. Malsana a más no poder, la fuerza del miedo está latente en todos sus planos. De verdad, una maravilla.

Imágenes de la película

festival sitges 2016 días 3 y 4 photo lead_960_zpsqfgqsq3w.jpgHell or Highwater.

festival sitges 2016 días 3 y 4 photo film_arewenotcats_zpsm0fvykud.jpgAre we not cats.

festival sitges 2016 días 3 y 4 photo TheWailing_zpsjmdqtmp1.jpgThe Wailing.

Tráiler

Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

comentarios desactivados para este artículo