Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Cut Shoot Kill

Cut Shoot Kill

Metaconfusión

Cut Shoot Kill Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Cut Shoot Kill
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2017
  • Director: Michael Walker
  • Guión: Michael Walker
  • Intérpretes: Alexandra Socha, Alex Hurt, Phil Burke
  • Argumento: En el rodaje de un slasher empiezan a desparecer los protagonistas.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

 photo CSK_Interior_zpsjoiehhn0.jpg

“Cut Shoot Kill” es otro de esos rellenos norteamericanos que cubren el fondo de catálogo que compone mayormente los estrenos VOD actuales, esos que hace veinte años jamás hubiesen visto la luz al otro lado del charco. La Era Digital, sin embargo, ha conseguido que casi cualquier proyecto, incluso contando con un equipo amateur detrás, alcance sin problemas al público situado a miles de kilómetros. En este caso el resultado no es tan vomitivo, simplemente nace y muere en sí mismo. Es decir, logra por los pelos hacernos creer que no hemos perdido hora y media de nuestras vidas, pero esquivar su visionado también se convierte en una buena opción, pues apenas aporta nada al thriller o al slasher, subgénero este último al que se afilia, pero antes por defecto que por logros propios.

La cinta arranca con una secuencia que parece pertenecer a otra película, un slasher de medio pelo cuya realización deja bastante que desear. Se trata de la carta de presentación que Serena, nuestra protagonista y actriz de profesión, necesita para decidirse a trabajar con el director Alabama Chapman, especializado en cine de género. Aunque nuestra chica no quiere encasillarse en un tipo de cinematografía que arrastra tan mala fama, también admira a Nicole Heally, estrella de todas las obras de Chapman, la cual murió asesinada hará un tiempo.

Cuando Serena por fin se decide a participar en la nueva producción de Chapman, dejando por el camino una relación dañada, se debe trasladar junto con otros actores a una localización abandonada en medio de ningún sitio, donde un equipo que lleva trabajando junto muchos años los espera. Al principio nuestra heroína decide obviar el ambiente enrarecido que se respira en el set de rodaje, presidido por la actitud déspota del director, que se niega a que nadie tenga móviles u otros medios para dejar la zona o comunicarse con el exterior. En esta situación, y con una incómoda insistencia por parte de Chapman en imbuirse de la esencia de su personaje, una “final girl” de manual, la actriz principal empieza a darse cuenta de que las desapariciones que ocurren supuestamente en la película también se producen en la realidad.

Más de cuarenta minutos son necesarios para alcanzar este estadio de la trama, donde lo que debería ser terror ha quedado en meras alusiones, que además resultan confusas pues no sabemos si ocurren en verdad o son parte de la película que se está rodando en una cabaña dejada de la mano de dios. La cuestión es que semejante arranque, lleno de personajes intrascendentes y conversaciones de relleno, supone el consabido peaje dentro de cualquier slasher que se precie, la pena es que aquí suponga un preludio difícil de soportar debido a la pobreza de medios que caracteriza a “Cut Shoot Kill”.

Cuando se trata de secuencias con poca luz y mucha sordidez no me importa jugármela con los pobres del barrio, pero minutos y minutos de diálogos que no lleva a ninguna parte supone toda una tortura cuando sus enunciantes son un grupo de actores aficionados, alrededor de cuyas insípidas actuaciones resulta imposible construir siquiera un amago de atmósfera. La crítica se lee feroz, pero el mal ejercicio interpretativo supone una barrera difícil de entender cuando el director y guionista de “Cut Shoot Kill”, Michael Walker, puede presumir de cierta experiencia y además se atreve con una situación metalingüística donde la actuación cobra una importancia capital a muchos niveles. Si la parte terrorífica, soportada sobre los hombros de un misterio que resulta lo mejor de la película, iba a ser menospreciada al menos que hubiese sido por algo de peso.

Una vez que Serena empieza a ponerse nerviosa, sin que el resto del equipo le haga mucho caso, como si estuviesen extrañamente compinchados entre ellos, se da cuenta de que su única posibilidad para sobrevivir es asumir su rol como si fuera una nueva forma de vida. El rodaje no para en ningún momento y la obsesión de Chapman por el realismo se empieza a extender a cada nueva secuencia donde alguno de los actores es torturado de manera muy verídica.

El pastel estaba servido desde los primeros diez minutos de metraje, pudiendo ser preludiado por cualquier aficionado con dos dedos de frente. Sin embargo no es esta previsibilidad lo que hiere de muerte a “Cut Shoot Kill”, sería su falta de credibilidad. No está mal la sorpresiva idea que ha quedado clara en el último párrafo, sin embargo duele verla retratada de una forma tan simple, digerida y cagada sin emoción alguna por parte de sus actores. Eso que cuando las revelaciones ya son completas, forzando a la protagonista en una dirección argumental todavía más previsible, la de sustituir integralmente a su admirada Nicole Heally, la violencia y el gore hacen su acto de aparición con cierta fluidez, apoyando por fin la sensación de encontrarnos ante un slasher algo retorcido. Supongo que parte de este desencanto, y hablamos de un subgénero donde nunca me muestro muy exigente, procede de unos personajes detestables en más de un sentido; chillones y mugrientos sin ser especialmente metafórico.

Resumiendo, un pelín por encima de lo que suele ser mi alimento fílmico habitual, “Cut Shoot Kill” sólo merecería tenerse en cuenta si todos los estrenos mundiales de género se detuviesen una tarde de domingo. La situación es que la producción nunca termina y siempre hay una nueva cinta de segunda para ocupar los ojos de aquellos espectadores que no tienen bastante. Por supuesto tiene más pecado volver a casa después de ver “Isla de Perros”, una obra maestra del stop motion a pesar del clásico vacío argumental de Anderson, y probar suerte con “Cut Shoot Kill”. En términos práctico hablamos de un suicidio cognitivo que haría llorar al mismísimo Kim Jong-un, cada día más tierno y hermoso.

Imágenes de la película

 photo CSK_1_zpslbdvka22.jpg

 photo CSK_2_zpszjs5nvwj.jpg

 photo CSK_3_zps9bxfwtc1.jpg

Lo mejor: La película dentro de la película, estos jueguecitos siempre son de agradecer.

Lo peor: La escasa capacidad de convicción que demuestran los actores.

Vuestros comentarios

1. may 20, 05:55 | Cuervo

Es muy confusa, uno se pasa prácticamente toda la película preguntándose si lo que está viendo es “real” o es una escena más de la película dentro de la película. Lo que para ti, Bob, es lo mejor, para mi es lo peor. Si solo lo hicieran en una ocasión o dos, pero es que están así toda la peli.

Puntuación: ★½ (sobre 5)

Saludos.

2. may 20, 09:50 | Draghann

Esta película es un absoluto desastre en todos los sentidos. Dirección, guión, montaje, no hay nada que se salve ni remotamente. Y de los actores qué decir… algunos hacen un trabajo por el que deberían condenarles a trabajos forzados durante un par de años al menos. En serio, es tan mala que me planteo si merece los dos minutos que he tardado en escribir esto. Lo que es seguro es que no merece ni dos minutos de tu tiempo. Mala como beberse un litro de cicuta…

3. may 20, 13:07 | matias

en realidad son 4 “mini peliculitas” malisimas.

la primera es ese corto que ve la estupida protagonista al principio, dirigido por el estupido de “alabame” las pelotas (en serio, ¿un nombre mas choto no se les ocurrio?) la palabra “berreta” “cutre” “hecho con 50 centavos” se te aparece en la cabeza apenas lo ves (menos para la estupida protagonista que le parece barbaro, ay dios mio)

la segunda es el “making of” del estupido “slasher”. es como ver un documental aburridisimo de un director principiante que ni un cumpleaños siquiera filmó.

la tercera es cuando (por fin) viene la parte “slasher” y “survival” y esperamos (y ansiamos) que la protagonista se convierta en una maquina asesina y despache a todos y… vemos que la protagonista no sirve para un carajo. ya me estoy enojando….

y la cuarta (y mas idiota de todas) es lo que pasa despues de todo eso, cuando la protagonista despues de todo lo que sufrio, AHI es cuando deberia tomar venganza y… otra vez demuestra tomar decisiones horribles (¿que le pasa a esta mina, che?)

UNA RECAGADA.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.