Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Decay

Decay

La soledad apesta a carne estropeada

decay

Ver ficha completa

  • Título original: Decay
  • Nacionalidad: USA | Año: 2015
  • Director: Joseph Wartnerchaney
  • Guión: Joseph Wartnerchaney
  • Intérpretes: Rob Zabrecky, Jackie Hoffman, Lisa Howard
  • Argumento: Un perturbado mental debe aprender a vivir acompañado de un cadáver en descomposición.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

decay photo Decay_3_zpsam7kjux8.jpg

Adelantar, en primer lugar, que esta no es una cinta de terror a pesar de sus sustos y de lo perturbador de su contenido. Avisar a todo aquel que busque emociones fuertes y piel de gallina a base de crujidos, de susurros o de muertes, que esta no es su película. Advertir a los amantes del horror mainstream que el ritmo y la narración de Decay no es el de las películas que se crean para llenar salas de cine. Anticipar, por último, a los que buscan los excesos del gore, vísceras y despojos cárnicos que, aunque algo de eso tenemos, el objetivo de esta cinta es atacar más a la mente que al estómago. Decay es un drama; drama febril, malsano y escalofriante pero, sobre todo, un drama desoladoramente patético.

Dos jóvenes se cuelan en la casa de Jonathan (Rob Zabrecky) en busca de marihuana y lo que encuentran en su sótano es un invernadero de orquídeas. Cuando son sorprendidas por este enigmático vecino una de ellas fallece accidentalmente y la otra perece atropellada por un auto en una ciega huida… Sin saber qué hacer con el cuerpo que ha quedado en su casa y atormentado por el miedo de ser acusado de ambas muertes decide esconder el cadáver entre hielo en su bañera. Pero Jonathan no es una persona normal, carece de habilidades sociales, tiene un sentido de la limpieza compulsivo y vive castrado por el pasado maltrato de una madre enajenada (Lisa Howard); la presencia de este cuerpo de mujer desestabiliza su frágil mundo y le ayuda a soñar con otra vida que para él es inalcanzable. Viste el cadáver y cena con ella cada noche como si de una cita se tratase. Cuando la muerta comience el proceso de descomposición su deseo de estar acompañado colisionará frontalmente con su obsesión por el orden y la limpieza desencadenando una batalla interior.

Rob Zabrecky carga sobre sus espaldas con el omnipresente protagonista de Decay construyendo un personaje complejo y cargado de ternura que se eclipsa por lo enfermizo de sus acciones. Lo hace inspirándose en el Norman Bates de Psicosis pese a que su aspecto es menos agradable que el de Perkins. Su gestualidad, la forma en que se relaciona con el resto de los pocos personajes del film, transmiten a la perfección la tormenta interior y el terrible daño de una infancia cercenada por la enfermedad y el maltrato de su ya fallecida madre, cuya presencia en la casa sigue viva en una habitación que permanece inalterable después de su trágica marcha. Decir que gran parte de la valoración positiva de la cinta recae sobre el mencionado buen hacer de este actor.

Debuta en la dirección y el guión Joseph Wartnerchaney creando una historia claustrofóbica donde casa y mente del protagonista son una misma cosa; en el sótano está la belleza, la fantasía: sus orquídeas, frágiles plantas que se alimentan de la madera en descomposición, son metáfora de la búsqueda de la belleza e inocencia perdida de ese niño castrado en sus sueños. Es curioso que dos películas que hablan de deterioro como son Contracted y ésta, usen las orquídeas en su simbología. La planta principal es la imagen externa: el orden, el resultado del dolor pasado, el lugar en el que recibe a su cuidadora y las visitas simulando una normalidad de la que carece. Y la planta superior, que es donde habita el pasado, las pesadillas, la madre y el subconsciente. Wartnerchaney construye así un complejo ejercicio de psicología transaccional y nos muestra las negociaciones de Jonathan con cada una de sus figuras interiores para encontrar un término de equilibrio.

Del cine de terror Decay toma sólo su envoltura: los aficionados del género esperamos incesantemente una ruptura, un giro de acontecimientos al lado del horror, que no se dará; de allí el aviso inicial… En cualquier caso la película es profundamente perturbadora y eso es algo que puede impactar más aún que la mayoría de los terrores, de manual, con los que alimentamos nuestro hambre de escalofríos y celuloide.

En The voices, cinta con la que tiene muchos puntos en común, el espectador y la cámara habitaban en el mundo interior del protagonista y sólo salíamos de él en momentos puntuales; Decay, por su parte, se queda en nuestro lado de la realidad aunque contiene una escena en la que se combinan ambas visiones en una poética y la a vez repulsiva secuencia, que marca un sensacional punto de pivote en la cinta.

No exenta de ciertos giros argumentales, que lo cierto es que no me sorprendieron demasiado, he de decir que salvo por su ritmo lento y un tanto reiterativo y la floja actuación del personaje materno en los flashbacks, Decay me resultó una experiencia intensa y recomendable pero que deja al espectador exhausto tras contemplar tanta tristeza y patetismo. Avisados estáis.

Imágenes de la película

decay photo Decay_1_zpswh6sj9se.jpg

decay photo Decay_2_zps5eql6zcq.jpg

decay photo Decay_5_zpsidieunma.jpg

Lo mejor: Seria y sin estridencias. Una buena factura visual y una escena (la de la cucaracha) que me dejó helado.

Lo peor: La madre no resulta demasiado creíble y era algo importante. Sin saber lo que se va a ver, como era mi caso, su ritmo se hace algo tedioso.

Vuestros comentarios

1. jun 4, 01:31 | salvajeanimal

Mala de cojones, no recomendable, se me hizo interminable, y me canse esperando la sorpresa final, por que es de ese tipo de peliculas que te comes un truñazo y lo estas disgustando y te estas empachando de mierda y lo estas sabiendo pero tienes fe de que esta vez va a ser diferente y todo tendra sentido y cuando llega el final muchas veces visto dices la puta madre que lo re mil pario me la han metido otra vez y hasta los huevos, vale que es para ejemplificar que os alejeis de esta mierdaaaaaaaaaaaaa con mayusculas.

2. jun 5, 11:44 | nina

Yo tampoco diría que es una mierda al nivel de Salvajeanimal, pero es cierto que esperaba algo mas…

Le faltó el puñetazo en el estómago… no se si me entendéis…

3. jun 10, 08:20 | korvec

El argumento suena prometedor, pero si dicen que es aburrida… eso es lo único que no le permito a una película. Puedo aceptar que sea mala, incluso muy mala, pero no que me aburra.

4. sep 3, 19:38 | Isaac

Yo no me aburrí. Tampoco lo pasé en bomba pero ahí me quedé y el pobre infeliz de su protagonista me tocó alguna fibra.

5. jul 11, 21:53 | Pterygium

Tampoco es tan mala como opina la mayoria. El problema es que es lenta de cojones y si no t va el tema de la descomposición o el gore se puede hacer un poco cuesta arriba, vamos, que comprendo que sea un coñazo para much@s.
Me recordó una novelita que leí hace muchos años que me encantó aunque era lo más triste del mundo. Se trata de “El necrófilo” de Gabrielle Wittkop, una autora francesa ya fallecida. Lo publico la editorial erótica de La Sonrisa Vertical y contaba la historia de un anticuario k se enamora de “lo muerto”; me pareció una historia bellísima a la par k triste, y aunque sea un tema tabú para la mayoria la recomiendo fervientemente (la novela, claro)

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.